domingo, 10 de junio de 2018

El negativo "efecto Copa del Mundo"

Descuido de la pareja y de la familia, bajo rendimiento escolar e improductividad laboral son problemas recurrentes en este mes por el mundial de futbol.

Con la llegada de la Copa del Mundo de Rusia 2018 también arriban a las familias mexicanas varios problemas que podrían afectar sus relaciones de pareja y con los hijos.

El 51 por ciento de los mexicanos declaran su afición por el fútbol, lo que los posiciona en el segundo lugar en la región como el país más futbolero, sólo detrás de Colombia, según un estudio realizado por Booking.com, una de las mayores empresas de e-commerce de viajes del mundo.

El mismo estudio demostró que el 32 por ciento de los mexicanos está dispuestos a gastar hasta el 25 por ciento de su salario mensual en actividades relacionadas con el fútbol, incluyendo boletos para partidos, viajes, visitas a bares deportivos con amigos o hasta en suscripciones de servicios de streaming.

“Es un mes de relajación. Los niños se distraen de sus tareas escolares, los adultos —principalmente los hombres— suelen descuidar tareas laborales y familiares. Puede haber desatención de la pareja, las tareas cotidianas de la casa pasan a segundo plano e incluso hay cambios en la vida social. Si no se negocia esto en familia se generarán problemas”, advirtió Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

Este mes pueden presentarse estas situaciones:

  • Baja de productividad laboral
  • Conflictos familiares diversos
  • Baja de rendimiento escolar en niños y jóvenes
  • Los adultos y algunos niños pueden subir de peso
  • Adquirir deudas que no podrán subsanarse
  • Depresión cuando el equipo nacional pierde o queda eliminado
A decir de la especialista, el efecto ‘Copa del Mundo’ ocasiona problemas bien identificados: más de la mitad de los varones esperan con ansia la llegada del mundial y con ello centran gran parte de su atención no sólo en los partidos de futbol, sino en toda la programación que preparan los medios de comunicación para tal evento.

Si existe una mala relación de pareja los conflictos se agudizarán.

“Hay una disputa constante por los horarios para ver la tele. En casos más extremos, las agendas familiares su basan en las horas de los juegos. También sucede con frecuencia que las mujeres erróneamente comienzan a competir con el nuevo enemigo, el futbol, lo cual podría recrudecer los problemas”, reveló Sotelo Arias.

En los niños los problemas tienen relación con una baja de rendimiento de escolar, y peleas constantes con los padres porque los hijos no se despegan del televisor o de los dispositivos móviles.

Lo mejor es tener mesura y negociar para mantener la estabilidad familiar durante este mes.

“Al igual que en el futbol debe haber reglas claras. Las familias deben negociar los partidos que verán y cada uno de los integrantes tendrá que ceder. Todas las relaciones familiares son así y la idea es sacrificar algunas cosas para ganar más al final”, concluyó Sotelo Arias.





Publicar un comentario