viernes, 14 de septiembre de 2018

5 cosas que no tienen sentido en los nuevos iPhone

Los nuevos iPhone Xr, iPhone Xs y iPhone Xs Max. vieron la luz en el día de ayer. Los nuevos terminales de Apple incorporan interesantes novedades, como un sistema de cámara mejorado, mejores pantallas, o el primer procesador de 7 nm en un producto comercial. Sin embargo, hay algunas cosas que siguen sin tener sentido, incluso para una compañía como Apple.

No incluir el adaptador de Lightning a 3,5 mm
 
Como bien recogíamos esta mañana, Apple ha decidido dejar de incluir el adaptador de Lightning a jack de 3,5 mm para los auriculares en la caja de los nuevos iPhone. Esta decisión llega un mes después de que se haya sabido que este accesorio es el producto más vendido de la compañía en Best Buy. Este adaptador vale sólo 10 euros, y a Apple le cuesta muchísimo menos fabricarlo. El hecho de que la compañía decida no incluirlo en unos móviles cuyo precio arranca en 859 euros nos da a entender dos cosas: que para ellos la era del Lightning y del Bluetooth para la música ya se ha establecido, y que les dan igual las preferencias de sus usuarios. Si el adaptador vende tan bien es que los usuarios lo usan y lo necesitan.

No usar el cable USB C a Lightning en el cargador

Lleva ya dos años rumoreándose, pero Apple no se atreve a dar el paso. Desde que decidieran eliminar el conector USB A de los MacBook, los usuarios de la compañía llevan tiempo demandando que la compañía incluya en el portátil o en el móvil un cable USB C a Lightning, y no tener que comprarlo de manera adicional. Apple vende ecosistema, y la cuenta parodia de Jony Ive lo demuestra con cuatro sencillas capturas. En la web, la compañía afirma que “los iPhone funcionan magníficamente con cualquier otro dispositivo de Apple, formando parte de un ecosistema de productos para una experiencia alucinante”. Sin embargo, encontramos que en la caja del móvil se sigue incluyendo el cable Lightning a USB A, lo cual obliga al usuario que quiera conectarlo a un MacBook Pro a comprar un dongle o un cable adicional por separado. Esto tiene un cambio facilísimo: que Apple incluya su cargador con conector USB C a Lightning. De esta manera, el mismo cable sirve para cargar el móvil y para poder conectarlo a sus ordenadores portátiles. Esto nos lleva al siguiente punto.

Que el cargador con carga rápida no venga incluido

 Aunque ya lo hacían con modelos anteriores, es incomprensible que Apple haga sus móviles compatibles con la carga rápida, pero no incluya un cargador de esas características en la caja. Empresas como Samsung o LG lo hacen, pero Apple prefiere venderlo por separado. Y no es que necesiten crear uno nuevo desde cero, sino que ya venden un cargador adicional con USB C de 30 vatios. Sí, ¡con conector USB C!, y por un precio de 59 euros. Por supuesto, el cable USB C a Lightning no viene incluido en esos 59 euros, y es necesario comprarlo por separado por un precio de 25 euros en el caso del más barato de 1 metro, mientras que el de 2 metros cuesta 39 euros
.
Que el móvil más barato cueste 859 euros y no tenga mínimo pantalla Full HD

 El iPhone Xr es ahora el modelo más barato de Apple, y eso es por hacer una serie de sacrificios. Por ejemplo, tenemos una pantalla LCD, que a Apple le sale más barato fabricar. No obstante, también encontramos una sola cámara. La resolución de la pantalla es de 1792 x 828 píxeles, con una densidad de 326 ppi; la misma que tenía el iPhone 8. Por ello, la pantalla se verá igual. La calidad es aceptable (sobre todo con el soporte de Dolby Vision y DCI-P3), pero eso deja muy atrás a Apple frente a la competencia. Un móvil como el LG G7 ThinQ se puede encontrar por 550 euros, y tiene una resolución de 3120 x 1440 píxeles, que arrojan una densidad de 564 ppi; casi el doble de píxeles por algo menos de la mitad de precio. Apple es capaz de hacer pantallas LCD muy buenas, y la del iPhone 8 Plus es una muestra de ello, con una resolución de 1920 x 1080 píxeles, por los 1334 x 750 píxeles del iPhone 8. La pantalla de este último cuesta unos 52 dólares según Statista, por los 110 dólares de la OLED del iPhone X; el componente más caro de ambos móviles. Por ello, una mejora de resolución no le supone un gran aumento de coste, y han querido justificarlo así con este iPhone Xr “barato”, que a cambio cuesta 60 euros menos del precio de salida del iPhone 8 Plus. En cuanto a las cámaras, la del iPhone 8 costaba a nivel de materiales 32,5 dólares, por los 35 dólares del iPhone X. Añadir una segunda cámara no habría costado demasiado, pero esto último al menos sí es entendible; sobre todo teniendo en cuenta que la cámara principal del Xr es la misma que la del Xs y Xs Max. Todo esto no quita que el Xr vaya a ser un éxito de ventas, porque es el que más gente va a comprar con total seguridad por su reducido precio y su gran variedad de colores; y a pesar de que salga un mes más tarde.

Que un móvil valga 1.659 euros

 No sólo no les ha parecido suficiente llegar a vender un MacBook Pro con SSD de 4 TB por un total de casi 8.000 euros, sino que también han disparado el precio de los móviles. El iPhone Xs cuesta lo mismo que el iPhone X en el momento de su salida, añadiendo la posibilidad de comprar la versión de 512 GB. Es la versión con esta capacidad la que se dispara a los 1.659 euros con el iPhone Xs Max. Esto supone justo 400 euros más que la versión de 64 GB, a pesar de que el chip de almacenamiento de 256 GB valía 45 dólares en abril de este año, por lo que el de 512 debería valer unos 70 a lo sumo. El coste de fabricación en 2017 del iPhone 8 fue de 340 dólares por los 370 dólares del iPhone X (sin incluir otros costes como el desarrollo). Este año la diferencia la marcarán principalmente la pantalla, la cámara y el almacenamiento; una diferencia de coste de fabricación de unos 150 dólares para un móvil que cuesta el doble que otro.





Publicar un comentario