domingo, 3 de junio de 2018

Los ingredientes de Pixar para "cocinar" grandes éxitos cinematográficos

‘Up’, ‘Toy Story’, ‘Monstruos S.A’, ’Coco’… Si conoces todas estas películas y se encuentran entre tus favoritas, lo más probable es que tu devoción por Pixar alcance cotas de altura. Se trata de uno de los estudios de animación más apreciados de la historia del cine, que ha logrado emocionar y divertir por igual a millones de espectadores de todo el planeta.

Sin lugar a dudas, son muchas las claves del éxito de sus películas. Sin embargo, algunas parecen estar escritas en piedra. De hecho, sus guionistas han aplicado una serie de normas en sus cintas que parecen repetirse como fórmula magistral, aunque para vislumbrarlas hay que ir un poco más allá del mero visionado. Diseccionamos sus títulos más famosos para comprobar cuáles son los mandamientos de Pixar con los que tanto nos hacen disfrutar:


Dale a la audiencia lo que necesita
‘Up’ comienza con un viejo cascarrabias y triste. ¿Cómo llega a ser así? Porque perdió a su amada esposa y no pudo tener hijos con ella. Para que nosotros lo sepamos, hemos de ver la triste (y romántica) secuencia que ya ha pasado a la historia de la cultura popular. Quizá sea, también, uno de los momentos más descorazonadores de la historia de Pixar. No obstante, a pesar de que no sea tan divertido como el resto de la película, necesitamos verlo y saberlo.

Érase una vez…
A las personas nos gustan las historias. Nos las han contado delante del fuego, en la cama o a través una pantalla. Las películas de Pixar llevan en su ADN esa estructura marcada por un “érase una vez…” seguido de un “hasta que un día…”. Lo demuestra, precisamente, la secuencia sin diálogos del comienzo de ‘Up’ de la que acabamos de hablar. Sirven para situar la historia en un espacio y tiempo. Pero también lo podemos ver en el comienzo de ‘Los increíbles’: érase una vez unos superhéroes queridos y admirados por todos hasta que un día los pasajeros de un tren al que salva uno de ellos…

Desecha lo obvio y busca la sorpresa
No se puede decir que las películas de Pixar tengan argumentos esperados: una rata que quiere convertirse en chef, unos coches que hablan y compiten entre sí… o un largometraje protagonizado por unas emociones en conflicto en el cerebro de una niña. A muchos sorprendió el argumento de ‘Del revés’, quizá una de las películas más aclamadas del estudio de John Lasseter. Y no era para menos: desde su estreno en mayo de 2015, en el mismísimo Festival de Cannes, no ha dejado de sumar elogios con una historia tan insólita.

Ten en cuenta siempre lo que no debe pasar
Si un personaje es visto como rebelde, no puede de repente mostrarse como sumiso. Merida, la protagonista de la película ‘Brave’ (‘valiente’ en inglés), es una princesa tan diferente que, cuando le dicen que ha de casarse con un hombre, se niega a seguir ese destino. Su rebeldía no desaparece de la noche a la mañana. Eso sí, esa rebeldía le llevará a algunas acciones que no te vamos a destripar si no has visto la cinta.

Enfrenta al personaje a su opuesto
Porque también, de repente, hay algo que choca con el personaje y rompe su mundo. Los protagonistas de ‘Monstruos, S. A.’ son unos especialistas en lo suyo: dar sustos a los niños con los que obtener energía en forma de gritos. Sin embargo, algo desestabilizará su mundo: toparse con una niña que no les tiene miedo. ¿Qué puede pasar a partir de ahora?




Inspírate en lo que nos gusta
Es normal que cuando escribes un relato, novela o guion te inspires en otras historias que te gustan. También ha pasado en Pixar. En la inspiración de ‘Toy Story’ o ‘Bichos, una aventura en miniatura’ se encuentran los cortos que el equipo de Lasseter había visto en su juventud. De hecho, uno de los cortos favoritos del propio Lasseter es ‘The Grasshopper and the Ants’, en el que un saltamontes toca el violín, baila y come mientras unas hormigas se afanan en trabajar. ¿Nos suenan los protagonistas de la historia?

Hay que dar un motivo para apoyar a los personajes…
Los personajes nos tienen que caer bien por alguna razón. En ‘Toy Story’, le tenemos simpatía a Woody porque hasta la llegada de Buzz Lightyear era el juguete favorito del niño Andy. Por eso, tampoco nos escandalizamos por lo mal que se lo hace pasar al astronauta al comienzo de la película. Queremos al vaquero tanto como a los otros juguetes que interpretan un papel secundario. En ‘Ratatouille’ nos enamoramos de Rémy, una rata decidida a convertirse en chef a toda costa y luchando por conseguirlo.

… y haz que choquen entre sí
En muchas películas de Pixar vemos que los personajes tienen un opuesto con el que entran en conflicto y que generan el motor de la historia. En ‘Up’, el anciano se desquicia con el pequeño explorador que acude a su casa. Merida tiene continuos enfrentamientos con su madre en ‘Brave’. Y de Woody y Buzz Lightyear, los juguetes del corazón de Andy, ya lo hemos dicho todo. Ahora solo queda que, al final de la película, sean amigos eternos o estén tan mal como al comienzo.

¡Simplifica y vencerás!
Lo ideal es desarrollar cuantas menos tramas mejor para que la película no se vuelva más compleja. Hay que enfocarla en un solo objetivo. Volviendo a ‘Los increíbles’, los protagonistas reciben el aviso de una misión supersecreta en una isla lejana. Acuden allí y, a partir de ese momento, todos sus objetivos estarán centrados en ella.

Así, más allá de los sorprendentes recursos técnicos desplegados por Pixar en el campo de la animación para dejarnos a todos con la boca abierta, la base de su éxito está en lo que se cuenta: a modo de receta secreta para conquistarnos, los guionistas de este gigante cinematográfico siguen a rajatabla estas reglas que hacen que sus creaciones pasen a formar parte de la historia del cine (y de nuestros más queridos recuerdos).




No hay comentarios.: