jueves, 26 de abril de 2018

¿Cómo sabe Google lo que vas a buscar?

Cuando los usuarios hacen una búsqueda desde el buscador Google, el de mayor éxito en la actualidad, el sistema se anticipa a los términos clave introducidos. Es la función «autocompletar», que facilita la tarea de recibir los resultados más apropiados. Está diseñada para acelerar las búsquedas que está comenzando a escribir.

Por inercia, siempre se ha asociado las sugerencias de búsqueda a las peticiones recurrentes. Por ejemplo, cuando uno escribe «San Francisco» la caja de texto añade otros términos como «tiempo», «Giants», «valley» u «hoteles». Según las estimaciones de la compañía, esta característica -que también está presente en la barra de direcciones del navegador Chrome- permite ahorrar hasta un 25% la escritura.

«Las llamamos predicciones en lugar de sugerencias, y hay una buena razón para eso. La función de autocompletado está diseñada para ayudar a las personas a completar una búsqueda que tenían la intención de hacer, no para sugerir nuevos tipos de búsquedas», asegura en un comunicado Danny Sullivan, miembro del equipo de búsquedas de la compañía.

Acceso a la ubicación y el historial

En su opinión, el sistema analiza las búsquedas reales que suceden en Google mostrando así «las tendencias más comunes» y «relevantes» y también aprovechando la ubicación y el historial de búsquedas realizado por el usuario. «Las predicciones cambian en función de los nuevos caracteres que se ingresan en el cuadro de búsquedas», relata. Por ejemplo, si en lugar de escribir «san f» se pasa a «san fe» desaparecen las sugerencias relacionadas con San Francisco de manera automática.

Lo que elimina de la función

Desde Google destacan, además, que se eliminan aquellas sugerencias que infringen sus políticas de uso, entre las que se encuentra la imposibilidad de recibir esta función en caso de realizar búsquedas relacionadas con contenidos sexuales o pornográficos, con mensajes de odio hacia diferentes etnias o religiones, las consideradas violentas y otras que, durante la observación, se califican de «spam».

En ese sentido, la actual política de la compañía establece que no aparecerán en esas «predicciones» mensajes de odio hacia determinadas razas, etnias, religiones, discapacidad, sexo, edad, nacionalidad, orientación sexual o identidad de género. Aunque dependerá -argumenta- de si se trata por ejemplo de letras de canciones o títulos de libros que pueden ser algo controvertidos pero que no atentan contra un colectivo.

Resultados inapropiados
Para que una predicción desaparezca de la función autocompletar, la compañía emplea sistemas informáticos para detectar las búsquedas inapropiadas. «Procesamos miles de millones de búsquedas por día», reconoce Sullivan, pero reconoce que estos mecanismos de detección no son perfectos con lo que, en ocasiones, se pueden «colar» sugerencias que atenten contra su política. Para ello, desde el pasado año, Google permite que los usuarios denuncien ciertos resultados.

Pese a que en ocasiones se muestran resultados algo extraños, la empresa subraya que estas predicciones «no reflejan necesariamente las opiniones deleznables que algunos puedan tener», sino que pueden venir de aquellos usuarios que solicitan al buscador contenido específico. En ocasiones, sin embargo, producen resultados inesperados que pueden derivar en la propagación de contenidos cargados de desinformación.




Publicar un comentario