miércoles, 11 de julio de 2018

La basura espacial superó la estructura de la torre Eiffel

La Agencia Espacial Europea (ESA) contabilizó a fines del año pasado la basura espacial que rodeaba a la Tierra. Los objetos ascendían a 19.894 y su masa conjunta era de 8.135, "más que toda la estructura de metal de la Torre Eiffel".


Este año la agencia publicó otro informe donde especificó la evolución de los desperdicios alrededor de nuestro planeta.

La ESA se refiere a la basura espacial como "todos los objetos creados por el ser humano, que no funcionan y están en órbita sobre la Tierra; algunos de ellos entran regularmente en la atmósfera". Primero se trataba de partes superiores de cohetes y satélites obsoletos en órbita, pero después se añadieron pequeños objetos que han generado explosiones y colisiones.

Desde el primer lanzamiento del satélite Sputnik 1 en 1957 por parte de la Unión Soviética, se pudo constatar un aumento considerable de la basura espacial. Esto genera preocupación para la agencia ya que la basura supone un grave peligro para los satélites operacionales. Incluso la ESA teme de que los objetos más grandes vuelvan a entrar en la atmósfera y choquen contra la superficie terrestre en zonas habitadas por individuos.

Debido a esto, las agencias espaciales tomaron la decisión de terminar con la basura espacial e implementaron algunas opciones de final de vida de los instrumentos que se lanzan al espacio desde la Tierra. Es por esto que la ESA propone la iniciativa "Espacio limpio", que tiene como objetivo limpiar el espacio y evitar la generación de la basura espacial.

La ESA alertó que con la nueva tecnología CubeSat, satélites cuadrados y pequeños diseñados para orbitar alrededor del planeta tierra, se llena el espacio y puede dañar otras misiones. De la misma manera, grandes compañías como Google y Oneweb lanzan este tipo de satélites que ponen en peligro las misiones de grandes satélites, de las agencias espaciales.

Por todo esto la agencia espacial considera que es importante limpiar el espacio de los objetos que no funcionan, con el fin de asegurar un futuro sostenible.



Publicar un comentario