Páginas

domingo, 29 de julio de 2018

Los "ingredientes (no tan) secretos" de las series televisivas de éxito

Los éxitos nunca vienen solos. Cuando una serie cautiva a millones de espectadores, otras que van en la misma línea, que reinventan, llevan un paso más allá o dan una vuelta de tuerca al mismo género, suelen seguir su estela y acaban conformando una de las innumerables modas o tendencias que arrasan en la pequeña pantalla.


Zombis y vampiros, políticos más o menos corruptos y de escasa ética, abogados contra las cuerdas, humanos asediados por la inteligencia artificial o superhéroes muy humanos son algunos de los personajes que han invadido nuestros salones en los últimos años. Son tantas las series que nos han cautivado que harían falta muchos meses de maratones para ponerse al día. Por eso hemos seleccionado las mejores de cada temática, para que puedas ir a tiro hecho y disfrutar, al más puro estilo ‘binge watching’, de tus favoritas. ¿Eres más de agentes secretos o de ciencia ficción? ¡No importa! Tenemos para todos los gustos.

Los héroes del pasado

Quizá al calor del éxito sin precedentes de lo medieval y lo épico con ‘Juego de tronos’, o quizá simplemente tras la estela de una obra maestra como ‘Downtown Abbey’, son muchas las series que nos han enamorado últimamente apelando a una lección de historia. ‘Outlander’ y su viaje a la Escocia de los rudos guerreros con falda, ‘The Crown’ y su retrato de la cara menos conocida de la monarquía por excelencia, ‘Vikings’ y el heroísmo más sangriento… O alguna historia menos bélica, como las divertidas peripecias intertemporales de ‘El Ministerio del Tiempo’ o la intriga de ‘Las chicas del cable’ y cómo pusieron los cimientos las telecomunicaciones en España desde el anonimato.

Las bambalinas del poder

Puede que la gente quiera saber más sobre los que mueven los hilos a raíz de la crisis global que comenzó en 2008, o tal vez es solo por el morbo de sacar los colores a los que mandan, pero lo cierto es que las series que se cuelan en la trastienda de la política están de moda. A las ya famosas ‘Borgen’ y ‘House of Cards’ se suman la fantástica ‘Scandal’ (de la siempre brillante Shonda Rhimes, creadora de ‘Anatomía de Grey’), la infravalorada ‘Sucesor Designado’ (que nos devolvió a Kiefer Sutherland en un papel que nada tiene que envidiar al inolvidable Jack Bauer) o la humorística ‘Veep’, que se lleva las conspiraciones políticas al terreno de la ‘sitcom’ con un acierto merecedor de toda una colección de premios Emmy.

Espías, detectives y superagentes

A medio camino entre el ‘thriller’ político y el espionaje se encuentra ‘Homeland’, una de las más populares de este clásico género que se ha reinventado en los últimos años gracias a series como ‘The Americans’ (una pareja de agentes soviéticos haciéndose pasar por yanquis de pro, con mucho éxito y más disfraces que Mortadelo), ‘The Blacklist’ (la vuelta de tuerca más refrescante al típico ‘caso de la semana’ de este tipo de series), ‘True Detective’ y ‘Mindhunter’ (con el tono más crudo de HBO), ‘Broadchurch’ (la propuesta británica, con el infalible David Tennant al frente del reparto) o ‘Blindspot’ (la más clásica, aunque con un toque tecnológico que recuerda a obras maestras como ‘Person of Interest’).

Y si lo tuyo no son los detectives de toda la vida, versiones más rocambolescas como las de ‘Limitless’ (un superagente gracias a una droga experimental) o ‘Deception’ (un mago que resuelve casos gracias a sus trucos) serán las que se sumen a tus favoritas. ¿Prefieres algo más realista? Vale, entonces eres de los de ‘Narcos’ y ‘Fariña’, su homenaje gallego. ¡Las hay para todos los gustos!

Hombres de leyes (¡y sobre todo mujeres!)

