miércoles, 20 de junio de 2018

Breve historia del soutien (sostén, brassiere)

La relación íntima entre lencería y moda y su rol como moldeadora del cuerpo, según cánones de belleza de cada época, siempre estuvo presente en la historia.


Las primeras formas de sujetadores datan del siglo 14 A.C, donde guerreras minoicas de la isla de creta usaban una prenda que sujetaba y dejaba al descubierto el busto. Más tarde- y con un enfoque opuesto- las griegas y romanas usaban una banda similar a lo que sería actualmente un “strapless” con la finalidad de minimizar el talle de su pecho. También hay registros de la misma época de que mujeres de India y China también utilizaban esta faja.


El predecesor al soutien, tal como lo conocemos actualmente, es el Corset. Esta prenda fue puesta en voga por Catalina de Medicis, reina de Francia en el siglo XVI. Las crónicas cuentan que antes de su creación, en el renacimiento, las mujeres rellenaban las partes debajo del relieve de las mamas con bolsas de seda y pañuelos dándole marco al busto, dejándolos en su lugar y logrando que se viera más atractivo. Muchas veces estas bolsas no se mantenían en su lugar y para evitar que se cayeran, hacían poses irrisorias y exageradas al ver que estos adminículos corrían riesgo de caerse.


En el siglo XIX las mujeres comenzaron a rebelarse contra el corset por necesidades médicas y prácticas. En 1869 la diseñadora francesa Hermine Cadolle divide el corset en dos y crea el “Corselet gorge” uno más cómodo cuya parte superior sujetaba el busto y la inferior la cintura.


Si bien el primer soutien de seda y alambre surgió en Inglaterra en 1867, el primer modelo patentado fue ideado por Marie Tucek en EE.UU. Su creación se considera la primera encarcanción del soutien con aro.


También Mary Phelps Jacobs creó un soutien sin espalda (1913) que tuvo éxito en su círculo de socialites de Nueva York . Lo patentó como brassiere y lo vendió dos años más tarde a la Warner Brothers Corset Company.


En 1920 Ida Rosenthal fundó Madeinform y creó el sistema de talles y copas A a D. Warner Brothers siguió el ejemplo y puso en práctica el mismo sistema.


Aunque en 1931 surgió la patente del sujetador con aro de Helenne Pons, solo después de la Segunda guerra mundial llegó el auge del uso de sostenes con varillas y arcos. La razón principal fue la necesidad de racionalizar el uso del metal durante el enfrentamiento bélico.

Ese modelo aún está vigente y los soutienes con arco de acero son los preferidos del 70% de las mujeres, según un artículo del Washington Post.

¿Cuál es la tendencia en el 2018?
La nuevas generaciones eligen modelos sin aros ni rellenos y esto se refleja en marcas que ponderan la comodidad, un look más natural y la diversidad de talles. Será un desafío crear sostenes que sean despojados, pero tengan la tecnología suficiente para soportar diferentes tamaños de pechos.




Publicar un comentario