Páginas

domingo, 21 de octubre de 2018

El curioso caso de la mujer que, tras un golpe en la cabeza, habla inglés por la mañana y alemán por la tarde

Hannah Jenkins habla inglés por la mañana y alemán por la tarde. No es una rutina que decidió adoptar, sino algo que necesita su cerebro. Y todo empezó con un accidente de bicicleta.


Su pareja Andrew Wilde iba a medio camino de subir una montaña en el estado de Montana, en Estados Unidos, cuando recibió un chocante texto de Hannah.

Solo entendió dos palabas, "perro" y "hospital", pero supo instintivamente que algo no iba bien.

El mensaje estaba escrito en alemán, un idioma con el que Hannah había crecido, pero que Andrew no entendía. Siempre se habían comunicado en inglés.

Hannah se había quedado en casa en Reino Unido, a cargo de la empresa de entrenamiento de perros que había montado, mientras que Andrew había viajado a Estados Unidos para prepararse para un concurso internacional de tiro.

Él llamó al número de Hannah, pero nadie respondió. Sintiéndose cada vez más incómodo, empezó a llamar a hospitales de Berkshire (Inglaterra), donde ambos vivían, pero no obtuvo información. Entonces supo que tenía que volver a casa.

Se dirigió al aeropuerto sin saber qué le esperaría al llegar.

Lo que no se esperaba encontrar era una Hannah distinta de la que se había despedido solo unos días antes.

Hannah había estado montando en bicicleta en un parque cerca de su casa el día antes de enviar el mensaje a Andrew.

Pasó una esquina conocida y chocó con otro ciclista.

Se acuerda de poco, pero los paramédicos le contaron que el otro ciclista la vio en el suelo, sin moverse y sangrando, y llamó a los servicios de emergencias.

Esperó a que llegara la ayuda y les dijo que él no iba a más de 32 kilómetros por hora, y luego se fue, sin dar más información.

Una ambulancia aérea llegó para recoger a Hannah, quien fue identificada gracias a documentos en su cartera.

Finalmente se despertó en el hospital sin tener ni idea de dónde estaba, qué le había pasado o por qué, en su cabeza, nadie le hablaba inglés.

Perplejidad

"No entendía nada", dice. "Me sentía como si me hubiera despertado en un país extranjero y no podía entender por qué la gente no me hablaba en una forma que yo pudiera entender".

Los médicos la atendían en un idioma extraño. Finalmente reconoció lo que creyó que era "nombre" y "fecha de nacimiento", y los recitaba a cualquiera que se acercaba. Le parecía que era lo que debía hacer.

Los médicos estaban desconcertados, ya que todos los documentos de Hannah apuntaban a que ella vivía y trabajaba en Reino Unido. Sabían que su nombre era Hannah Jenkins, pero no entendía ni respondía al inglés.

Contactaron a su hermana Margaret, quien pidió hablar con ella.

Sentada en su cama de hospital, de pronto Hannah empezó a hablar por teléfono, aliviada por finalmente poder comunicarse con alguien.

Esto pasmó a los médicos, porque hasta ese momento ella solo había emitido una que otra palabra indescifrable.

Hannah tenía tantas preguntas para Margaret, una de ellas por qué los médicos no le hablaban en inglés.

"Sí que lo hacen", le dijo su hermana.

El accidente parecía haber eliminado el inglés del cerebro de Hannah.

Pero le quedó el alemán que había aprendido de niña, el idioma en el que hablaba con su hermana.

"Los médicos no sabían que yo podía hablar alemán", explica. "Hasta que no hablé con mi hermana no se dieron cuenta".

Las hermanas crecieron en Reino Unido hablando ambos idiomas y con padres políglotas. Su madre austriaca hablaba cuatro idiomas y su padre, profesor de idiomas inglés, siete.

"El alemán fue mi primer idioma oral", cuenta. "Era una regla que teníamos en casa, que cuando hablamos con la familia es siempre en alemán, para mantener el idioma fresco en la cabeza".

¿Por qué cruzamos los dedos cuando deseamos buena suerte?

Cruzamos los dedos para desear buena suerte, para nosotros o para los otros. Y lo hemos venido haciendo durante siglos.


Aunque ¡cuidado!, no en todas partes significa lo mismo.

A los vietnamitas les parece que los dedos cruzados se asemejan a los genitales femeninos, por lo que es un gesto obsceno, especialmente si lo haces mientras miras o te diriges a otra persona: es equivalente a levantar el dedo del corazón en Occidente.

Pero ¿te has preguntado por qué lo hacemos? Originalmente, el gesto requería de dos personas.

Era una antigua costumbre pagana.
Creían que sus deseos quedarían guardados en el punto en el que los dedos se cruzaban hasta que se hicieran realidad.


El gesto también tiene raíces en el cristianismo.

Antes del año 313, cuando se promulgó el Edicto de Milán que estableció la libertad de culto en el Imperio romano, los fieles cristianos también eran perseguidos.

En momentos difíciles, cruzaban sus dedos para invocar el poder de la crucifixión de Jesús Cristo, la encarnación de su Dios en la Tierra, según su religión.

Además, en un saludo secreto, cruzaban sus dedos con otros cristianos.


El saludo formaba el símbolo del ichtus o ichthys, que en griego es ΙΧΘΥΣ-ijcís- y significa "pez".

Pero también es un acrónimo de Ἰησοῦς Χριστὸς Θεοῦ Υἱὸς Σωτήρ que se traduce "Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador".

No sólo suerte
Así como el gesto ha sobrevivido el paso del tiempo, también lo ha hecho su capacidad de tener más de un significado dependiendo del contexto.


Volvamos a los cristianos primitivos, aquellos que no podían practicar abiertamente su fe en tierra romana.

Cuentan que también cruzaban sus dedos para absolverse de las mentiras que se veían obligados a decirle a sus atormentadores.

Y es por eso que pervive la costumbre de cruzar los dedos detrás de la espalda cuando estamos diciendo mentiras o prometiendo lo que sabemos que no podremos cumplir.

¿Poco científico para ti?

Más recientemente, un estudio de el Instituto de Neurociencia Cognitiva de la University College London (UCL) reveló que cruzar los dedos puede hacer más que conjurar a las diosas de la fortuna.

Resulta que ese simple y familiar gesto alivia el dolor hasta el punto que puede hacerlo desaparecer, eso si se trata de dolores en los dedos, como ese que te provocas cuando no le atinas al clavo con tu martillo.

Para confundir al cerebro.
Lo que sucede, explicaron los científicos, es que cruzar los dedos confunde la manera en la que nuestro cerebro procesa las sensaciones de calor, frío y dolor.

Es por eso que cruzar los dedos después de darte ese martillazo alivia notoriamente y hasta puede hacer desaparecer ese dolor... el físico, no el que deja el golpe al orgullo.





Divirtiéndose con estatuas







¡Odio cuando ponen en duda mi capacidad como arquitecto!







Humor amado







El museo digital que conserva los sonidos de tecnología obsoleta

Un un mundo dominado por la obsolescencia (programada o no) se van perdiendo muchas cosas más allá de los objetos en sí mismos. Por ejemplo, los sonidos. Para preservar ese acervo histórico y emocional se ha creado Conserve The Sound, un museo virtual que atesora sonidos del pasado.


Hace casi una década, cuando los teléfonos inteligentes y tabletas con pantallas táctiles irrumpieron en el mercado, los diseñadores y creativos Daniel Chun y Jan Derksen se dieron cuenta de que ese avance tecnológico suponía el final de ese característico sonido que producían las teclas de los teléfonos al ser presionadas.


La pérdida de ese sonido no era algo casual sino que se enmarcaba dentro de una tendencia habitual en la sociedad, que acostumbra a apreciar lo visual por encima de lo sonoro. En palabras de Daniel Chun y Jan Derksen, «normalmente se coleccionan pinturas, obra gráfica, piezas clásicas de diseño industrial o esculturas, las cuales se colocan en exposiciones y museos. Sin embargo, son muy pocos los que se preocupan por el sonido».


La diferente apreciación social entre la imagen y el audio está muy relacionada con el hecho de que los métodos de registro y reproducción sonora son relativamente recientes en la historia de la Humanidad. Sin embargo, en muchos casos, las voces, canciones o ruidos evocan sensaciones bastante más intensas que las imágenes. Unas sensaciones que suelen estar vinculadas a la educación sentimental y al crecimiento emocional. Son razones más que suficientes para preservar aquellos sonidos que la tecnología está haciendo desaparecer de la vida cotidiana.

«Nos fascinó la idea de crear un lugar multimedia o un museo en línea para los sonidos en peligro de extinción así que, después de conseguir la financiación de German Film und Medienstiftung NRW, en marzo de 2013 pusimos en marcha la web de Conserve The Sound. Intentamos crear una colección de recuerdos accesibles para todos. La vida útil de muchos objetos, especialmente en el mundo digital, se está acortando, y la cantidad de objetos que se utilizan en una vida está aumentando. Por eso, el objetivo de Conserve The Sound es crear una colección de recuerdos accesibles para todos».

Para conseguir las «piezas» de su museo, Chun y Derksen han recurrido a amigos y conocidos que han rebuscado en sus desvanes, sótanos y trasteros hasta dar con esos aparatos obsoletos pero con un sonido particular. Máquinas de escribir, maquinillas de afeitar, relojes analógicos, telégrafos, pinballs, batidoras, ventiladores, proyectores de cine, cintas de casete, cámaras de fotos… Estos objetos son puestos en funcionamiento al menos una última vez para registrar su voz.

«El noventa por ciento de los sonidos los registramos nosotros, pero hay gente que también nos envía archivos de audio que ha grabado en su casa. Tenemos disponibles en la web cerca de 130 sonidos en línea, pero hay muchos más en nuestros discos duros que se subirán próximamente, y seguimos grabando nuevos».


Los sonidos preservados proceden de la cultura occidental, concretamente de Alemania, pero el objetivo del museo es incorporar a sus archivos grabaciones de objetos procedentes de otras culturas.

«Cada país tiene sus propios paisajes sonoros. Para nosotros sería muy interesante recopilar más sonidos y objetos internacionales. Sería genial descubrir, contar y comparar estas diferentes historias de sonido, aunque para ello necesitaríamos contar con más recursos».


Además del valor histórico y antropológico del proyecto, Conserve The Sound también posee una aplicación práctica que conecta con sectores tan aparentemente distantes con esta iniciativa como el cine o la televisión.

«Preservar los sonidos es importante porque son parte de la cultura humana, como los libros, las pinturas, los objetos o los edificios. Pero también resultan útiles para los diseñadores de sonido de cine. Una diseñadora nos contó que utilizaba nuestros audios para explicar a los jóvenes profesionales cómo sonaban determinados aparatos que luego son recreados en las películas».




12 hábitos cotidianos que revelan tu personalidad

1. Cómo colocas el papel higiénico
Desde que se inventó el rollo de papel higiénico, ha existido un debate sobre cómo debe colocarse. La terapeuta Gilda Carle afirma que tu preferencia revela algo sobre tu personalidad. Entrevistó a 2,000 mujeres y hombres sobre si cuelgan el rollo con el papel pasando hacia el frente o hacia atrás, y le pidió a los voluntarios que llenaran cuestionarios que demostraran qué tan asertivos eran en sus relaciones personales.

Los resultados obtenidos sugieren que quienes prefieren el papel hacia el frente son más dominantes, y quienes lo ponen con el papel hacia atrás suelen ser más sumisos. Algunas personas extremadamente dominantes admitieron cambiar la colocación del rollo en los baños que visitaban.

2. Los zapatos que prefieres
Un estudio publicado en Journal Of Research In Personality sugiere que puedes saber mucho de alguien por sus zapatos. Un grupo de voluntarios envió fotos de su calzado junto con sus respuestas a un cuestionario. Otro grupo miró las fotos y describió la personalidad de los dueños, y fueron sorprendentemente precisos.

Los resultados indicaron que las personas que usan zapatos cómodos tienden a ser agradables. Los botines suelen ser usados por personas más agresivas. Los zapatos incómodos revelan a personas tranquilas, mientras que quienes tienen muchos zapatos nuevos y en perfecto estado suelen ser más ansiosos.

3. Cómo caminas
Patti Wood, experta en lenguaje corporal, afirmó a Men’s Health que tus pasos revelan mucho sobre tu personalidad. Si sueles arrojar tu peso hacia adelante y tu paso es veloz, eres muy productivo y lógico; los demás te admiran, pero puedes parecer frío y competitivo. Si caminas con tu pecho al frente, los hombros atrás y la cabeza en alto, eres divertido, carismático y muy sociable, aunque tiendes a acaparar los reflectores; destacas en un grupo, pero tiendes a distraerte.

