domingo, 8 de abril de 2018

La sandía y otras cosas que puedes asar (y no lo sabías)

Al asar, cueces lentamente los alimentos porque los expones al calor de las brasas, esto es algo que se ha usado desde los inicios de la civilización.


Algunas ventajas al asar comida

  • Da una textura crujiente a la comida 
  • Respeta la húmeda y jugosidad de la comida por dentro 
  • No necesitas usar aceite o grasa 
  • La perdida de vitaminas y minerales es mínima 
  • Tu paladar saldrá beneficiado con el sabor exquisito que se obtiene 
Sandía
El fuego, el humo y una pizca de sal vuelven esta fruta un manjar sustancioso. Asarla a la parrilla “le da sobriedad y la hace perder parte de su dulzor”, escribe Mark Bittman en el New York Times.

Él unta rebanadas de cuatro centímetros de grosor con aceite de oliva, cebolla picada, sal y pimienta; luego asa cada lado unos cinco minutos hasta que se caramelizan y empiezan a secarse. Sírvelas como guarnición, o remátalas al estilo de Bittman: con queso derretido y un panecillo para preparar una “hamburguesa de sandía”.


Lechuga romana
Las verduras de hoja verde toleran muy bien el calor, y asarlas les da un sabor ahumado que es perfecto para una ensalada apetitosa, como ésta del chef Alton Brown, de Food Network: rebana dos cabezas de lechuga romana a lo largo, y unta el lado del corte de cada mitad con aceite de oliva, sal y pimienta.

Pon las mitades de lechuga sobre la parrilla, con el lado del corte hacia abajo, y ásalas a fuego medio un par de minutos. Da el toque final con queso parmesano rallado y vinagre de vino. Sirve cada mitad en un plato.

Torta
Asarla hace que quede tibia por dentro y caramelizada por fuera, y su dulzor se equilibra con el sabor ahumado. Corta una pastel de molde o un panqué en rebanadas de 2.5 centímetros de grosor. Unta mantequilla en ambos lados y asa a fuego medio unos dos minutos cada lado, hasta que se doren, dice la revista Food & Wine. Remata con fruta picada, helado o jarabe de chocolate.





No hay comentarios.: