miércoles, 18 de abril de 2018

¿Por qué las biblias se imprimen a dos columnas por página?

Si tienes una Biblia a mano es muy posible que esté impresa en dos columnas de texto por cada página, una práctica que se remonta a varios siglos atrás en el tiempo (al menos desde el S. XV). ¿Por qué? La solución tiene varias respuestas.


La primera de todas y la más simple: por tradición. En parte, la práctica fue una continuación de una tradición más antigua con columnas estrechas en los rollos abiertos horizontalmente, los mismos de los que se copió el texto bíblico. Esto lleva a una segunda respuesta, si hoy se siguen imprimiendo Biblias en dos columnas es precisamente porque la gente que las compra espera encontrárselas así.

Sin embargo, la razón no sólo implica a la tradición. El dinero también fue importante en la decisión a lo largo del tiempo. La impresión del texto a doble columna permitía (y permite) ahorrar espacio y papel. De hecho, se calcula que este tipo de impresión ahorra en torno a un 10% y un 25% frente a lo que sería una Biblia a una única columna de texto por página.Además, muchas pasajes de la Biblia son poesías o versos extremadamente cortos, por lo que se facilita la entrada en una columna estrecha (a una columna perdería mucho espacio).

Más razones. Mientras que el formato de columna única con fuentes más grandes en una novela limita las distracciones y crea un flujo de texto legible, permitiendo leer una historia de principio a fin con fatiga limitada, los libros como diccionarios y enciclopedias dividen el texto mediante el uso de varias columnas y proporcionan imágenes, anotaciones y una estructura de numeración que ayuda a mejorar la eficiencia cuando se usa un libro para leer varios temas específicos.

En este sentido, el diseño estándar de dos columnas de la Biblia se asemeja más al de los libros de referencia que a las novelas. Posiblemente esto podría haber atraído al clero que, históricamente, fue quien realmente leyó y estudió la Biblia, con muchos laicos incapaces de leerla, incluso si tenían acceso a dicho texto físico.

El enfoque a dos columnas permitió comenzar de forma más sencilla cada verso numerado en una nueva línea para poder referirse e identificarse rápidamente. Además, algunas Biblias también contienen guías de referencia página por página, lo que permite a los lectores omitir el texto para buscar pasajes similares que podrían ayudarlos a obtener una comprensión más profunda de la lectura del versículo original.

Dicho esto, en los últimos años han ido apareciendo más y más formatos de Biblias a una columna, todas con fuentes más grandes y más parecidas a una novela que a un diccionario o texto de referencia. Quizás un solución de sentido común para la mayoría del público.



No hay comentarios.: