martes, 10 de julio de 2018

5 señales de que no le agradas a tu jefe

Las relaciones entre empleado y jefe no son sencillas. La realidad es que la mayoría busca darle una buena impresión, pero lamentablemente no siempre podemos llevarnos tan bien con ellos y lo malo es que controlan proyectos y deciden si ascienden o despiden. La situación se vuelve complicada cuando ambos fingen llevarse bien por la compañía.

¿Cómo saber si le caes mal a tu jefe?
Puede que sea amable y simpático contigo, pero en el fondo no le agradas y solo busca un interés propio. Para ayudarnos un poco, Amy Cooper Hakim, fundadora de The Cooper Strategic Group, firma consultora de administración con sede en Florida, y autora de Working With Difficult People (Trabajar con gente difícil), explicó a Business Insider algunos indicios que lo demuestran y que nos ayudaran a detectar el problema.

1. Lo único de lo que habla es de trabajo
Digamos que solo escuchas a tu jefe cuando necesita algo de ti o hay una reunión programada en el calendario. Has tratado de entablar una conversación informal o simplemente decir “hola” por la mañana, pero parece completamente desinteresado.

Por supuesto, existen jefes que prefieren mantener una relación estrictamente laboral, por eso debes comprobar si esta actitud la pone en práctica con todos tus compañeros, o solo con algunos.

“SU JEFE PUEDE APRECIAR EL PRODUCTO Y EL RENDIMIENTO DE SU TRABAJO, PERO NO LE INTERESA CONOCERLO O INTERACTUAR MÁS ALLÁ DE ESE PUNTO”, DIJO COOPER HAKIM.
Esta es una señal de que no le importas en lo absoluto. Lo único que busca es que le rindas cuentas, solo piensa en ti como alguien que le sirve.

2. Te quita protagonismo en las reuniones
Cuando tomas la palabra en una reunión e intentas explicar una idea o hacer una corrección, acostumbra interrumpirte para pasar a dar su opinión y no te deja terminar.

“ESTA ACTITUD SOLO DEMUESTRA QUE NO TE RESPETA A TI NI A TUS IDEAS, O QUE ESTÁ MÁS INTERESADO EN PROMOVER SU PROPIA AGENDA QUE EN ESCUCHAR LAS OPINIONES DE LOS DEMÁS, INCLUIDA LA TUYA”, DIJO COOPER HAKIM.
3. No le importa tu evolución profesional
Un jefe comprometido con el crecimiento de tu carrera te preguntará acerca de tus objetivos profesionales. Después de todo, ellos tienen una gran influencia en tu trabajo, responsabilidades y progreso. Si no muestra interés, significa que no está intresado en tu avance profesional.

“SU JEFE SOLO PIENSA EN USTED COMO UN MEDIO PARA CONSEGUIR EL TRABAJO QUE ÉL QUIERE QUE SE HAGA”, DIJO.
4. No te pone al mando
Has expresado interés en proyectos para los que crees que calificas, pero nunca eres elegido para el puesto. En cambio, tu jefe toma la iniciativa o se lo da a otra persona que él maneja. Esto significa que no confía en ti, no cree que estés cualificado. O quizá piensa que lo vas a hacer demasiado bien, y eso puede ser un problema para sus ambiciones laborales.

5. El trabajo antes que la persona
Una buena manera de comprobar si le caes mal a tu jefe, es observar sus reacciones cuando pides un día libre por motivos personales, o vuelves al trabajo después de estar unos días enfermo.

“SI TU JEFE NI TE PREGUNTA QUÉ TAL TE ENCUENTRAS ES UNA SEÑAL DE QUE NO LE IMPORTA NI TU SALUD NI EMOCIONES”, COMENTÓ COOPER HAKIM.
¿Qué se puede hacer en estos casos?

Ahora que sabes y estás convencido de que a tu jefe no le importas debes evaluar tus próximos pasos. Primero, considera si tu jefe actúa así con todos. Si es así, trata de no tomarlo demasiado personal. Si estás convencido de que tu jefe no te pasa, Amy Cooper Hakim aconseja no obsesionarte.

Si te gusta tu trabajo y tienes una buena relación con el resto de tu equipo preocúpate menos por la relación con tu jefe.

“RECONOCE QUE TU OBJETIVO ES HACER TU TRABAJO Y COMPLACERLO CON UN TRABAJO SÓLIDO. AUNQUE ES IDEAL AMAR TRABAJAR CON SU JEFE, VAMOS A TRABAJAR AL TRABAJO”, DIJO COOPER HAKIM.
Si tu jefe es grosero por fuera o desconsiderado de manera constante, y si esto es insoportable para ti, entonces es probable que sea tiempo de seguir adelante, aconsejó Amy Cooper.




No hay comentarios.: