jueves, 17 de mayo de 2018

Donald Trump, el responsable del fin de la neutralidad en Internet

El fin de la neutralidad en la red en EE. UU se producirá en junio, concretamente, el 11 de junio. Demócratas, grandes empresas de Internet y millones de usuarios luchan cada uno a su manera para que esto no llegue a pasar o que, al menos, dure lo mínimo posible. La última victoria la ha conseguido el Senado de EE. UU. al votar a favor de recuperar la neutralidad de la red, pero no servirá de nada por desgracia.

El pasado mes de noviembre, la FCC votó el fin de la neutralidad de la red en Estados Unidos con un resultado de 3 votos a favor y 2 en contra. A partir de junio, las leyes aprobadas en 2015 por el gobierno anterior para asegurar que Internet fuera libre e igual para todos, quedarán derogadas.

Esto da pie a la creación de un Internet de dos velocidades en el que se puedan bloquear el acceso a páginas web o ralentizar el acceso a servicios según de lo que pague un determinado usuario. Es decir, se pueden crear vías rápidas para servicios perjudicando así la libre competencia y a las empresas más pequeñas que están empezando y no pueden permitirse pagar.

Empresas de telecomunicaciones y contenidos como AT&T y Comcast creen que esto será bueno para el futuro de Internet, mientras que gigantes de la tecnología como Apple, Google o Facebook están totalmente en contra. Que Internet no sea igual para todos los usuarios y para todos los servicios no es algo que las empresas más innovadoras del planeta apoyen.

Victoria ¿inútil? en el Senado para mantener la neutralidad de la red
El Senado de Estados Unidos votó ayer a favor de mantener la neutralidad de la red y en contra de la decisión adoptada por la FCC de terminar con las leyes que protegen un Internet libre y sin discriminaciones. La votación tuvo un resultado de 52 a 47, sorprendiendo a propios y extraños que no esperaban esta diferencia.

El problema es que el asunto tiene que pasar ahora por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, con mayoría republicana, por lo que es prácticamente imposible que siga adelante. Además, en caso de prosperar la petición para mantener la neutralidad de la red, la decisión final sería del presidente Trump que podría vetarla y terminar con las últimas esperanzas.



Publicar un comentario