domingo, 4 de noviembre de 2018

Humor libre







El revelador detrás de escenas de algunas famosas películas

Las decoraciones de las casas de los elfos en El Señor de los Anillos.

Michael Jordan filmando Space Jam

Cómo se filmaron las escenas de agua en Life of Pi.

Steven Spielberg probando la escena donde ET se disfraza de fantasma para Halloween en ET the Extra-Terrestrial

Esto está detrás de las escenas de GoldenEye (1995), que tuvo la mayor cantidad de trabajos en miniatura en una película de James Bond.

Hugh Jackman y su equipo se preparan para una escena en X-men: Days of Future Past

Hipnótica y variada selección de GIFS (96)







25 lagos gigantes del mundo

Lago Reindeer (Canadá)

El lago Reindeer de Canadá tiene una superficie de 6.500 kilómetros cuadrados. Es el más 'pequeño' de nuestra travesía por los mayores lagos del planeta. Situado en el oeste de Canadá, tiene una costa espectacular con innumerables ensenadas y bahías y múltiples islas que salpican el lago. El extremo sur del lago es el hogar de Deep Bay, donde se encuentran los restos de un impacto de meteorito de hace 140 millones de años.

Lago Turkana (África)

El lago Turkana de África tiene una superficie de 6.405 kilómetros cuadrados. Es el lago desértico permanente más grande del mundo; en los alrededores se han encontrado muchos fósiles de homínidos. Es una zona en la que abundan los cocodrilos del Nilo, víboras y escorpiones.

Lago Taimir (Rusia)

El lago Taimir de Rusia tiene una superficie de 4.560 kilómetros cuadrados. Se trata del lago más grande del Círculo Polar Ártico. Localizado en el norte de Rusia, suele estar cubierto de hielo durante nueve meses al año. La histórica prueba de 1961 de la Bomba del Zar (el dispositivo nuclear más grande y más fuerte jamás detonado) a 4 kilómetros de altitud sobre Nueva Zembla, provocó cierta contaminación en el lago, ya que las partículas de plutonio fueron arrastradas por los vientos del archipiélago.

Lago Athabasca (Canadá)

El lago Athabasca de Canadá tiene una superficie de 7.850 kilómetros cuadrados. Es el hogar de las dunas de arena más grandes de la Tierra pues se extienden por más de 100 kilómetros. En el lado negativo, el uranio y la extracción de petróleo cerca del lago han llevado a niveles de contaminación graves en esta zona.

Lago Cocibolca (Nicaragua)

El Gran Lago de Nicaragua tiene una superficie de 8.264 kilómetros cuadrados. A pesar de que desemboca en el Mar Caribe, el lago está tan cerca del Océano Pacífico que se puede ver desde una de sus dos islas. Antes de que se construyera el Canal de Panamá, Cornelius Vanderbilt (el famoso magnate ferroviario estadounidense) trabajó para asegurar el área como un canal interoceánico alternativo. En el futuro podríamos contar con un potencial Canal de Nicaragua. Y es el único lago del mundo en el que hay tiburones.

Lago Titicaca (Perú y Bolivia)

El Lago Titicaca de Perú/Bolivia tiene una superficie de 8.135 kilómetros cuadrados. Es el lago navegable más alto del mundo 3900 (metros sobre el nivel del mar y el mayor lago de agua dulce de América del Sur. Abarca la frontera entre Perú y Bolivia, también es famoso por sus barcos de caña.

Errores en la cocina que arruinan tus platos

Asegúrate de evitar estos errores de cocción para que tu plato este lo más cerca posible de la perfección.


  • Agregando demasiada sal Agregar demasiada sal a tu plato no solo hace que quieras tomarte un vaso de agua, también es muy poco saludable. Agrega un poco de sal cuando cocines tu comida y pruébalo para saber cuando has agregado la cantidad correcta.
  • No tamizar la harina Si no tamizas la harina cuando la cocinas puedes producir grumos. La gente a menudo se encuentra con este problema al hacer salsas y gravies. Si la salsa tiene muchos grumos, échala en una licuadora para suavizarla.
  • Pasarte al cocinar la pasta Nada arruina un plato como la pasta blanda. Si dejas que el agua hierva durante demasiado tiempo, pasa la pasta con agua fría durante unos pocos minutos para detener el proceso de cocción y contraer el almidón. Cuando agregues salsa de tomate se volverá a calentar. Si tu pasta blanda no se puede reparar, agrégala a un lote de minestrone o sopa de pollo con fideos.
  • Agregando demasiada agua al arroz Agregar demasiada agua al arroz al cocinar puede hacer que se bata. Pero no te preocupes; Tu comida no está completamente arruinada. Agrega algunos camarones o carne cocidos, o hazlo bolitas, fríelos y envuélvelos en wontons para cocínalos al vapor.
  • Olvidar revolver Si olvidas agitar el estofado, o cualquier plato que estés cocinando en la estufa, la parte inferior del sartén puede quemarse y volverse completamente negra. Puedes guardar tu guisado transfiriendo la parte que no se ha quemado a una nueva bandeja. Sin embargo, asegúrate de hacer esto tan pronto como notes que algo se ha quemado, ya que podrías arruinar el sabor de todo el plato.
  • No engrasar el molde para pasteles Olvidarse de engrasar el molde para hornear antes de verter la mezcla puede provocar un desorden desastroso cuando lo saques del horno. No podrás deslizarte fácilmente fuera de la bandeja y sobre la rejilla de secado. Si eres astuto, puedes intentar “pegar” las piezas del pastel nuevamente con glaseado.
  • No usar papel para hornear Poner tus galletas directamente en la bandeja en lugar de usar papel para hornear es un poco más fácil, pero si deseas que tus galletas salgan completas, usa el papel. Sin este, se pegarán a la bandeja y se romperán. Si esto sucede, intenta usarlas como una galleta desmenuzada para cubrir un pastel o agrégalas a un helado.
  • Verduras de cocción excesiva Si accidentalmente cocinas demasiado las verduras, las harás secas y suaves. Enfríalas en agua con hielo y luego vuélvelas a calentar brevemente en caldo caliente para hacerlos comestibles nuevamente.
  • Añadiendo demasiada azúcar Si agregas demasiada azúcar al cocinar, puedes hacer que tu postre sea extremadamente insalubre. Si tienes un diente dulce, trata de satisfacerlo con postres centrados en frutas
  • Usando la opción “baja en grasa” Elegir la opción baja en grasa para cocinar no es muy saludable; Hay tal cosa como la buena grasa. De hecho, no agregar suficiente al cocinar es un error. La grasa es una fuente de energía importante y ayuda a tu cuerpo con la absorción de vitaminas.
  • Ignorando las comas Si no lees una receta de cerca, podrías arruinar tu plato. Por ejemplo, si una receta dice “1 taza de nueces, picadas”, esto significa medir una taza de nueces entera y luego cortarlas. “Una taza de nueces picadas” significa que tienes que cortar las nueces antes de medirlas.
  • Revisar tu comida mientras está en el horno Es muy tentador abrir el horno para revisar tu comida y tener una idea de lo que está por venir, pero podrías causar que tu comida no esté bien hecha. Cada vez que abres la puerta del horno, liberas suficiente calor para cambiar la temperatura. Si deseas poder ver tu comida, enciende la luz y mira a través de a ventana del horno.
  • Utilizando ingredientes fríos Es muy importante utilizar los ingredientes a temperatura ambiente al hornear (a menos que la receta indique lo contrario). Los ingredientes más calientes no solo son más fáciles de mezclar, sino que también harán que el resultado final sea mas esponjoso.
  • La temperatura del horno es demasiado alta Si la temperatura del horno es demasiado alta, puede quemar el exterior de tu comida y el interior aún no estar bien cocinado. Es importante vigilarla mientras se cocina, ya que la visualización de la temperatura en el horno no siempre es precisa especialmente en los modelos más antiguos.
  • Utilizas el sartén equivocado Las cacerolas más oscuras absorben más calor, lo que podría causar que los alimentos se quemen en la parte inferior.



No importa si eres de derecha o de izquierda seguramente eres un (poco) "facho"

El fascismo es una ideología política. Una ideología que, cuando se estructura en partido, tiene consecuencias letales, tal como se vio en la Segunda Guerra Mundial. Pero antes de eso, el fascismo es un estado de opinión desestructurado. Una forma de ver el mundo que suele darse ante las frustraciones producidas por una crisis económica y sus devastadoras consecuencias en las expectativas de cada uno.


Lo que sucede es que esta forma incipiente de protofascismo resulta difícil de identificar porque su visión totalitaria se camufla en todas las demás ideologías, permaneciendo en el interior de las mismas a modo de tumor maligno presto a la metástasis cuando se den las condiciones necesarias. Por ejemplo, ante un miedo desaforado al futuro mezclado con una sublimación del pasado.

Si a ello le añadimos la aparición de un líder carismático capaz de convencernos de que el origen de todos nuestros males proviene del exterior (otro país, otra raza, otra clase social, otro sexo…), el odio está servido.

El problema es grave, porque al fascismo no se le ve venir. Y eso sucede porque fascistas puros hay muy pocos. El peligro, el verdadero peligro, está en ese fascista que, en mayor o menor porcentaje, todos llevamos dentro. Ese es contra el que hay que luchar. Y no tanto señalando al de los demás como identificando y corrigiendo el nuestro.

Por muy demócratas que seamos, por mucho que aborrezcamos las actitudes totalitarias, siempre hay un tema en el que perdemos ese nivel de objetividad del que tanto nos jactamos, ante los demás y ante nosotros mismos.

O tal vez no. Tal vez en tu caso no se dé esta situación en absoluto y estemos ante el perfecto demócrata que muchos queremos llegar a ser. Para comprobarlo, basta con que leas las siguientes 20 aseveraciones y descubras que jamás te has identificado con ninguna de ellas. Si es así, felicitaciones. Ojalá hubiera mucha más gente como tú.

  • Lo de la inseguridad lo arreglaba yo en un día.
  • En (tal lugar) son todos unos fachas.
  • Libertad, sí. Pero no libertinaje.
  • ¡Habla en cristiano, carajo!
  • Estas cosas antes no pasaban.
  • Los extranjeros vienen aquí a que les curemos gratis.
  • La culpa de todo es de… (pon aquí a quien quieras)
  • Si tanto te gustan los emigrantes, ¿por qué no los metes en tu casa?
  • Yo sí te creo.
  • El dinero de las pensiones nos lo gastamos votando.
  • El aborto es un crimen.
  • Aquí lo que faltan son cojones para tomar medidas.
  • El feminismo es cosa de lesbianas.
  • Los políticos son todos iguales.
  • EEUU nos roba.
  • Se está rompiendo la familia.
  • Los hombres son todos unos machistas de mierda.
  • Ya no se respeta ni…
  • Si es que se lo van buscando…
  • Pues que se vuelvan a su pueblo.
Puede que te moleste que alguna de estas frases esté en el listado. Porque eso no es ser fascista. Una cosa no tiene que ver con la otra, concluirás molesto.

Tiene que ver. La tolerancia, el respeto a la ley, la presunción de inocencia, la defensa de las instituciones democráticas, la ausencia de prejuicios, la compasión y la empatía nos vacunan contra un fascismo que permanece, disfrazado pero latente, esperando su oportunidad...




Grandes video juegos de la historia

Batman: Arkham Asylum (2009)

Lo que sería una noche como cualquier otra, con Batman devolviendo a un Joker desquiciado a las instalaciones correccionales de Gotham para pervertidos y delincuentes, se convierte en una pesadilla en la que los delincuentes que han plagado la ciudad son liberados repentinamente de sus celdas y rápidamente se ponen al mando de la situación. Batman: Arkham Asylum es un juego excepcional por la forma en que permite a los jugadores sentirse como si fueran el Caballero Oscuro, ya sea que sigan cautivando e inspirando miedo a los malvados, aplicando habilidades de detective para resolver crímenes o utilizando la tecnología a su disposición para navegar por el juego. La peor noche de la vida del Caballero Oscuro es uno de los mejores juegos de superhéroes de todos los tiempos.

Final Fantasy IX (2000)

'Final Fantasy IX' regresó a las raíces puramente fantásticas que dieron origen a la saga. Esta última entrega presenta personajes, vehículos y entornos altamente detallados, y unos gráficos impresionantes. La incorporación de características completamente nuevas, como el sistema Active Time Event de mejora de la historia y el regreso de los minijuegos que otorgan un juego adicional, hicieron de 'Final Fantasy IX' no solo una experiencia de juego memorable, sino también un paso significativo en una nueva era de videojuegos.

BioShock Infinite (2013)

Te guste o no este género (first person shooter), es imposible negar que algunos de los juegos más grandes e innovadores jamás realizados han sido juegos de disparos en primera persona. Aún hoy dominan las listas de ventas. En este caso, el jugador asume el papel del ex agente de Pinkerton, Booker DeWitt, enviado a una ciudad perdida para rescatar a Elizabeth, una joven encarcelada desde la infancia. DeWitt debe aprender a luchar contra enemigos y hacerse con nuevas armas y habilidades.

El combate del juego no se aleja demasiado de las mejoras hechas en Bioshock 2, y ocasionalmente fue criticado por tener encuentros de combate demasiado "similares", pero en sus mejores momentos es toda una explosión de adrenalina al emplear vigors y pistolas simultáneamente.

Doom (1993)

Un ominoso riff de heavy metal proclama inmediatamente una marca distintiva de intensidad en el primer nivel del juego Doom de ID Software. A partir de ahí, el juego va más allá de las implicaciones de su título, ya que el jugador avanza por fríos pasillos, lucha contra cuerpos humanos corruptos por demonios y corre a través del fango mortal. Con un montón de habitaciones secretas que contienen objetos preciosos, Doom también te invita a inspeccionar un ambiente que parece vivo, especialmente cuando, después de sentirte satisfecho con el encanto de un área vacía, te conviertes en víctima de trampas abruptas y diabólicas. Debido a que solo puedes apuntar hacia delante con una pistola o una motosierra, el juego te obliga a aprovechar las habilidades de ejecución y ataque del protagonista, pero la velocidad de tu movimiento puede ser tan desconcertante como vivificante. Todos estos aspectos, más que la violencia gráfica del juego, cimentan a Doom como una obra maestra de terror que trasciende la etiqueta de disparos en primera persona.

Battlefield 1942 (2002)

Battlefield 1942 tuvo (y sigue teniendo) la mejor banda sonora de una sola canción en la historia del juego, pero eso es solo la guinda del pastel. El Battlefield1942 original es un juego en el que podías sumergirte horas y horas porque ofrecía muchas experiencias memorables. En su forma básica, se basaba en un juego de disparos en la Segunda Guerra Mundial que no afectaba a los juegos de arcade y que era innovador en cuanto a la exquisita manera de incorporar vehículos como jeeps, tanques, aviones e incluso acorazados en un juego frenético y veloz, al tiempo que permitía 'matanzas creativas' donde las acrobacias siguen siendo la marca registrada de la serie. Simultáneamente, sin embargo, el juego original también fue seguido por algunos fantásticos mods de conversión total, desde el combate en Vietnam hasta el realismo de la Segunda Guerra Mundial, con la Esperanza Olvidada. Este último alcanza un nivel de realismo casi perfecto que hace que cada uno de los ejércitos sea distinto y diferente (en lugar de ser simplemente clones entre sí), a la vez que mantiene lo suficiente de sus orígenes arcade para que el juego siga siendo vital y adictivo. Lo curioso es que, en conjunto, Battlefield 1942 estableció un formato tan efectivo que la serie apenas se ha desviado de su estructura básica en más de una década.

Detalles para saber si tu pareja te engañará con otra persona

Una relación de pareja puede llegar a ser una auténtica carrera de obstáculos en la que no siempre se llega limpio (o íntegro) a la meta. Algunos de sus participantes, de hecho, ni llegan a olerla. Demasiadas tentaciones por el camino, quizás. ¿Será acaso cierto que, tal y como decía Oscar Wilde, lo único que hace emocionante el matrimonio es la infidelidad? Parece ser que sí, al menos para muchísimas personas comprometidas.

Cada vez hay más expertos que consideran la monogamia sexual como un estado antinatural. Piensan que la infidelidad es algo intrínseco a la naturaleza humana. Y como muestra, basta un botón: según el libro The Normal Bar: The Secrets of Happy Couples and What They Reveal About Creating a New Normal in Your Relationship (2012), basado en numerosas encuestas sobre satisfacción matrimonial realizadas a más de 70.000 personas, un 33% de los hombres y el 19% de las mujeres admitieron haber sido infieles.

Pero ¿por qué son infieles las personas? Es difícil determinarlo, aunque sí es posible afirmar que existe una serie de factores de riesgo (que en ningún caso deben ser tomados como predicciones de futuro) que podrían aumentar las posibilidades de que una persona se la pegue a su cónyuge.

A continuación se enumeran diez de estos factores:

  • La erótica del poder. Según el estudio Beauty and the Labor Market, elaborado por Daniel S. Hamermesh y Jeff E. Biddle, las personas físicamente atractivas ganan más dinero que las normales o poco atractivas. Además, cuanto más inteligente sea tu pareja más probable es que tenga un trabajo de alto estatus socioeconómico. Esta circunstancia suele hacerles más atractivos a los ojos de los demás, y esto lleva a que les tiren más los tejos. Es matemática pura: el aumento de oportunidades supondrá, por tanto, un mayor riesgo de infidelidad.
  • Los malqueridos. Se tiende a pensar que cuando una persona engaña a su pareja lo hace porque se ha desenamorado. Pero lo cierto es que (con frecuencia) la infidelidad suele ser una reacción a la falta de amor (y de buen trato) que el infiel siente por parte de su pareja. Es probable que si alguien se siente tratado injustamente, y no le da al masoquismo, busque fuera de la relación aquello que le falta y trate de castigar a su prometido. «Esto se da mucho en el caso de las parejas tóxicas, donde uno de los miembros se siente poco respetado, descalificado o desvalorizado», cuenta la experta en crisis de pareja y familiares Beatriz Goldberg. «Esa persona, a la que se deja sin autoestima, va a buscar fuera a alguien que le dé la certeza de que todavía está en carrera. Una especie de certificado de que la persona aún vale y es de buena calidad».
  • Beber para olvidar. Son varios los estudios que señalan que aquellos que cometieron una infidelidad lo hicieron porque se encontraban borrachos y andaban confundidos. Esto lleva a pensar que cuanto más juerguista y bebedora sea tu pareja, más probabilidades hay de que te la pegue con otra persona. «El consumo altera el funcionamiento habitual del organismo del ser humano y, cuando este está alterado, es más difícil controlar los impulsos y atenerse a unos códigos racionales y morales; y eso hace que la persona esté más vulnerable», explica Eduardo Torres, psicólogo de Instituto Centta. «Es frecuente que el consumo, en las personas emparejadas, esté fomentando una relación de pareja que incite a este tipo de juegos de celotipias y traiciones. El alcohol siempre es un disparador tanto en la relación como en los aspectos individuales, y la infidelidad es un mecanismo más».
  • Maldita impulsividad. Algunos episodios de cuernos están presididos por la premeditación y la alevosía (tal es el caso de la conocida versión secreta de Tinder). Pero, a menudo, se da la circunstancia de que tu pareja estuvo en el lugar equivocado en el momento equivocado, y se muestra demasiado débil como para resistirse a la tentación. Si tu pareja es de ese tipo de personas incapaces de resistirse a los deseos impulsivos y rara vez piensa en las consecuencias de sus actos, mantente alerta.
  • Padres recién salidos del horno. El estrés suele presidir la llegada de cualquier recién nacido al hogar. Las mujeres suelen centrar su atención en los bebés, y eso hace que muchos hombres se sientan celosos y, en cierto modo, apartados. Y, para más inri, ellas se sienten agotadas físicamente para seguir llevando el ritmo sexual de antaño. En resumen, muchos hombres reconocen sentirse mal después del nacimiento de su hijo, sobre todo si el tema de la paternidad era algo que no deseaban especialmente (o, al menos, no tanto como sus mujeres). Y ahí es cuando se suele dar el engaño. «Es frecuente que, al estrenar paternidad, pueda haber una infidelidad si no ha habido un acuerdo explícito [para tener a ese hijo]», explica Torres. «La infidelidad pasa a ser una manera de denunciar, de salir de ese compromiso o de resolver una situación ante la que no tengo otras herramientas».
  • El peligro del 9. Si tu media naranja está a punto de celebrar un cumpleaños redondo (esto es, de cambiar de década), ten cuidadito. Hay estudios sobre la actividad en la web de citas para personas comprometidas Ashley Madison que han descubierto que los hombres son más propensos a buscar relaciones extramatrimoniales cuando su edad termina en el número nueve. «Cada cumpleaños es un momento movilizante. El nueve es como ese último año cercano al cambio de década donde siempre hay un replanteamiento de la pareja, de toda índole», comenta Goldberg, autora del libro Parejas tóxicas. De tal palo, tal astilla. Hay estudios que apuntan que las personas con tendencia a ser infieles son más propensas a haber experimentado la misma situación en la relación de sus padres. No es que uno tenga que ser infiel porque sus padres lo hayan sido, ni mucho menos, pero sí que se trata de un factor de riesgo. «Cuando la infidelidad ha sido aprendida, es decir, cuando hemos crecido en un entorno donde la infidelidad ha sido una herramienta utilizada frecuentemente en las relaciones de nuestros padres, en el modelaje relacional nosotros vamos a tender a repetir esos patrones vinculares», cuenta Torres. «Por lo tanto, la infidelidad va a recobrar un valor importante a la hora de establecer nuestras propias relaciones».
  • Ganas más que él. Un estudio estadounidense publicado en 2015, y titulado Her Support, His Support: Money, Masculinity, and Marital Infidelity, reveló que las personas que dependen económicamente de sus cónyuges son más propensas a engañar a sus parejas.  Los hombres que pasan por esta situación ven de alguna forma amenazada su masculinidad al sentir que no encajan con el rol prescrito para ellos por la sociedad. «Para los hombres, especialmente los hombres jóvenes, la definición dominante de masculinidad se basa en términos de virilidad sexual y conquista, particularmente con respecto a [tener] múltiples parejas sexuales. Por lo tanto, participar en una infidelidad puede ser una manera de restablecer la masculinidad amenazada. Simultáneamente, la infidelidad les permite a esos hombres amenazados poder distanciarse de, o quizás castigar, a sus cónyuges que ganan más», aseguraba en una entrevista digital la propia autora del estudio antes citado, Christin Munsch.
  • Pornoadictos. Ver porno no convierte a uno en infiel ya que, si así fuese, la mayor parte de los seres humanos serían desleales. Y tampoco es que consumir porno predisponga a todos los hombres y mujeres a la infidelidad (es más, hay casos en que ocurre justo lo contrario). Lo que sí es cierto es que este tipo de cine, donde todos se acuestan con todos y las parejas no se quejan (o incluso se unen a la fiesta), desvirtúa bastante el modelo de relaciones sexuales. Muchos chavales piensan, de hecho, que los tríos son norma habitual en las relaciones de pareja, pues es lo que ven que ocurre en la mayor parte de las pelis porno que consumen.
  • La cabra siempre tira al monte. Parece que los infieles suelen ser reincidentes. El estudio Once a Cheater, Always a Cheater? Serial Infidelity Across Subsequent Relationships, elaborado por Kayla Knopp, de la Universidad de Denver, señala que las personas que reconocieron haber engañado a su pareja en su primera relación fueron tres veces más propensas a engañar a una pareja posterior que aquellos que nunca engañaron en la primera relación. Factores de riesgo a un lado, tampoco cabe obsesionarse con el tema. Ni caer en celotipias sin sentido, sobre todo si uno sabe el tipo de persona que tiene al lado y conoce sus valores. Tal y como apostilla Torres, cuando hablamos de infidelidad conviene «salir de la construcción moral sobre si es bueno o es malo y hay que hacer una lectura mucho más ecológica de todas las variables que entran en juego, tratando de comprender el para qué de esa infidelidad».



El curioso caso de la mujer alérgica a su esposo

Una mujer colombiana se dio cuenta de que era alérgica a su esposo porque cuando se saludaban, su cara enrojecía, en la intimidad era peor.


“Yo inmediatamente pasaba a lavarme el rostro y a ponerme alguna crema para que se me quitara la alergia que me producía su barba”.

Pero no quedó solo en los vellos del rostro de su pareja, cuando tenían relaciones sus fluidos también le causaban alergia, “sentía ardor, picazón y enrojecimiento en mis partes íntimas”, señaló.

La hipersensibilidad al semen es una alergia a una proteína presente en el líquido seminal que se suele manifestar con picores y quemazón vaginal, y puede causar síntomas graves, e incluso una reacción de anafilaxia.

La situación no aminoró, así que la pareja decidió acudir a un médico que les recomendó usar preservativos.

Pero esto no funcionó porque también era alérgica al látex, “dejé de usarlos porque no mejoraba si no que empeoraba mis síntomas. Me di cuenta que me sentía mejor si inmediatamente terminado el acto sexual me lavaba con abundante agua”.


La alergia al látex es una reacción a ciertas proteínas que se encuentran en el látex de caucho natural, un producto fabricado a partir del árbol de caucho. Si tienes alergia al látex, tu cuerpo se equivoca y reacciona como si fuese una sustancia dañina.

La alergia al látex puede provocar picazón de la piel y urticaria o incluso anafilaxia, una afección que puede poner en riesgo la vida y que puede causar hinchazón de la garganta y dificultad grave para respirar. 

Actualmente llevan 11 años de casados y con el paso del tiempo desarrolló “resistencia” y generó una especie de protección a los fluidos de su esposo, pues la alergia ha disminuido constantemente. 

Pero el malestar provocado por la barba aun continúa.




Satanás, los mitos mas oscuros del "angel caído" que no reina en el infierno

Fuego, cuernos y tridente. El Demonio de la tradición cristiana se ha terminado convirtiendo en una forma casi parodiable, que no corresponde con lo que dice de él la Biblia (el texto cita a Satanás unas 36 veces y al Diablo 33 veces) ni con el mito del ángel caído que desafió a Dios. La propia Iglesia considera estos temas poco agradables y no suele deternerse mucho en ellos.

¿Es lo mismo Lucifer, el Demonio y Satanás?
La palabra demonio o daemon procede del griego «demon» (genio), un ser sobrenatural descrito como algo que no es humano y que usualmente resulta malévolo. Así y todo, la connotación negativa fue algo que distintas religiones de Oriente Medio fueron añadiendo al concepto de daemon con el paso de los siglos.

En el Antiguo Testamento al adversario de Dios se le llama «Satán», que significa literalmente enemigo u opositor. Paradójicamente, el Satán reflejado en los estratos más antiguos de la Biblia nada tiene que ver con ángeles caídos, ni con demonios corrientes, ni con el origen del mal... simplemente es un ángel a las órdenes de Yahvé encargado de ciertas tareas desagradables. Es más adelante cuando Satán ocupa en la narración el puesto del antipoder frente al Dios Creador, aunque la existencia de este antipoder se intuye ya en el Génesis.

En el Nuevo Testamento, a Satanás se le nombra como «Diablo», que viene del verbo griego «diaballo» (acusar). Otros apelativos que recibe Satanás son Legión, Príncipe de los demonios, Beelzebub, Mentiroso, Padre de la mentira, Pecador desde el principio, Tentador, Maligno, Espíritus malignos, Espíritus inmundos o impuros, Homicida desde el principio, Señor de la muerte, Dragón, Serpiente antigua, Belial, Dios de este mundo, Poder de las tinieblas, Seductor del mundo entero, Ángel de Satanás o Acusador.

