A las inglesas les encanta lucir sombreros un tanto...¿ridículos?

Como cada año, el hipódromo situado en el condado de Berkshire, escenario de la carrera de caballos denominada Royal Ascot,  se convierte en la pasarela perfecta para admirar los sombreros más elegantes y vistosos pero también los más curiosos y extravagantes.

Sombreros con flores, pamelas esculturales y tocados con líneas sinuosas inundan este evento social presidido por la familia real británica que cada temporada se convierte en una de las citas con más estilo del verano.

























Comentarios