sábado, 9 de junio de 2018

Apple no quiere que uses tanto tu teléfono

Diversas son las opiniones que existen sobre el uso de los teléfonos inteligentes desde su llegada al mercado hace como más de una década, desde cuánto es lo recomendable por los expertos, hasta aquellas personas no son capaces de dejarlo de lado por más de unos cuantos minutos. 


Sin importar las preferencias personales, ahora son los propios fabricantes de estos dispositivos los que comenzaron a sumarse a la alerta. Una determinación que se vio claramente reflejada en las últimas conferencias para desarrolladores que ofrecieron tanto Google como Apple en las últimas semanas.

Ambas empresas mostraron una herramienta destinada a controlar —y manejar— el uso de los smartphones. Android comenzará a ofrecer su aplicación "Digital Wellbeing", mientras que Apple integrará su herramienta "Screen Time". Estos dos softwares tienen básicamente el mismo objetivo: alertar al usuario sobre la cantidad de tiempo que está mirando su pantalla.

Todo esto con una configuración simple y tiene que nacer desde el usuario, ya que es la misma persona la que estable los límites a cada aplicación (como redes sociales, de streaming o de mensajería) que cree convenientes para su salud. Google tiene un acercamiento que ha sido catalogado como un poco más agresivo, ya que por ahora en la versión para los desarrolladores no permite utilizar la aplicación luego de llegar al límite impuesto por el usuario, poniendo el ícono en gris e imposibilitando abrir el software (a menos que se quite la restricción desde dentro de "Digital Wellbeing").

Por su parte, "Screen Time" entrega una notificación a los usuarios cuando se llega al límite, pero sólo se trata de un aviso que puede ser obviado por las personas. Si bien Apple ha sugerido que continuarán alertando, finalmente la decisión final recae en las personas si quieren dejar de lado el teléfono o no.

Además, los usuarios del ecosistema de iOS podrán monitorear a sus hijos y la cantidad de uso que le dan al teléfono. Algo que Google no ha incluido hasta ahora, aunque los padres o tutores sí podrían establecer los límites directamente desde los dispositivos de sus hijos, o descargar un software llamado "Family Link" para controlar otros teléfonos.

Una decisión que pareciera ir de la mano con las preocupaciones sobre la cantidad de tiempo que se dedica a estos aparatos, pero que no deja de extrañar que venga precisamente de quienes fabrican y desarrollan esta tecnología y que, al menos en la idea general, buscarían tener a las personas más conectadas a sus productos.



Publicar un comentario