Lucifer, por su parte, no está mencionado en el Antiguo Testamento, no al menos directamente, significando «estrella de la mañana» o «el que lleva la luz». Según los textos del renombrado exorcista P. Gabriele Amorth, Lucifer sería el nombre propio del segundo demonio en importancia en la jerarquía demoníaca. No obstante, para el Cristianismo Satanás y Lucifer son la misma cosa.

¿Quién es el Ángel caído?
Según la tradición cristiana, Lucifer representa al ángel caído, ejemplo de belleza y sabiduría, a quien la soberbia le condujo a la oscuridad. En consonancia con el pensamiento de Santo Tomás, el pecado de soberbia consistió en pretender obtener la bienaventuranza sobrenatural no como un don gratuito de Dios, es decir, por su gracia, sino por sus propias fuerzas. Desde su rebelión en la que arrastró a un tercio de los ángeles (Apocalipsis 12:4), es denominado el adversario de Dios, si bien designar a Lucifer como Satán es un invento cristiano procedente –en opinión de Antonio Piñero, catedrático de filología griega en la Universidad Complutense– de «una exégesis particular por parte de los Padres de la Iglesia de un pasaje de Isaías, concretamente el 14,12 5».


«¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora! ¡Has sido abatido a tierra, dominador de las naciones! Tú que habías dicho en tu corazón: ‘Al cielo voy a subir, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y me sentaré en el Monte de la Reunión... subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo’. ¡Ya! Al sheol (mundo subterráneo) has sido precipitado, a lo más hondo del pozo», escribió Isaías para celebrar la muerte del Rey asirio Sargón II. La referencia al Rey como «Lucero, hijo de la Aurora» fue entendida por los Padres de la Iglesia como una denominación al Diablo.

En el cristianismo ambos conceptos son hoy similares, con la diferenciación generalizada de que Lucifer es el nombre del «Príncipe de los demonios» antes de su caída; y el nombre de «Satán» es el que adoptó tras su caída.

¿Por qué se menciona a Jesús como lucero del Alba?
Jesús es mencionado en varios versículos como la estrella o el lucero de la mañana, como así sucede en Apocalipsis 22:16: «Yo, Jesús, [...] soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana». Pero todo se debe a una reinterpretación posterior. En opinión de Antonio Piñero, cuando los autores cristianos de finales del siglo I (Apocalipsis) o del primer cuarto del siglo II emplearon «lucero de la mañana» aún no se había asociado ese sintagma con el Diablo/Belial. «No hay el menor motivo de asombro o de desdoro al leer esos textos cristianos, porque los autores del Nuevo Testamento jamás comparaban el lucero de la mañana con Lucifer/Diablo, que el fin y al cabo sólo significa el “portador de la luz”».

¿Dónde habita el demonio?
Según el libro del Apocalipsis, Cristo vencerá a Satanás y lo enviará a una prisión (el infierno) «para que no engañe más a las naciones» y no pueda acceder más al Cielo ni la Tierra. Para la mayoría de autores, la suposición de que Satanás gobierna o habita como Rey del infierno carece de base bíblica. Cuando vaya lo hará como prisionero, no como rey. La imagen del Diablo como monarca infernal se basa en gran medida en los escritos literarios, en especial de Dante y Milton, quien pone en su boca la frase en «El Paraíso perdido» de que «es mejor reinar en el infierno que servir en el cielo».

Pero, ¿qué es el infierno para los cristianos? El vocablo infierno proviene del latín infernun que significa «inferior» y que, en la mayoría de las religiones monoteístas, representa el lugar en el que las almas de los muertos son torturadas como castigo por los pecados que cometieron en vida. En este mismo libro hay referencias a la condenación con imágenes de los caídos «arrojados al estanque (o lago) de fuego que arde con azufre». Este material es recurrente al hablar del infierno cristiano, relacionando el azufre pues con la destrucción y el castigo, a la vez que con la purificación del alma.