Por último, si tus pasos son ligeros y tus ojos no se separan del suelo, es casi seguro que seas introvertido y amable.

4. Cómo das la mano

Un estudio publicado en Journal Of Personality And Social Psychology descubrió que la forma en que saludamos de mano puede afectar la impresión que causamos en los demás. En el experimento, se entrenó a jueces para que evaluaran ocho características de un apretón: sujeción, temperatura, sequedad, fuerza, duración, vigor, textura y contacto visual.

Los resultados indicaron que los participantes que saludaban con más firmeza solían describirse como extrovertidos, emocionalmente expresivos y optimistas. Quienes no saludaban con tanta firmeza eran más tímidos y neuróticos.

5. Tu etiqueta con el E-Mail
Si intentas saber cómo es tu compañero de trabajo, revisa sus E-Mails. El psicólogo Tomas Chamorro-Premuzic afirma que hay una fuerte conexión entre nuestra “personalidad” en el coreo electrónico y cómo somos en la vida real. Los narcisistas suelen usar palabras como “yo”, “mi”, “me” y “mío” con frecuencia. Los extrovertidos tienden a ser más casuales y a hablar sobre cosas divertidas, como música y fiestas. Y no son solo tus temas de conversación, es cómo te expresas.

Una falta de “dedazos” es señal que ser potencialmente escrupuloso, perfeccionista y obsesivo, mientras que una mala redacción y ortografía revelan niveles menores de inteligencia. Curiosamente, los mensajes largos reflejan energía y minuciosidad, pero también cierto grado de dependencia.


¿Por qué las mujeres sienten mas frío que los hombres? y otros curiosos datos de nuestro cuerpo

1. ¿Los pies realmente crecen con la edad?
Algunos hechos extraños terminan siendo desmentidos, pero esto es de verdad posible: después de años de desgaste, los tendones y ligamentos de los pies pueden debilitarse. Esto puede hacer que los arcos se aplanen, lo que significa que los pies se hacen más anchos y más largos. Sin embargo, no les sucederá a todos: las personas con sobrepeso, que tienen los pies o los tobillos hinchados, o que tienen ciertas afecciones médicas, como la diabetes, son más propensas.

Si esto sucede, el aumento promedio es de aproximadamente un tamaño de zapato para la edad de 70 u 80 años.

2. ¿Qué pasa con esa sensación de sentir el estómago en tu garganta en las montañas rusas?

¡Tus interiores están moviéndose realmente! Cuando una montaña rusa cae sobre su cresta, disminuye la velocidad por un segundo para agregar tortura y luego cae hacia abajo, el cinturón de seguridad mantiene la parte trasera en su lugar, pero algunos órganos internos débilmente conectados, como el estómago y los intestinos, reciben un poco de “tiempo de aire”.

Pero no te preocupes por estos extraños hechos. No está dañando tus entrañas al andar en la más loca de las montañas (todo vuelve a su lugar correcto), pero tus nervios detectan el movimiento que se registra como si tu estómago hubiera saltado a tu garganta.

3. ¿Cómo es que las mujeres siempre parecen tener más frío que los hombres?El sexo más bello tiene un mayor porcentaje de grasa corporal y conserva más calor alrededor del núcleo. Eso ayuda a mantener los órganos vitales en buen estado, pero no en las extremidades, y cuando tus manos y pies se sienten fríos, también lo hace el resto de tu cuerpo. Además, la investigación siguiere que las mujeres tienen un umbral del dolor más bajo para el frío que los hombres.

Cuando se exponen a la misma temperatura de congelación, los vasos sanguíneos en los dedos de las mujeres se contraen más que los de los hombres, razón por la cual se vuelven blancos más rápidamente.

4. ¿Es real el “olor a viejito”?
Si, y prepárate para estos extraños hechos: también hay un olor distintivo de personas de mediana edad y un olor a persona joven, según un estudio reciente. La investigación encontró que las personas mayores tienen un olor menos intenso, y más agradable que las personas de mediana edad a los jóvenes. No es lo que esperabas, ¿verdad?

5. ¿Por qué el café sabe tan mal cuando está a temperatura ambiente?
La temperatura afecta el sabor, incluso si preparaste el café perfecto. Investigadores en Bélgica descubrieron que ciertos receptores de las papilas gustativas son más sensibles a las moléculas de alimentos que están a temperatura ambiente o justo por encima de ellas. Por lo tanto, el café caliente puede parecer menos amargo (y, a su vez, sabe mejor) porque nuestras papilas gustativas no son tan sensibles cuando el café está caliente.

Los olores también influyen en el sabor, por lo que incluso el café caliente más amargo puede tener un sabor delicioso debido a su agradable aroma. El café a temperatura ambiente no huele igual.

6. ¿Cómo es que te levantas en la noche para orinar, pero no para hacer otra cosa?

A menudo nos avergonzamos demasiado para preguntar sobre los extraños hechos de nuestra tubería interna, pero la respuesta es simplemente la biología. Las sofisticadas e inteligentes neuronas en tu intestino que controlan las contracciones del colon que eliminan los desechos, también están influenciadas por el ritmo circadiano de tu cuerpo, el reloj interno que te despierta cuando estás apagado y te hace sentir somnoliento por la noche. Así que la mayoría de las personas no tienen la necesidad de vaciar su colon en medio de la noche.

Por otro lado, la vejiga, que actúa como un reservorio para el flujo continuo de orina producida en los riñones, puede estirarse solo hasta cierto volumen antes de que tengas que ir. Normalmente, puedes dormir de seis a ocho horas sin tener que orinar, pero ciertas afecciones médicas o beber demasiada agua antes de acostarse pueden despertarte para usar el baño por la noche.

Los hombres con sobrepeso duran mas tiempo en la cama

Los hombres con sobrepeso sufren de numerosos problemas de salud y algunas discriminaciones, pero por lo menos tienen el consuelo de que, aparentemente, duran más en la cama. Yendo en contra del estereotipo de lo sexy, los hombres que entran dentro de la clasificación médica de sobrepeso tienen, al menos, una menor tendencia a padecer eyaculación precoz, según investigadores de la Universidad Erciyes de Turquía.


En el estudio realizado por estos científicos se analizaron datos de eyaculación precoz, clínicamente considerada como eyacular en el primer minuto del acto sexual, y se sondeó la duración reportada de más 200 hombres. Se descubrió que los hombres obesos tardaron en promedio 90 segundos más en eyacular que los hombres que no padecen esta condición. De acuerdo con las mediciones de los investigadores un hombre dura, en promedio, alrededor de 6 minutos.

Este mayor aguante, sin embargo, podría venir acompañado de una posible inconveniencia, pues podría ser indicativo de que los hombres con sobrepeso producen más estradiol, una hormona sexual femenina que está relacionada con inhibir el orgasmo. Típicamente, los niveles altos de estradiol y prolactina y los niveles bajos de testosterona suelen demorar el orgasmo. Ahora bien, la testosterona es responsable de conductas y rasgos físicos que hacen que los hombres parezcan atractivos para las mujeres. Así que, al parecer, es una por otra.

Por si esto fuera poco, otra posible razón (aunque esto resulta poco claro) pueden ser niveles bajos de serotonina, los cuales, según teorizan los científicos, son más comunes en las personas con sobrepeso (y también las mujeres), y estarían vinculados con la demora en el orgasmo. Sin embargo, esto contradice ciertos tratamientos que se utilizan para la eyaculación precoz, en los que se usan antidepresivos que incrementan los niveles de serotonina. La ciencia de la eyaculación precoz no es del todo precisa, ya que intervienen factores fisiológicos, pero también emocionales y conductuales.

Por otro lado, pese a los conocidos problemas de salud que la obesidad y el sobrepeso producen, existen ciertos beneficios colaterales propios de esta condición. Las personas con sobrepeso suelen padecer menos trastornos como la artritis reumatoide y, si se logran evitar los paros cardíacos, suele haber menos riesgo de demencia senil.



Evita ser aburrido prestando atención a los demás

Ser o no ser… aburrido. Esa es la cuestión. Para averiguar si se es un plasta, no hay más que fijarse en algunas señales emitidas por el interlocutor y que son muy fáciles de identificar siempre que el ego lo permita.

Una de las frases favoritas de los concursantes de programas como Gran Hermano u Hombres, mujeres y viceversa es «a mí me gusta la gente que me dice las cosas a la cara». Esta reflexión, que aparentemente rebosa honestidad y sinceridad, lo que en realidad demuestra es que el que la pronuncia posee unas habilidades sociales un tanto mermadas.

Uno de los principales avances de la vida en sociedad es justamente no decirse las cosas a la cara. La buena educación desaconseja ese exceso de sinceridad que demandan esos concursantes para así evitar ofender a otras personas que, a su vez, evitarán ciertos comportamientos que puedan molestar a los demás.

Por eso, aunque todo el auditorio sabe que cuando el orador dice «seré breve» al inicio de su discurso no está diciendo la verdad, nadie se levantará para desmentirlo o abandonar la sala. Tampoco responderán con un clamoroso «sí» cuando a mitad de la intervención el hablante pregunte aquello de «¿Les estoy aburriendo?».

A cambio de esa educación y saber estar, los oyentes esperan que el orador esté pendiente de cuándo el público comience a impacientarse y a no aguantar más. ¿Y cómo lo hará? Prestando atención a una serie de señales no verbales fácilmente reconocibles:

  • Se distraen Si la persona con la que se está hablando mira el móvil, el programa del evento, el periódico, la televisión del bar o el artesonado del local, es señal de que comienza a aburrirse y que es hora de abreviar.
  • No se enteran En ocasiones, para dar énfasis a su discurso, el orador hará preguntas a los oyentes. Si estos no saben de qué les están hablando, tardan en responder o no saben qué decir, probablemente hayan desconectado hace un rato.
  • Ademanes extraños Una persona que se esta aburriendo suele mostrar gestos fácilmente reconocibles. Si no está erguida, cambia el peso del cuerpo de un pie a otro continuamente, resopla, bosteza, evita tener contacto visual con el interlocutor o incluso se despereza, lo mejor es cambiar de tema.
  • Frases vacías Si después de varios minutos explicando aquello que quiere contar, la única expresión que recibe por parte del interlocutor es un «qué interesante» pronunciado con apatía o un anodino «aja», está claro que ni el tema es tan interesante ni el interlocutor lo está disfrutando demasiado.
  • El rictus Si el interlocutor más que una sonrisa tiene un rictus de incomodidad, todo indica que no lo está pasando bien. Por el bien de todos, es momento de parar.
Como puede verse, todas estas señales son fáciles de identificar por cualquier persona medianamente atenta. Entonces, ¿por qué la gente continúa siendo aburrida? Sencillamente porque no se quieren ver esas señales.

Para algunas personas es muy difícil asumir que en un momento dado pueden ser aburridas. El ego lleva mal la idea de que lo que se esta compartiendo con otra persona carece de interés para ella y que incluso puede ser molesto. La razón radica en que se suele asociar el ser ameno con ser querido y aceptado por los demás. Sin embargo, esos sentimientos no tienen por qué ir necesariamente unidos en la realidad.

El mejor ejemplo de ello es la relación que unos padres mantienen con sus hijos. Aunque en muchas ocasiones los pequeños puedan ser realmente aburridos por carecer de una conversación compleja, por repetir siempre las mismas cosas y por requerir atención constante, lo que está claro es que los progenitores no dejarán de quererlos. De igual forma, que uno pueda ser aburrido en un determinado momento no conlleva necesariamente el destierro o el desprecio social por parte de los amigos y conocidos.

En consecuencia, es mejor asumir que en ocasiones se puede ser aburrido y estar atento a esas señales de alarma, que obviarlas y ser un pesado. No solo no te van a dejar de apreciar sino que, posiblemente, te aprecien más.





"Rambo V" iba a ser una película de ciencia ficción

Hace casi 10 años Sylvester Stallone compró los derechos de Hunter, una novela de acción y ciencia ficción escrita por James Byron Huggins.


Se trata de la historia de Nathaniel Hunter, un ex-soldado con la curiosa habilidad de poder rastrear a cualquier persona, animal o cosa sobre la Tierra. A pesar de estar retirado, es buscado por el ejército para que los ayude a atrapar a una bestia (mitad humana) genéticamente alterada (una especie de Hombre Lobo) que se escapó de un laboratorio en el ártico y aniquiló a un equipo militar de élite. La misión de Hunter es detener a la bestia antes de que llegue a una zona poblada.

Stallone pensaba que ésta podía ser una buena historia para la última película de Rambo, una especie de Rambo contra el Depredador. Así, eliminaría a Nathaniel Hunter y pondría en su lugar a John Rambo. Pero, después de años de desarrollo, decidió que mezclar a Rambo con un monstruo sacado de la ciencia ficción no era buena idea para despedirse del personaje.


Así, finalmente decidió enfrentar a Rambo contra un cártel mexicano. Pero ahora sabemos que busca adaptar Hunter, y protagonizarla él mismo, fuera del universo de Rambo. Así, Stallone será Nathaniel Hunter en su próximo proyecto luego de Rambo V.



Cada vez tocamos menos (a otras personas)

Podemos vivir sin ver, sin oír, sin oler, sin gustar… pero no podemos vivir sin tacto. El tacto nos conecta con el mundo exterior y con nuestro mundo interior, proporcionándonos una información imprescindible para la supervivencia.

Cualquier forma física, cualquier cambio de temperatura, cualquier dolor es detectado por el tacto. También cualquier placer, especialmente en las zonas más sensibles del cuerpo, como la lengua o las yemas de los dedos.

Es el rey de los sentidos. El mejor de ellos, si hacemos caso a las interpretaciones metafóricas que le hemos asignado a cada uno. Una persona «con olfato» es aquella que sabe encontrar las oportunidades. Otra «con vista» es la que sabe aprovecharlas. Y así sucesivamente, dando la impresión de que los sentidos están hechos para nuestro propio beneficio.

Pero una persona «con tacto» habla de alguien capaz de resolver problemas con sensibilidad y sabiendo manejar ese don en beneficio ajeno.

Ese es el lado metafórico. Pero el tacto se utiliza también para mejorar las relaciones intersubjetivas. Tu mano, tomando otra en el momento adecuado, le está comunicando que cuenta contigo. Si, en cambio, la apoyas en su brazo, le está reclamando su atención, indicándole que lo que vas a decir es importante. Tu caricia, en un rostro compungido, le está transmitiendo compasión y ternura.

Por su parte, el beso, dependiendo del que se trate, nos abre un mundo de información que la otra persona recibe con una intensidad superior a cualquier palabra.

En cada cultura el beso tiene un significado distinto. Con la llegada de la televisión, por ejemplo, los españoles vimos por primera vez a los dirigentes rusos besándose en los labios. Eso nos confundió, porque éramos incapaces de decodificar ese gesto entre unos señores capaces de enviarte a un Gulaj por leer a García Lorca.

Todos poseemos el mismo sentido del tacto, pero su significado es cultural. Y ese es el problema. Con la globalización, y para evitar malentendidos, el tacto ha ido relegando su capacidad polisémica hasta quedar constreñido por lo universalmente aceptado.

Si nuestros dos besos en la mejilla, o el abrazar a alguien como saludo resultan inoportunos en Estados Unidos (pongamos por caso), pues eliminémoslos y así evitaremos situaciones embarazosas.

Se ha establecido un mínimo común denominador, que aupado por la dificultad de establecer qué es afecto y qué acoso en una gestualidad globalizada, ha relegado al sentido del tacto a una de las posiciones menos relevantes en el contexto de la comunicación humana.

Si, además, añadimos que la individualidad, aupada por la comunicación virtual (y, en consecuencia, virtuosa), ha potenciado el fenómeno de la desvaloración del tacto, nos encontramos con un escenario desolador.

Tocarse está mal visto, mal oído, huele mal y es de mal gusto. Pareciera que los otros cuatro sentidos se hubieran aliado para derrocar al tacto de su trono ancestral. Y lo están consiguiendo. De seguir así, lo único que acariciaremos con las sensibles yemas de nuestros dedos será esto que estamos tocando tú y yo ahora mismo. Es decir, las teclas del ordenador o la pantalla del teléfono...





Algunos maravillosos árboles de nuestro mundo

En todo el mundo, estas especies son símbolo de perfección y belleza. Estas exóticas especies de árboles en todo el mundo son un símbolo de perfección y belleza.

Frondosas hayas flanquean el camino Dark Hedges, situado en el condado de Antrim, en Irlanda del Norte.


Este pino de los Balcanes se encuentra en el norte de Grecia y tal vez sea el árbol más antiguo de Europa: tiene 1,075 años

Un eucalipto arco iris, en Hawai, Estados Unidos

Una calle engalanada con cerezos, en Bonn, Alemania

Unas gloriosas jacarandas en Sudáfrica

Árboles sangre de dragón en Yemen

Un árbol de Josué en California, Estados Unidos


Baobabs sobrevivientes de la deforestación en la isla de Madagascar, frente a la costa sudoriental de África.