domingo, 29 de abril de 2018

Las pastillas para dormir pueden causar amnesia

En febrero de 2008, la autoridad sanitaria de Australia ordenó incluir la siguiente advertencia en la caja de este somnífero: “El Uso De Este Medicamento Puede Ocasionar Comportamientos Peligrosos Y Complejos Relacionados Con El Sueño, Como Sonambulismo, Somnolencia Al Conducir, [Etc.]”.


Otros sedantes de esta familia, como la eszopiclona y el zaleplón, pueden llegar a causar síntomas similares. El efecto de estos fármacos es más potente en las mujeres y los adultos mayores de 79 años.

Estas personas corren mayor riesgo de sufrir accidentes automovilísticos en la mañana posterior al tratamiento nocturno con zolpidem. Estos somníferos también se han asociado a un mayor número de caídas.

Y el insomnio puede empeorar si se suspende la toma de estos sedantes, aun después de una sola semana de uso.

La doctora Tannenbaum dice que hay una mejor alternativa a los fármacos: la terapia cognitiva conductual.

Una revisión de estudios publicada en 2012 reveló que esta terapia produce mejores resultados que los somníferos de prescripción común. Según un estudio taiwanés publicado en 2015, el zolpidem y otros fármacos similares parecen aumentar el riesgo de desarrollar demencia de los adultos mayores.

“Los médicos necesitan sopesar los riesgos asociados al uso de los fármacos que recetan”, señala Tannenbaum, “y tienen que hacerlo con regularidad”.

La doctora recomienda a sus colegas reevaluar las dosis de todos los medicamentos al menos una vez al año, y dentro de un lapso de tres meses tras la prescripción de cualquier fármaco adicional.

Jamás suspendas un tratamiento ni modifiques la dosis sin la aprobación de tu médico. Pídele que te explique los riesgos y los beneficios de cada fármaco que tomes. Y de vez en cuando pregúntale si las dosis se siguen ajustando a tus necesidades.

Si te mantienes informado, podrás asegurarte de que el remedio no resulte peor que la enfermedad.




No hay comentarios.: