miércoles, 8 de agosto de 2018

11 escenas lacrimógenas de la historia del cine

La despedida, ese punto final se ha convertido en una parte esencial de la película, aquella que el público debe recordar para siempre. Desde puestas de sol con solemnes bandas sonoras a adioses silenciosos llenos de miradas intensas. Al igual que hay inicios completamente sorprendentes, hay deselances que dejan sin aliento.

«Lo que el viento se llevó»

La escena: La imagen mítica de Escarlata O'Hara perdiendo al amor de su vida, Rhett Butler. Se trata del momento que Clark Gable dice la famosa frase, «francamente, querida, me importa un bledo».

Por qué es importante: Sin duda, la manera en que se despide Rhett es uno de los adioses más amargos que se han visto en el cine. Él amaba profundamente a Escarlata pero que había renunciado a ella por su forma de ser, provocando que ya no le importará nada el destino de ella. Una de las más tristes escenas de ruptura de una pareja.


«La lista de Schindler»

La escena: Oskar Schindler (Liam Neeson) se despide los judíos a los que salvó de una muerte segura durante la madrugada en que se anuncia que la guerra ha acabado y que él se ha convertido en un prófugo de la justicia. Una escena en la que Schindler se derrumba, culpable por no haber hecho algo más.

Por qué es importante: Por la sensación de culpa que tiene Schindler en ese momento. Sí, cierto que salvó a muchísimos judíos, pero él siente que pudo haber hecho más, algo que cargó durante el resto de sus días. Un adiós solemne que invita a la esperanza por todas aquellas vidas que sí salvó.

«Lost in translation»

La escena: En medio de Tokio, Bob (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson) se abrazan, sabiendo que se dicen adiós.

Por qué es importante: Realmente está en el espectador decidir si es un adiós definitivo o, por el contrario, se trata de un hasta luego. En ese sentido, a Sofia Coppola no le importaba cerrar realmente la trama, como la propia vida, que cuando uno dice adiós no sabe si será para siempre.

«Antes del amanecer»

La escena: También en una estación de tren, una pareja recién formada por dos amantes que se desean con locura, y vidas diferentes que les esperan, pero por separado.

Por qué es importante: La despedida es un hasta luego, el inicio de algo. No todos los adioses conllevan un final, sino que se trata de una invitación a una continuación.

«Dogville»

La escena: Tras la masacre del pueblo, Grace y Tom se quedan a solas rodeados por los gángsters. Ella, fríamente, le despide en el mismo momento que le pega un tiro en la sien.

Por qué es importante: La frialdad en el tono de despedida es la culminación de la degeneración de la humanidad del pueblo, convirtiendo a Grave en una esclava. Tom fue el único que no actuó contra ella y ahí está su culpa. De hecho, con esta despedida Lars von Trier muestra su crítica más feroz hacia la sociedad pusilánime que, en aparente neutralidad, se queda de brazos cruzados.

«Casablanca»

La escena: Rick Blaine deja que su amor, Ilsa, huya con su marido a Lisboa para así llegar a los Estados Unidos. La mujer, finalmente, no se queda con su amante y Rick (Humphrey Bogart) le dice que si se queda, se arrepentirá: «Tal vez no hoy. Tal vez no mañana, pero pronto y para el resto de tus días».

Por qué es tan importante: Rick es un hombre con el corazón roto pero con orgullo y es ese orgullo lo que permita que todo acabe como debe terminar. Él descubre un mayor propósito en la vida e Ilsa cierra una cuenta pendiente con el pasado. De hecho, su despedida es una de las mejores maneras de cerrar una herida del pasado que se hayan visto en el cine.

«E. T., el extraterrestre»

La escena: Cuando el extraterrestre se despide de Elliott, el pequeño que hizo lo posible para cuidar de él, para volver con los suyos.

Por qué es tan importante: Una de las escenas más recordadas del cine familiar de los años 80. La frase que le dije E.T. al niño («Voy a estar aquí») señalando a la cabeza y no al corazón es una de las despedidas mejor hechas en el cine. El señalar a la mente y no al corazón es de lo más acertado, puesto que es el cerebro el que se encarga de almacenar los recuerdos en la memoria.

«Manhattan»

La escena: Cuando Isaac despide a Tracy en el aeropuerto. Ella solo se va seis meses pero lo que ha pasado durante la película hace que ese adiós sea muy decisivo para ambos.

Por qué es importante: Porque deja una de las grandes frases escritas por Woody Allen. Cuando él le comenta que no tiene por qué irse, ella le responde que ya se han hecho los planes y que «no todo el mundo se corrompe», para luego decir: «Debes tener un poco de fe en las personas». Él sonríe ligeramente y ese momento la despedida se convierte en la mejor manera de cerrar una de las cintas más celebradas del realizador neoyorquino.

«Harold y Maude»

La escena: La anciana Maude muere delante de su joven amigo, Harold, mientras le da uno de los mejores consejos en esta vida, el seguir hacia delante.

Por qué es importante: Harold está obsesionado con la muerte, con lo cual, cuando conoce a la septuagenaria Maude aprende a que existen cosas mucho más importantes que la muerte, el amor. La escena es desgarradora y provoca que esta ácida comedia satírica tenga una de las despedidas más recordadas que se hayan visto en el cine.

«Despedidas»

La escena: Un grupo de mujeres da un beso de despedida en la cara de un hombre fallecido durante su funeral, dejando al difunto lleno de restos de lápiz de labios.

Por qué es importante: Tras darles muchos besos, las mujeres empiezan a reírse. Una escena, aparentemente banal, es una de las más emotivas que ha visto el cine. Se trata de un momento amable y agridulce, en esa risa nerviosa se puede apreciar el dolor al ver marchar a su ser querido. Una escena emotiva y alejada de las despedidas triunfales de producciones de Hollywood.

«Bambi»

La muerte de la madre de Bambi es una de las escenas más tristes de Disney. La cinta estrenada en 1942 se transformó en un clásico, aunque no a todos los pequeños se les permitió verla por su cruda historia.

"Bambi" narraba la vida del pequeño cervatillo que debe hacer frente a una nueva vida tras perder a su madre. Este trágico momento en el que él sigue corriendo con su madre detrás mientras juntos huyen de un enemigo ha marcado a muchos, pero por suerte en el cine no emitieron la escena de la muerte de la madre.

«El Rey León»

Posiblemente, la muerte de Mufasa en "El rey león" es solo comparable a la muerte de la madre de la madre de "Bambi". De hecho, esa escena fue considerada como "inapropiada" y casi se queda afuera de la película.

Así lo contó a Entertainment Weekly el co-director de la cinta, Rob Minkoff, asegurando que junto a su compañero Roger Allers pensaron que sería un problema para los más pequeños de su audiencia.

"Hubo una discusión en el estudio porque la gente consideraba inapropiado que Simba se acercase al cuerpo sin vida de Mufasa. Yo estaba convencido de que debía ser perturbador para ser efectivo. Había algo muy crudo e intenso en que Simba se recostase junto a su padre muerto", comentó el realizador.

La nueva versión de acción-real de "El rey león" se estrena el 19 de julio de 2019 en Estados Unidos y cuenta en su reparto con Donald Glover ("Atlanta") y Beyoncé, entre otros.





No hay comentarios.: