sábado, 13 de octubre de 2018

Mega selección de 610 imágenes divertidas, curiosas y WTF!







Humor lechoso







Filtran el logo de "John Wick III"

Muchos fanáticos del cine de acción están ansiosos por el regreso de John Wick a la pantalla grande y no puede ser para menos, la saga que tiene a Keanu Reeves en el protagónico está preparando su tercera entrega y todo parece ser que tendremos una dosis de acción mayor en comparación con sus dos antecesoras.


Mientras esperamos el regreso de Baba Yaga, podemos disfrutar del logo de John Wick 3 en todo su esplendor y cuando lo vemos pensamos un poco en películas como Reservoir Dogs o The Godfather.

La imagen proviene de la Brand Licensing Expo de Londres, y aunque no se vio nada más de la película, los usuarios no tardaron en compartir la imagen en redes sociales. Si bien, es posible que este sea sólo el logo, no deja de mantener un diseño elegante digno de un gran personaje que es todo un asesino, pero nunca un vulgar y violento loco.

Posiblemente veremos un póster oficial distinto, después de todo no hay que olvidar que el nombre completo de la película es John Wick 3: Parabellum.

La película de John Wick 3 incluye a Laurence Fishburne en el elenco como el señor del crimen clandestino Bowery King, a Anjelica Huston como la directora de High Table, así como al actor de artes marciales Mark Dacascos y al comediante Jason Mantzoukas como los asesinos “Zero” y “Tick Tock Man”, respectivamente.

La película de Baba Yaga se estrenará en los cines el 17 de mayo de 2019.




¿Hay peligro en cargar un teléfono con otro cargador en lugar del original?

La semana pasada el desafortunado propietario de un teléfono inteligente de la marca Xiaomi vio como su móvil explotó mientras se cargaba. Enseguida los internautas levantaron la alarma en las redes, preguntándose por qué se queman los teléfonos inteligentes mientras se cargan y si estas explosiones están relacionadas con el hecho de que se utilice un cargador que no es el original.


Los expertos en tecnología se han apresurado a tranquilizar a los propietarios de teléfonos inteligentes asegurando que la compatibilidad del celular y el cargador no depende en absoluto de que estén producidos por la misma compañía.

Así, si un teléfono soporta la carga inalámbrica, el propio fabricante recomienda cargarlo con dispositivos de otras compañías, informa el portal Chip. Según los especialistas, el estándar de carga inalámbrica Qi está disponible públicamente, lo que quiere decir que cualquier empresa puede fabricar cargadores con esta tecnología.

La misma norma es aplicable a los cargadores por cable, de manera que no pasa nada por cargar un iPhone con un cargador de, por ejemplo, la conocida marca Belkin. Tampoco tendrá ninguna consecuencia negativa cargar un Samsung con un cargador, pongamos, de Huawei.

Regulador de corriente
Las baterías de los dispositivos móviles están diseñadas para consumir la energía necesaria para cargarse. Para ello, los celulares están equipados con un controlador que regula la cantidad de energía recibida. Esta práctica es aprobada por todos los fabricantes de teléfonos inteligentes desde el 2007, cuando se adoptó el estándar de carga USB.

Por ejemplo, si la batería de un iPhone necesita una corriente de 1 amperio, no importa en absoluto con qué lo carguemos. Si lo conectamos a un iPad, que da una corriente de 2 amperios, el teléfono tomará solo la mitad de la corriente, pero se cargará a la misma velocidad que con el cargador original y no se quemará. Si, en cambio, se conecta al puerto USB de una computadora, que proporciona 0,5 amperios, tampoco se quemará, pero tardará el doble en cargarse.

Es el propio dispositivo el que determina cuánta energía consume. Por lo tanto, que un celular se queme o no durante la carga depende del fabricante del teléfono inteligente y de la calidad del regulador de corriente, y no del cargador.

Además, los especialistas aseguran que, incluso si un cargador de mala calidad se quema mientras estamos cargando el móvil, el teléfono saldrá indemne gracias a los fusibles. Pero para evitar esta situación, es mejor usar cargadores de marcas serias como, por ejemplo, de otros fabricantes de teléfonos inteligentes o de compañías conocidas.




Esta foto te hará bostezar

Si alguien te reenvía esta foto con el texto “esta foto te hará bostezar”, pueden pasar dos cosas: 1) que no bosteces o 2) que bosteces y acabes haciendo clic en un artículo como este. ¿Por qué son contagiosos los bostezos, aunque provengan de una foto? Los científicos tienen varias hipótesis divididas en dos grupos: las fisiológicas y las psicológicas.


Las hipótesis fisiológicas dicen que los bostezos son una pauta de acción fija. Del mismo modo que no puedes parar un bostezo cuando ya has empezado a bostezar, no puedes evitar que un bostezo contagie otro bostezo. Es un reflejo innato o quizá una imitación inconsciente. Puede que el bostezo sea simplemente un comportamiento que imitamos sin darnos cuenta, como cuando volvemos al pueblo y recuperamos el acento perdido.
Los científicos creen que este efecto de imitación tiene su origen en un grupo de neuronas conocidas como neuronas espejo. Las neuronas espejo se activan al observar a otra persona realizando una acción y son importantes en el aprendizaje y la autoconsciencia. Algunos estudios que usaron escáneres de resonancia magnética comprobaron que ver un bostezo puede activar el área del cerebro donde se localizan estas neuronas.

Las hipótesis psicológicas también parten de las neuronas espejo, pero en lugar de un reflejo hablan de un gesto de empatía. Esta idea va más allá de una imitación y sugiere el bostezo contagioso es en realidad una forma de empatizar con los sentimientos de otra persona, una habilidad exclusiva de los animales sociales. Curiosamente, las encargadas de que empaticemos con otras personas a un nivel profundo son las neuronas espejo.

Esta teoría se descubrió en un estudio con perros. Los científicos observaron que es fácil contagiar un bostezo a un perro, pero es mucho más fácil contagiárselo si la persona que bosteza es conocida, como su dueño. La hipótesis de la empatía explicaría por qué algunas personas autistas son capaces de bostezar, pero inmunes al bostezo contagioso.




Por qué deberías tirar el queso entero si una parte está enmohecida

Si el queso tiene moho debes tirarlo, pero dependiendo del tipo de queso.

Carie Wagner, la única maestra quesera de Wisconsin y gerente de productos de queso y huevo en Organic Valley, explica que cuando comes algunos tipos de queso como el azul, el queso Brie y el Camembert, básicamente estás comiendo moho comestible. Algunos de esos quesos blandos son más susceptibles a la formación de moho que los quesos duros, ya que “el moho se forma de una manera similar a raíces o ramificaciones que se pueden propagar a través de estos quesos más de lo que podría ser visible”.

Esto significa que si encuentras algo de moho en los quesos blandos (como el requesón, el queso crema y el ricotta), o cualquier tipo de queso rallado o en rodajas... Tíralo a la basura de inmediato. ¡Tíralo todo!

Para otros tipos de queso, puede simular que estás en un quirófano con un escalpelo y cortar toda la parte asquerosa, manteniendo el resto, porque “el moho generalmente no puede penetrar mucho en los quesos duros y semiblandos”. Así que en el caso de tu cheddar, Colby, Jack, queso parmesano y suizo, la experta recomienda cortar al menos 3 centímetros alrededor y debajo de la zona de moho para estar seguros. Después, solo necesitas comer y disfrutar tu queso.

Wagner también sugiere cambiar la bolsa del refrigerador o el recipiente por uno nuevo y limpio, y “si el cuchillo toca el moho, límpialo con agua caliente y jabón, y y sécalo antes de cortar de nuevo el queso”.

La “entusiasta de los microbios” Erica Smith, antigua miembro de la facultad de investigación en Northwestern con 20 años de experiencia en investigación biomédica y Ph.D. en bioquímica y biología molecular, está de acuerdo en que se pueden salvar muchos quesos mohosos. “Quito la parte visible y luego uso la prueba de olor”. Si huele desagradable, entonces tíralo a la basura. “Pero si no puedo verlo y no puedo olerlo, probablemente me coma ese pedazo de pan o queso. Especialmente el queso (porque es más rico y más caro)”.

Smith señala que el queso también tiene la ventaja de ser almacenado en el refrigerador, donde la temperatura fría retardará el crecimiento del moho, “así que las ramificaciones pueden ser más cortas y menos abundantes que en el pan, que generalmente se almacena en temperatura ambiente”. También menciona el “nivel de humedad” de una sustancia. Los quesos blandos, las conservas de frutas y las salsas para pasta tienen un mayor riesgo de brotes de moho porque, bueno, están más húmedos. Sin embargo, esta experta en bacterias dice que ella es “muy liberal” sobre las fechas de caducidad y que fácilmente sacará una mancha de moho en un frasco de salsa de pasta y se la servirá a sus hijos, que no saben nada.

Michael Tola, gerente de operaciones (“también me llaman el gerente de la cueva”) en Saxelby Cheesemongers, en la ciudad de Nueva York, aprobaría esto, ya que es un conservacionista de quesos cuyo enfoque total es dedicarse a preservar el queso. “Soy una de esas personas que prefiere hacer uso de todo lo que tienes. Odio tirar cosas, y mucho menos queso. Así que, por supuesto, siempre estoy dispuesto a limpiar qué parte está mohosa y usar el resto”.

Al igual que los otros expertos en queso y moho, Tola explica que los quesos más blandos como la mozzarella y la ricotta son quesos frescos que no deben consumirse si tienen moho. ¿Pero algo como un parmesano considerablemente envejecido? “Es a prueba de balas”, informa, y es bueno saberlo. De hecho, en interés de los productos lácteos de larga duración y de evitar tener contacto con el moho y las consecuencias que pueda traer, creo que tengo un nuevo tipo de queso favorito, el que parece ser “duro como una roca”.



Twitter como herramienta para alertar sobre terremotos

El Servicio Geológico de Estados Unidos ha creado una herramienta para la detección temprana de seísmos a partir de los tuits de los afectados.


En mayo de 2008, un terremoto de 7,9 de magnitud arrasó la provincia china de Sichuan: murieron más de 87.000 personas, hubo casi cinco millones de desplazados y el temblor se sintió en lugares tan lejanos como Shanghái, a 1.700 kilómetros de distancia. Twitter comenzaba a ser una herramienta potente por esas fechas, y muchas personas lo usaron para compartir información de primera mano sobre la catástrofe.

El fenómeno no pasó desapercibido al Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), que ya sabía de la rapidez con que se expandían los tuits sobre terremotos. La USGS cuenta con 2.000 sensores de detección de seísmos –la mayoría de ellos en EE. UU.–, pero no alcanza a monitorizar grandes zonas del planeta. Por su parte, los usuarios de Twitter en el mundo rondan los 300 millones, así que, ¿por qué no usarlos para avisar de terremotos?

Los especialistas de la USGS, al principio escépticos, se sorprendieron al analizar la efectividad de Twitter en esta tarea. Dos de sus miembros –el sismólogo Paul Earle y Michelle Guy, desarrolladora de software–, crearon una herramienta informática para vigilar los tuits relacionados con terremotos.

Descubrieron cosas curiosas: quienes tuiteaban sobre seísmos recién ocurridos, lo hacían con mensajes muy cortos. Por ejemplo, “¿terremoto?”. Conclusión: las personas que experimentan un temblor de tierra son lacónicas en ese momento, así que Earle y Guy establecieron un filtro y se quedaron con los tuits que no superaban las siete palabras. También advirtieron que quienes compartían links y cifras no solían ofrecer informaciones de primera mano, así que también los descartaron.

La herramienta de monitorización creada por la USGS a partir de esos parámetros funciona con muchos idiomas y se está revelando muy efectiva: usando datos de Twitter, el sistema ha detectado un terremoto en Chile 1 minuto y 20 segundos después de que sucediera, y bastó con 14 tuits para lanzar un correo electrónico de alarma. Si la USGS recibe noticias de un terremoto en un área muy poblada pero no le llegan tuits de esa zona, suele ser porque la alarma es falsa.
El próximo paso será integrar los datos obtenidos en Twitter con los algoritmos empleados para procesar las señales sísmicas, con el objetivo de acelerar las alertas.




