sábado, 30 de junio de 2018

7 razones por las que los flacos no engordan, según la ciencia

Voy con un amigo al restaurante, y con intenciones de comer a lo sumo una ensalada. Pero cuando llega el mesero él pide: "Arroz a la cubana –que te pongan huevos y plátano frito–, escalope con patatas y helado de chocolate". Mientras inspiro, cierro el botón de mis vaqueros y me vuelvo reteniendo el aire, observo a mi compañero. La ropa cae de sus hombros como de una percha. Alto y delgadísimo, se mueve como si pudiera salir volando en cualquier momento ¿Plátano frito? ¡Venga ya! ¿Dónde mete todo eso? Como él, una lista de amig@s que se suceden en mi cabeza zampando sin cuartel desde sus fibrosos cuerpos, mientras yo libro pulso tras pulso con el menú.

Mi esfuerzo va más allá de la siempre discutible imposición estética de una sociedad. Se ha demostrado que el sobrepeso y la obesidad favorecen enfermedades coronarias y la diabetes tipo 2, y que estas se expanden incesables por los países desarrollados. Razón de más para averiguar cómo demonios lo hacen los delgados.
  • 1. Cuestión de latidos Un ritmo cardíaco de 4 latidos más por minuto, por los 1.440 minutos del día, se traduce en varios kilos menos en un año.
  • 2. Cuanta más grasa parda, mejor Una presencia mayor de grasa parda convierte más energía en calor, no en tejido adiposo.Las células de grasa parda (más pequeñas, en el centro) pueden convertir las de grasa blanca en calor, reduciendo su número.
  • 3. La hora sí importa ¿A qué hora comes? Un mismo alimento engorda menos por la mañana que por la noche.
  • 4. Optimizar los alimentos La proporción adecuada de bacterias intestinales ayuda a aprovechar mejor los alimentos. Las especies de microbios intestinales y su número influyen en la proporción de alimentos que gastamos y que acumulamos.
  • 5. Herencia genética Provenir de una familia genéticamente delgada disminuye las probabilidades de generar michelines.
  • 6. Pequeños gestos que ayudan ¿Apoltronarse en la silla o gesticular sin parar? Los “micromovimientos” inconscientes también gastan energía.
  • 7. Escuchar al cuerpo Si el apetito solo aparece cuando el cuerpo tiene hambre, se tenderá a comer menos.


Publicar un comentario