jueves, 9 de agosto de 2018

Reales o ficticios: Gatos de fama mundial

Son peludos, tienen cuatro patas y, según les pillemos el día, pueden mostrarnos su cara más divertida, gruñona o irónica. Hablamos de gatos de ficción. Ya sea en el cine, la televisión, el cómic o la literatura, los felinos han demostrado que pueden ser protagonistas o auténticos robaescenas que atraen más miradas que los actores con un papel principal. Otros conquistarán internet y los que se alojan en las casas de cada uno también son encantadores, pero estos han llegado a un territorio sin igual: la fama mundial.

Garfield


Huraño, perezoso y amante de la lasaña. No hace falta decir más del quizá gato más famoso de las tiras cómicas. Bueno, sí: que odia los lunes. Garfield, el gato naranja creado por Jim Davis, cumplió 40 años el pasado 19 de junio. Sus fans seguro que recuerdan sus piques con Jon, su dueño, o con Odie, el perro de larga lengua con el que le toca compartir casa. Ya que no es de actividad muy frenética, también pasa su tiempo esperando la siguiente comida y fastidiando a las arañas. No es el mejor modelo de conducta, pero nos reímos con él en la que es la tira cómica más vendida en el mundo, con 2.500 periódicos y publicaciones que la incluyen en sus números.

Hello Kitty

Una gata más amable y más hiperactiva que Garfield (hiperactiva porque está en llaveros, peluches, carpetas…) es Hello Kitty. Diseñada por la japonesa Yuko Shimizu, desde 1974 ha decorado la vida de millones de personas en todo el planeta. Su ‘boom’ llegó a finales de los 90, cuando Mariah Carey y otras ‘celebrities’ empezaron a mostrar en público sus productos. Su popularidad es tal que en 2008 protagonizó una colección de moda de Dior, un hito más en su larga cadena de miles de productos franquiciados. ¿Alguien da más?

Salem

Un gato de carne y hueso, aunque pasado por la magia de los efectos especiales. Salem es el gato de Zelda y Hilda, las tías de la protagonista de ‘Sabrina, cosas de brujas’. En realidad, es un mago condenado a vivir en el cuerpo de un minino negro después de que se conocieran sus planes para dominar el mundo. Eso no le impide ayudar a Sabrina en sus aventuras y desventuras diarias y a dar su opinión sobre todo lo que pase en su casa. Los telespectadores españoles lo recordarán por su particular doblaje, que añadía elementos de la cultura popular del país y que se recopilan, con los de otros personajes, en una cuenta de Twitter.

Orangey

Si Salem es uno de los gatos de carne y hueso más queridos de la historia de la televisión, en el celuloide ese puesto se lo queda Orangey, el gato de Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’. Curiosamente, este personaje no tenía nombre en la película, sino que Orangey (algo así como ‘naranjita’) es su nombre real. También participó en otras películas, como ‘Rhubarb’, sobre un minino que hereda una millonada. Por este papel y por el de la adaptación de la novela de Truman Capote, recibió sendos premios Patsy, los Óscar de las mejores interpretaciones animales. Seguro que la escena en la que Hepburn se abraza a él bajo la lluvia ha hecho saltar más de un “oh” en las salas.

Jonesy

Si Orangey se tuviera que disputar con alguien ese primer puesto de gatos cinematográficacos de carne y hueso, ese sería con Jonesy, el gato de la teniente Ripley en ‘Alien’. El xenomorfo hacía de las suyas entre la tripulación de la nave, y al pobre del gato le tocó asistir a incidentes un poco desagradables. Por fortuna, él tuvo un mejor destino que el de muchos viajeros espaciales. Pero, ¿por qué un gato iba en la nave ‘Nostromo’? Por la tradición que ha existido durante siglos de llevar a estos animales en las embarcaciones, para que aniquilen roedores o cualquier otra plaga.

El Gato con Botas


El Gato con Botas es uno de los personajes principales de las películas de Shrek.

Es un gato que lucha como un mosquetero, aunque lo que más se caracteriza de él son sus botas, que es lo que le dan nombre. Nació en España. Poniendo una cara triste puede conseguir todo lo que quiere, haciendo que los demás le vean como un "minino indefenso"

El gato con botas es un cuento popular europeo recopilado en 1500 por Giovanni Francesco Straparola en su novela Las noches agradables, en 1697 por Charles Perrault en su libro Cuentos de mamá ganso como El gato maestro y anteriormente en 1634 por Giambattista Basile como Cagliuso.

Zunar-J-5/9 Doric-4-7

Detrás de este nombre también hay un gato…, pero extraterrestre. Es el protagonista de ‘El gato que vino del espacio’, una película disparatada de 1978 producida por Disney. Su nave aterriza de emergencia en la Tierra y se las tiene que apañar para regresar a su planeta por sus propios medios, sin posibilidad de contactar con sus compañeros. Entre los poderes del particular gato se encuentra su capacidad para comunicarse con los humanos, y así se alía con un científico para intentar regresar a casa. ¿Lo conseguirá?

Félix el gato

Hasta ahora hemos visto gatos de carne y hueso en el cine, pero antes de que todos estos llegaran, mucho antes, uno de animación hizo sus pinitos en el cine mudo. Hablamos de Félix el gato, que con su simpatía y enorme sonrisa comenzó a conquistar a los espectadores en los años 20 del siglo pasado. Tal fue su éxito que de él se derivó una tira cómica y, aunque la llegada de Mickey Mouse y otros personajes sonoros significaron su caída, revivió de sus cenizas gracias a la televisión.

El gato de Cheshire

Todos los gatos que hemos visto hasta ahora han triunfado en el cómic, la televisión, el ‘merchandising’ y el cine. El siguiente también se popularizó en este último medio, pero venía de la literatura. El gato de Cheshire es uno de los surrealistas personajes que Alicia se encontraba en el País de las Maravillas de la novela de Lewis Carroll. Sus preguntas filosóficas desquician a la joven, a la vez que esta se sorprende por cómo desaparece poco a poco, dejando solo su sonrisa flotando en el aire. Como curiosidad, Whoopi Goldberg le prestó su rostro para una película de 1999.

Silvestre

¿Te ha parecido leer el nombre de un lindo gatito? A nosotros también, y vamos a hablar de él. Este gran felino blanco y negro tiene un objetivo principal: hacerse con el canario Piolín, que está tan tranquilo en su jaula. Sin embargo, sus intentos siempre salen mal. Y por si fuera poco que termine magullado con sus trampas, se lleva una buena bronca (o zurra) de la abuelita dueña de ambos. A sus instintos pajarófagos se suman otros propios de su raza: ir a la caza del simpático ratón Speedy Gonzales.

Isidoro

Seguro que con solo leer el nombre te ha venido a la mente la pegadiza canción de la serie homónima de dibujos animados. Curiosamente, esta serie tiene su origen en una tira cómica estadounidense de 1973, en la que el gato gordo y naranja se llamaba Heathcliff. Aunque por su físico pueda recordar a Garfield, son muy diferentes: Isidoro es más activo y le gusta correr aventuras fuera de casa, ocasionando molestias a todos los que se encuentra. ¿Con cuál de los dos te quedarías?

Bola de Nieve

Snowball o Bola de Nieve es el gato negro de la familia Simpson. El original sí era tan blanco como su nombre podría indicar, pero al fallecer este lo sustituyeron por otro de gran parecido pero diferente color. Como curiosidad, ha habido varios felinos negros con el mismo nombre en el hogar más famoso de Springfield. Colega de Ayudante de Santa Claus, no es el único gato de la serie: no podríamos olvidar a Rasca, otro gato negro que protagoniza junto al ratón Pica una serie de dibujos animados de la que Bart y Lisa son forofos.

Meowth

¡Hasta los pokémon tienen gatos! Hablamos de Meowth, que en la serie de televisión forma parte del malvado Team Rocket y que destaca por tener un amuleto en su frente. Los que han jugado al videojuego sabrán a qué se debe este amuleto: su principal ataque es Día de pago, que consiste en tirar monedas para hacer daño al pokémon con el que lucha. En la serie de televisión, además, puede hablar con otras criaturas que no conocen el lenguaje humano. Es un partidazo, desde luego, pero quizá no sea mucho de fiar…

Doraemon

Si famosa es la canción de la serie de Isidoro, atrás no se queda la de Doraemon, el gato japonés por excelencia. Nacido en las páginas del manga nipón, en España lo conocemos más por su serie de dibujos animados. En el bolsillo del gato cósmico cabían todo tipo de fantásticos inventos (entre ellos destacaba el gorrocóptero, quizá el que más usaban) para ayudar al torpón de su amigo Nobita. Y entre aventura y aventura de ambos colegas, el gato tenía tiempo para degustar su comida favorita: los dorayakis. ¡Buen provecho, Doraemon!


Don gato y su pandilla
Top Cat (conocido ampliamente en países de habla hispana como Don Gato y su pandilla) es una serie de dibujos animados para la TV de 30 episodios, ideada y producida por Hanna-Barbera en 1961 y emitida en el horario estelar en la cadena ABC de los Estados Unidos a partir del 27 de septiembre de 1961 hasta el 18 de abril de 1962.

La serie sería emitida pocos años después en el resto de América y España, así como en el Reino Unido, donde el nombre fue cambiado a Boss Cat debido a que existía la marca Top Cat de alimento para gatos.

El personaje principal, Top Cat (Don Gato), es el líder de una pandilla felina callejera de Manhattan: Fancy-Fancy, Spook, Benny the Ball, The Brain y Choo-Choo. Por su parte, el Oficial Charlie Dibble, policía del vecindario, trata infructuosamente de atraparlos y llevarlos a la cárcel.

En 2005 la serie completa fue lanzada al mercado en formato DVD.

Grumpy Cat

Y si hablamos de gatos famosos no podemos olvidar a la más famosa de internet, que también protagonizó una película para televisión. Grumpy Cat, llamada en realidad Tardar Sauce (‘salsa tártara’ en inglés), se hizo famosa allá por 2012, cuando el hermano de su dueña, Tabatha Budesen, subió a Reddit una imagen en la que se ve su cara de pocos amigos (de acuerdo a Bundesen, se debe al enanismo felino). De allí a triunfar en redes sociales hubo un solo paso. Su éxito ha sido tal que incluso ha aparecido en portadas de medios. Además, en su web se puede comprar mucho ‘merchandising’. No solo es la gata más famosa de internet, sino también la que más beneficios da.






Publicar un comentario