domingo, 3 de junio de 2018

9 órganos sin los que puedes seguir viviendo

Un pulmón
Necesitas al menos un pulmón para respirar, pero el otro puede extirparse para tratar cáncer de pulmón, tuberculosis o cualquier otra enfermedad de este órgano.

La respiración se dificulta, pero sigue siendo posible aunque falte uno de ellos (los pacientes pierden alrededor del 35 por ciento del volumen de aire que pueden exhalar en un segundo).

“Los pulmones se encuentran en cavidades fijas en el pecho, así que no pueden incrementar su tamaño”, dice la doctora Julie Heimbach, cirujana de trasplantes en Clínica Mayo.

Colon
El intestino grueso puede ser extirpado para tratar cáncer colorrectal o problemas como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, y el doctor puede extirpar el recto al mismo tiempo.

Un cirujano puede conectar una bolsa hecha con intestino delgado al ano para permitir la defecación, o desviar las heces del intestino delgado hacia una abertura en el abdomen, que se vaciaría en una bolsa en el exterior del cuerpo, dice la doctora Heimbach.

Los pacientes quizá necesiten ir con más frecuencia al baño y deban cambiar su alimentación para prevenir la diarrea.

Órganos reproductivos
Aunque pueden ser una parte importante de tu vida, no los necesitas para sobrevivir. Un estudio detectó que una histerectomía no tiene un impacto negativo en la vida sexual femenina (aunque los cambios hormonales debidos a la extracción de los ovarios sí puede reducir la libido).

Para los hombres, perder un testículo por un tratamiento de cáncer de próstata no afectará mucho su vida sexual, dice el doctor Eric Klein, del Instituto de Urología y Riñones en la Clínica Cleveland.

“Un testículo basta para producir testosterona, indispensable para el deseo sexual”, explica. Si ambos se extirpan, la libido se reducirá considerablemente y no se producirá esperma.

Agrega que después de una extirpación de próstata los hombres suelen presentar incontinencia y disfunción eréctil, pero es algo temporal.

Vejiga

Los pacientes con cáncer en la vejiga o con vejiga neurogénica (en la cual un problema del sistema nervioso afecta el control de este esfínter) necesitarán que se les extirpe… y junto con ella, los nódulos linfáticos, la próstata, o el útero, ovario y quizá hasta parte de la vagina, dice el doctor Georges-Pascal Haber, urólogo en la Clínica Cleveland.

Los médicos pueden usar un trozo de intestino para desviar la orina que solía almacenarse en la vejiga; así, el intestino puede formar una neovejiga que empuje a la orina a través de la uretra, una bolsa de Indiana que los pacientes drenen manualmente, o una desviación del conducto urinario que envíe la orina a una bolsa en el exterior del cuerpo.

Vesícula biliar
El hígado produce bilis para descomponer las grasas, y esa bilis se recoge en la vesícula cuando disfrutas una comida particularmente grasosa, pero tu cuerpo no depende de ella para procesar los alimentos.

La mayoría de las personas tienen una dieta tan estable que la extirpación de la vesícula prácticamente no provoca efectos secundarios, dice la doctora Heimbach. “No necesitan la bilis adicional porque el cuerpo se acostumbra a la alimentación y sabe cómo digerirla”, explica.

“Quizá en el pasado fue más importante, cuando los seres humanos no teníamos una dieta tan estable”. Los cálculos biliares son la razón más común detrás de la extirpación de este órgano.

Estómago
En algunas cirugías de pérdida de peso (y para cánceres de estómago agresivos que no se han extendido a otras partes del cuerpo), el estómago puede extraerse total o parcialmente.

En una situación normal, el estómago absorbe vitaminas e inicia la digestión al mezclar los alimentos con ácidos para procesarlos. Sin el estómago, los cirujanos conectarán el esófago directamente al intestino delgado.

Después de la cirugía, los pacientes pueden seguir comiendo alimentos sólidos pero en cantidades pequeñas, y quizá requieran eliminar algunos de ellos para evitar el Síndrome de Dumping, dice el gastroenterólogo Abdullah Shatnawei, de la Clínica de Cleveland.

“Cuando esto ocurre, la persona puede sentir mareos, aturdimiento, sudoración, hinchazón y saciedad”, dice, además de que quizá tengan que ir de inmediato al baño.

Bazo

La función principal del bazo es filtrar la sangre, pero puede ser retirado si está dañado o enfermo, como ocurre con la púrpura trombocitopénica idiopática, un desorden sanguíneo.

Como juega un papel importante en el sistema inmunitario, su extirpación vuelve a los pacientes más propensos a las enfermedades.

“Quienes sufren una extirpación de bazo requieren ciertas vacunas porque estarán en mayor riesgo de sufrir infecciones”, dice la doctora Heimbach.

Un riñón
A pesar de que los riñones son órganos vitales, sí podemos donar uno de ellos. ¿Por qué?

Dos riñones tienen capacidad más que suficiente para cubrir las necesidades de tu cuerpo, pero puedes procesar los desperdicios con solamente uno.

Mientras el donante tenga riñones saludables, “su función renal se reducirá pero bastará”, dice la doctora Heimbach.

Apéndice
¿Para qué nos sirve el apéndice? No está totalmente claro. Algunos expertos creen que es un órgano inútil que le sirvió a nuestros antepasados; investigaciones recientes sugieren que podría ayudar a conservar bacterias “buenas”.

A algunas personas, sin embargo, les hace más daño que bien. “Puede bloquearse e infectarse y necesita ser retirado”, dice la doctora Heimback. Aun cuando tenga un rol en la inmunidad, su extirpación no produce efectos negativos conocidos.






Publicar un comentario