lunes, 9 de abril de 2018

Un oso y un auto no son una buena combinación

El descanso en el bosque terminó mal para una pareja de Nueva York cuando un so entró a su coche. Cuando dormían, el oso subió al auto por la puerta entreabierta en busca de comida. Con un movimiento casual de las patas, el animal cerró de golpe la puerta y, atrapado, aplastó el interior del automóvil en busca de una salida. 









Publicar un comentario