miércoles, 6 de junio de 2018

Ser zurdo no tiene nada que ver con el cerebro (pero aún es un misterio)

Durante mucho tiempo se pensó que el hecho de que algunas personas emplearan su mano izquierda como principal tenía su origen en el cerebro. Sin embargo, un estudio llevado a cabo en la Universidad de Ruhr desvela que la llave de este 10% de la población es otra muy distinta.

Históricamente, a las personas zurdas no siempre se las ha tratado bien. De hecho, incluso llegaron a ser perseguidos por su condición, etiquetados como malvados, o incluso como brujos, a pesar de representar aproximadamente ese 10% de la población del planeta.

Antes de que la ciencia fuera ciencia, había todo tipo de teorías para tratar de explicar el origen de los zurdos, incluida una idea obsoleta de que tiene algo que ver con las madres que están estresadas durante el embarazo.

Pasaron los años, y en una investigación de la década de 1980 se encontró que la preferencia por la mano izquierda o derecha probablemente se determinaba antes de nacer. Unas pruebas de ultrasonido sugerían que desde la octava semana de embarazo. A partir de la decimotercera semana en el útero, los bebés tienden a chupar su pulgar derecho o izquierdo.

Estudios anteriores habían pensado que las diferencias genéticas entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro determinaban si alguien era zurdo o diestro. Sin embargo, el trabajo publicado en la revista eLifey por los investigadores de la Universidad de Ruhr ha encontrado que la respuesta parece estar en la médula espinal.

La investigación, realizada por Sebastian Ocklenburg, Judith Schmitz y Onur Gunturkun, junto con otros colegas de Holanda y Sudáfrica, descubrió que la actividad de los genes en la médula espinal era asimétrica en el útero y podría ser lo que hace que una persona sea diestra o zurda. Los movimientos de brazo y mano comienzan en el cerebro, en un área llamada corteza motora, que envía una señal a la médula espinal que se traduce en un movimiento.

El equipo encontró que mientras el feto está creciendo en el útero, hasta aproximadamente 15 semanas, la corteza motora y la médula espinal aún no están conectadas, pero ya se ha determinado si es diestro o zurdo. Dicho de otra forma, el feto ya puede iniciar movimientos y elige una mano favorita antes de que el cerebro comience a controlar el cuerpo.

¿Cómo lo averiguaron? Los investigadores analizaron la expresión génica en la médula espinal de la octava a la duodécima semana de embarazo. Encontraron diferencias significativas en los segmentos izquierdo y derecho de la médula espinal que controlan el movimiento del brazo y la pierna.

Así llegaron a la conclusión de que la naturaleza asimétrica de la médula espinal se debe a lo que se conoce como epigenética, o cómo los organismos se ven afectados por los cambios en la expresión de sus genes en lugar de en los genes mismos. Estos cambios a menudo son causados ​​por influencias ambientales y pueden afectar la forma en que un bebé crece.

Dichas diferencias en la expresión génica podrían afectar las partes derecha e izquierda de la médula espinal de manera diferente, lo que daría lugar a zurdos y diestros. Por supuesto, esto lleva a una segunda pregunta, de ser así, ¿por qué los zurdos son una minoría?

La ciencia ha intentado durante mucho tiempo responder a ello. En 2012, investigadores de la Universidad Northwestern desarrollaron un modelo matemático para mostrar que el porcentaje de personas zurdas era el resultado de la evolución humana, específicamente, un equilibrio basado en la cooperación y competencia.

Es decir, que el trabajo determinó que, aunque la base para los diestros o los zurdos puede ser genética, podría haber un factor social que explique por qué la proporción es tan alta. Según Daniel Abrams, profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de McCormick, quien ayudó a desarrollar el modelo: Mientras más social sea el animal, donde la cooperación es altamente valorada, más se inclinará la población general hacia un lado. El factor más importante para una sociedad eficiente es un alto grado de cooperación. En humanos, esto ha resultado en una mayoría diestra.
Sin embargo, ni siquiera este modelo explica la razón, simplemente advierte que, por alguna razón, hemos evolucionado para favorecer la destreza, por lo que cualquier persona que se desvíe de esto puede haber sido condicionada a usar esa mano como principal a pesar de su predisposición genética
.





No hay comentarios.: