sábado, 28 de julio de 2018

Las nuevas redes sociales de los adolescentes

Para los jóvenes, Facebook es de viejos. Aplicaciones como Instagram, Snapchat o Whisper están de moda. Que los padres sepan en qué consisten y cómo se mueven sus hijos allí es fundamental para cuidarlos en el mundo digital.

Un fallo de la Corte Suprema de Chile condenó a los padres de un adolescente, que divulgó fotos íntimas de su novia en redes sociales, a pagar una indemnización a la familia de la víctima, abrío el debate sobre el papel que tienen los padres frente a la educación de sus hijos en relación a una tecnología que muchas veces no conocen.

“Más que interés, deberían tener la obligación de comprender el mundo digital en el que están insertos sus hijos. Eso demanda esfuerzo e implica entender y conocer la naturaleza de cada red. Solo así podrán tener claras sus potencialidades y riesgos, y conversarlo con sus hijos”, dice Carlos Araos, doctor en Ciencias de la Información y especialista en Cibersicología de la U. Adolfo Ibáñez.

Explica que en otros países, como Japón, Malasia o Alemania, los padres asisten a talleres de “socialización digital”, donde se les enseña a entender el mundo en el que se mueven sus hijos. “Así pueden tener un diálogo horizontal con ellos. Si no lo entienden es muy probable que los niños los manipulen, los engañen y ellos minimicen los potenciales riesgos que tiene su interacción social digital”.

Y es que grandes y chicos no están hablando el mismo lenguaje digital. Mientras los adultos pasan gran parte de su tiempo viendo publicaciones en Facebook, para los niños y adolescentes esa red social es “para viejos”.

“El 50% declara que Facebook pasó de moda. Además, su uso decayó: en 2016, el 52% de los niños y jóvenes usaban esa red, un año después solo lo hacía el 35%”, dice Verónica Díaz de la Vega, subgerenta de Sostenibilidad de VTR, empresa autora del estudio “Radiografía digital de los jóvenes chilenos” y que desde 2008 desarrolla el programa educativo “Internet Segura”.

Son otras redes las que ganan terreno entre los jóvenes y que son poco conocidas por sus padres (ver recuadro). Es el caso de Snapchat, que en Chile la usa el 31% de los niños y jóvenes, con un incremento de 2% entre 2016 y 2017.

La red en sí no es el problema, sino el uso que de ella hace el adolescente. Ask.FM, por ejemplo, está diseñada para hacer preguntas a un miembro de la red en forma anónima, pero los jóvenes la han transformado en una fuente de cyberbullying y hostigamiento digital.

Daniel Halpern, académico de la Universidad Católica y director de TrenDigital, explica que los adolescentes usan las redes sociales según los objetivos que desean conseguir: “Si quieren llegar a más personas y causar impacto, lo más seguro es que usen WhatsApp, que es la aplicación de mayor masividad. Si quieren hacer comentarios anónimos y pasar inadvertidos usarán estas aplicaciones menos conocidas”.

De ahí que sea esencial conocer las dinámicas propias de cada red social. “Los padres deberían tener cuentas en las redes sociales que usan sus hijos para saber qué sucede ahí”, dice Araos. Además, deben entender que si para el adulto YouTube es un lugar para ver videos, para el adolescente es una aspiración: “Cuando suben videos a la red quieren ser populares, tener seguidores, que sus compañeros los reconozcan”.

Para el niño, dice el especialista, es importante que sus padres demuestren genuino interés por lo que hacen. “El mundo digital se puede usar como un pretexto para establecer un diálogo profundo. Generas un campo de acción común. En ese contexto, el joven entiende que lo que sus padres le conversan sobre los peligros o lo negativo de ciertas conductas digitales, lo hacen desde el cariño, pero también desde la comprensión de la naturaleza de las redes sociales”.
Las menos conocidas
  • Whisper: red social anónima que permite compartir secretos con desconocidos.
  • Bumble: similar a Tinder, pero es la mujer la que inicia el contacto. Los jóvenes la usan falseando su edad.
  • Roblox: juego de moda entre niños. Recientemente un usuario violó virtualmente el avatar de una niña de 7 años.
  • ThisCrush: su objetivo es decirle cosas a un amor platónico, pero en forma anónima. Los adolescentes la usan para difamar, amenazar y acosar.
  • Holla: muestra videos en forma aleatoria. Los adolescentes suben videos provocativos a los que usuarios de menor edad quedan expuestos.



Publicar un comentario