sábado, 16 de junio de 2018

Enorme y magnífico post con 672 imágenes, divertidas, curiosas y WTF!






El director de cine que hoy le atajó un penal a Messi

En Islandia, una pequeña nación de apenas 300 mil habitantes, casi nadie puede dedicarse de forma exclusiva a una carrera deportiva. Por eso, cuando no está dirigiendo a la selección nacional, Heimir Hallgrímsson, es un dentista más que atiende pacientes en su consultorio odontológico.


En tanto, el arquero islandés, Hannes Halldorsson, quien este sábado se convirtió en el héroe del empate 1 a 1 entre su selección y la poderosa Argentina al atajarle un penal a Lionel Messi, trabaja como director de cine. Uno de sus últimos trabajos es una campaña para Coca-Cola, en la que se muestra la pasión de los islandeses por los deportes, así como las escarpadas y heladas costas de esta inhóspita isla, todo ambientado con el tradicional saludo vikingo.

La publicidad se estrenó el martes 12 en la televisión de Islandia y la punta de lanza de la marca de bebidas para este Mundial 2018. Además de este trabajo, Hallsdorsson filmó avisos para la marca Ikea, y fue responsable de la dirección del video oficial de la participación de su país en el concurso televisivo de canto Eurovisión.

Halldorsson reconoció al término del partido que había estudiado la forma en la que Messi pateaba penales. "Hice mis deberes. Esta era una situación que sabía que podía ocurrir. Pasó, hice mis deberes, vi un montón de penales de Messi, intenté entrar en su mente para intentar adivinar lo que yo podría hacer y afortunadamente tuve suerte", dijo el arquero de Islandia, que sumó un punto en el debut del país en un Mundial.

Halldorsson también se mostró feliz por haber podido protagonizar una acción tan decisiva ante el astro argentino.

"Enfrentarse al mejor jugador del mundo y en un penal, es un gran momento, es un sueño hecho realidad sobre todo porque nos ayudó a conseguir un buen punto que espero nos ayude a clasificar", añadió.




Estos padres son verdaderos profesionales







Bellas chicas de los sitios de citas Rusos







Nuestras, siempre divertidas, mascotas







Humor hablador







Sorprendentes anécdotas de los astronautas tras sus viajes espaciales

Cuando vuelves de un largo viaje siempre tienes decenas de anécdotas que contar: hoteles desastrosos, restaurantes excelentes, joyas escondidas en un callejón… Pero seguro que ninguna de ellas puede superar a las de los astronautas que han vivido en la Estación Espacial Internacional (EEI) o han paseado sin gravedad observando nuestro planeta desde la distancia. Desde limpiarse con paños húmedos hasta deshacerse de la ropa sucia lanzándola al espacio, seguro que sus historias le hacen sombra (y mucho) a las de tu crucero en el Mediterráneo. Ellos las habrán sacado en más de una y más de dos comidas familiares; y ahora nosotros te las contamos.


16 amaneceres al día

Una experiencia al alcance de muy pocos es disfrutar de varios amaneceres al día. La EEI tarda 90 minutos en dar una vuelta al planeta Tierra. Esto permite algo asombroso: observar 16 salidas del Sol a lo largo de una jornada de 24 horas. Los amantes de la contemplación del astro rey tendrán los dientes largos de envidia, pero por fortuna esto se puede observar también desde la Tierra: solo hay que seguir el directo de la NASA que emite desde 4 cámaras que tienen ahí arriba.

Miden más al aterrizar…
Los astronautas pegan un estirón sin necesidad de beber leche. El astronauta Scott Kelly pasó 340 día en la EEI y su hermano gemelo Mark, también astronauta, se quedó mientras en tierra. Al regresar, el primero medía cinco centímetros más. ¿Cómo fue posible? Por la ingravidez, los telómeros (extremos de los cromosomas) del tejido cartilaginoso de la columna vertebral experimentan unas mutaciones que provocan esa mayor altura. Una dieta baja en calorías y un mayor ejercicio físico hicieron el resto.
…pero envejecen más
Eso sí, no todo son ventajas. A la vez, en el espacio se acelera el envejecimiento. De nuevo, por la falta de gravedad, pero también por la presencia de radiactividad. Ese envejecimiento lo sufren esqueleto (los osteocitos, propios del tejido óseo, mueren en gravedad cero), músculos y arterias. Según un estudio realizado en Francia, los huesos de apoyo de las piernas no vuelven a ser los mismos tras uno de estos viajes. Para intentar contrarrestar los efectos de la inactividad se están investigando sustancias naturales, como el resveratrol, que se puedan aplicar para mitigar los efectos.

