domingo, 10 de junio de 2018

Cuando el Pinball estuvo prohibido en EEUU por ser considerado "una droga"

Estados Unidos prohibió durante años las máquinas de pinball por considerarlas tan adictivas como la heroína, el alcohol o las tragaperras.


Recientemente ha saltado las alarmas por la proliferación de apuestas vinculadas al Fifa, uno de los videojuegos más populares del momento. Las asociaciones de padres y los grupos de prevención de la ludopatía ya han pedido medidas a las autoridades para controlar este tipo de situaciones.

Sin embargo, las alarmas y peligros relacionados con los videojuegos o máquinas recreativas no son algo nuevo. Mucho antes de que se popularizasen las videoconsolas domésticas, todo lo que envolvía a este ocio resultaba peligroso.

Para los adultos, los salones de recreativos eran un territorio hostil en el que se daban cita pandilleros, macarras, camellos, chaperos y depredadores sexuales. Algo de ello había, para qué negarlo. 


A pesar de ello, como en todo en la vida, las satisfacciones de los salones recreativos siempre eran más que los peligros que entrañaban.


Ese alarmismo sobre las maquinitas no era algo propio de los años 70 u 80. Surgió en el momento mismo de su aparición. En los años 30 y 40 del siglo XX, las máquinas de pinball estuvieron prohibidas en ciudades como Nueva York o Chicago.

Las autoridades consideraban que, además de estar gestionadas por el crimen organizado, podían provocar graves adicciones en los niños. Si eso sucedía, los prohibicionistas afirmaban que los jóvenes comenzarían a robar a sus padres para costearse el vicio, y quién sabe si a vender su cuerpo. O algún órgano. De sus padres. Porque puestos a apostar por el alarmismo, hágase a conciencia.

Para entender ese temor de las autoridades es necesario conocer también cómo eran en origen las primeras máquinas de pinball. Los primeros diseños de estos ingenios mecánicos funcionaban sin que el usuario pudiera interferir en el juego. Es decir: tras introducir la moneda, la bola caía, golpeaba con los diferentes obstáculos y se movía por el tablero de manera azarosa hasta perderse en el interior de la máquina. Un funcionamiento que las hacía excesivamente similares a las máquinas tragaperras.

La incorporación de los martillos laterales cambió radicalmente las máquinas de pinball, que pasaron de ser un mero juego de azar a convertirse en uno de habilidad. Sin embargo, los defensores de la moral continuaron con su campaña de desprestigio y prohibición.

El tema tuvo que resolverse en los tribunales de Chicago, instancia a la que acudió Roger Sharpe, un publicista vinculado a las compañías fabricantes que demostró a los jueces que el pinball era un juego de habilidad.

Para ello, Sharpe jugó varias partidas en la sala de juicios en las cuales iba anunciando, como hacen los expertos del billar, el lugar al que iba a ir a parar la bola en cada momento. Solo así las autoridades se convencieron de que el juego no estaba sujeto únicamente a la suerte.

Tras el éxito en la corte de Chicago, Sharpe comenzó un periplo que le llevó por los juzgados de Ohio, Texas o Virginia, lugares en los que el pinball estaba prohibido o sufría importantes restricciones. De hecho, a día de hoy, hay lugares en Estados Unidos donde continúan vigentes las limitaciones sobre este juego, como aquellas que impiden jugar al pinball a los menores de 21 años.

Una vez levantadas (más o menos) las prohibiciones sobre estas máquinas, los fabricantes apostaron fuerte por el pinball. Se esmeraron en decorarlas con dibujos llamativos, e incluso produjeron modelos temáticos sobre grupos musicales, héroes de cómic, películas o series de televisión.

Personajes como Wonder Woman, Superman, Batman, Los Ángeles de Charlie, El coche fantástico o La familia Addams tuvieron su propio pinball, y lo mismo sucedió con Kiss, The Rolling Stones, The Beatles en la etapa del Yellow Submarine, los Ramones y, por supuesto, The Who.

El grupo británico creó toda una ópera rock, Tommy, basada en un personaje con graves deficiencias sensoriales y de comunicación que solo se relacionaba con el mundo a través de una máquina de pinball, gracias a la cual llegaba a convertirse en una especie de gurú para los jóvenes.

Han pasado más de cuatro décadas desde la publicación y estreno de Tommy y, aunque pudiera parecer que los pinball no han evolucionado más allá de lo estético, lo cierto es que los fabricantes no han parado de incorporar novedades destinadas a hacer las partidas más entretenidas y complicadas a medida que la destreza de los jugadores aumenta.

Por ejemplo, los expertos en pinball saben que las bolas de los modelos de los 70 son más lentas, mientras que las de los 80 son más rápidas, algo a lo que también contribuye las inclinaciones del tablero o los accesorios colocados en su superficie. Lejos de ser detalles banales, todas estas innovaciones determinan la manera de jugar en la actualidad, de la misma manera que hay diferencias sustanciales entre el fútbol clásico y el fútbol moderno o entre la NBA y la ACB.


Hablando de fútbol, la pasión del pinball ha hecho que se celebren en Estados Unidos convenciones de aficionados en las que participan jugadores, diseñadores, fabricantes y se organizan campeonatos profesionales con árbitros titulados cuyos premios alcanzan los diez mil dólares. Además, como sucede con los deportes convencionales, también se pueden comprar cromos de aquellas personas que han marcado la historia de esta forma de ocio que, en el fondo, no deja de ser la abuela de los e-sports de hoy en día.



Publicar un comentario