Partes de tu cuerpo que son (mucho) mas jóvenes que tu

Tu cumpleaños define tu edad real, pero muchas partes de tu cuerpo se renuevan con una rapidez sorprendente. 


El revestimiento de tu estómago ha existido por: 5 días
También conocido como mucosa gástrica, el revestimiento de tu estómago tiene un papel fundamental en la digestión de los alimentos.

Células especiales producen los ácidos y enzimas responsables del bajo pH de tu estómago, el cual promueve la descomposición química de lo que comes.

Estas mismas células también secretan una mucosa que protege al revestimiento de la acción destructiva de ese ácido. ¡Y eso en menos de una semana de trabajo!

Tus papilas gustativas han existido por: 10 días
Pequeñas pero trabajadoras, tus 10,000 pupilas gustativas tienen microvellosidades que transportan información de la comida a tu cerebro: este helado es dulce, ese pretzel es salado.

Tus papilas gustativas son reemplazadas con frecuencia, pero este proceso pierde velocidad (y algunas dejan de sustituirse) con la edad. Así, de acuerdo con kidshealth.org, los adultos mayores pueden tener solamente 5,000 de ellas, lo cual explica por qué la comida ya no les parece tan sabrosa.

Tu piel ha existido por: 2 semanas
La capa más exterior de tu piel se llama estrato córneo. Básicamente sirve como una barrera protectora entre las capas más sensibles de tu piel y el ambiente que las rodea, dejando que pasen solamente las partículas más pequeñas.

Tus pestañas han existido por: 2 mesesQuizá sean hermosas, pero las pestañas cumplen con una importante función corporal, que es la razón por la cual tantos animales también las tienen.

Protegen tus ojos al bloquear partículas y polvo, y previenen que tus ojos se resequen. Los párpados superiores contienen de 150 a 200 cabellos, mientras que los inferiores tienen de 75 a 100.

Tus glóbulos rojos han existido por: 4 meses
Una sola gota de sangre contiene millones de estas células que, de acuerdo con el Instituto Franklin, transportan oxígeno y eliminan el desperdicio. Es una función importante y vital.

El hierro en tu alimentación facilita este proceso: por esto es fundamental ingerir suficiente de este mineral para tener una buena salud (lo encuentras en carnes rojas, pescado, aves, huevos y frijoles).

Las células de tu hígado han existido por: Alrededor de un año (de 300 a 500 días)
Este órgano de limpieza, responsable de filtrar la sangre antes de que vuelva a circular, metaboliza los medicamentos y elimina las toxinas de los químicos, de acuerdo con WebMD.

Es un gran trabajo para este órgano, que pesa alrededor de 1.5 kilos y se ubica a la derecha de tu estómago. No sorprende que necesite regenerar todas sus células aproximadamente cada año.

Tus huesos han existido por: 10 años
Quizá tus huesos se sientan fuertes y resistentes, pero las células que los componen mueren y renacen constantemente, generando un esqueleto nuevo cada década, según More.com.

La densidad ósea es más intensa cuando tienes 20 años y va debilitándose gradualmente. La osteoporosis, una condición seria donde hay baja masa ósea, ocurre cuando se pierde más hueso del que se regenera.

Las células de tus músculos intercostales han existido por: alrededor de 15 años
Tus costillas protegen importantes órganos internos como el corazón y los pulmones. Sus 12 pares de huesos son sujetados por ligamentos y músculos. Estos músculos se llaman intercostales, y permiten que tu caja torácica se expanda y se contraiga cuando respiras, lo cual representa un ejercicio constante.

Tu cerebelo ha existido por: 3 años menos que tú
Esta parte del cerebro (ubicada en la espalda, cerca del bulbo raquídeo) controla las habilidades motrices y el equilibrio.

Aunque solo representa el 10 por ciento del volumen total de tu cerebro, el cerebelo contiene más del 50 por ciento de las neuronas, de acuerdo con el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston.

El cerebelo es una de las primeras áreas que se desarrollan en los bebés, pero envejece con lentitud: está básicamente involucrado en mantener el equilibrio y la postura, coordinar los movimientos voluntarios, aprender nuevas habilidades motrices (como caminar) y otras funciones cognitivas, como el lenguaje.





Comentarios