jueves, 12 de julio de 2018

Los curiosos sonidos que "emborrachan"

Se calcula que una de cada cien personas se enfrentan a un curioso problema. Algunos sonidos, voces, o melodías musicales les provocan mareos. Al escucharlos sienten náuseas vértigo, y tienen la sensación de que la cabeza les da vueltas. Casi como si estuvieran ébrios.


Ahora, un estudio realizado por la Universidad de Utah ha encontrado la causa. Esas personas padecen el llamado Síndrome de dehiscencia del canal superior, que está provocado por una abertura en el hueso que cubre el canal semicircular superior del oído interno.

Dicha abertura provoca unas vibraciones que envía señales erróneas al cerebro, concretamente la región vinculada con la sensación del equilibrio. Y el resultado es que la persona comienza a experimentar el mismo cuadro de síntomas que provoca una borrrachera.

Mareos, una señal que no debes ignorar
Más de alguna vez, luego de mover la cabeza de manera muy rápida o girar el cuerpo bruscamente, hemos sentido una sensación comúnmente llamada mareo. Una reacción que no parece preocupante, pero que puede deberse a problemas en los oídos, en la visión o daños en la esfera neurológica, y que dentro de la comunidad médica es conocido como trastorno del equilibrio.

Patricio Sepúlveda, Otorrinolaringólogo, señala que el mareo corresponde a una sensación de movimiento o vaivén, tal como el que se produce al estar en un bote, y que pueden ser sentidos estando de pie o sentados.

Pero hay que diferenciar al mareo del desequilibrio y del vértigo.

En muchas ocasiones las personas asocian directamente estos mareos al vértigo. Sin embargo Sepúlveda hace una distinción indicando que a veces se trata de desequilibrios, los que se pueden ejemplificar “cuando una persona camina, pero su cuerpo se mueve hacia los lados, provocando inseguridades que lo obligan, en muchos casos, a sujetarse para evitar caer” y más que nada representa problemas para el desplazamiento.

El desequilibrio no necesariamente tiene relación con el oído interno, en ocasiones puede dar señales de anomalías en la esfera neurológica.

Mientras tanto el vértigo, corresponde a un trastorno que implica una sensación rotatoria que provoca una pérdida del equilibrio general.

Para ejemplificar la sensación provocada por este último, se puede remontar a uno de los típicos juegos de infancia que consistía en girar gran cantidad de veces sobre nuestro eje, luego parar y tratar de caminar, momento en que nuestro entorno parece girar de manera muy rápida.

En algunas ocasiones el vértigo puede ser acompañado por nauseas, sudoraciones, vómitos, calor o pérdida del estado de alerta, tal como señala la revista Forbes.

Frecuentemente, los episodios de vértigo se relacionan con anomalías en el oído, pero tal como sucede en el caso del desequilibrio, también puede significar una alteración a nivel neuronal. Es importante destacar que el Vértigo es más un síntoma que una enfermedad.

En resumen, podemos decir que un mareo es una sensación de vaivén, por su parte el desequilibrio se refiere a problemas en la marcha, mientras que el vértigo se caracteriza por un movimiento rotatorio.




Publicar un comentario