miércoles, 31 de octubre de 2018

Cuando el corte de pelo te queda exactamente como habías soñado







Para bien o para mal: Así lucían algunas famosas antes de la cirugía estética

Kylie Jenner

Megan Fox

Jennifer Grey

Kendall Jenner

Iggy Azalea

Pamela Anderson

Khloe Kardashian

Ashlee Simpson

Renee Zellweger

Donatella Versace

Algunos de los mejores disfraces de Halloween







Humor vendido






Halloween, la sangrienta fiesta con matanza, prohibida por las legiones romanas

La noche del 31 de octubre es sinónimo de alegría y diversión para los más pequeños. Sin embargo, el actual Halloween que nos ha llegado de Estados Unidos poco o nada tiene que ver con la fiesta de la que bebe.


Y es que, la misma celebración que hoy lleva a miles de niños a disfrazarse y pedir caramelos puerta a puerta tiene su origen en el Samhain o Samagín, una tradición celta en la que los hechiceros de la antigua Britania (los míticos druidas, tan famosos gracias a la gran pantalla) danzaban alrededor de una fogata con el objetivo de ahuyentar a los malos espíritus y protagonizaban tristes sacrificios humanos para convertirse en una suerte de oráculos.

A pesar de que la finalidad de aquella fiesta era pedir a los dioses que ayudaran a las almas de los fallecidos, las tradiciones que incluía eran tan bárbaras que aquel primitivo Halloween fue prohibido por las legiones romanas cuando estas se asentaron en las islas de forma definitiva, tras las primeras intentonas del mismo Julio César (en el 55 a.C.).

Para ser más concretos, las legiones iniciaron su particular cruzada contra esta fiesta a partir del siglo I d.C., con el emperador Claudio. No obstante, a día de hoy las raíces de la jornada se han difuminado con el paso de los siglos. Y no es para menos, pues sigue siendo un misterio el momento exacto en el que se empezó celebrar.

De hecho, lo que se sabe es que aquel Halloween primigenio tenía como protagonistas a los druidas britanos, los sacerdotes celtas. «El pueblo céltico vivió en el norte de Francia y las islas británicas. Practicaba las artes ocultas y adoraba a la naturaleza, a la que atribuía cualidades animísticas o sobrenaturales», explican los autores John Ankerberg y John Weldon en su libro «Facts on Halloween».

El historiador Henri Hubert, por su parte, afirma en su obra «Los celtas y la civilización céltica» que los miembros de esta civilización se mantenían unidos, precisamente, gracias a estos hechiceros, pues se encargaban de conservar las tradiciones.

Invierno y verano
Como pueblo que basaba una buena parte de su existencia en la naturaleza, los celtas daban gran importancia a los ciclos estacionales. Para ellos, el año se dividía en dos grandes épocas: el invierno y el verano. La primera relacionada íntimamente con la muerte y la segunda con la vida. Para conmemorar el paso de una a otra, celebraban dos fiestas en honor a los respectivos dioses a los que asociaban cada una de ellas. «Los celtas adoraban al dios sol (Belenus) especialmente en Beltane, el primero de mayo. Y adoraban a otro dios, Samagín, el dios de la muerte o de los muertos, el 31 de octubre», determinan los autores en su obra.

El origen del actual Halloween se encuentra, como cabía esperar, en la segunda fiesta, la que se organizaba en honor de la deidad de la muerte. Sin embargo, a día de hoy existe cierta controversia sobre cómo se celebraba el festival de Samagín. La mayor parte de los expertos son partidarios de que el jolgorio se alargaba tres días con sus respectivas noches y que en él se conmemoraba la llegada de la estación de la muerte. «En ella, los campos y los seres vivos dormían a la espera de la próxima primavera», explica la doctora en historia Margarita Barrera Cañellas en su tesis «Halloween, su proyección en la sociedad estadounidense».

La fiesta, que hoy daría la impresión de ser menor, era en realidad una de las más destacadas del año. No en vano los propios druidas consideraban a su civilización y al pueblo britano descendientes del dios de la muerte. Con todo, también podemos encontrar autores partidarios de que Samagín era únicamente el nombre que se le dio a la festividad, y no el de ninguna deidad. «De los 400 nombres de dioses celtas conocidos, el que más se menciona es el de Belenus. Samagín, que es nombre específico del señor de la muerte, es incierto. No obstante, es posible que fuera la principal deidad druídica», explican Ankerberg y Weldon.

Halloween y el 31 de octubre
Más allá de las diferencias sobre sus orígenes, en la prácticas los druidas afirmaban que, en la noche del 31 de octubre (hoy en día Halloween), Samagín convocaba a los muertos para que pasasen «al otro lado». Es decir, para que abandonaran el mundo de los fallecidos y arribaran al de los vivos para encontrarse con sus familiares y amigos. El problema estos espíritus podían llegar al «más acá» de dos formas diferentes atendiendo a si habían sido «buenos» o «malos» durante los últimos meses.

Si el dios consideraba que no habían cumplido con sus deberes, hacía que se reencarnasen en animales tras el ocaso. Por el contrario, aquellos que habían obrado acorde a lo que quería la deidad eran libres de visitar a sus familiares con su forma humana y pasar unas horas en sus antiguos hogares antes de regresar de nuevo al limbo y perderse en el abismo hasta el año siguiente.

Además, la noche del 31 era considerada especialmente esotérica por los druidas. «Creían que el velo existente entre el presente, el pasado y el futuro caía, siendo esta la razón de que se considerase como el momento más propicio para todas las clases de artes mágicas y, en especial, las adivinatorias y de predicción sobre el nuevo año», completa la experta en su tesis. Era, en definitiva, una jornada mágica en el sentido más literal de la palabra en la que el miedo a los muertos se mezclaba con la esperanza de recordar a un familiar que hubiese dejado este mundo.

Rituales
Pero lo más llamativo durante las celebraciones de aquel primitivo Halloween eran los rituales que practicaban los celtas. Uno de los más básicos era apagar todos los fuegos que hubiese encendidos en las casas. Esta medida se llevaba a cabo con dos objetivos diferentes. El primero era evitar que los espíritus errantes (los malvados) entrasen en las viviendas. Y es que, según aquel pueblo, hasta los fantasmas odiaban permanecer en una fría estancia en su única noche sobre la tierra.

El segundo, por su parte, era simbolizar la llegada de la estación más «muerta» y oscura del año. De esta forma, los pueblos celtas se quedaban totalmente a oscuras y solo eran iluminados por una cosa: las hogueras que los druidas encendían en las colinas. Gigantescas piras que rezumaban magia y crueldad.

«Los druidas o clase sacerdotal celta encendían nuevos fuegos centrales en las colinas como símbolo del renacimiento de la naturaleza y de la vida durante la noche de Samhain. En estos nuevos fuegos se quemaban principalmente ramas de roble, árbol sagrado para los celtas, y ofrendas de frutos, animales e incluso seres humanos. Al día siguiente en las cenizas y restos de huesos calcinados los druidas leían el futuro de la comunidad en el nuevo año que comenzaba», completa la doctora en historia en su obra.

Estas fogatas eran encendidas con todo tipo de objetos que los jóvenes reunían en los días previos a la celebración. ¿Cómo lo hacían? Mediante una tradición que se mantiene en la actualidad: pidiendo materiales de casa en casa para la gran hoguera.

Los fuegos eran un elemento central de la celebración, pues se creía que con ellos se lograba espantar a los espíritus malignos que, enfadados por haber sido castigados por el dios de la muerte, se dedicaban a hacer tretas a los vivos. «La gente se ponía grotescas máscaras y danzaba alrededor de la gran fogata pretendiendo que eran perseguidos por los malos espíritus», completan los autores ingleses.

Con todo, las gigantescas fogatas y las máscaras no era lo único que primaba durante esta festividad. Además de todo ello, esta fiesta era considerada un momento propicio para pedir por los espíritus de los fallecidos y para practicar la magia y las artes adivinatorias. Esta última praxis era realizada por los druidas, quienes consideraban que podían averiguar el futuro usando vegetales... o sacrificando seres humanos a los dioses. Una barbaridad que, a día de hoy, ha caído en el olvido durante la noche de Halloween.

Prohibición
La barbarie de Samagín continuó hasta el siglo I d. C., cuando los romanos llegaron hasta Britania de manos de Claudio y sus legiones Augusta, Hispana, Gemina y Valeria Victrix. Después de pisar tierras isleñas, estos «civilizaron» la festividad erradicando los sacrificios humanos. En su lugar, sustituyeron a los condenados por efigies. Posteriormente, y en un intento de romanizar todavía más la celebración, la cambiaron por el festival de Pomona (en honor de la diosa de las manzanas y el otoño). La fiesta aceptada, pero el pueblo jamás olvidó sus creencias.

Con el paso de los años, y usando como vía de entrada la civilización romana, la Iglesia Católica trató de dar una vuelta de tuerca más al festival para acabar definitivamente con las creencias celtas. Así fue como, en el año 610, el Papa Bonifacio IV instauró la fiesta de los «Mártires Cristianos» el 13 de mayo.

«Esta medida no tuvo mucho éxito, por lo que en el siglo VIII d.C. el Papa Gregorio III, implantó la fiesta de los Mártires Cristianosel día 1 de Noviembre, haciéndola coincidir de esta forma con la fecha de la celebración de Samhain, y más adelante, el Papa Gregorio IV amplió esta celebración a todos los santos del panteón cristiano», añade la experta. En esos años fue cuando se cambió el nombre del festival a «All Hallow's Eve», término que derivaría posteriormente en el actual Halloween.





Nueva moda funeraria: Retratos con las cenizas de los muertos

Las cremaciones se imponen a las inhumaciones. Ello ha llevado a las funerarias incrementar los servicios que ofrecen a lo familiares para usar de algún modo las cenizas o los cabellos de sus seres queridos. Lo último en modas funeraria es hacer retratos o un diamante con las cenizas de personas fallecidas.


Uno de los pioneros en España en ofrecer cuadros hechos con cenizas de difuntos -ya sean retrasos o paisajes- es Daniel Yordanov, artista, muralista y cofundador de la empresa Cenizia. Este servicio -que lo realiza desde 2013- tiene un precio que oscila entre los 300 y los 1.800 euros, según el tamaño de la obra. En tres meses desde que se encarga se puede tener el cuadro hecho con las cenizas del difunto.

Aunque la Iglesia Católica prohíbe esparcir las cenizas en tierra, aire o agua, así como hacer joyas con ellas, también hay empresas que ofrecer convertir las cenizas o el cabello de los difuntos en diamantes. Fernando Pouso Pobre, director Territorial sur de la empresa Mémora, explica que se trata de un servicio muy exclusivo que piden entre 6 y 10 familias al año. El coste de un diamante sintético hecho con cenizas de un difunto oscila entre los 420 y los 6.000 euros, según fuentes de la empresa. La fábrica con la que trabaja Mémora está en Carmona y se llama Irisgem Diamond.

Cantidad necesaria de ceniza
Algordanza es otra empresa que también convierte en diamantes las cenizas y cabellos de los difuntos. La empresa trabaja con un laboratorio de Suiza que usa para hacer un diamante sintético 350 gramos de ceniza de un adulto o bien 8 gramos de cabello. El tiempo de entrega es de unas 14 semanas y el coste se acerca a los 5.000 euros.

Pouso afirma que el 72% de los fallecidos son incinerados, un 4% más que hace un año. «Es una tendencia que va en aumento», declara este directivo de Mémora, quien subraya que «casualmente un tercio de los hornos crematorios de España están en Andalucía. ¿Por qué? No lo sabemos con certeza, puede ser debido al desarrollo de los tanatorios en todos los pueblos y ciudades. Salvo en el medio rural y en contadas ocasiones, ya casi nadie vela a los difuntos en sus casas».

