viernes, 15 de junio de 2018

Claros ejemplos de que las palabras a veces están de mas







A veces tus ojos te engañan







El verdadero significado de "¡que me importa!"







¿Cómo?







Perros lobo, enormes y amigables criaturas


Un perro lobo (también llamado híbrido lobo-perro, lobo híbrido o lubican ) es un híbrido canino que resulta del apareamiento de un lobo gris (diversas subespecies de Canis lupus) y un perro (Canis lupus familiaris). 


En inglés el término "wolfdog" es preferido por la mayoría de los impulsores de estos animales y criadores porque el perro doméstico fue taxonómicamente recategorizado recientemente como una subespecie del lobo gris. 

La Asociación de Médicos Veterinarios estadounidenses y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos se refieren a estos animales como híbridos lobo-perro.


Las organizaciones de rescate animal consideran que un perro lobo es cualquier perro con herencia de lobo dentro de las últimas cinco generaciones, incluyendo a algunas razas establecidas de perros lobo​.


En 1998, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos estimó una población aproximada de 300.000 perros lobo en los Estados Unidos (la más alta de cualquier país del mundo), mientras que otras fuentes indicaban una población quizás tan alta como 500.000

En los híbridos de primera generación, los lobos grises eran frecuentemente cruzados con perros parecidos a lobos (tales como Malamutes de Alaska, huskies siberianos y pastores alemanes) para obtener una apariencia más atractiva para los dueños que deseaban una mascota exótica.​



Las evidencias de perros lobos domesticados en América data de por lo menos 10.000 años,4​ mientras que la evidencia fósil en Europa indica que fueron empleados para la caza del mamut.

Probablemente los peores tatuajes que verás en mucho tiempo





Gente que sabe exactamente lo que NO debe hacer en la cocina







Humor movedizo







La Inteligencia Artificial que hizo 100.000 simulaciones para determinar el ganador del mundial de fútbol 2018

El Mundial de fútbol de Rusia ya está en pleno andamiento. Si en el 2010 se hizo famoso un pulpo llamado Paul por hacer las veces de adivino eligiendo el ganador de la copa, ocho años después el pulpo ha pasado a ser una inteligencia artificial. 


A principios de este año, un grupo de investigadores de Alemania y Bélgica pensó que era mejor dejar que los ordenadores hicieran el trabajo pesado en vez de un animal acuático. Así, el equipo construyó un modelo algorítmico usando una serie de factores tales como la clasificación de la FIFA, población, producto interno bruto (PIB), el número de jugadores que juegan juntos en un solo club, la edad promedio de los futbolistas o cuántas finales de la Liga de Campeones ha ganado cada uno.

Posteriormente, los investigadores emparejaron esta información con la de los corredores de apuestas más grandes, para finalmente realizar una simulación hasta 100.000 veces con las que trató de averiguar y elegir al ganador que más se acercaba estadísticamente.

¿El resultado? Según las simulaciones, será España. Y si no es España, la IA arrojó que los ganadores serían (en orden) Alemania, Brasil, Francia, Bélgica o Argentina. Obviamente, la “predicción” es la palabra clave, y los investigadores no creen que los resultados tengan demasiado peso.

Por supuesto, se trata de una simulación, y en los hechos las cosas pueden funcionar de manera completamente diferente, por lo que tu selección aún puede ser la que resulte vencedora, por lo que esta información debes tomarla como una curiosidad y no como un vaticino certero de lo que ocurrirá.