Los fans de Ally McBeal dirán que los profesionales de la ley llevan protagonizando series desde que la tele es tele, pero lo cierto es que en los últimos años son muchas las producciones de éxito que le han dado un giro original al género. No podemos dejar de mencionar a la ya terminada ‘The Good Wife’, que probablemente fue la responsable de recuperar el interés del público. No obstante, los pretenciosos defensores de los acaudalados de ‘Suits’, la truculenta riada de conspiraciones de ‘Cómo defender a un asesino’ (otra obra maestra de la factoría Shonda Rhimes) o las desventuras del bueno de Jimmy McGill en ‘Better Call Saul’, la precuela de la inolvidable ‘Breaking Bad’, son algunas de las que han puesto de moda otra vez las series de abogados.


Superhéroes de paisano

Si en el cine copan la lista de taquillazos año tras año, los superhéroes y superheroínas no podían pasar desapercibidos por la pequeña pantalla. Tanto la factoría DC con ‘The Flash’, ‘Arrow’, ‘Supergirl’, ‘Gotham’ o ‘Legends of Tomorrow’, como Marvel y su bendita alianza con Netflix que nos ha dejado joyas como ‘Jessica Jones’, ‘Daredevil’, ‘Luke Cage’ o ‘The Defenders’ (y sí, también ‘Iron Fist’ y ‘The Punisher’) han llevado el género a un nuevo nivel. Lejos quedan los tiempos en que los superhéroes solo pasaban por la televisión en forma de dibujos animados o con versiones más bien descafeinadas de los clásicos ‘Batman’, ‘Spiderman’ y ‘Superman’. Ahora son humanos, tienen problemas y sus tramas no tienen nada que envidiar a las del resto de temáticas de moda.

Zombis, vampiros y otras criaturas de la noche

Sin duda ‘The Walking Dead’ y su aventura en paralelo, ‘Fear the Walking Dead’, son las reinas del género cercano al terror en el que criaturas propias de los cuentos de Halloween son protagonistas. No obstante, a los zombis se han sumado con éxito los chupasangres (‘The Vampire Diaries’), los hombres lobo (‘Teen Wolf’), el mismísimo diablo (‘Lucifer’) e incluso los repartos corales de seres fantásticos con inclinaciones nocturnas (‘The Originals’, ‘Penny Dreadful’ o la interminable, pero querida por muchos, ‘Supernatural’).

Historias imposibles

La ciencia ficción es otro género que poco se había prodigado por la televisión (al menos con éxito) desde los tiempos de ‘Expediente X’, ‘V’, ‘Star Trek’, ‘Battlestar Galactica’, el mítico ‘Doctor Who’ (que ahí sigue dando guerra) o ‘Twin Peaks’ (que regresó el año pasado), salvando excepciones más que honrosas como ‘Perdidos’. Sin embargo, parece que la pequeña pantalla ha vuelto a dar la bienvenida a las historias que traspasan los límites de lo real con éxitos como ‘Stranger Things’, ‘The Leftovers’, ‘Orphan Black’, ‘Legion’, ‘The OA’, ‘The Man in the High Castle’, ‘Misfits’ (que también podríamos haber considerado una serie de superhéroes, aunque sin duda de lo más peculiar) o incluso ‘Sense 8’ (que fue, para muchos injustamente, cancelada). No obstante, el apartado de la ciencia ficción que de verdad ha visto un auge sin precedentes en los últimos años es el que tiene que ver con los avances tecnológicos y sus repercusiones más temibles…

El futuro menos deseable

Los miedos que en la vida real acompañan al progreso de la inteligencia artificial, las armas autónomas, las técnicas de ‘hacking’ o la privacidad en vías de extinción se han visto reflejados en auténticas obras maestras como ‘Westworld’ (jamás se contó mejor la vieja historia del alzamiento robótico), ‘Altered Carbon’ (el más brillante vaticinio de los contras de la inmortalidad), ‘The Handmaid’s Tale’ o ‘El cuento de la criada’ (el futuro nunca fue tan parecido a lo peor del pasado), ‘Mr. Robot’ (el retrato más realista y descarnado de la internet oscura y sus sombríos moradores), ‘The 100’ (quién hubiera dicho que una serie para ‘millennials’ podía llegar tan lejos) o la imprescindible ‘Black Mirror’, quizá la que mejor representa con sus terroríficas y verosímiles historias esta tendencia a mirar hacia el mañana con recelo.



No hay comentarios.: