Páginas

miércoles, 21 de noviembre de 2018

La hepatitis de las ratas pasa al ser humano, y otras noticias actuales e interesantes

Hong Kong fue el epicentro de la epidemia de gripe aviar que, durante la pasada década, mantuvo en alerta a las autoridades sanitarias de todo el mundo. Y fue también el lugar donde se detectaron más casos de contagio entre humanos.



Y la ciudad asiática vuelve ahora a ser noticia por un tema sanitario, ya que acaba de hacerse oficial el segundo caso de una persona afectada por la llamada hepatitis de las ratas. Se trata de una cepa del virus de la hepatitis E que infecta a estos roedores.

Hasta hace muy poco no había evidencias de que pudiera transmitirse al ser humano. Pero en septiembre se produjo en Hong Kong el primer caso conocido de una persona infectada. Y ahora acaba de anunciarse el segundo.

Los dos pacientes (un hombre y una mujer) eran vecinos del mismo edificio. Y los médicos creen que pudieron haberse contagiado por consumir agua o alimentos contaminados con heces de ratas.

Los síntomas que mostraban eran ictericia (coloración amarilla de la piel), fiebre, vómitos y dolor abdominal.

La primera foto de la tierra tomada desde la Estación Espacial Internacional

La Estación Espacial Internacional caba de cumplir veinte años. Su construcción comenzó en 1998, pero fue el 2 de noviembre del año 2000 cuando comenzó a tener presencia humana. Un mes más tarde, el 3 de diciembre de ese mismo año, los tres tripulantes de la ISS, los astronautas Sergei Krikalev, William Shepherd, y Yuri Gidzenko, tomaron la primera imagen de la Tierra.

Fue hecha con una cámara Electrical Still Camera, y mostraba una enorme masa de nubes sobre nuestro planeta. Desde entonces, la ISS no ha dejado de tomar fotos de nuestro mundo. Cada vez con una mayor y mejor resolución.

Descubren algo insólito en el canto de las ballenas

Los llamados cantos de las ballenas son el conjunto de sonidos que estos cetáceos emiten para comunicarse. Estudios previos ya habían revelado la existencia de “dialectos”entre distintos grupos. Es decir que, cada comunidad de ballenas tienen sus propios “himnos”, por llamarlos de alguna manera.

Pero, ahora, un equipo de la Universidad de Queensland, en Australia, ha descubierto que esos cantos particulares no son permanentes, sino que cambian cada pocos años. Y cada vez se van haciendo más sencillos.

Los investigadores realizaron un estudio con 93 ballenas jorobadas, que duró trece años. Y pudieron comprobar como los cantos de estos animales iban cambiando en intervalos de tres o cuatro años. Esos cambios eran inicialmente introducidos por un miembro del grupo, y asimilados por el resto.

Y esa mutación en el canto se traducía en una reducción de la complejidad del mismo.

El peligro de ser picado por una garrapata famélica
Un estudio revela que es peor ser picado por una hambrienta que por otra recién alimentada.

Las garrapatas están experimentando un resurgir. El número de personas afectadas por las diversas enfermedades por las picaduras de estos ectoparásitos, ha aumentado en todo el mundo. Y, ahora, un nuevo estudio realizado por un equipo de la Universidad de Cincinnati, revela que cuanto más hambrientas están, más temibles son.

Tal y como explican los investigadores, no es sencillo apara las garrapatas encontrar un huésped al que parasitar. Su táctica más habitual para hacerlo, es esperar prendidas de la hierba o de plantas bajas a que pase algún organismo al que adherirse. Afortunadamente, para ellas, su organismo les brinda la capacidad de poder resistir larguísimos periodos de tiempo sin alimentarse, reduciendo su actividad metabólica y el gasto de energía.

Pero, cuando llevan varios meses sin alimentarse, se produce el efecto contrario, y su metabolismo se acelera. Estudios con otras especies ya habían demostrado que los animales hambrientos y famélicos toman más riesgos, atacando a presas más difíciles. Y las garrapatas no son una excepción, tan y como han comprobado los investigadores de Cincinnati.

En el laboratorio, los autores del estudio comprobaron que las garrapatas famélicas se comportaban de manera muy distinta a las recién alimentadas, mostrando un nivel de actividad mucho mayor en la búsqueda de posibles fuentes de alimento.

Pero también descubrieron que se producían cambios importantes en su organismo. Las garrapatas famélicas producían mucha más saliva, la cual tiene un efecto anticoagulante, lo que les permite beber más cantidad de sangre cuando pican a una víctima. Y, a la vez, esa saliva también les sirve para adherirse mejor a los huéspedes a los que parasitan.

Los investigadores explican que, por lo general, las larvas de garrapata infectan a roedores y otros animales que se mueven cerca del suelo. Mientras que las ninfas y los ejemplares adultos suelen tener como objetivo a los mamíferos. Con todo, no es habitual que las garrapatas trepen a los grandes árboles. Así que si encontramos una en nuestra cabeza, lo más probable es que haya llegado hasta allí desde nuestras piernas.

La serie de Netflix que propicia el suicidio entre los jóvenes

En 2019 se estrenará en Netflix, la tercera temporada de la serie Por trece razones, basada en la novela del mismo título publicada en 2007 por Jay Asher. La trama trata sobre el suicidio de Hannah Baker, una estudiante de instituto que deja grabadas varias cintas explicando los motivos (trece) que la llevaron a tomar esa decisión. La serie ha generado preocupación entre los expertos en salud mental sobre su impacto potencialmente negativo en los jóvenes vulnerables.

De acuerdo con un reciente estudio, publicado en Psychiatric Services, una proporción significativa de adolescentes suicidas tratados en un departamento de emergencias psiquiátricas, señaló que ver Por 13 Razones, “había aumentado su riesgo de suicidio”.

“La serie ha sido un fenómeno real, especialmente entre los adolescentes – explica Victor Hong, autor principal, en un comunicado –. Su descripción del suicidio adolescente ha despertado gran preocupación entre los padres, los responsables de salud y los educadores”.

De los 87 jóvenes (entre 13 y 17 años) que participaron en estudio, entre 2017 y 2018, la mitad había visto al menos un episodio y 21 señalaron que contribuyó a aumentar su riesgo de suicidio.

“Nuestro estudio no confirma que la serie está aumentando el riesgo de suicidio – añade Hong –, pero sí confirma que definitivamente debemos preocuparnos por su impacto en los jóvenes vulnerables. Son pocos los que afirman que este tipo de exposición hará que los menores que no están deprimidos se conviertan en suicidas. La preocupación es sobre cómo puede afectar negativamente a los jóvenes que están en el límite”.

El estudio también encontró que la mayoría de los jóvenes encuestados que habían visto Por 13 razones la vieron solos y tenían más probabilidades de discutir sus reacciones con sus compañeros (81%) que con un mayor (35%).

Estas cifras no coinciden con un informe anterior solicitado por Netflix que descubrió que el 71% de los jóvenes hablaban con sus padres de la serie. Hong dice que esto posiblemente indica algunas diferencias en la capacidad o el deseo de los jóvenes con alto riesgo de suicidio de tener tales conversaciones con sus padres.

"Los datos de nuestra muestra – concluye Hong – demostraron que los niños que corrían un alto riesgo de suicidio no se acercaron a los adultos. La mayoría de ellos vieron esta serie solos o hablaron con amigos, pero no con sus padres, maestros o consejeros escolares. Los jóvenes que más apoyo necesitan de adultos, son los que menos se deciden a buscarlo. Es fácil identificarse con el personaje principal. Es una chica adolescente que ha sufrido de violencia sexual, acoso y ansiedad, lo cual, desafortunadamente, afecta a muchos jóvenes”.

Finalmente, los autores agregan que se necesita más investigación para evaluar con precisión cómo el contenido de la serie puede influir en la salud mental y el riesgo de suicidio de sus espectadores. Pero concluyen que allí hay muchas señales para que los padres estemos alertas.








No hay comentarios.: