martes, 19 de junio de 2018

La saludable "agua negra"

Fue creada por dos hermanas canadienses, en un intento por ayudar en el tratamiento del cáncer de mama de su madre. Hoy se vende en más de 20 países del mundo.


Cuando el año pasado el hijo de la Chilena Francisca Bellolio fue diagnosticado con diabetes tipo 1, la abogada de inmediato comenzó a leer e investigar sobre el tema. Así llegó a un artículo que hablaba sobre el agua y cómo las personas con diabetes la absorben de manera diferente a quienes no la padecen. Entonces comenzó a indagar respecto a las mejores formas de hidratar el cuerpo y dio con la denominada “agua negra” que se vende en Chile.

“Me llamó la atención porque tiene beneficios para las enfermedades autoinmunes, para los deportistas para evitar la deshidratación, y muchos más”, contó Francisca. El “agua negra”, que en Chile y otros 27 países del mundo puede encontrarse bajo la marca canadiense BLK, es “literalmente” de ese color.

“Como si fuera agua con tierra”, describe la abogada. Se trata de una bebida sin calorías, sin azúcares, sin químicos, sin sodio… “100% natural”, según se asegura en su página web.

Pero, ¿qué hace al “agua negra” tan especial?
El gran secreto de esta bebida es su composición: agua de manantial + 77 minerales + ácido fúlvico. Este último tiene su origen en sedimentos orgánicos presentes en el subsuelo, descompuestos durante millones de años. El ácido fúlvico es un compuesto ampliamente utilizado en terapias alternativas y cuando se mezcla con el agua de manantial, esta reacciona y cambia su color al que le da el nombre a la bebida. Además, es un potente antioxidante.

Asimismo, el “agua negra” es rica en electrolitos, ideales para la hidratación durante la actividad deportiva, y tiene un pH alcalino, el que ayuda a equilibrar el pH y neutralizar la acidez en el cuerpo.

A pesar de lo inusual del color, Francisca aseguró que el “agua negra” tiene exactamente el mismo sabor que la natural. Asimismo, la recomendación es beberla en las mismas cantidades diarias que aquella. De remedio casero a negocio familiar

El origen del “agua negra” se remonta a 2008, cuando las hermanas Jacqueline y Louise Wilkie la “inventaron” tratando de ayudar en el tratamiento del cáncer de mama que sufría su madre. Durante su investigación descubrieron que el ácido fúlvico era calificado como “milagroso” en cuanto al alivio del dolor y la estimulación del sistema inmune.

“Comenzamos a dárselo a nuestra madre que era escéptica en este tipo de cosas. Después de aproximadamente una semana, notó una mejoría en su energía y que su rigidez general se había aliviado”, contaron las hermanas en la página web de BLK.

Entonces, Jacqueline y Louise comenzaron a probar diferentes cantidades y formulaciones, la mezclaron con agua de manantial y fue allí cuando se volvió negra. “Nos dimos cuenta de que teníamos algo especial (…) La esencia de nuestra madre era ayudar. Esperamos seguir con eso”, dicen las hermanas. BLK (contracción de “black”, negro en inglés), llegó a Chile en 2016 y sus productos no se venden en tiendas, sino que solo a través de distribuidores.

Francisca es una de las compradoras y cuenta que cada botella cuesta alrededor US$ 2.50, aunque no se venden de forma individual, sino que en cajas de 20 unidades.




Publicar un comentario