Los juguetes eróticos mas caros y exclusivos

La juguetería erótica se ha sofisticado. Ya no se trata de crear «penes de goma», sino objetos de diseño que puedan resultar no solo prácticos, sino también atractivos a la vista. Tanto que incluso se llegan a convertir en objetos de coleccionista.

Con esa idea, la de tener un objeto exclusivo y no solo un vibrador para desfogarse en un momento dado, las marcas han creado algunos diseños que solo son accesibles para los bolsillos más afortunados.

El vibrador del millón de dólares


Ya en 2010 la revista Forbes se hacía eco de la idea del joyero australiano Colin Burn, que pretendía crear el vibrador más caro del mundo. Nada más y nada menos que un dildo valorado en un millón de dólares.

Se trata del Pearl Royale y sus creadores lo definen como «un lujoso vibrador en platino, adornado con más de 1.000 diamantes blancos, auténticos zafiros azules, brillantes perlas del mar del Sur de China y los mejores diamantes de color rosa del planeta».

Por aquello de aprovechar la inversión realizada, la pieza que controla el vibrador es extraíble y puede ser insertada en un collar.

Colin Brun anunciaba en su página web que a finales de este 2018 presentará su nueva colección El arte del consolador, en la que se conocerá una serie de piezas únicas elaboradas en oro o plata, con variedad de piedras preciosas, perlas y diamantes. En esta misma colección se podrá observar con detalle el Pearl Royale como pieza central.

Un anillo para el pene un tanto excesivo

No todos los juguetes eróticos están pensados para la mujer ni exclusivamente para la penetración. Es el caso de los anillos para el pene, cuya versión más exclusiva es sin duda el JCobra Ring by Velv’or, que según su página web está valorado en 110.000 euros.

Se trata de un anillo para el pene realizado en oro, doblado ergonómicamente con la forma de una cobra, que se fabrica de forma individual y por encargo. El objetivo del mismo, según sus creadores, es ser tan versátil como un regalo exclusivo para la noche de bodas o una herramienta perfecta para estimular el perineo y masajear el primer chakra.

Es posible escoger el grado de exclusividad del regalito: tener simplemente el anillo –con la cobra en oro liso– o adornarlo con un diamante, perla o piedras preciosas en la boca del reptil.

Bañados en oro

Si bien estos son algunos de los juguetes diseñados por joyeros, que casi sirven más de exposición que de compañero de cama, las marcas de juguetería erótica más conocidas también cuentan con sus diseños exclusivos. Entre ellos destaca el vibrador INEZ, de la marca LELO.

Tal y como lo describen en la web, se trata de «una pieza de artesanía hecha por encargo, en acero inoxidable o bañada en oro de 24 quilates». Su valor es de 12.000 euros si se escoge la versión en oro, pero existe también otra algo más económica en plata por 5.900 euros.

No es esta la única pieza exclusiva bañada en oro que ofrece LELO. Precisamente con motivo de su 15 aniversario, la marca de juguetería erótica sueca ha lanzado una edición especial de un maletín fetichista que contiene 12 juguetes exclusivos que no pueden comprarse por separado: látigos, esposas, dildos anales, vaginales, bolas chinas, antifaces, plumas, etc.

Hay dos ediciones diferentes de este maletín aniversario: una disponible en zinc negro y otra rosa, con baño de oro rosa de 18 quilates. De la colección negra se han realizado un total de 800 maletines que se venden por 2.000 euros, mientras que de la colección rosa, más exclusiva, solo se han realizado 200 ejemplares, con un precio de 10.000 euros.

Placer esférico

Betony Vernon se define a sí misma como «diseñadora, antropóloga sexual y autora estadounidense radicada en París», aunque sobre todo es conocida por fabricar joyería erótica.

En su amplia colección, en la que puede encontrarse multitud de joyería de diseño enfocada al mundo BDSM, destaca su línea de «esferas sensuales». En la misma, llaman la atención sus «anillos de masaje doble esfera», diseñados para «acariciar cualquier área del cuerpo que responda al contacto erótico», y que en su versión en oro se puede comprar por 6.710 euros. Otra posibilidad es optar por un anillo de masaje en cadena realizado con perlas por 4.370 euros.


Por su puesto, en este placer esférico no podían faltar unas bolas de Geisha, también conocidas como bolas de Ben Wa, que pueden adquirirse en plata de ley de 925 por 835 euros en su tamaño pequeño con un diámetro de 22 mm o en oro de 18 quilates en su tamaño más grande, con un diámetro de 30mm, por 3.330 euros.



Comentarios