domingo, 20 de mayo de 2018

El extraño pueblo japonés habitado sólo por (terroríficas) estatuas

Cualquiera que visite este lugar pefectamente puede creer que ha ingresado a la guarida de Medusa el ser de la mitología griega, que convertía en piedra a aquellos que la miraban fijamente a los ojos..


Pero estas esculturas de piedra son de hecho obra de un artesano japonés que actúa bajo las órdenes de un hombre muy rico llamado Mutsuo Furukawa. 

Algunos miran a los visitantes que pasan, otros inclinan la cabeza hacia un lado inquisitivamente y unos pocos miran tímidamente al suelo 

Se encuentran cerca de la ciudad de Osawano, en Japón, en un pueblo llamado Fureai Sekibutsu no Sato, que se traduce literalmente como 'el pueblo donde puedes conocer las estatuas budistas'. 

Furukawa pagó 6 mil millones de yenes a un escultor chino en 1989 por las figuras y esperaba mantenerlas con él por toda la eternidad.

En la actualidad, más de 800 estatuas grises inmóviles observan a los turistas que vienen a visitar el bizarro parque.

Algunos de ellos son deidades budistas y otros se basan en personas que Furukawa conoció durante su vida. 

En algunas áreas, la hierba ha crecido tan alto que solo se pueden ver las cabezas de las figuras.

El fotógrafo Ken Ohki, que se hace llamar Yukison, compartió las increíbles imágenes en su blog ."Encontré este lugar increíble en la prefectura de Toyama. Sentí como si hubiera tropezado accidentalmente con una zona prohibida. Increíble ", escribió.

Furukawa quería que el parque fuera un "lugar turístico popular" donde "la gente pudiera venir a relajarse" 


Agregó que el pueblo fue construido como un "lugar turístico popular" donde "la gente puede venir a relajarse".

"Sientes que algo se mueve cada vez que das la vuelta", dijo el fotógrafo
Yukison escribió que se había ido poco después de tomar sus fotografías, 'sin mirar atrás'.



Publicar un comentario