Logran que nazcan ratones de padres del mismo sexo

Un equipo de científicos de la Academia China de Ciencias, liderados por Qi Zhou, lograron producir ratones sanos a partir de información genética obtenida de dos hembras. Las crías luego tuvieron su propia descendencia normal.


Por su parte, también nacieron ratones de dos padres, pero solo sobrevivieron por unos días. El estudio, publicado en la revista Cell Stem Cell, analiza lo que hace que sea tan difícil para los animales del mismo sexo producir descendencia y sugiere que algunas de estas barreras pueden superarse utilizando células madre y edición de genes específicos.

"Estábamos interesados ​​en la pregunta de por qué los mamíferos solo pueden experimentar reproducción sexual – explica Zhou en un comunicado –. Hemos realizado varios hallazgos en el pasado mediante la combinación de reproducción y regeneración, por lo que tratamos de averiguar si era posible producir ratones con dos hembras, o incluso con dos machos, utilizando células madre embrionarias haploides con supresiones de genes”.

Si bien algunos reptiles, anfibios y peces pueden reproducirse con dos progenitores del mismo sexo, es un desafío para los mamíferos hacer lo mismo, incluso con la ayuda de la tecnología de fertilización. En los mamíferos, debido a que ciertos genes maternos o paternos se desactivan durante el desarrollo de la línea germinal mediante un mecanismo llamado impronta genómica, los descendientes que no reciben material genético de una madre y un padre pueden experimentar anormalidades del desarrollo o no ser viables. Al eliminar estos genes, los investigadores han producido ratones bimaternos (ratones con dos madres) en el pasado. "Sin embargo, los ratones generados todavía mostraban características defectuosas, y el método en sí era muy poco práctico y difícil de usar", dice Zhou.

Para producir sus ratones bimaternos sanos, Zhou, utilizó células madre embrionarias (ESC por sus siglas en inglés) haploides, que contienen la mitad del número normal de cromosomas y ADN de un solo padre y esa habría sido la clave de su éxito. Los investigadores crearon los ratones con dos madres al eliminar tres regiones de impronta del genoma de las ESC haploides que contenían el ADN de una madre y las inyectaron en óvulos de otra hembra. En total produjeron 29 ratones vivos de 210 embriones. Los ratones eran normales, vivieron hasta la edad adulta y tuvieron sus propias crías.

También consiguieron producir doce ratones vivos a partir de dos padres genéticos utilizando un procedimiento. Estos sobrevivieron 48 horas, pero los investigadores planean mejorar el proceso para que los ratones bipaternos vivan hasta la edad adulta.




Películas de diversas épocas, censuradas por los mas variados motivos

A serbian film se ganó el dudoso honor de ser la película más polémica del año 2010. Estrenada en Cannes y luego proyectada en el Festival de Sitges, esta historia sobre un cineasta enloquecido que pretende rodar el filme más demencial de todos los tiempos, no dejó indiferente a nadie. Escenas de tortura y de violaciones jalonan todo su metraje, pero el punto más escabroso de la cinta es el momento en el que el psicópata viola a un recién nacido delante de su madre.


Una escena tan controvertida y estomagante que hizo que una juez prohibiera cautelarmente la exhibición de dicha película en la Semana de Cine Fantástico de Donosti. Después llegó la noticia de que en Gran Bretaña los tribunales autorizaron la exhibición del largometraje, pero tras obligar a amputarle más de cinco minutos de duración, que incluyen la citada secuencia de pedofilia.

Tan impactante fue el argumento que en 2016 llegó a España solo en formato DVD, con calificación X, y únicamente 500 unidades. Pero no ha sido la única que ha sufrido el guillotinazo de la censura. Aprovechamos para repasar algunos de los filmes más polémicos, prohibidos y escandalosos de toda la historia del cine. Una lista lo más objetiva posible, pero en la que por cuestión de espacio faltan títulos como Holocausto caníbal, que hemos decidido excluir por haberla comentado ya en el reportaje sobre Los 10 falsos documentales más célebres de todos los tiempos. O Lolita, de Stanley Kubrick, cuya exclusión de esta selección explicaremos a lo largo del reportaje.

Así que te invitamos a que penetréis en esta galería y nos acompañéis en un viaje a través de algunos de los hitos del celuloide prohibido. Pero, cuidado: el contenido de algunas de estas películas puede herir la sensibilidad del lector. Avisados estás.

La última tentación de Cristo (1988)

A igual que la de Godard, esta visió humana y carnal de la vida de Cristo, que en plena agonía fantasea con una vida conyugal al lado de María Magdalena, despertó las iras del fundamentalismo católico. Nuevamente hubo manifestaciones y vigilias frente a los cines españoles que la proyectaron y en algún caso llegaron a producirse cargas policiales. Personalmente, creo que lo más blasfemo que hay en esta película de Martin Scorsese es el haber elegido a un actor, Willem Dafoe, que hasta aquel entónces estaba especializado en hacer papeles de malo, para interpretar a Jesús.

Los hombres detrás del sol (1988)

Hace falta tener estómago y ganas de ver algo realmente desagradable para asomarse hasta esta película producida y rodada en Hong Kong. Originalmente, la idea era hacer un documental sobre las atrocidades cometidas por los japoneses en la ciudad china de Nanking, pero como no se recibió autorización para acceder a las imágenes documentales que se conservaban de aquellos terribles sucesos, el director Tu Fei Mou decidió recrearlos él mismo. Y lo hizo a lo bruto, para que negarlo.

El filme es un festín de atrocidades que incluye lindezas como una autopsia en vivo, una mujer a la que le congelan los brazos y a continuación se los introducen en agua hirviendo para acabar arrancándole la piel y la carne como si fueran las capas de una cebolla... Aunque la escena más recordada es aquella en la que los japoneses arrojan a un gato a un foso lleno de ratas. Aquí no hay trampa ni cartón, ya que usaron un felino de verdad al que se ve como se le eriza el vello de pánico mientras las ratas empiezan a comérselo vivo.

En España se estrenó sin problemas, aunque pasó sin pena ni gloria por las carteleras. Pero en Australia y Japón se prohibió terminantemente su exhibición. El director llegó incluso a recibir amenazas de muerte. Él siempre ha afirmado que solo pretendía hacer un filme históricamente educativo. Muchos, lo dudan. Lo cierto, es que sobre los mismos sucesos se estrenó el año pasado otra película, Ciudad de vida o muerte, mucho menos morbosa y realmente memorable.

Yo te saludo, María (1984)

A Jean Luc Godard siempre le ha gustado provocar. A un tipo al que le encanta montar charadas (como cuando en Cannes contrató a una extra para que le estampara una tarta en la cara), debió de producirle una alegría tremenda todo el revuelo que se montó en torno a esta película. Una fábula sobre una joven que, cual moderna Virgen María, queda embarazada sin haber mantenido relaciones sexuales.

Tras ser tachada de blasfema por el Vaticano, el estreno español de la cinta dejó escenas tan memorables como las vigilias que algunos fanáticos ultracatólicos montaron rezando delante de los madrileños cines Alphaville, donde se proyectaba el filme. La mayoría del público acudió a verla impulsada por el escándalo, encontrándose con que lejos de un filme blasfemo, es, como casi todos los de su autor, un relato hermético y simbólico abierto a tantas lecturas como espectadores se acerquen a él.

A la Caza (1980)

El morbo vende. Pero siempre en su justa medida. Porque si uno se pasa de la raya corre el riesgo de ofender a todo bicho viviente. Y eso fue lo que le ocurrió a William Friedkin (firmante de filmes de impacto y supertaquilleros como The french connection y El exorcista) con este sórdido thriller.

A la caza (Cruising) cuenta la historia de la busca y captura de un sádico asesino de gays. Al Pacino interpreta a un policía que, por ajustarse al perfil físico de las víctimas, tiene que introducirse en el mundillo del sadomasoquismo homosexual para descubrir al matarife. Una investigación que se convertirá en un auténtico descenso a los infiernos, porque además de descubrir los abusos y las humillaciones que sufren los gays, empezará a sentir que su heterosexualidad tal vez no sea tan fuerte como creía...

