jueves, 7 de junio de 2018

El extraño neumático del futuro según el presidente de Michelin

El neumático, la única parte del vehículo que toca el suelo, no quiere quedarse fuera de la revolución que atraviesa la movilidad. Michelin, segundo fabricante mundial de neumáticos y primero en importancia del continente europeo, anunció durante la pasada edición del congreso de movilidad Movin'On, que patrocina, un ambicioso plan. De aquí a 2048, todos sus neumáticos emplearán un 80% de materiales sostenibles, y serán íntegramente reciclables.

Prototipo Vision de Michelin, fusión entre llanta y neumático sin aire
«Actualmente ya reciclamos un porcentaje muy alto de nuestros neumáticos, equivalente en algunos países, como España, a nuestra producción en algunos países», explicó Florent Menegaux, director general ejecutivo y futuro responsable del grupo a partir del año que viene, cuando se formalice la salida de Jean-Dominique Senard. «Pero también comercializamos en países situados en África, sudeste asiático, o sudamérica, que carecen de sistemas adecuados. Queremos asegurarnos de que el 100% de nuestra producción sea totalmente reciclable, utilizando un alto porcentaje de materiales renovables».

Para ello, el grupo galo se halla inmerso en la búsqueda de nuevos materiales biodegradables, pero también pretende desarrollar nuevas fórmulas para reciclar los utilizados en la actualidad. En este doble objetivo se encuadran algunas de sus últimas adquisiciones, como la empresa de tecnología minera Fenner, especialista en polímeros, o la americana Lehigh, líder mundial en el micronizado del caucho -una técnica que permite reciclar un mayor porcentaje del neumático, y emplearlo en nuevos productos terminados de alta calidad- y que en pocas semanas inaugurará una factoría en Murillo el Fruto (Navarra) pionera en Europa.

Al respecto, Menegaux asegura que no podría decir qué es más importante para el futuro del sector, si los materiales o la tecnología. «No elegimos. Ambos tienen papeles diferentes, pero fundamentales».

Combinados, ambos, tecnología y nuevos materiales, son claves para desarrollar el concepto que Michelin presentó el año pasado en el mismo foro, Movin’On: defender el uso de los neumáticos durante la totalidad de la vida útil y, de paso, combatir contra la obsolescencia programada, lo que reduce el derroche y repercute positivamente en el medio ambiente. «Eso requiere tecnología», resalta.

De hecho, la carga tecnológica de las cubiertas no hará sino incrementarse en los próximos años, cuando lleguen a los turismos los neumáticos conectados, una solución que ya se está extendiendo en los vehículos de gran tonelaje. «A finales de este año todos nuestros neumáticos de camión tendrán un dispositivo electrónico que permitirá recopilar y consultar información sobre su estado a las flotas, todos los sistemas necesarios para su control. Se trata de un chip de cuarta generación que ofrece información sobre la temperatura, la presión o durabilidad», explica. Se trata de una tecnología que ya se ha probado en neumáticos de avión, con grandes réditos, al permitir evaluar las cubiertas de manera mucho más rápida.

Además, hace pocas semanas la compañia ha lanzado el servicio Michelin Track Connect, en colaboración con Porsche aunque abierto a otros fabricantes. Gracias a un dispositivo insertado dentro de la rueda, en un punto específico, el conductor puede, mientras conduce en circuito, consultar el estado de los neumáticos a través de su móvil: presión, temperatura, ver si está todo correcto o no, y cómo corregirlo, permitiendo al piloto mejorar sus tiempos en hasta dos segundos por vuelta, y recortar el gasto en cubiertas. «Todos nuestros neumáticos se acabarán beneficiando de esta tecnología, incluyendo los turismos, cuando pero esté disponible a un coste apropiado», adelanta Menegaux.





Publicar un comentario