En cuestión de ataúdes, la variedad es enorme y las familas pueden elegir entre los más baratos, de 700 euros, y los más caros, de 6.000 euros. Otra de las modas funerarias son los entierros 100% ecológicos. La mayor parte de los ataúdes convencionales emiten una fuerte contaminación en componentes orgánicos volátiles cuando se incineran, procediendo la toxicidad de los barnices que dan el aspecto suntuoso al féretro y de los tejidos sintéticos del acolchado y el uso de maderas contrachapadas que contienen formaldehido.

Por contra, los ataúdes ecológicos son hechos de madera natural -normalmente de chopo, pino o aliso- con certificado ecológico de que los bosques a los que pertenecen son replantados y de que no se ha usado mano de obra infantil en su fabricación; que la madera es de un bosque próximo y maciza.

Los ataúdes ecológicos vienen tapizados sólo con textiles naturales, especialmente, como el algodón, y en su acabado se usan barnices, tapa poros o sellantes de base agua y totalmente exentos de PVC, metales pesados y otros compuestos clorados.

En cuanto a los complementos que algunos clientes piden para despedir a sus seres queridos, los hay que piden servicio de catering en el velatorio a apoyo por parte de psicólogos. No falta quien quiere despedir a sus familiares de un modo original o, a la antigua usanza, con coches tirados por caballos. «En 2017 se puso de moda y tuvimos muchas peticiones para llevar los ataudes hasta el cementerio en coches de caballos», añade.




El día que Salvador Dalí hizo "arte" llenando su Rolls Royce de coliflores

Dalí tenía una serie de cualidades bastante terribles (como su apoyo a Franco o varias acusaciones de violación), y tal vez debieron de resultar incluso más obvias para todo aquel que presenciase esta... cosa que hizo el artista a mediados de los 50 y que el Time describió así: Con su locura mental habitual y con una pintoresca pila de coliflores frescas a su lado, el pintor surrealista español Salvador Dalí llegó a la Universidad de la Sorbona de París en su limusina Rolls-Royce para soltar una sarta de tonterías. Su tema: “Aspectos fenomenológicos del método paranoico crítico”. Unos 2.000 oyentes extáticos pronto estaban compartiendo el Dalirium de Salvador. Dali plantó sus codos en una mesa de conferencias llena de migas de pan, y explicó suavemente: “Toda emoción me llega a través del codo”.

¡Guau! Aquí hay mucho que comentar. Yo, por ejemplo, no siento mucha emoción a través de mis codos, aparte de, no sé, desagrado (?) si los tengo apoyados en una mesa o en algo durante demasiado tiempo. Y los “Aspectos fenomenológicos del método paranoico crítico” es algo que suena... estupendo.

El artículo del Time se interrumpe ahí, pero afortunadamente tenemos un poco más de información sobre qué demonios tramaba Dalí, gracias a un blog llamado Cocktail Cultural Hour: Durante el discurso, Dalí exclamó a los dos mil oyentes en la audiencia: “¡Todo sale del cuerno del rinoceronte! ¡Todo sale de La Encajera de Jan Vermeer! ¡Todo termina en la coliflor!
¿Por qué Dalí estaba tan obsesionado con la coliflor? Según dijo a un periodista unos años más tarde, disfrutaba con su “curva logarítmica”. Claro.

Pero, ¿una limusina Rolls Royce llena de coliflores? Nada más que contar sobre esto, aparte de que al fascista de Dalí le dio por hacerlo aquella vez.




Radula, la planta destinada a ser el nuevo Cannabis

Científicos han encontrado efectos medicinales y recreativos similares a los que produce la marihuana en una planta que solo crece en Japón, Nueva Zelanda y Costa Rica.


Se trata de la Radula perrottetii, una planta de la familia Radulaceae, que contiene una variante del tetrahidrocannabinol (THC), la principal sustancia psicoactiva presente en las plantas del género Cannabis, que se usa en el campo médico para tratar ciertos tipos de dolor, calambres musculares, mareos y pérdida de apetito, según se desprende de un estudio de la Universidad de Berna, Suiza, en colaboración con la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

La sustancia de la radula es el perrottetineno, nombre que le dio el fitoquímico japonés Yoshinori Asakawa, quien estudió la planta en 1994 y que —explica el estudio— "ejerce efectos analgésicos y antiinflamatorios que podrían ser superiores a los del THC".

¿Cómo actúa el perrottetineno de la radula?
La investigación, codirigida por Jürg Gertsch, del Instituto de Bioquímica y Medicina Molecular de la Universidad de Berna, y que estudia por primera vez los efectos farmacológicos de esta sustancia, concluye que tras ser aplicada a animales [ratones, específicamente], "llega al cerebro con mucha facilidad y, una vez allí, activa específicamente los receptores de cannabinoides".

Incluso, tiene "un efecto antiinflamatorio más fuerte en el cerebro que el THC, algo que hace que el perrottetineno sea particularmente interesante cuando se considera su potencial aplicación médica", reza el estudio.

El problema asociado al uso del THC con fines medicinales, la necesidad de aplicarse en pequeñas dosis por su gran potencial, podría ser resuelto con el perrottetineno, dice Andrea Chicca, miembro del personal científico del grupo de Gertsch.

"Esta sustancia natural tiene un efecto psicoactivo más débil y, al mismo tiempo, es capaz de inhibir los procesos inflamatorios en el cerebro", enfatiza.

A diferencia del THC, señala el texto, "el perrottetineno inhibe las prostaglandinas en el cerebro, que son factores que causan inflamación", de tal forma que "tiene un efecto sobre los receptores de cannabinoides que es similar al de los endocannabinoides producidos por nuestro propio cuerpo".

"Es sorprendente que solo dos especies de plantas, separadas por 300 millones de años de evolución, produzcan cannabinoides psicoactivos", sostiene Gertsch, citado en el texto.

En cualquier caso, los investigadores han señalado que se necesitan más estudios, por ejemplo en modelos preclínicos de dolor crónico e inflamatorio, para poder comprobar los beneficios de la radula.







¿El posible bañarse en 90 segundos?

En un contexto de calentamiento global, las ciudades tendrán que resolver cómo sacar el máximo partido del agua disponible. Tras la sequía de 3 años, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, —la peor registrada hasta ahora –– y los cortes en el suministro de este líquido en la Ciudad de México, compartimos algunas recomendaciones implementadas, a principios del año, por la municipalidad de la ciudad africana para el ahorro de este líquido. Te invitamos a fomentarlos y a ser parte del reto: ¿Te puedes bañar en 90 segundos?
  • Bañarse en tiempo récord –– no más de 90 segundos: mojarse, cerrar la llave, enjabonarse, abrir la llave y enjuagarse –– y reciclar el líquido resultante para evacuar la taza del baño. La ducha relámpago no debe emplear más de 15 litros de agua de la ducha, y de preferencia se debe usar esponja de baño para hacer más eficiente la limpieza.
  • Bajar la palanca del baño solo una vez al día o cuando sea estrictamente necesario; dejar ‘reposar’ el ‘concentrado’ y evacuarlo de preferencia con ‘agua gris’, el líquido residual después de bañarse o lavar ropa o manos. Es importante que esta agua no tenga más de 24 horas de recolectada y no usarse para regar plantas. El agua usada para lavar platos o de albercas no es recomendada, pues contiene aceite, grasa y bacterias en gran cantidad.
  • Lavarse las manos con gel antibacterial en vez de usar agua del grifo. Usar toallas húmedas u otros desinfectantes para limpiar el baño.
  • Lavar únicamente la ropa que sea necesaria.
  • Usar vaso o taza para lavarse los dientes o rasurarse, en vez de dejar la llave abierta.
  • Descongelar alimentos en el refrigerador o con ventana abierta, en vez de colocarlos bajo agua corriente.
  • Reparar goteras e instalación de plomería en casa
  • Captar agua de lluvia.




Así serían los rostros femeninos y masculinos ideales

Aunque la belleza es algo que está ligado a consideraciones subjetivas, siempre que se elabora la lista de los hombres y las mujeres más atractivos del mundo, quienes participan en dichas elecciones escogen habitualmente a los mismos personajes.

Basándose en esas votaciones, los miembros dela web británica Men´s Pharmacy, han intentado imaginar como podrían ser los rostros masculinos y femeninos perfectos, según los cánones de belleza actuales.

Y lo que han hecho ha sido combinar las características de los rostros de 50 hombres (entre los que estaban Tom Hardy y David Beckham) y 50 mujeres (entre las que figuraban Gal Gadot y Rihanna), habituales en las listas de los más sexys.

Y el resultado son las dos imágenes que mostramos abajo. 







Quien calla NO otorga

Las personas tenemos la tendencia a prejuzgar como piensan los demás. Y uno de los parámetros en los que nos basamos para hacerlo es el silencio ajeno. Existe un dicho que asegura que “quien calla, otorga”. Y, ahora, un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Haifa, en Israel, demuestra que las personas tendemos a creer que ese dicho se ajusta a la realidad.


Los investigadores realizaron un experimento en el que varias personas estaban en un restaurante. Parte de ellas se quedaban en la mesa discutiendo, mientras las otras se iban al lavabo. Y lo que se comprobó es que quienes participaban en la discusión tendían a creer que aquellos que se habían ausentado estaban de acuerdo con sus opiniones.

Luego, se repitió la prueba, pero haciendo que todas las personas se quedaran en la mesa, aunque una parte de ellas discutían, mientras el resto escuchaba en silencio. Nuevamente, quienes discutían creían que quienes no decían nada estaban de acuerdo con lo que ellos pensaban.

Según los investigadores los resultados revelan que los humanos tenemos una tendencia a creer que quien calla otorga, y que el silencio implica que los otros están de acuerdo con nuestras opiniones. Eso significa que tendemos a ignorar que una persona puede guardar silencio por muchos motivos. Entre ellos, porque tal vez no le apetezca expresar una opinión contraria que pueda provocar un conflicto.





El misterioso y asustador "espectro de Brocken"

Imaginemos una zona boscosa, en plena montaña y rodeada por la niebla. El aspecto ya de por si es fantasmal y amenazante, pero si además le añadimos la visión de una figura alargada, humanoide y rodeada de un semicírculo con forma de arcoíris... la visión puede ser aún más terrorífica.


Sin embargo, no hay nada de paranormal en este fenómeno – el cual resulta ampliamente conocido por los montañeros y alpinistas. Desde Lewis Carroll hasta Charles Dickens, pasando por Thomas Pynchon y otras decenas de autores han reflejado esta rareza en sus obras o memorias. Se trata de un fenómeno óptico que requiere de unas condiciones determinadas para aparecer en las zonas de montaña.

Su descubrimiento

Para poder comprender bien este fenómeno hay que remontarse al año 1780 en las montañas Hartz de Alemania. En esta zona de bosques se encuentra el pico Brocken, el monte más alto de esta sierra con 1.142 metros de altura sobre el nivel del mar. Este sitio siempre ha estado sujeto a leyendas del lugar y fue precisamente allí donde el naturista y biólogo alemán Johann Esaias Silberschlag descubrió lo que hasta entonces la gente del lugar conocía como “el espectro de la montaña”. Este fenómeno le impresionó tanto que, no dejándose llevar por la leyenda popular, decidió investigarlo y bautizarlo con el nombre de la zona donde solía observarse.

La óptica, la clave para comprender el fenómeno

Pero la explicación al espectro de Brocken no es nada complicada. Se produce normalmente en zonas de montaña con niebla y siempre que el sol está detrás de nosotros brillando. La luz del astro rey proyecta la sombra del espectador sobre el banco de niebla que se encuentre por delante. Por la difracción de la luz, alrededor de dicha sombra aparece una especie de aura de color arcoíris al reflejarse la luz solar sobre las gotitas de agua suspendidas y que forman la niebla.

Sin embargo, no solo observaremos formas humanoides ya que también se han avistado con la sombra de un avión o globo aerostático.


Además, en ocasiones si el banco de niebla no es estático y se mueve, puede dar la sensación de que la sombra humana lo hace con ella, intentando hacer creer al espectador que algo sobrenatural lo persigue.