Aumenta su temperatura corporal

Nosotros podemos tener una incómoda fiebre durante un viaje tras la picadura de un insecto tropical. Ellos también se arriesgan a una calentura espacial, pero por otras razones. Investigadores alemanes comprobaron la temperatura de los astronautas y observaron que tenían una un grado superior a la habitual de 37 ºC. De nuevo, la dichosa ingravidez tiene la culpa: es muy difícil eliminar el exceso de calor. Por suerte, no es algo repentino, sino que de los 37 a 38 grados subieron a lo largo de más de dos meses y medio.

La oscuridad del espacio, el cesto de la ropa sucia
Allí arriba, la ropa también se ensucia. Pero no hay lavadora, ni servicio de habitaciones ni una bolsa en la que ir echándola para limpiarla al regresar a casa. Así, los astronautas tienen un método bastante peculiar para deshacerse de ella: la tiran al espacio, donde se desintegra. No se puede acumular porque ocupa mucho espacio y huele mal. Como los astronautas suelen pasar allí bastantes meses, su fondo de armario es muy amplio. Sin embargo, la NASA lleva varios años intentando crear ropa que dure más tiempo con componentes microbianos.

Reciclar agua
Muchas personas intentan provocar el mínimo impacto posible al medioambiente en sus viajes: no tiran papeles al suelo, guardan los residuos hasta que encuentran una papelera o contenedor… Los astronautas también cuentan con sus propios trucos de sostenibilidad. Por ejemplo, para obtener agua. La propia NASA lo explica: los viajes tripulados no llevan H2O para una estancia de largo recorrido, así que han de reciclar ese líquido que usan cuando se lavan las manos y se cepillan los dientes. Esto se filtra por un sistema que también recicla la orina y el sudor para obtener agua pura y (ejem) cristalina. Se espera que esta tecnología sirva en un futuro para enfrentar los viajes a Marte.

Una forma peculiar de asearse
Además, lo de usar agua para el aseo personal es otra anécdota digna de contar. La ducha tal y como la conocemos no existe; para limpiarse, se utilizan una especie de paños húmedos con desinfectante. También hay bolsas con agua y una suerte de manguera para lavarse el pelo, como se puede ver en el vídeo superior. Estas bolsas u otras fuentes de agua pueden servir para añadir humedad extra a los paños. Para las manos hay soluciones de jabón y agua en forma de bolas que hay que atrapar para usar.

Almuerzo de comida deshidratada. Y de beber, polvo
La comida de los astronautas es una de las anécdotas más conocidas de lo que pasa en el espacio. Los platos combinados de estadounidenses, rusos y demás familia no tienen comparación a los de un bar de carretera. No tienen agua, para hacer que duren más e incluso que pesen menos, pero conservan la mayor parte de los nutrientes. Eso sí, a la hora de comerlos hay que añadirles ese líquido para darles solidez. Las bebidas están en polvo y se debe añadirles agua para ingerirlas. También hay fruta o dulces de postre.

Perdiendo la vista
Por desgracia, no todas las anécdotas de los astronautas son tan divertidas. Ya lo hemos visto con el envejecimiento, y también sucede con la vista. Durante los viajes espaciales, los globos oculares se estrujan y se aplanan. Al parecer, el responsable es el líquido cefalorraquídeo (LCR), un líquido transparente que ayuda a amortiguar el cerebro y la médula espinal, y que por la falta de gravedad no se distribuye bien y hace presión en la zona del ojo. La situación empeora conforme más tiempo se pase fuera de nuestro planeta. Los científicos están estudiando cómo revertir la situación con fármacos y diversos dispositivos de ayuda a la visión.

Desperdicios para reciclar
A la hora de hacer sus necesidades, los astronautas han de usar una suerte de retrete que utiliza mangueras de succión para la orina y bolsas para las heces, que se colocan en un pequeño inodoro con un agujero de sólo 10 centímetros, algo parecido al platito de una taza de café. Estas bolsas luego se lanzan al espacio. Como con la ropa, no se pueden acumular tantos residuos en las naves, pero tampoco es plan de ensuciar todo el universo. Así, hace unos meses nos enteramos de que la NASA (de nuevo la NASA) quiere que los desechos se conviertan en alimento. Esto se conseguiría con unos microbios que los descomponen en un proceso parecido al de nuestros intestinos y que aportarían nutrientes. En concreto, el alimento obtenido tenía un 52 % de proteínas y un 36 % de grasas.




El misterio de los niños refugiados que entran en coma cuando son expulsados de Suecia

Sucede solo en Suecia y nadie sabe exactamente por qué. Cientos de niños caen en un estado de coma a partir del momento en que sus familias son informadas de que no se les concede el derecho de asilo y deben regresar a sus países. El primer caso se registró en 1998, desde entonces ha ido en aumento y solo entre 2015 y 2016, la Junta Nacional de Salud de Suecia declaró diagnosticadas 169 de estas patologías.


El sistema sanitario sueco ha denominado el fenómeno “histeria epidémica” o “Síndrome de Resignación”. También hay un grupo de investigadores que utiliza la expresión “Síndrome de Blancanieves”. 

Uno de esos psiquiatras, el doctor Karl Sallin, pediatra del Hospital Infantil Astrid Lindgren, que es parte del Hospital de la Universidad Karolinska en Estocolmo, lo explica diciento que estos chicos, casi todos adolescentes, “han estado viviendo historias durísimas, pero protegidos por su psicología infantil, esa maravillosa imaginación de los niños que les permite vivir un poco en sus juegos, fuera de la realidad, pero que al llegar a la adolescencia y tomar realmente conciencia de cuál es su situación y la de su familia, colapsan. Y ese colapso suele coincidir con la grave crisis que se desencadena en las familias en el momento en que son informadas de que se les deniega el derecho de asilo y que van a ser expulsadas de Suecia”

El doctor Sallin utiliza para explicarlo el cuento de Blancanieves, esa princesa que pierde todo lo que era su vida y que al morder esa última manzana envenenada cae en un profundo sueño. En el cuento hay un príncipe azul que la despierta, en Suecia solo algunos han despertado e incluso se dan casos de reincidencia, de recuperación durante unas semanas y después vuelven al letargo.

Es un proceso. Los niños de entrada no padecen ningún problema físico ni neurológico, pero en cuestión de semanas pierden las ganas, se vuelven más apáticos, retraídos, pasivos, incontinentes, tiene que llevar pañal, luego ya inmóviles, mudos, incapaces de comer y beber, y finalmente no despiertan. Reaccionan solo levemente ante los estímulos físicos o el dolor. Sus constantes vitales se mantienen muy leves aunque varían por ejemplo si hay mucha gente en la habitación… pero no se sabe si escuchan lo que se les dice.

Todos los enfermos tienen entre 7 y 19 años de edad, ¿por qué no sufren este síndrome los adultos? Göran Bodegård, director de la unidad psiquiátrica para niños del Hospital universitario Karolinska, la ha analizado desde el punto de vista de la teoría del estrés y cree que los adultos, precisamente por el instinto de proteger a los niños, la responsabilidad de sacar a sus hijos adelante les da fuerza suficiente para no sucumbir, mientras que a edades más tempranas, en las que no se siente esa responsabilidad, en el cerebro prevalece un instinto de protección que pone el cuerpo en letargo, a la espera de que de alguna forma pase el horror. Otra de las conclusiones del estudio de Bodegard es que estos niños internalizan o somatizan los patrones de conducta que se están dando en Suecia. Es decir, que cuanto más han odio hablar del síndrome más propensos parecen a sufrirlo y esto entraña un peligro de efecto dominó que las autoridades suecas no saben cómo enfrentar. El dilema moral al que se enfrenta el sistema sanitario sueco es que, si no se les diera un tratamiento (alimentación por sonda, medicamentos) morirían; pero han comprobado que el hecho de atenderlos y mantenerlos con vida da pie a que aparezcan nuevos casos.

