martes, 24 de abril de 2018

Para recordar algo que hiciste imita el sonido de una cámara fotográfica

Este podría ser uno de los trucos mnemotécnicos más extraños que existen, pero funciona, así que aquí lo tienes. 


La historia comienza así: cada vez que usaba un rizador de pelo (más o menos una vez al mes), sentía la misma ansiedad aproximadamente diez minutos después de salir de casa. ¿Lo había desenchufado? Mi cerebro comenzaba una búsqueda frenética para intentar recordarlo. Vale, creo que sí. Estoy segura de que lo hice. Tuve que hacerlo, ¿verdad? ¡Sí, definitivamente lo hice! Pero... ¿y si no lo hice? Y entonces veía flashes del periódico local al día siguiente con una foto de mi casa incendiada y yo misma con aspecto culpable y unos rizos magníficos.

Afortunadamente, encontré una manera sencilla de terminar con mi estrés post-peinado. Aquí está: cada vez que desenchufo mi rizador, tomo una imagen mental de la escena imitando el sonido del obturador de la cámara. A veces, también hago “clic” con el dedo. Como decía, un truco extraño. Pero, de alguna manera, este ritual suelda el momento en mi memoria y despeja todas las dudas de que el recuerdo sucedió. Adiós, ansiedad. Por decirlo de alguna forma, es una versión para perezosos de un truco que publicó en Lifehacker la escritora Nicole Dieker: antes de irte viaje, haz una foto de las perillas de la cocina.

Puede “hacer clic” en cualquier cosa que necesites recordar: ya sea la plancha desenchufada, la puerta del garaje cerrada o el ciruclador de la sous-vide apagada. Una imagen mental vale más que mil preocupaciones, y no requiere espacio de almacenamiento en tu teléfono.



Publicar un comentario