miércoles, 11 de julio de 2018

Cómo asimilar y retener lo que lees

Piensa en un libro que hayas leído el año pasado. ¿Cuánto recuerdas? ¿Podrías mencionar diez cosas que aprendiste al leerlo? ¿Puedes sencillamente recordar qué libros leíste el año pasado? En la escuela o universidad sí era necesario que recordáramos lo que leíamos. Los exámenes, los informes y los análisis de libros fueron formas de ayudarte a retener esa información. De este modo, el ingeniero Robert Heaton inventó un sistema de tres pasos para leer libros como un estudiante (y si eres un estudiante, podría ayudarte a mejorar tus hábitos).

Heaton sugiere tres formas de tomar notas:

  • Subrayar o resaltar frases o datos importantes.
  • Agregar símbolos para indicar cosas como esas líneas de las que eres escéptico, o cosas que deseas investigar a fondo.
  • Escribir pensamientos e ideas en el margen.
Estas notas tienen dos propósitos. El primero es que escribir cosas ayuda a recordarlas, y el segundo es ayudar a prepararte para el siguiente paso: hacer un informe de tu libro.

Escribe un informe
Este paso te puede tomar un par de horas, por lo que no es necesario que lo haga con cada libro, solo en aquellos en los que tomaste muchas notas o en los que realmente aprecias lo que te ha enseñado.

El informe debe resumir y repetir lo que has aprendido del libro, y debe incluir tu evaluación. Es necesario que pienses de manera crítica sobre qué tan bien el libro demostró lo que planteaba; no es bueno desarrollar muchas opiniones o argumentos de un libro si no crees o confías en lo que planteó el autor.

Como ya mencioné, escribir cosas ayuda a retener la información, pero también permite crear una hoja de datos y apuntes para revisar más tarde, en el tercer paso de Heaton, que es el más opcional de su método.

Estudia tus apuntes
Unas semanas o meses después de leer el libro, lee tu informe. Heaton también recomienda hacer tarjetas con datos clave para revisar rápidamente, las cuales podrían ser muy útiles para confirmar datos o información antes de tomar decisiones importantes.

También puede hacer el esfuerzo de analizar lo que estás leyendo con otros. Incluso al leer libros de ficción, mi esposa y yo nos contamos la historia o nos citamos pasajes. Esto permite incrementar nuestro propio aprecio por lo que estamos leyendo, y además obtenemos algún beneficio del libro que lee el otro. Por otro lado, a medida que prestas más atención a lo que estás leyendo, puedes usarlo al hablar con tus amigos. Recordar y detallar los puntos de un libro a otra persona es una excelente manera de desafiarse a sí mismo. Así que si te parece tedioso tener que sentarte a leer esas tarjetas para repasar tus libros, prueba este tipo de “estudio social”.

Puedes escoger qué pasos seguir del método de Heaton, e incluso aplicarlos a otras lecturas, como artículos muy extensos. Personalmente, tomar notas me atrae mucho más que escribir un informe al acabar de leer un libro, momento en el que estoy más entusiasmado de comenzar otro. Pero añadir más tareas a tu lectura te ayudará a apreciar mejor cada libro, y a tomar mejores decisiones sobre qué leer a continuación.






Publicar un comentario