domingo, 24 de junio de 2018

Maravillosas pinturas en...¡bananas!

Stephan Brusche (@isteef en Instagram) es un artista holandés que hace increíbles diseños en plátanos con un bolígrafo, y luego los publica en su Instagram


En su vasta galería se pueden ver desde figuras del pop como Marilyn Monroe, iconos del cine de Kill Bill, paisajes, escenas de la vida cotidiana y recreaciones de pinturas clásicas.

Los llama " fruitdoodle" , es decir "garabatos de frutas", pero lo que hace con los plátanos son mucho más que dibujos improvisados: son obras reales , tanto que Time escribió que "es un aliento del aire fresco y arte contemporáneo hemos estado esperando ".

Pero no es un artista conocido solo por los iniciados. De hecho, el éxito de Stephan Brusche se debe al hecho de que se presentó inmediatamente al público en general, publicando en Instagram con el nombre de @isteef cada una de las bananas que decora, con una periodicidad meticulosa: una cada dos días.

Entonces se convirtió en una estrella con seguidores, al momento de escribir, de casi 90 mil seguidores.







Mega selección de 664 imágenes WTF!, curiosas o divertidas







Corrigiendo tatuajes...







El verdadero rostro de algunos actores detrás del maquillaje







Humor exigente







10 películas que, por la tecnología, serían diferentes si se filmaran en la actualidad

Hay películas por las que no pasan los años. Nos siguen pareciendo divertidas, románticas o emocionantes. El problema es que, aunque parezca que son eternas, el tiempo, de alguna manera, sí que deja su huella en ellas. ¿A qué nos referimos? A que las tramas de los mismos ‘films’ no tendrían el mismo sentido si se escribieran hoy, con una revolución tecnológica que no hace más que darnos alegrías en forma de ‘gadgets’ y acortando distancias en cuestiones de comunicación. Teléfonos inteligentes, servicios de mensajería e incluso GPS servirían para sacar de apuros a nuestros protagonistas, unos trucos muy fáciles que echarían a perder toda la magia. Recordamos diez de estas películas y por qué hoy no tendrían tanto sentido:

Galería de imágenes para desmemoriados


Por ejemplo, los tatuajes del amnésico Leonard Shelby (Guy Pearce) en ‘Memento’ tendrían menos sentido si hoy tuviera un ‘smartphone’. Le bastaría con uno que dijera algo así como: “Mira el móvil”. En vez de que la piel sufriera, podría registrar sus recuerdos en notas de voz o en imágenes que revisara con comodidad, sin necesidad de un espejo. Incluso, podría subirlas a la nube para revisarlas en cualquier momento. Por facilidades que no quede. Eso sí: primero el bueno de Leonard tendría que acordarse de dónde ha guardado el móvil…

Un buen buscador para encontrarlo

En ‘Algo para recordar’, Annie (Meg Ryan) se interesa al oír a un hombre que llamó al consultorio radiofónico que escucha. Solo tiene tres datos: Sam, arquitecto y Chicago. La película es de 1993, y por aquel entonces no teníamos los potentes buscadores y tecnología de Google o Facebook. Si la película se estrenara hoy, dar con el arquitecto Sam de Chicago sería más fácil: habría encontrado la página web de su estudio, o habría preguntado más información personal sobre él en las redes sociales… 


Consulta mi currículum en LinkedIn

Algo parecido le hubiese pasado a nuestro siguiente protagonista. Estrenada en 1959, ‘Con la muerte en los talones’ comienza cuando el publicista Roger O. Thornhill (Cary Grant) es confundido con un espía de la CIA. Metido en problemas, tendrá que viajar por todo Estados Unidos para huir de quienes desean asesinarlo y para resolver el lío en el que se encuentra. Un argumento muy atractivo… que en el siglo XXI no tendría mucho recorrido. Si esto le pasara en 2018, a Thornhill le bastaría con enseñar su perfil en LinkedIn y su porfolio web para demostrar que es otra persona.

¿Dónde están los niños?

Los que vieron ‘Parque Jurásico’, la primera película de la saga iniciada por Steven Spielberg, y cuya quinta entrega (‘Jurassic World’ dirigida José Antonio Bayona) se acaba de estrenar, quizá recuerden cómo los protagonistas se perdían cada dos por tres para desesperación de sus compañeros de desventuras. Por fortuna, los iban encontrando como por arte de birlibirloque, porque para eso eran los buenos. Pero hoy lo tendrían más fácil si, en vez con un reloj calculadora, todos fueran cargados con un ‘smartwatch’ con GPS o; incluso, y si nos ponemos exquisitos, con un teléfono satélite con geolocalización,por aquello de la tradicional falta de cobertura en las islas desiertas. Eso sí, la intriga y la emoción serían menores.

Siempre nos quedará París… y tu número de teléfono

En ‘Casablanca’, Ilsa (Ingrid Bergman) y Rick (Humphrey Bogart) protagonizan una de las escenas más conocidas de la historia del cine: la despedida de los dos viejos amantes y ese “siempre nos quedará París”, la ciudad en la que ambos vivieron su amor. ¿Se volverían a encontrar algún día? No lo sabemos, pero si la película se hubiera rodado hoy en la despedida se podían haber intercambiado los números de móvil para guasapear y seguir manteniendo el contacto. También cambiaría el “Tócala otra vez Sam”, donde ya no estaría Sam (que abría encontrado otro trabajo en Jobtoday más cerca de casa) y en su lugar habría un altavoz inalámbrico, capaz de resistir todas las canciones en bucle que un Rick emponzoñado de amor quisiera ponerle desde su Spotify.

Las 100 historias mas influyentes en la historia de la humanidad (Post 44.000)

Como dijo la poeta Muriel Rukeyser, "el universo está hecho de historias y no de átomos". Las historias que nos contamos no sólo le dan sentido a nuestra existencia sino que determinan el futuro que creamos, el cual es un reflejo de nuestra memoria y nuestra imaginación. En este espíritu, la BBC ha compilado una lista de las 100 historias más influyentes de la humanidad. No se trata de los mejores libros, novelas, cuentos o poemas, sino historias, ficción y no-ficción. Historias que han influido en otras historias, como una eterna trama en la que el único autor, siguiendo la ida de Valéry, es el Espíritu Universal.

No es entonces extraño encontrarnos las épicas de Homero en los primeros lugares, siendo que el origen de la cultura occidental -al menos de lo que sería la sociedad secular racional- se entrelaza con los grandes poemas homéricos que fueron tan importantes para los filósofos griegos. Llama la atención, sin embargo, que no se incluyan historias bíblicas, ya que más allá de que tengan un carácter religioso y hasta sagrado, son necesariamente también historias. Este mismo criterio no se respeta con la Mahabharata, la gran épica de la India, una colección de historias -comparables a La Ilíada- que, sin embargo, incluye también fragmentos que son considerados como escrituras sagradas. Igualmente es aberrante que este texto -o el Ramayana- no esté entre los primeros lugares, lo cual denota una obviedad: que la lista refleja sobre todo la visión de la civilización occidental y no del mundo de manera integral. El intento de universalidad de la lista no es completamente fallido, ya que al menos recoge historias de 35 países y 33 lenguas distintos. La lista fue reunida por un panel de expertos sondeados por la sección de Cultura de la BBC.

  • 1. La Odisea (Homer, siglo VIII a.C.)
  • 2. Uncle Tom’s Cabin (Harriet Beecher Stowe, 1852)
  • 3. Frankenstein (Mary Shelley, 1818)
  • 4. 1984 (George Orwell, 1949)
  • 5. Things Fall Apart (Chinua Achebe, 1958)
  • 6. Las mil y una noches (varios autores, siglos VIII-XVIII)
  • 7. Don Quijote (Miguel de Cervantes, 1605-1615)
  • 8. Hamlet (William Shakespeare, 1603)
  • 9. Cien años de soledad (Gabriel García Márquez, 1967)
  • 10. La Ilíada (Homero, siglo VIII a.C.)
  • 11. Beloved (Toni Morrison, 1987)
  • 12. La Divina Comedia (Dante Alighieri, 1308-1320)
  • 13. Romeo and Juliet (William Shakespeare, 1597)
  • 14. The Epic of Gilgamesh (autor desconocido, circa XXII-X siglo a. C.)
  • 15. Harry Potter Series (JK Rowling, 1997-2007)
  • 16. The Handmaid's Tale (Margaret Atwood, 1985)
  • 17. Ulysses (James Joyce, 1922)
  • 18. Animal Farm (George Orwell, 1945)
  • 19. Jane Eyre (Charlotte Brontë, 1847)
  • 20. Madame Bovary (Gustave Flaubert, 1856)
  • 21. Romance of the Three Kingdoms (Luo Guanzhong, 1321-1323)
  • 22. Journey to the West (Wu Cheng'en, circa 1592)
  • 23. Crimen y castigo (Fyodor Dostoyevksi, 1866)
  • 24. Pride and Prejudice (Jane Austen, 1813)
  • 25. Water Margin (atribuido a Shi Nai'an, 1589)
  • 26. La guerra y la paz (León Tolstói, 1865-1867)
  • 27. To Kill a Mockingbird (Harper Lee, 1960)
  • 28. Wide Sargasso Sea (Jean Rhys, 1966)
  • 29. Fábulas (Esopo, circa 620-560 a. C.)
  • 30. Cándido (Voltaire, 1759)
  • 31. Medea (Eurípides, 431 BC)
  • 32. Mahabharata (atribuido a Vyasa, siglo IV a. C.)
  • 33. King Lear (William Shakespeare, 1608)
  • 34. The Tale of Genji (Murasaki Shikibu, before 1021)
  • 35. Las penas del joven Werther (Johann Wolfgang von Goethe, 1774)
  • 36. El juicio (Franz Kafka, 1925)
  • 37. En busca del tiempo perdido (Marcel Proust, 1913-1927)
  • 38. Wuthering Heights (Emily Brontë, 1847)
  • 39. Invisible Man (Ralph Ellison, 1952)
  • 40. Moby Dick (Herman Melville, 1851)
  • 41. Their Eyes Were Watching God (Zora Neale Hurston, 1937)
  • 42. Al faro (Virginia Woolf, 1927)
  • 43. The True Story of Ah Q (Lu Xun, 1921-1922)
  • 44. Alicia en el país de las maravillas (Lewis Carroll, 1865)
  • 45. Anna Karenina (León Tolstói, 1873-1877)
  • 46. Heart of Darkness (Joseph Conrad, 1899)
  • 47. Monkey Grip (Helen Garner, 1977)
  • 48. La señora Dalloway (Virginia Woolf, 1925)
  • 49. Edipo Rey (Sófocles, 429 BC)
  • 50. La metamorfosis (Franz Kafka, 1915)
  • 51. Orestíada (Esquilo, siglo V a. C.)
  • 52. La cenicienta (autor y fecha desconocidos)
  • 53. Howl (Allen Ginsberg, 1956)
  • 54. Les Misérables (Víctor Hugo, 1862)
  • 55. Middlemarch (George Eliot, 1871-1872)
  • 56. Pedro Páramo (Juan Rulfo, 1955)
  • 57. The Butterfly Lovers (leyenda popular china, varias versiones)
  • 58. The Canterbury Tales (Geoffrey Chaucer, 1387)
  • 59. The Panchatantra (atribuido a Vishnu Sharma, circa 300 a.C.)
  • 60. The Posthumous Memoirs of Bras Cubas (Joaquim Maria Machado de Assis, 881)
  • 61. The Prime of Miss Jean Brodie (Muriel Spark, 1961)
  • 62. The Ragged-Trousered Philanthropists (Robert Tressell, 1914)
  • 63. Song of Lawino (Okot p'Bitek, 1966)
  • 64. El cuaderno dorado (Doris Lessing, 1962)
  • 65. Midnight's Children (Salman Rushdie, 1981)
  • 66. Nervous Conditions (Tsitsi Dangarembga, 1988)
  • 67. El principito (Antoine de Saint-Exupéry, 1943)
  • 68. El maestro y Margarita (Mikhail Bulgakov, 1967)
  • 69. The Ramayana (atribuido a Valmiki, siglo XI a. C.)
  • 70. Antígona (Sófocles, circa 441 a. C.)
  • 71. Drácula (Bram Stoker, 1897)
  • 72. La mano izquierda de la oscuridad (Ursula K Le Guin, 1969)
  • 73. A Christmas Carol (Charles Dickens, 1843)
  • 74. América (Raúl Otero Reiche, 1980)
  • 75. Before the Law (Franz Kafka, 1915)
  • 76. Children of Gebelawi (Naguib Mahfouz, 1967)
  • 77. Il Canzoniere (Petrarca, 1374)
  • 78. Kebra Nagast (varios autores, 1322)
  • 79. Mujercitas (Louisa May Alcott, 1868-1869)
  • 80. Metamorfosis (Ovidio, 8 d. C.)
  • 81. Omeros (Derek Walcott, 1990)
  • 82. One Day in the Life of Ivan Denisovich (Aleksandr Solzhenitsyn, 1962)
  • 83. Orlando (Virginia Woolf, 1928)
  • 84. Rainbow Serpent (historia popular aborígen australiana, fecha desconocida)
  • 85. Revolutionary Road (Richard Yates, 1961)
  • 86. Robinson Crusoe (Daniel Defoe, 1719)
  • 87. Canto a mí mismo (Walt Whitman, 1855)
  • 88. Las aventuras de Huckleberry Finn (Mark Twain, 1884)
  • 89. Las aventuras de Tom Sawyer (Mark Twain, 1876)
  • 90. El Aleph (Jorge Luis Borges, 1945)
  • 91. The Eloquent Peasant (antigua historia popular egipcia, circa 2000 a. C.)
  • 92. The Emperor's New Clothes (Hans Christian Andersen, 1837)
  • 93. The Jungle (Upton Sinclair, 1906)
  • 94. The Khamriyyat (Abu Nuwas, finales del siglo VIII-inicios del siglo IX)
  • 95. The Radetzky March (Joseph Roth, 1932)
  • 96. El cuervo (Edgar Allan Poe, 1845)
  • 97. Los versos satánicos (Salman Rushdie, 1988)
  • 98. The Secret History (Donna Tartt, 1992)
  • 99. The Snowy Day (Ezra Jack Keats, 1962)
  • 100. Toba Tek Singh (Saadat Hasan Manto, 1955)



Famosas razas de perros hace 100 años y en la actualidad

¿Cómo se veían los mejores amigos del hombre hace cien años? Algunas razas no existían en absoluto. Y algunos eran completamente diferentes de sus representantes modernos. 



Actualmente existe el concepto de “perros de diseño”, es decir prototipos que se han desarrollado genéticamente. Otros, han sido “diseñados” mediante el cruce selectivo de ejemplares, para conservar una u otra característica deseada de la raza. Se trata de una industria floreciente, de la cual los criadores se benefician día a día enormemente.

Sin embargo, esta manipulación genética de las razas caninas acarrea algunos problemas: muchas veces se engendran animales débiles, cuya salud se ve perjudicada, valorando más la belleza y el pedigrí que el bienestar de los perros.
Muchos de los rasgos que los criadores de perros eligen intencionalmente han dado lugar a enfermedades. Mientras ellos sostienen que mediante la manipulación están “mejorando la raza”, en realidad están imponiendo una pesada carga a su salud, condenando a un perro a una vida de sufrimiento en pos de su apariencia.

En esta selección hacemos una comparativa entre algunas razas de perros a principios del siglo XX y su aspecto en la actualidad. 








Todas las culturas muestran estos 3 signos corporales de atracción sexual (y 2 sólo en occidente)

Si en ocasiones la atracción sexual puede ser percibida con cierta impresión “enigmática”, esto se debe en buena medida a que en el ser humano la sexualidad es indisociable de la cultura. A diferencia de otros animales, en nuestra especie la supervivencia y la evolución ocurrieron gracias al desarrollo de recursos derivados de nuestro entendimiento del mundo que poco a poco, conforme los años pasaron y los aprendizajes se acumularon, dieron lugar a esa red un tanto compleja e intrincada de saberes y prácticas que por comodidad llamamos “cultura”. Y ahí también se encuentra la sexualidad.

En ese sentido, la atracción puede ser, en efecto, enigmática. Si bien lo deseable sería que si dos personas se gustan esto simplemente se manifestara con claridad, con frecuencia no ocurre así y la atracción sigue, más bien, caminos sinuosos y acaso también confusos.

Pero, después de todo, la sexualidad ocurre en el cuerpo, y podría decirse que todo lo que ahí se manifiesta es siempre auténtico. Cuando la atracción sexual toma posesión del cuerpo, sus signos son claros.

En parte esa fue la conclusión a la que arribó un equipo de investigadores dirigido por el psicólogo R. Matthew Montoya de la Universidad de Dayton (Ohio, EEUU), el cual examinó la respuesta a la atracción sexual según ocurre en 50 países diferentes, tomando en cuenta la singularidad cultural de cada uno.

De acuerdo con sus observaciones existen al menos tres signos corporales, comunes en todas las culturas analizadas, que indican de manera casi inequívoca cuando una persona se siente atraída por otra. Estos signos son:

  • Hacer contacto visual
  • Sonreír
  • Iniciar una conversación
Por otro lado, los investigadores recabaron información sobre otros dos signos que pueden ser exclusivos únicamente de las culturas occidentales:
  • Asentir repetidamente con la cabeza 
  • Imitar inconscientemente ciertos gestos 
De acuerdo con el equipo, cuando un individuo se siente atraído por otro, surge una tendencia inconsciente de comportamiento que hace a dicha persona querer mostrarse confiable frente a aquella por la cual se sintió atraída.

Por otro lado, en la investigación no se encontró evidencia que sustentara la creencia generalizada de que ciertos gestos (como acomodarse el cabello, levantar las cejas o abrir la postura general) sean también signos de algún tipo de atracción física. Al parecer, estas ideas que se repiten con cierta frecuencia son en realidad falsas.

Cabe mencionar, por otro lado, que en este estudio se descubrió también que dichos gestos no son exclusivos del cortejo sexual, sino que pueden presentarse en otras situaciones en las que una persona se siente cómoda con otra; por ejemplo, cuando se está en compañía de un amigo (a), cuando los padres interactúan con sus hijos, en el trato entre un médico y un paciente, e incluso, entre un vendedor y un cliente.





Los 10 lugares que los ladrones revisan primero en tu casa

Debajo del colchón

Los ladrones se dirigirán primero a la habitación con la mayor cantidad de objetos de valor. “La primera parada siempre será el dormitorio principal“, dice Chris McGoey, presidente de McGoey Security Consulting.

“Ahí guardas tu ropa, tus joyas, tu dinero, tus armas, tus recetas médicas, cualquier cosa de valor”. Esconder cosas debajo del colchón es uno de los trucos más antiguos, así que los ladrones siempre buscarán ahí.

En tu clóset

Un ladrón puede hurgar en tu clóset, bolsillos incluídos, buscando u otros objetos de valor. Si decides guardar objetos valiosos en su armario, déjalos en una caja etiquetada con un nombre aburrido (como “libros de texto universitarios” o “ropa de bebé”) para alejar a los ladrones, sugiere McGoey.

Cajones de la cómoda

Dentro de tu habitación, lo que más anhelan es un joyero en la parte superior de tu cómoda. Incluso aunque no tengas tus joyas a la vista, un ladrón podría buscar entre tus zapatos cualquier caja fuera de lugar que podría llenarse con joyas, relojes y otros objetos de valor, dice Robert Siciliano, analista de seguridad.

En lugar de poner tus pertenencias en una caja, guárdalas en un calcetín, sugiere. Elige un par con un patrón brillante que destaque para ti, pero que no luzca sospechoso para un ladrón.

Caja de seguridad portátil

Es probable que desees guardar tus objetos valiosos ahí, pero no servirá de mucho si no está unida al piso o una pared. “Si está cerrada y bloqueada, implica que adentro hay objetos de valor”, dice McGoey. “Si es pequeña y portátil, se la llevarán”.

Por otro lado, los ladrones generalmente intentan entrar y salir lo más rápido posible. No se molestarán en tratar de encontrar la combinación, así que tu mejor opción es una caja fuerte que no puedan levantar del piso.

Botiquín

Los delincuentes quieren sacar dinero rápido de tus pertenencias, por lo que buscarán en tu botiquín medicamentos controlados que puedan revender. Quizá no te preocupen las aspirinas, pero preocúpate por lo que almacenas cerca.

“No coloques algo de valor cerca de tus medicamentos”, dice Siciliano. Por ejemplo, usar un viejo envase de píldoras como escondite podría convertirlo en un objetivo.