La junta sueca de salud y bienestar ha publicado una guía de 63 páginas para tratar el síndrome en los centros sanitarios locales en la que se aconseja como el tratamiento más efectivo: otorgar permisos de residencia permanente a las familias. A partir de 2017, cuando se empiezaron a publicar noticias sobre estos casos, la enfermedad ha movilizado a gran parte de la población sueca en manifestaciones de protesta porque, pese al creciente número de niños enfermos, las deportaciones seguían llevándose a cabo. Cinco de los siete partidos políticos más importantes del país han pedido amnistía para las víctimas y más de 60.000 ciudadanos suecos han firmado una petición para detener la deportación de los niños enfermos y por tanto sus familias, de manera que el Parlamento sueco se ha visto forzado a permitir que se revise la solicitud de estancia de 30.000 familias.

Es cierto que ha habido casos puntuales de fraude en que adolescentes fingían el síndrome con la esperanza de que se permitiese a sus familias permanecer en Suecia, pero son los menos. Hay que tener en cuenta que se trata de niños que permanecen en coma durante periodos de varios años y fingir tanto tiempo es prácticamente imposible. También ha habido muchos rumores sobre que los padres les dan algún tipo de droga, química, para que caigan en coma, pero igualmente esta hipótesis ha sido descartada por falta de pruebas después de tener a niños en coma monitorizados durante años. Hoy hay un gran consenso sobre la idea de que esta enfermedad demuestra que el trauma de la pérdida, de la exclusión y el hostigamiento social es mucho más feroz en los niños de lo que lo que teóricos y psicoanalistas pudieron nunca prever.






Multa de 7.500 euros por el ruido que hacía con los tacos al caminar.

Una mujer ha sido condenada a pagar 7.500 euros a sus vecinos de abajo en Lisboa por el «ruido ilícito» que hacía con los tacones a horas intempestivas. También han influido los ladridos de su perro, que exasperaban al matrimonio de al lado y lo llevaron a plantarse ante los juzgados.

El caso se remonta a 2014, cuando Mario y María comenzaron a sufrir alteraciones en su tiempo de descanso a causa de los taconazos que daba Natividad a las 6.00 o 7.00 de la mañana.

¿Cómo era posible andar de esa manera y con ese tipo de calzado en esa franja horaria? ¿Era eso normal? Las molestias arrancaron en 2012 y no cesaban con el paso del tiempo.

Pero tal vez lo que más pesó fue el descubrimiento que hizo el marido. Se armó de paciencia una mañana y observó que, cuando la mujer en cuestión salía de casa, lo hacía con zapatos de suela de goma. Lo comprobó repetidas veces y llegó a la conclusión de que todo obedecía a un plan deliberado para perturbar con esos tacones el devenir cotidiano de la pareja.

El suelo de baldosa hacía el resto y el estruendo matutino los sacaba de sus casillas. Además, el calvario no terminaba al salir Natividad de su domicilio, sino que tomaba el relevo su perro ladrando sin parar.

Llamaron a la policía en varias ocasiones y explicaron a los agentes que solo una vecina que busca provocar «daños emocionales» podía desarrollar semejante actitud: levantarse, ponerse los tacones, hacer ruido y después marcharse con otro calzado distinto.

Por su parte, la acusada se defendió argumentando que Mario y María estaban obsesionados con ella. Les achacaba una patológica manía persecutoria… y entonces se vieron las caras ante un magistrado.

El primer envite se saldó con triunfo de la denunciada, quien rebosaba de satisfacción cuando la sentencia contra el matrimonio establecía la obligación de pagarle 6.250 euros.

No obstante, todo dio un giro al formalizarse el recurso. Sí, porque el Tribunal de Apelación de Lisboa ha propiciado una vuelta de campana en el desenlace: anula el dictamen anterior y reconoce que los vecinos de abajo tienen razón en sus quejas, probadas especialmente a través de testigos.

Tanto es así que algunos de los que apoyaron a Mario y María llegaron a declarar que la mujer andaba de manera «ruidosa» y que parecía «una cabra».

Para colmo, la cosa no mejoraba a lo largo del fin de semana, puesto que tomaba el relevo una aspiradora los sábados y domingos temprano. Total: esa pareja conciliaba el sueño durante solo cinco o seis horas diarias, lo que les animó a tomar cartas en el asunto porque su existencia se había convertido en un «infierno».

Los protagonistas del vuelco judicial fueron Tiberio Silva, Farinha Alves y María José Mouro. Sus conclusiones finales no admiten dudas: «Los ruidos innecesarios, que causan perjuicio, son siempre ilícitos, lo que se traduce en un uso anormal del edificio y en un abuso de sus derechos». Además, apuntan que Natividad era plenamente consciente de que sus taconazos interrumpían el descanso habitual de sus vecinos de abajo.





El primer accidente de tráfico mortal de la historia

En la actualidad los coches autónomos de Tesla que se están probando en varias ciudades han ocasionado algo de preocupación por los repetidos accidentes que han sufrido algunos de ellos con muerte de personas.


Ni el vehículo, un Tesla Modelo S, ni su conductor fueron capaces de frenar ante un camión blanco que cruzaba la autopista. El coche circulaba a gran velocidad y quedó empotrado en los bajos del remolque de dicho camión.

Joshua Brown, un estadounidense de 45 años, tiene el dudoso honor de convertirse en la primera víctima mortal de un accidente a bordo de un vehículo eléctrico Tesla que circulaba con el piloto automático (Autopilot) activado. 

Si bien los accidentes, ya sean con coches autónomos o conducidos por cualquiera de nosotros, son lamentablemente cosa de todos los días, algunos mas graves y otros mas leves, no son cosa de ahora, sino que se vienen produciendo desde que se inventaron los automóviles. 


Las primeras víctimas mortales de accidentes de tránsito de la historia
  • Mary Ward, en 1869. El suceso fue tan luctuoso como extraño a los ojos de un conductor moderno. Ward viajaba en un vehículo propulsado por vapor y se cayó en una curva, el coche le pasó por encima y la mató. 
  • En 1896, un automóvil propulsado a gas atropelló a otra mujer, en Londres. 
  • La primera persona en morir en un accidente de coche con motor de combustión fue Henry Linfield, quien falleció la Inglaterra de 1898 tras perder el control del vehículo.


Los curiosos pájaros "con ruedas"

No parece que se trate de un proyecto de un grupo de locos científicos, al menos es lo que parece tras ver lo que hay detrás de este “Frankestein” alado que mezcla biología, ingeniería básica, artes y manualidades, así como un poco de taller de taxidermia.


Se trata de un trabajo de la profesora de Ecología Gail Patricelli, del departamento de Evolución y Ecología de la Universidad de California, quien ha creado estos pájaros sobre ruedas para descubrir más a fondo los rituales de apareamiento y de supervivencia de los urogallos de las artemisas (también conocidos como gallos de salvia): “El principal objetivo es entender cómo funciona su proceso de selección sexual, los rasgos que más les favorecen, incluso las habilidades sociales entre ellos. Podemos usar el robot para formar parte de ‘conversaciones’ entre machos y hembras durante el proceso de cortejo. Queremos ver si ellos, que son más receptivos al robot, tienen el mismo éxito con hembras reales”, apunta Patricelli.

Otro de los objetivos de este pájaro-robot es utilizarlo para provocar comportamientos de cortejo de manera consistente, de forma que se estudie cómo las diferencias en la calidad, por ejemplo, de la dieta y los niveles de perturbación humana afectan a los comportamientos reproductivos. Estos “pájaros androides” forman parte de un largo proyecto de investigación que comenzó en 2003, aunque Patricelli llevaba ya desde los años 90 construyendo este tipo de robots. El trabajo que hay detrás de cada uno de estos animales robotizados es muy duro y puede llevarle semanas: “Se trata de una herramienta muy especializada”.

Patricelli sabe que se trata de un trabajo que puede ayudar a más investigadores, por lo que cuando publiquen los resultados esperan hacer públicos también los planos de construcción de estos robots para que más investigadores puedan hacer uso de ellos.



Los 10 robots mas avanzados de la actualidad

Desde una ponente en la ONU creada con inteligencia artificial a un grupo musical formado por droides. ¿Cómo serán los robots del futuro? Algunos parece que ya están aquí...

Soldados del DARPA

Es la Agencia Norteamericana para el Desarrollo de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa, como ACTUV, el mayor buque de guerra no tripulado del planeta. El Darpa Robotics Challenge se ideó para hacer avanzar la robótica en entornos de difícil acceso y tareas de rescate. La competición reúne a los robots más futuristas del planeta (como el de la foto), peleando por un premio de 3,5 millones de dólares.

La ONU invitó a Sophia

Una inteligencia artificial, representada por la robot Sophia, de Hanson Robotics, se dirigió a la asamblea como ponente en un panel sobre nuevas tecnologías. En la foto, con la vicesecretaria general, Amina J. Mohammed. Desde la ONU se muestra una gran preocupación por cómo la robótica y la IA pueden afectar a la violencia y el desempleo. El desarrollo de armas letales autónomas ha abierto un gran debate acerca de su regulación.

La banda de General Electric

Se llaman Compressorhead, y son un grupo musical de droides que actuó en vivo en Nueva York. General Electric, empresa líder a nivel mundial en energía e infraestructuras tecnológicas, realiza una importante inversión en el desarrollo de la robótica. Además de su uso en inspecciones peligrosas o trabajos de logística, trabaja en el desarrollo de un algoritmo de IA que permitiría ahorrar 200.000 millones de dólares optimizando las redes eléctricas.

Pepper: el humanoide que nació en Japón

Pepper, el primer robot emocional, es una creación de SoftBank Robotics Corp. Pepper les hizo líderes en un mercado nuevo, el de los bots creados para “hacernos felices”. Las máquinas emocionales tipo Pipper se venden ya en todo el mundo. Lo último fue que le dieron trabajo para mostrar las instalaciones del mayor museo de ciencia del mundo, el Smithsonian.

Los pececitos del MIT

El Instituto Tecnólogico de Massachusetts es uno de los centros que realiza investigaciones más diversas en robótica e inteligencia artificial: aplicaciones pedagógicas como Scratch o APP Inventor, implementación de chips de guerra para DARPA como Eyeriss… A medio camino entre ambas, desarrolla robots acuáticos como SoFi, para poder realizar estudios más precisos de la vida submarina.

Tendencia: Comida negra

Pastas, pizzas, hamburguesas, panes, jugos, tragos, postres. La tendencia de la comida negra crece y se instala en las redes sociales como una moda atractiva y original.


Los seguidores de Instagram se habrán percatado del aumento de la etiqueta #blackfood. Es una de las últimas tendencias de los conocidos como ‘foodies’, los amantes de la gastronomía en las redes sociales muestran y comparten sus tendencias con sus seguidores.

Pero el principal ingrediente para lograr el color de estos platos es el carbón activado, que cosecha críticas y elogios. Procedente del carbón vegetal, de la cáscara de coco o del bambú, se somete a altas temperaturas hasta carbonizarse, y las cenizas resultantes se procesan con vapor o aire a temperaturas similares hasta conseguir una estructura microporosa.

Sus detractores señalan, entre otras cosas, que este colorante alimentario no aporta nada en lo nutricional, ni tampoco contribuye a descubrir nuevos sabores o potenciar los ya existentes.

El problema es que captura todas las moléculas que encuentra a su paso, sin distinguir entre las perjudiciales y las que no lo son. Así que al ingerir un helado o un pan negros, el carbono arrastra calcio, potasio y otros nutrientes y los expulsa con el carbón.


Un tema para prestar atención es que consumir esta sustancia podría contrarrestar los efectos de los medicamentos, al absorber parte de la dosis. Por ejemplo, resta efecto a la píldora anticonceptiva si se toma antes de dos o tres horas de haber ingerido carbón activado. Se aconseja en los prospectos de éste que se venden en las farmacias.

En Estados Unidos se empezó a discutir si se debería advertir sobre esos efectos secundarios antes de servir comida o bebida de color negro. Por otro lado, sus defensores, resaltan sus propiedades detox ya que el carbón activado es un preparado farmacéutico que actúa contra la flatulencia.