miércoles, 18 de abril de 2018

Por una demanda David Copperfiel tuvo que revelar uno de sus mas impresionantes trucos

Un mago nunca revela sus trucos... a no ser que exista una demanda y la justicia exija saber los entresijos del mismo. Esto mismo es lo que le ha ocurrido a David Copperfield tras una demanda por negligencia que involucra a un británico que afirma haber sido gravemente herido durante un show en Las Vegas.

Al parecer, Copperfield está a punto de subir al estrado en un juicio donde un hombre dice que se quedó con una lesión cerebral traumática después de ser voluntario en uno de los trucos de magia de Copperfield en el MGM Grand de Las Vegas.

El accidente ocurrió durante el llamado “Lucky 13" en el que 13 personas se sientan en una jaula elevada en el escenario. Copperfield tira de una cortina alrededor de ellos, y luego la abre rápidamente revelando una plataforma vacía.

Los voluntarios han sido “transportados” instantáneamente a la parte posterior de la audiencia. De hecho, y desde la web de Copperfield se puede leer que “más de 55.000 personas se han ofrecido voluntarias para este truco en la última década”. Veamos el truco en una noche que tuvo lugar en el 2010:

Sin embargo, en una tarde desafortunada hace cinco años, el voluntario Gavin Fox, ahora de 58 años, se resbaló y cayó cuando estaba formando parte del truco. Ahora, y durante el juicio que se está celebrando, el amigo y productor ejecutivo del mago, Chris Kenner, ha tenido que revelar a los miembros del jurado el misterio detrás de una de las ilusiones más famosas de Copperfield.

Al parecer, los miembros del personal, todos con linternas, apresuraron a los participantes elegidos al azar a través de una serie de rutas y cortinas oscuras, pasillos desconocidos, exteriores e interiores de la sala, e incluso a través de una cocina del recinto, “todo ello justo a tiempo para volver a entrar en la parte posterior del teatro para su “reaparición” durante el final del espectáculo”, explicó Kenner.

“¿Es esa ruta una carrera de obstáculos?”, preguntó Benedict Morelli, abogado de Gavin Cox, el hombre que afirma tener lesiones cerebrales y corporales a raíz de la caída que le ha costado más de 400.000 dólares en atención médica. “No”, respondió Kenner, cuya compañía, Backstage Employment and Referral Inc, también está demandada en el caso.

Morelli también le preguntó a Kenner si el equipo y Copperfield evaluaron visualmente la condición física y el calzado de los miembros de la audiencia elegidos al azar para participar en el truco. Kenner se negó a decir que era peligroso guiar a las personas a lo largo de la ruta desconocida. Según Morelli:

Mi cliente no sabía nada, estaba en medio del truco cuando le dijeron: “levántate, ven conmigo”. Mi cliente lo describe como “un conejo que sale de un agujero”. Los voluntarios debían salir apresuradamente de sus asientos mientras el telón estaba levantado y se abrieron paso a través de un pasillo secreto y un área al aire libre que los llevó de regreso al teatro, una ruta oscura y desconocida para los participantes, quienes también tuvieron que lidiar con una pendiente, polvo y escombros de una construcción.

Sea como fuere, Cox afirma que sufrió un hombro dislocado con la caída, y más tarde comenzó a tener un dolor crónico que terminó en una lesión cerebral. El hombre y su esposa, Minh-Hahn Cox, buscan daños no especificados en la demanda por negligencia.


No hay comentarios.: