jueves, 9 de agosto de 2018

No, no ganaste 90.000 dólares en un sorteo internacional (Las mentiras de Whatsapp)

Parece un mensaje alentador: usted es el afortunado ganador de 90.000 dólares gracias a un sorteo que se realizó a nivel internacional. Sin embargo no solo no es cierto sino que además es una estafa. 


A través de WhatsApp circula un mensaje en el que se informa a quien lo recibe que la empresa de telefonía "Digicel" realizó un sorteo internacional y millonario con números de WhatsApp y casualmente, todos los que lo reciben son los ganadores.

"¡Para mayor información comuníquese ya al 0050246622234! También nos puede contactar por WhatsApp al 0050246622234", dice el mensaje que tiene como remitente a un número con característica de Guatemala (+502 55 547703).

El Ministerio del Interior de Uruguay informó este jueves a través de un comunicado que tras analizar el mensaje la Sección Delitos Tecnológicos de la Dirección General de Lucha Contra el Crimen Organizado e INTERPOL determinó que se trata de una estafa.

La modalidad consiste en que el usuario, al recibir el mensaje, llame al número indicado desde donde se le piden datos personales "para usarlos con fines ilícitos y si es posible cobrarle algún tipo de comisión o gastos administrativos", expresó el ministerio.

El número de contacto ya tiene tres denuncias asociadas a estafas en Uruguay, mientras que la empresa de telecomunicaciones Digicel tiene cinco.

La estafa solo se efectúa en el caso en que el usuario que recibe el mensaje decide contactarse y acceder a las peticiones de los delincuentes, como por ejemplo otorgar los datos personales solicitados.

Frente a este caso, la Policía sugiere "no contestar ningún mensaje, así como bloquear el número remitente y reportarlo como spam".





Debes mirarlas muy bien...







Cuando no puedes explicarlo y únicamente puedes exclamar: WTF!







No te preocupes, sólo es photoshop (eso espero...)







El artista hiperrealista que pinta de la forma en que ven las personas con problemas de visión







Los artistas mejoran con el tiempo







Humor matriculado









Hipnótica y variada selección de GIFS (14)







Reales o ficticios: Gatos de fama mundial

Son peludos, tienen cuatro patas y, según les pillemos el día, pueden mostrarnos su cara más divertida, gruñona o irónica. Hablamos de gatos de ficción. Ya sea en el cine, la televisión, el cómic o la literatura, los felinos han demostrado que pueden ser protagonistas o auténticos robaescenas que atraen más miradas que los actores con un papel principal. Otros conquistarán internet y los que se alojan en las casas de cada uno también son encantadores, pero estos han llegado a un territorio sin igual: la fama mundial.

Garfield


Huraño, perezoso y amante de la lasaña. No hace falta decir más del quizá gato más famoso de las tiras cómicas. Bueno, sí: que odia los lunes. Garfield, el gato naranja creado por Jim Davis, cumplió 40 años el pasado 19 de junio. Sus fans seguro que recuerdan sus piques con Jon, su dueño, o con Odie, el perro de larga lengua con el que le toca compartir casa. Ya que no es de actividad muy frenética, también pasa su tiempo esperando la siguiente comida y fastidiando a las arañas. No es el mejor modelo de conducta, pero nos reímos con él en la que es la tira cómica más vendida en el mundo, con 2.500 periódicos y publicaciones que la incluyen en sus números.

Hello Kitty

Una gata más amable y más hiperactiva que Garfield (hiperactiva porque está en llaveros, peluches, carpetas…) es Hello Kitty. Diseñada por la japonesa Yuko Shimizu, desde 1974 ha decorado la vida de millones de personas en todo el planeta. Su ‘boom’ llegó a finales de los 90, cuando Mariah Carey y otras ‘celebrities’ empezaron a mostrar en público sus productos. Su popularidad es tal que en 2008 protagonizó una colección de moda de Dior, un hito más en su larga cadena de miles de productos franquiciados. ¿Alguien da más?

Salem

Un gato de carne y hueso, aunque pasado por la magia de los efectos especiales. Salem es el gato de Zelda y Hilda, las tías de la protagonista de ‘Sabrina, cosas de brujas’. En realidad, es un mago condenado a vivir en el cuerpo de un minino negro después de que se conocieran sus planes para dominar el mundo. Eso no le impide ayudar a Sabrina en sus aventuras y desventuras diarias y a dar su opinión sobre todo lo que pase en su casa. Los telespectadores españoles lo recordarán por su particular doblaje, que añadía elementos de la cultura popular del país y que se recopilan, con los de otros personajes, en una cuenta de Twitter.

Orangey

Si Salem es uno de los gatos de carne y hueso más queridos de la historia de la televisión, en el celuloide ese puesto se lo queda Orangey, el gato de Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’. Curiosamente, este personaje no tenía nombre en la película, sino que Orangey (algo así como ‘naranjita’) es su nombre real. También participó en otras películas, como ‘Rhubarb’, sobre un minino que hereda una millonada. Por este papel y por el de la adaptación de la novela de Truman Capote, recibió sendos premios Patsy, los Óscar de las mejores interpretaciones animales. Seguro que la escena en la que Hepburn se abraza a él bajo la lluvia ha hecho saltar más de un “oh” en las salas.

Jonesy

Si Orangey se tuviera que disputar con alguien ese primer puesto de gatos cinematográficacos de carne y hueso, ese sería con Jonesy, el gato de la teniente Ripley en ‘Alien’. El xenomorfo hacía de las suyas entre la tripulación de la nave, y al pobre del gato le tocó asistir a incidentes un poco desagradables. Por fortuna, él tuvo un mejor destino que el de muchos viajeros espaciales. Pero, ¿por qué un gato iba en la nave ‘Nostromo’? Por la tradición que ha existido durante siglos de llevar a estos animales en las embarcaciones, para que aniquilen roedores o cualquier otra plaga.

El Gato con Botas


El Gato con Botas es uno de los personajes principales de las películas de Shrek.

Es un gato que lucha como un mosquetero, aunque lo que más se caracteriza de él son sus botas, que es lo que le dan nombre. Nació en España. Poniendo una cara triste puede conseguir todo lo que quiere, haciendo que los demás le vean como un "minino indefenso"

El gato con botas es un cuento popular europeo recopilado en 1500 por Giovanni Francesco Straparola en su novela Las noches agradables, en 1697 por Charles Perrault en su libro Cuentos de mamá ganso como El gato maestro y anteriormente en 1634 por Giambattista Basile como Cagliuso.