11 lugares de la tierra en peligro de extinción por el calentamiento global

Arrecife de Belice

Según los expertos, en apenas 20 años este espectacular arrecife, en pleno mar Caribe, podría dejar de existir. Es el ecosistema más diverso del mundo, pero también el más vulnerable. Ya en 1998, debido al huracán Mitch, perdió el 50% de las especies, y a fenómenos de este calibre se les suma que la sobrepesca, la contaminación y el calentamiento global están arrasando este arrecife.
Taj Mahal

El Taj Mahal es uno de los monumentos por excelencia de la India, lleva en pie desde el siglo XVII y se le considera una de las siete maravillas del mundo. El número de turistas que recibe al año es descomunal y una de las principales causas de su deterioro. Esta afluencia de gente, sumada a las renovaciones mal hechas y a la contaminación del aire, han deteriorado mucho la fachada. El gobierno y la Unesco plantean cerrarlo para asegurar su conservación, por lo que las visitas a su interior pueden acabarse muy pronto.

Nápoles

Italia y los volcanes tienen una relación truculenta y parece que esto no cambiará. Al igual que pasó con la ciudad de Pompeya, el Vesubio, según los expertos, amenaza seriamente esta localidad del sur del país. Este volcán es uno de los más activos e impredecibles, por lo que Nápoles podría dejar de existir en cualquier momento.

El mar Muerto

Es el punto más bajo de la Tierra, a casi 430 metros por debajo del nivel del mar, y disminuye un metro más cada año. Este lago salino entre Israel, Cisjordania y Jordania, es único y famoso por su alta salinidad. No alberga apenas vida pero bañarse en él es una experiencia única. La reducción de su principal fuente de agua, el río Jordán; su sobreexplotación por los minerales que ofrece y el drenaje de sus aguas para uso humano amenazan seriamente su supervivencia.

Isla de Madagascar

Se la conoce también como isla del tesoro por su impresionante riqueza de flora y fauna. Alberga un 5% de las especies de animales y plantas del planeta, y el 80% del total son endémicas. Por desgracia, la caza furtiva, la expansión de las ciudades, la contaminación y la tala masiva de los árboles está acabando con la esencia de esta isla. Se estima que, de seguir así, en unas cuantas décadas sus bosques habrán quedado arrasados.

Las Vegas

Este “oasis” en pleno desierto de Mojave tiene los días contados si no se solucionan sus problemas de abastecimiento de agua. Parece mentira que el paraíso del despilfarro tenga restricciones, pero el problema hídrico es muy grave. El lago Mead, única reserva hídrica de Las Vegas (creada artificialmente) está secándose. Además de proporcionarle agua a dicha ciudad, también abastece a Arizona, California y el norte de México, por lo que los niveles actuales de consumo de agua de esa zona son insostenibles. Los expertos pronostican que las consecuencias del calentamiento global hacen peligrar a Las Vegas tal y como la conocemos hoy. De hecho, ya se han implementado allí planes de ahorro de agua.

Cumbres del Kilimanjaro

Hasta los 5.895 metros de altitud se eleva esta montaña, la más alta de África. Esta joya de la naturaleza se puede observar desde bien lejos y sirve de contraste entre sus cumbres heladas y el paisaje árido del continente. Esta hermosa vista puede desaparecer en menos de lo que creemos ya que, en las últimas décadas, los estudios realizados han demostrado que se ha perdido el 85% de la nieve acumulada. Si se cumplen las predicciones más catastrofistas, dentro de 15 años las zonas heladas del Kilimanjaro se habrán derretido por completo.

Islas Maldivas

Estas paradisíacas islas pierden año tras año la batalla contra la subida del mar. Según las mediciones, el 80% de las islas que componen este archipiélago (que se estima en unas 2.000) se encuentra por debajo del metro sobre el nivel del océano. Una situación alarmante que de momento sigue sin solución. El calentamiento global sigue haciendo de las suyas, y se estima que, de seguir esta tendencia, en menos de 100 años dejarán de ser habitables.

La Gran Barrera de Coral

El mayor arrecife de coral del mundo, situado en la costa australiana, perdió en menos de tres décadas la mitad de su población. Sin duda es uno de los lugares más bellos del planeta, pero de seguir esta tendencia no quedará ni rastro en pocos años. Las causas de esta devastación fueron, según los expertos, el aumento de las temperaturas, las tormentas tropicales (cada vez más fuertes) y la inclusión de una especie de estrella de mar invasora que se alimenta de coral. Todo esto y más, como la acidificación de los océanos, son los retos que tiene que superar este ecosistema para recuperarse.

Glaciares de la Patagonia

Los glaciares de esta región constituyen una de las mayores capas heladas de la Tierra, pero el aumento de las temperaturas está acelerando su desaparición. Toneladas de hielo se pierden cada año en una de las zonas más impresionantes del planeta. Además de quedarnos sin un paisaje espléndido, la desaparición de los glaciares también ocasionará problemas en el suministro de agua de las regiones cercanas.

Venecia

Es una de las ciudades más románticas del viejo continente y también una de las más amenazadas, además por partida doble. Por un lado, el aumento del nivel del mar acuciado por el incremento de las temperaturas y, por otro, el hundimiento del suelo de unos 2 milímetros por año. La suma da como resultado que esta ciudad italiana se sumerja a un ritmo más rápido del que se creía: unos 4 centímetros cada 20 años. Los geólogos afirman que Venecia desaparecerá en unas décadas de forma inevitable.




Comentarios