Pues nada, que Friedkin la lío. Con una escena en la que se ve cómo a un tipo le introducen un puño por el ano y otra en la que se muestra como en un local de ambiente una patrulla de mujeres policías abusa sexualmente de un puñado de gays musculosos, bastó para que la película no le gustara a nadie. La crítica dijo que era gratuitamente morbosa y de escasa de calidad, el público pasó de ella en el momento de su estreno, el Departamento de Policía de Nueva York le puso un pleito al director por la imagen que ofrecía de ellos, y la comunidad homosexual amenazó con hacer otro tanto porque se sentían manipulados y humillados por esta película que los mostraba como máquinas de sexo andante.

Vamos, que ante tal panorama, la productora decidió retirar la cinta de la circulación y A la caza no volvió a ser mostrada ante el público hasta casi una década después.

Si se termina el CO2 se termina la cerveza (entre otras cosas)

Este verano, durante la peor ola de calor que ha pasado Reino Unido en más de 50 años y en medio de un brillante Mundial de fútbol para Inglaterra, los dueños de los bares del país no tuvieron más remedio que dar a sus conciudadanos la peor noticia posible: las reservas de cerveza peligraban. 


El culpable de que la posibilidad de quedarse sin la bebida fuera una realidad era uno de los demonios de nuestro tiempo: el dióxido de carbono. Solo que esta vez el problema no era que hubiera demasiado CO2, sino todo lo contrario, que no había suficiente. El gas aparece de forma natural con la fermentación del cereal, pero hay marcas que lo inyectan a la bebida. Y es un impulsor fundamental para sacar la cerveza de los barriles.

Por si fuera poco, la agencia de seguridad alimentaria de Irlanda notificó que la escasez del gas podría tener impacto en la producción cárnica, un aviso que también cundió en Reino Unido. El dióxido de carbono se emplea para aturdir a las reses antes del sacrificio porque reduce el estrés y mejora el manejo de los animales, y también para crear atmósferas modificadas en los envases de su carne, en los que el gas se conoce como E290.

La perspectiva de un verano sin cerveza ni barbacoa tuvo que ser devastadora para muchas personas, pero interrumpir el suministro de dióxido de carbono tendría consecuencias mucho peores. El gas está presente en innumerables productos y procesos industriales que definen la forma de vida moderna.

No huele, pero alimenta
Ante todo, mucha calma. El director general de Cerveceros España, Jacobo Olalla, asegura que la escasez del gas no ha llegado a nuestro país, y que en todo caso no afectaría a la fabricación de la cerveza porque las marcas españolas no inyectan dióxido de carbono en sus productos –aunque admite que la posibilidad de carbonatar la bebida sí existe–. Según el director general de la entidad que agrupa a los fabricantes de cerveza españoles, el gas siempre se produce durante la fermentación del cereal.

Aun así, la falta de suministro de dióxido de carbono a los bares patrios también se notaría mucho porque “el 70% del consumo de cerveza se hace en el bar”, y solo el año pasado los españoles bebimos 10 millones de hectolitros de la rubia. Más de la mitad de la bebida no se habría servido sin los alrededor de 0,1 gramos de CO2 que se necesitan para que salga del barril.

Pero la carne, la cerveza y los refrescos solo son la punta del iceberg en la influencia que el desabastecimiento de dióxido de carbono tendría en la industria alimentaria. El gas ayuda a conservar los productos envasados durante más tiempo porque impide la formación de microbios y otras sustancias como el etileno, que se utiliza para madurar la fruta artificialmente y que aparece rápidamente en las ensaladas si no se introduce dióxido de carbono.

Por eso el CO2 constituye alrededor del 15% de la atmósfera controlada de estos productos vegetales. También se emplea en la producción de la verdura sin envasar. Los agricultores inyectan el gas en los invernaderos para acelerar el crecimiento de las plantas.

Otros gases inertes como el argón y el nitrógeno pueden usarse en el sacrificio de animales, y el nitrógeno también tiene su lugar en las atmósferas artificiales. Pero no son rivales para el CO2, que sin duda es mucho más versátil.




Hipnótica y variada selección de GIFS (76)