lunes, 14 de mayo de 2018

Trump levanta el bloqueo a ZTE

La empresa fabricante de teléfonos ZTE no ha pasado por sus mejores días. Después de que Estados Unidos anunciase la prohibición de que la compañía usase componentes americanos en sus dispositivos, ésta anunció que iban a paralizar toda su actividad porque no tenían componentes con los que fabricar los dispositivos. Por suerte, Trump ha entrado en razón.


Trump afirma que van a apoyar a ZTE para que no quiebre
A través de un tweet, Donald Trump ha informado que ha ordenado al Departamento de Comercio que ayuden a ZTE a volver a flote. Esta prohibición se instauró porque ZTE había vendido móviles con hardware americano a países como Irán o Corea del Norte, algo que está prohibido por la normativa comercial de Estados Unidos. En el caso de Irán, había realizado incluso acuerdos con operadores.

Como cualquier fabricante de móviles, ZTE depende de empresas americanas para fabricar sus dispositivos. En concreto, un tercio de sus componentes los obtienen de Qualcomm y de Intel, por lo que este bloqueo los echaría directamente del mercado hasta que pudieran encontrar chips sustitutivos de empresas no estadounidenses, como MediaTek. Además, la duración del bloqueo era de 7 años.

ZTE es uno de los mayores fabricantes de equipamientos de red del mundo, así como también tiene una amplia presencia en el sector móvil. Actualmente cuenta con 70.000 empleados, y sus routers son utilizados por diversos operadores españoles, tanto para ADSL como fibra.

Trump, probablemente, desconocía los efectos adversos que podía tener en la empresa la prohibición de utilizar componentes americanos, ya que Qualcomm tiene en su poder elementos que hoy en día son imprescindibles equipar en un móvil, y hasta la propia Apple que no quiere equipar nada de ellos se ve obligada a hacerlo. Este año podrían prescindir de componentes de Qualcomm gracias a Intel.

Por ello, Trump anunció en Twitter que estaba trabajando con el líder chino, Xi Jinping, para que la compañía vuelva a funcionar correctamente para que “no se sigan perdiendo puestos de trabajo en el país”, aunque la compañía no había anunciado ningún despido y los trabajadores seguían yendo a trabajar “aunque no tenían mucho que hacer”.

ZTE ya solicitó que se eliminase la prohibición de obtener componentes de Estados Unidos durante siete años, ya que de no tener los chips la compañía tenía los días contados. Actualmente tienen suficiente efectivo para seguir operando y manteniendo los acuerdos con otras empresas, pero si la situación se demora mucho las consecuencias podrían ser peores.

La situación entre Estados Unidos y China es bastante tensa, ya que hay desatada una guerra comercial del primero contra el segundo para evitar que aumenten su presencia empresarial en Estados Unidos. De ahí se han tomado decisiones como evitar que Broadcom comprase Qualcomm, o que Huawei venda sus móviles a través de AT&T.




Publicar un comentario