Páginas

domingo, 18 de noviembre de 2018

10 estrategias de manipulación que usan "los amos del mundo"

  • 1. La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción consistente en desviar la atención del público de los problemas importantes y de las mutaciones decididas por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación continua de distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al publico de interesarse por conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y de la cibernética. “Mantener la atención del publico distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener el publico ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a la granja con los otros animales.“ (cita del texto ”Armas silenciosas para guerras tranquilas“)
  • 2. Crear problemas, después ofrecer soluciones Este método es también denominado "problema-reacción-solución”. Se crea primero un problema, una “situación” previsto para suscitar una cierta reacción del publico, a fin que este sea el demandante de medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: Dejar que se desarrolle o intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad o policíacas en detrimento de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.
  • 3. La estrategia de la degradación Para hacer aceptar una medida inaceptable, es suficiente con aplicarla progresivamente, en “degradado”, sobre una media de 10 años. Es de esta manera que condiciones socio-económicas radicalmente nuevas han sido impuestas durante los años 1980-1990. Desempleo masivo, precariedad, flexibilidad, re-localización, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que habrían provocado una revolución si hubieran sido aplicados bruscamente.
  • 4. La estrategia del diferido Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es de presentarla como “dolorosa pero necesaria”, obteniendo el acuerdo del publico en el momento para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero por que el esfuerzo no es desplegado inmediatamente. Segundo porque el público, la gente, tiene siempre tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejor mañana” y que el sacrificio demandado podrá ser evitado. Esto deja mas tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarlo con resignación cuando llegue el momento. Ejemplo reciente: El pasaje hacia el Euro y la perdida de soberanía monetaria y económica han sido aceptados por los países Europeos en 1994-1995 para una aplicación en el 2001. Otro ejemplo: Los acuerdos multilaterales del ALCA (o FTAA) que los Estados Unidos han impuesto en el 2001 a los países de todo el continente americano (Centro y Sudamérica) a pesar de sus reticencias, concediendo una aplicación y vigencia diferida para el 2005.
  • 5. Dirigirse al público como a niños pequeños La mayoría de los anuncios dirigidos al gran público utilizan un discurso, argumentos, personajes, y un tono particularmente infantil, muchas veces próximo a lo débil, como si el espectador fuera un niño pequeño o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador u oyente, más se tiende a adoptar un tono infantil.  Pero, ¿Por qué? Si se dirige a una persona como si tuviera la edad de 12 años entonces, en razón de la sugestibilidad, ella tendrá, con cierta probabilidad, una respuesta o reacción también desprovista de sentido critico al igual que una persona de 12 años.“ (cita. ”Armas silenciosas para guerras tranquilas“)
  • 6. Utilizar el aspecto emocional más que a la reflexión Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para hacer corto circuito al análisis racional, y por ende al sentido critico de los individuos. Además, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o insertar ideas, deseos, miedos, temores o inducir comportamientos…
  • 7. Mantener al público en la ignorancia y la idiotez Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. "La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre o mediocre posible, de forma que la brecha de la ignorancia que aísla las clases inferiores de las clases sociales superiores sea y permanezcan incomprensible para las clases sociales inferiores." (cita. ”Armas silenciosas para guerras tranquilas“)
  • 8. Promover al público a complacerse en la mediocridad Promover al público a encontrar "cool” (bien) el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…
  • 9. Reemplazar la revuelta por la culpabilidad Hacer creer al individuo que el solo es responsable de su desgracia, a causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en vez de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto-devalúa y culpabiliza, lo que genera un estado depresivo del cual uno de sus efectos es la inhibición de la acción. Y sin acción, ¡No hay revolución!
  • 10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una brecha creciente entre los conocimientos del público y aquellos utilizados por las élites dirigentes. Gracias a la biología, la neurobiología, y la psicología aplicada, el “sistema” ha logrado a un conocimiento avanzado del ser humano, a la vez físicamente y psicológicamente. El sistema ha alcanzado a conocer mejor el individuo común de lo que él mismo conoce de sí. Esto significa que en la mayoría de los casos, el sistema posee un más gran control y un más gran poder sobre los individuos que los individuos de ellos mismos.




Humor complicado







Actores y las personas reales a las que interpretaron en el cine

Chaplin
Robert Downey Jr.interpretando a Charlie Chaplin

Selena
Jennifer Lopez interpretando a Selena Quintanilla-Pérez

Gandhi
Ben Kingsley interpretando a Mohandas Karamchand Gandhi

Wilde
Stephen Fry interpretando a Oscar Wilde

127 horas
James Franco interpretando a Aron Ralston

El juego de Molly

Jessica Chastain interpretando a Molly Bloom

Filias curiosas

Filia, en psicología, son aficiones o atracciones a determinadas realidades o situaciones, por lo tanto, significan lo contrario que las fobias que hacen referencia a los miedos.











La historia detrás de populares supersticiones

¿Te has preguntado por qué algunas personas evitan los gatos negros o romper espejos? Conoce las historias que hay detrás de esas supersticiones y de otras más.

Superstición: Los gatos negros son un mal augurio
La historia


Pese a gozar de un trato de reyes durante siglos (los antiguos egipcios los veneraban; la diosa nórdica Freya usó una carroza tirada por ellos), la reputación de los gatos se vio dañada en la década de 1200, cuando el papa Gregorio IX, al librar una guerra cultural contra los símbolos paganos, los calificó como siervos de Satanás.

Debido a esto se aniquilaron miles de mininos —especialmente negros— en toda Europa. Algunos historiadores dicen que hubo una consecuencia negativa, pues quizá gracias a esto proliferaron los roedores portadores de enfermedades que transmitieron la peste bubónica en 1348.

Aun así, continuaron los rumores de que sus dientes y su piel eran venenosos, y en la época de la cacería de brujas (alrededor de 1600) muchos puritanos estaban convencidos de que los gatos negros eran “familiares” (demonios que sirven a las brujas) y los evitaban como si fueran la peste.

Superstición: Nunca camines debajo de una escalera
La historia

Según el contexto, una escalera apoyada en una pared puede representar un día de trabajo honrado, un problema de geometría o un símbolo de la Santa Trinidad que, en caso de ser alterado, podría condenar tu alma. Esto último es lo que creían algunos cristianos antiguos: que cualquier triángulo representaba a la Trinidad y, por lo tanto, modificarlo podría convocar al Maligno.

Hoy día, nuestra fobia a pasar debajo de una escalera es un poco más práctica: nos podrían caer herramientas, escombros o incluso un ser humano menos afortunado que nosotros.

Superstición: Si rompes un espejo, tendrás siete años de mala suerte
La historia

Muchas culturas antiguas coinciden en esto: tu reflejo no solo revela si estás despeinado; también contiene parte de tu alma. Así pues, romper un espejo significa fracturar nuestra propia esencia, lo cual nos deja vulnerables a tener mala suerte.

Pero ¿por qué debe durar siete años? Algunos escritores citan a los antiguos romanos, que al parecer creían que el cuerpo y el alma humanos se regeneran por completo cada siete años. Cualquier pobre mortal que fracturara su espíritu en un espejo tendría que soportar el mal karma hasta que se renovara.

Superstición: La Luna llena hace que las personas enloquezcan
La historia

¿Te has preguntado de dónde viene la palabra “lunático”? Pues está relacionado con el satélite natural de la Tierra. Muchos griegos sabían que la Luna y su diosa homónima controlaban las mareas; Aristóteles consideraba que el cerebro humano (el órgano más “húmedo”) era particularmente susceptible a su atracción. Hipócrates coincidía con él y escribió: “Quien se ve embargado por el terror, el espanto y la locura durante la noche, recibe la visita de la diosa Luna”.

Actualmente, algunos empleados de las salas de urgencias de los hospitales siguen creyendo que la Luna llena acarrea problemas.

Superstición: Di “Jesús” o “Salud” cuando alguien estornude o sufrirás algo peor que un resfriado
La historia

Quizá conoces el mito de que al estornudar se detiene el corazón (no es así), o que el cuerpo se separa del alma (la ciencia se niega a comentar al respecto). Sin embargo, para explicar el ritual de decir “Jesús” o “Salud” tras un estornudo debemos referirnos a otro papa.

Durante la primera epidemia de plaga registrada (siglo VI), los estornudos a menudo presagiaban una muerte repentina. Como una medida desesperada, Gregorio I supuestamente le pidió a su grey que dijera “Jesús” cada vez que alguien estornudara. Actualmente lo decimos por mera educación.




La razón por la que tu cerebro nunca quiere que hagas gimnasia

Resulta que hay una razón biológica por la que prefieres sentarte en el sofá a hacer ejercicio. Esto es lo que es y cómo superar tu inercia.


Cuando se trata de hacer ejercicio. Muchos de nosotros pasamos más tiempo explicando por qué no tenemos tiempo atándonos los zapatos y saliendo por la puerta. De acuerdo con la American Heart Association, solo necesitamos 150 minutos de ejercicio moderando cada semana, pero la mayoría de nosotros no alcanzamos esa meta.

De hecho, los informes nacionales de estadísticas de salida encontraron que más de tres de cada cuatro estadounidenses no llegan a esa recomendación semanal. ¿Por qué? La razón puede ser que estamos programados para ser perezosos, a pesar de nuestras mejores intenciones.

En un nuevo estudio en la revista Neuropsychologia, el investigador postdoctoral de la Universidad de Columbia Británica Matthieu Boisgontier, PhD, reclutó a 29 participantes y les pidió que observaran imágenes de actividad física o inactividad mientras llevaban electrodos que registraron su actividad cerebral.

Se pidió a los participantes que movieran sus avatares en pantalla lo más rápido que pudieran hacia las imágenes activas y alejándolas de las imágenes inactivas en una prueba, y luego se alejaran de las fotos activas y se acercarán a las inactivas.

Boisgontier y sus colegas encontraron que los voluntarios se movían más rápido hacia las imágenes físicamente activas que hacia las inapropiadas. Sin embargo, los participantes también utilizaron mucha más actividad cerebral al alejar sus avatares de las imágenes inactivas que hacia ellos. En otras palabras, el cerebro trabajo más duro para alejarse de la imagen sedentaria.

¿Por qué nuestros cerebros trabajan más cuando solo consideramos el ejercicio? La razón puede remontarse a los instintos de supervivencia. “Conservar nuestra energía física” ha sido esencial para la supervivencia de los humanos, ya que permitió ser más eficientes en la búsqueda de alimentos y refugio, competir por parejas sexuales y evitar a los depredadores”, explico Boisgontier a Medical News Today. “Estos resultados sugieren que nuestro cerebro se sienta atraído de manera innata por las conductas sedentarias” agrega.

El secreto para moverse más podría ser tan simple como engañar a tu cerebro para que quiera hacer ejercicio. En un artículo en Current Sports Medicine Reports, el autor Daniel E. Lieverman, PhD, explica que debido a que nuestra inclinación natural es ser perezoso, simplemente decirte que ejercitarte más no funcionará, necesitas incentivos. La solución es hacer que tu rutina se sienta más como un juego; elige algo que no se sienta como ejercicio y es más probable que lo hagas.

Otra estrategia es construir intencionalmente más actividad en tu rutina diaria.




Cosas que hasta hace muy poco tiempo era más difíciles (sin la tecnología)

¿Recuerdas cuando tuviste que marcar con el teléfono de tu casa para entrar a Internet o hacer un mixtape? Estas dificultades que existían en el pasado te harán reír.


Conseguir una cita
Antes de la llegada de los sitios web de citas, estas eran mucho más difíciles, es una maravilla que las personas hayan encontrado la manera de encontrarse en general (está bien, tal vez estamos exagerando). Pero la cosa era que, para conocer gente realmente tenías que salir de tu casa, ir a bares, a fiestas, unirte a clubes o tener amigos los suficientemente generosos como para establecer una cita.

O, tal vez, debías leer detenidamente los anuncios personales. Internet cambió todo eso. Match.com se lanzó en 1995. En 1998, Tom Hanks y Meg Ryan se conocieron en una sala de chat de Internet en You´Ve Got Mail. En el cambio de milenio, Harmony se lanzó para proporcionar una plataforma para las personas que buscan relaciones serias, y no pasó mucho tiempo antes de que todo tipo de sitios de citas comenzaran a aparecer en Internet, ofreciendo algo para todos.

En 2007, el lanzamiento de teléfonos inteligentes permitió el lanzamiento de Zoosk, una de las primeras aplicaciones de citas. Irónicamente, la movilidad que ofrecen las aplicaciones de citas le permite a los usuarios abandonar sus hogares mientras siguen participando en citas en línea. Sin embargo, de alguna manera, parece que a medida que las aplicaciones de citas han proliferado, las personas tienen menos necesidad de ir a cualquier lugar para encontrar una cita.

Conocer un poco más a tu cita
En el pasado, conectarte físicamente con alguien que conociste en un bar implicaría ir a casa de un completo desconocido de quien no sabías nada. Hoy en día, al menos puedes buscarlos en Google, suponiendo que no te haya dado un nombre falso. Si coincides con ellos en Tinder que requieres de una cuenta de Facebook para registrarte, es probable que sea una “persona real” con página de Facebook que puedes acechar por al menos 5 minutos antes de decidir si se reúnen o no. En realidad, no faltan nombres e identidades falsas en Tinder y similares (y, aparentemente en Fabebook). Sin embargo, si solicitas un nombre, Google puede ser tu amigo (y un amigo que nunca tuvieron las generaciones anteriores).

En lo que respecta a las citas, las probabilidades de saber las cosas malas sobre ellos son mayores a las que tenías en al pasado. Antes de que los buscadores de Internet y los sitios web de verificación de antecedentes, como Checkmate y BeenVerifies, esperamos que hayas conocido a tus citas a través de amigos porque tenías que confiar en el boca a boca para aprender algo sobre alguien. Si no, estabas bastante sin información y sin suerte.

Llega a tu destino sin perderte
Todavía tengo inquietantes recuerdos de detenerme en las estaciones de servicio en busca de direcciones y mirar fijamente con los ojos vidriosos mientras trataba de recordar, “gire a la derecha en la luz y luego dos cuadras más abajo, haz que la tercera gire fuera del circulo de tráfico”, incluso cuando todo borroso en “bla, bla, bla”.

Si estaba más organizado en el día, tuviste oportunidad de buscar le dirección con el anfitrión del lugar al que te dirigías para obtener las instrucciones de antemano y escribirlas cuidadosamente en un papel. Aún así, tendrías que consultarlos mientras conducías.

Hoy en día, casi definitivamente tienes algún tipo de sistema de navegación, ya sea integrado en tu automóvil o una aplicación descargable como Waze, google Maps o cualquier número de aplicaciones similares. Alguno de ellos incluso te ayuda a determinar que ruta tiene la menos cantidad de tráfico o peajes.

Hoy en día, incluso puedes usarlos para averiguar a dónde vas a pie o en una bicicleta. Perderse ya no es una opción, lo que significa que ya no es una excusa llegar tarde.

Salirte con la tuya llegando tarde
El problema de llegar tarde es que es realmente molesto para las personas que te están esperando. En el pasado, era particularmente insoportable en ausencia de teléfonos móviles, mensajes de texto y similares. Si estabas en la carretera y el tráfico era malo, no tenías manera de avisar, solo te quedaba esperar.

Hoy en día, las personas crónicamente tardías entre nosotros tienen un truco secreto que usamos para llegar tarde: enviamos un mensaje de texto para informar que “llegamos tarde” (“llegar tarde” es diferente a “ir tarde”) cuando en realidad ya estamos allí. Revelación completa: esto solo funciona cuando quien te está esperando se siente generoso.

Sonar como si supieras cosas
En el pasado, descubriste tu conocimiento a la antigua usanza: leíste/ escuchaste/ aprendiste, y si querías mostrar tu nuevo y brillante conocimiento, tuviste que memorizarlo para poder extraerlo de la memoria. Hoy en día, puedes buscar cualquier cosa en línea en cuestión de segundos.

Siempre y cuando no estés parado junto a la persona con la que estás hablando, puedes sacar tu teléfono, Googlear lo que quieras que suene como sabes y transmitirlo, sin que la persona con la que estás hablando se dé cuenta de que había incluso una pausa en la conversación.

Incluso puedes hacer que parezca que hablas otro idioma: simplemente conecta una palabra o frase en uno de estos sitios web de traducción automática, como Google Translate o Babelfish, et voila. De repente, ¡hablas francés! 


Engañar a tu pareja
Tal vez tengas una relación a largo plazo. Tal vez hayas superado la fase de luna de miel y tengas ganas de romper. No lo recomendamos, pero siempre hay opción de hacer trampa. Antes, el engaño tomaba un poco de esfuerzo, tenías que encontrar a alguien con quien quisieras hacerlo, lo que podría haber involucrado el mismo tipo de esfuerzo que encontrar una cita.

Pero luego subió la apuesta inicial: tenías que asegurarte que la persona con la que querías engañar no supiera que tenías una relación o que estuviera dispuesto a ignorar este factor. ¿Hoy en día? Es pan comido. Hay una aplicación para eso, se llama Ashley Madison, y es uno de los muchos que eliminan obstáculos por que, presumiblemente, cualquiera que esté en una aplicación diseñada para engañar esta dispuesto y al borde de hacerlo.

Vender tus cosas
Así que tal vez el engaño no era tan buena idea después de todo. Tal ves te hayan cachado, o quizás te diste cuenta que no era justo jugar en el campo mientras tu compañero jugaba según las reglas. En cualquier caso tu ruptura significa que finalmente puedes deshacerte del sofá feo que tu novia eligió para ti.

En el pasado, si querías venderlo, tendrías que sacar un anuncio en el periódico o poner folletos en la cocina de tu oficina. Hoy en día, tienes opciones. Puedes anunciarlo en Facebook o Craigslist. Puedes subastarlo en eBay, buscar en Google una organización benéfica que esté dispuesta a recoger tus muebles usados.

Haciendo que tus fotos se vean aún mejor
En el pasado, revelabas tus fotos y eso era todo. Como se que hayan salido era lo que tenías. Ahora en día, puedes eliminar los ojos rojos con solo hacer un click en un botón, generalmente en tu teléfono inteligente. Pero eso no es todo. Puedes suavizar tus arrugas, borrar tus cicatrices de acné, darte un mentón más prominente o una sonrisa más amigable.

Hace solo unos años, estos trucos estaban disponibles solo para aquellos que sabían como usar Photoshop, hoy en día puedes elegir aplicaciones para corregir fotos. O puedes colocar un filtro en ellas para que estén más iluminadas o borrosas en los bordes.

Revelación completa: si usas fotos modificadas en sitios web de citas, entonces estás complicando las cosas, tanto para ti como para los demás.

Recordando cumpleaños
¿Recuerdas los cumpleaños? Ya no tienes que hacerlo, siempre y cuando estés en Facebook, lo que te alerta de todos los cumpleaños de tus “amigos”. Si no te metes con tanta frecuencia en esta red social, aún puedes hacer que agregue automáticamente los cumpleaños de tus amigos en la app de calendario en tu teléfono inteligente.

Localizar a tu perro perdido
En el pasado, si tu perro salía corriendo, potencialmente tendías que encontrar el número de teléfono de Control de Animales, si tu ciudad tiene uno. Tenías que rogar por que alguien lo encontrara y lo llevara a la policía o al veterinario.

Hoy en día, muchos perros tienen microchips para ayudar a ser encontrados y devueltos antes de que incluso te des cuenta que está perdido, gracias al poder de redes sociales y la comunicación electrónica.





Usos extraordinarios para cosas ordinarias que tienes en tu casa

Pimienta negra para avivar el color de los manteles

Ese nuevo mantel de color vino es hermoso… hasta que empieza a despintarse luego de varias lavadas. Para mantener la nitidez del color, agrega una cucharadita de pimienta negra molida a la carga de la lavadora antes del ciclo de enjuague.

Sal para eliminar manchas de vino tinto en las alfombras

No llores al ver la copa derramada. Mejor vierte rápidamente un poco de vino blanco sobre la mancha mientras está húmeda, para diluir el color; luego absorbe el líquido con una esponja seca y espolvorea sal encima.

Espera unos 10 minutos antes de pasar la aspiradora.

Catchup para pulir plata

Pon los cubiertos, joyas o candeleros de plata en un tazón pequeño con catsup y déjalos allí unos minutos. Si las piezas tienen superficies o figuras repujadas, usa un cepillo de dientes viejo para quitar la salsa de los resquicios. Luego enjuaga.

Papel de aluminio para afilar tijeras

Apila entre seis y ocho hojas de papel de aluminio y córtalas todas con las tijeras para afilarlas.

Espagueti para no quedarte a oscuras

¿Tienes muchas velas que encender o difíciles de alcanzar y se te acabaron los fósforos largos? Usa un espagueti crudo.




Ser optimista es bueno (ser "muy optimista", no)

Las diferentes sustancias transmisoras que modulan nuestro estado emocional y las neuronas que modulan nuestro sistema nervioso vegetativo, los neurotransmisores, son capaces de controlar el ritmo de nuestro corazón, la presión arterial, la movilidad del aparato digestivo y un sinfín de funciones vitales, entre las que se encuentra, también, la regulación del sistema inmunológico.

En otras palabras, hay una serie de trastornos físicos que pueden explicarse en parte por la influencia de estos neurotransmisores. Son las llamadas dolencias psicosomáticas.

Hay cuestiones relativas a nuestra psique, pues, que influyen en el debilitamiento de nuestro sistema inmunitario y, por consiguiente, favorecen que enfermemos.

Enfermedades como la hipertensión o la oclusión de las arterias coronarias, por ejemplo, pueden estar favorecidas por los efectos psicológicos, como demostró una revisión reciente realizado por Reford Williams, profesor de Medicina de la Universidad de Duke.

También nuestra recuperación de una dolencia es más eficaz si tenemos un buen estado de ánimo. Un estudio llevado a cabo por Michael Scheier en varios hospitales universitarios de Estados Unidos a lo largo de 1999 demostraba que los pacientes más optimistas y felices regresaban menos veces al hospital en el año siguiente. Scheier siguió el proceso de posoperatorio de 309 pacientes que habían sido sometidos a una intervención cardiaca.

En el caso específico de las mujeres, incluso evidencia que el optimismo sirve para mitigar el riesgo de mortalidad por cáncer, accidente cardiovascular y otras afecciones. Es lo que al menos sugiere un estudio publicado en la revista American Journal of Epidemiology.
El estudio hizo un seguimiento médico y psicológico de más de 70.000 mujeres entre los años 2004 y 2012, con encuestas periódicas sobre el estado de ánimo de las participantes. Las voluntarias más optimistas mostraron casi un 30% menos de probabilidades de morir por alguna de las causas analizadas.

¿Cómo te sientes?
En uno de los chistes más brutos que se vierten en la película Depredador 2, el actor Bill Paxton cuenta: «El otro día el médico me pidió una muestra de semen, orina y heces y le dije que se quedara con mis calzoncillos». Y, en efecto, los análisis de los fluidos, así como otras pruebas diagnósticas, son una buena forma de conocer el estado de nuestra salud.

Sin embargo, tres docenas de investigaciones sobre la percepción subjetiva de la propia salud sugieren que la respuesta a la simple pregunta de «¿cómo describiría su salud en general: excelente, muy buena, buena, pasable o mala?», predice la longevidad mejor que un examen médico completo, especialmente en personas mayores de 60 años.

No en vano, los pesimistas tienen el doble de probabilidad de suicidarse que los optimistas, según diversos de Lynn Abramson, de la Universidad de Wisconsin, que fueron publicados entre 1998 y 2000.

Pero no solo se trata de escamotear el sucidio, sino en que prolongar la vida incluso estando enfermo, como explica Luis Rojas Marcos en su libro La fuerza del optimismoEl temperamento optimista alarga la vida de dolientes crónicos, incluidos quienes padecen esclerosis múltiple, sida, personas que han sufrido ataques de corazón, enfermos de inmunodeficiencia renal, hipertensión y herpes […]. El temperamento optimista o pesimista es el factor que mejor predice la calidad de vida cotidiana de pacientes de asma y artritis.

Otro estudio publicado por la Canadian Medical Association Journal asoció, por primera vez, una percepción positiva de uno mismo y el entorno con un menor declive físico cotidiano. El estudio, además, tuvo un tamaño muestral nada desdeñable: se realizó un seguimiento durante ocho años de más de 3.200 personas de edades comprendidas entre 60 y 90 años.

No hay que verlo todo de color rosa
Con todo, hay algunos límites que deberíamos establecer. Verlo todo de color rosa, supurar un optimismo inquebrantable, impermeable a la realidad, puede ser tanto o más gravoso que el pesimismo.

Es lo que se conoce como paradoja de Stockdale. Esta paradoja describe que demasiado optimismo puede favorecer que nos decepcionemos con frecuencia si las cosas no suceden como esperamos, entrando en una especie de montaña rusa emocional, de subidas y bajadas demasiado abruptas.

El nombre de la paradoja de Stockdale, de hecho, procede de una historia que ejemplifica esta situación, la del almirante James Stockdale, el prisionero estadounidense de mayor rango de la guerra del Vietnam.

Durante su cautiverio en el Hanoi Hilton, donde fue torturado repetidamente durante ocho años, Stockdale advirtió que los prisioneros que antes se fallecían en tales condiciones inhumanas eran los que no dejaban de repetir que iban a salir de allí, que en Navidad ya estarían en casa, etc. Es decir, los prisioneros que eran demasiado optimistas y veían frustrado su optimismo cada poco tiempo.

Amén de que si somos demasiado optimistas, entonces tampoco haremos nada por progresar o cambiar nuestro estado, anquilosándonos en situaciones negativas para nuestra vida o nuestra salud.

Porque optimismo indiscriminado no siempre es la solución, e incluso puede ser un grave problema, como también aborda Barbara Ehrenreich en Bright-Sided, How Positive Thinking is undermining America. Y, como ha sugerido el profesor de psicología de la Universidad de Concordia Carsten Wrosch en un estudio, renunciar a objetivos demasiado ambiciosos resulta beneficioso, y perseguirlos a toda costa, contraproducente.

La senda sabia, pues, parece que transita por el borde entre el pesimismo y el optimismo, aunque ligeramente inclinado hacia el optimismo. O como lo resume Juan José Sebreli en El asedio a la modernidad a propósito de cómo percibimos el progreso: El optimismo absoluto es la negación del progreso porque considera que vivimos en el mejor de los mundos, que no es necesario cambiar nada, todo lo que pasa está bien. La idea de progreso es una combinación de pesimismo (las cosas están mal) y de optimismo (las cosas pueden mejorar); pesimista con respecto al presente, a la realidad presentada; optimista en lo referido al porvenir, a las posibilidades.





7 sorprendentes disparadores de alergias

El polen es el enemigo número uno de las alergias, pero existen otros factores que pueden empeorarlas.
  • 1. Apio Posiblemente ya es común saber que el durazno y la manzana pueden exacerbar los síntomas en personas con alergia al polen, pero resulta que también el apio puede producir este efecto. Tanto cocido como crudo, el apio puede provocar inflamación de garganta, labios y lengua, por lo que aquellos con alergia al polen, probablemente deban mantenerse alejados de él. Además, leer siempre las etiquetas de los alimentos envasados, el apio frecuentemente forma parte de los ingredientes utilizados en sopas y aliños de ensaladas. 
  • 2. Zapatos en casa Además de suciedad y tierra, al usar los zapatos dentro de casa también podemos contribuir a diseminar polen, según el doctor Mark Dykewic, profesor de la división de alergia e inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saint Louis, en Misuri. Recomienda no solo quitarse los zapatos al llegar a casa sino meterlos (junto al resto de prendas que llevemos) en el lavarropas. 
  • 3. Geles para el pelo No se debe usar gel para el pelo, un producto que, aunque no resulte sorprendente, puede acumular polen, afirma el doctor Clifford Bassett, alergólogo e inmunólogo, fundador y director médico del Centro para el Cuidado de Alergias y Asma de Nueva York.
  • 4. Temporadas de alergias más largas ¿No le parece que sus alergias empeoran cada año? Es posible que no sea su imaginación. “El cambio climático parece estar empeorando las alergias”, asegura el doctor Richard Weber, expresidente de la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología y profesor de medicina del instituto de salud National Jewish Health en Colorado. “Las plantas que causan alergias son más grandes y producen más polen, y las temporadas de alergias están comenzando antes y se alargan más tiempo”. 
  • 5. Estrés Tras estudiar a un grupo de 179 personas con fiebre de heno o alergia al polen, los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio descubrieron que el 39 por ciento que padecía más de un ataque de alergia registraba altos niveles de estrés. La mayoría, a los que se estudió durante doce semanas, experimentaron más de cuatro ataques de alergia en dos períodos de 14 días. Aunque el estudio no demostró una relación de causa-efecto, se sabe que el estrés exacerba muchos problemas de salud. “Aunque reducir el estrés no cura las alergias, puede ayudar a disminuir los episodios con síntomas muy intensos”, afirma el doctor Amber Patterson, autor del estudio. 
  • 6. Dejar las ventanas abiertas Bassett recomienda manejar con las ventanillas cerradas y poner el aire acondicionado en la función “sin recirculación”. Tratar de estacionar en un garaje o en un lugar cubierto para reducir las probabilidades de que se deposite polen sobre la superficie. Mantener también las ventanas de casa cerradas para evitar que entre polen. Verificar que el filtro del del aire acondicionado esté limpio e instalado correctamente. 
  • 7. No retrasar la medicación Se suele empezar a tomar medicación para la alergia cuando los síntomas se vuelven insoportables, pero es un error. “Quienes padecen alergias fuertes al polen”, remarca el doctor Michael Smith “deben comenzar a tratarla antes de que aparezcan los síntomas. Estar atentos al nivel de polen y en cuanto comience a aumentar, empezar a tomar la medicación. Una vez que el organismo incrementa la liberación de histaminas y químicos inflamatorios, es mucho más complejo tratar las alergias.



¿Por qué hay mas suicidios en los países "mas felices"?

Vemos a un sueco en su casa en el campo de 120 metros cuadrados. Viste elegante, con cuello alto. Es un hombre maduro, saludable, con estudios universitarios y un nivel de renta altísimo. No tiene problemas de salud destacables, tiene esposa e hijos, ni siquiera se ha quedado calvo aún. Y, entonces, se vuela la tapa de los sesos. ¡Bang!

¿Por qué lo ha hecho? Como señala la coletilla famosa de los clickbait: la respuesta te sorprenderá.

Muerte cuántica
El suicidio es un tipo de muerte particularmente esquiva. Cuando la escrutas, cambia de forma. Es como una partícula cuántica. Porque el suicidio tiene diferentes motivos, diferentes propósitos y diferentes modos de llevarse a cabo.

Por ejemplo, el índice de suicidios puede aumentar o disminuir en un país por el mero hecho de que existan herramientas eficaces para quitarse la vida. No estamos hablando de la cabina de suicidios de Futurama y otras ficciones, sino más bien de lo que un día escribió Dorothy Parker en su poema Resumé: «Las pistolas son ilegales;/las sogas fallan;/el gas huele fatal;/es mejor que vivas».
Una herramienta eficaz y algo de valor son, pues, elementos suficientes para alterar la estadística de suicidios de un país. También cómo se aborde el suicidio en los medios de comunicación. E incluso que se ponga de moda una novela.

Es lo que en sociología se llama efecto Werther, que toma su nombre de la novela de Goethe Las penas del joven Werther, publicada en 1774, una novela muy leída en su día por la juventud, que empezó a suicidarse de formas que parecían imitar la del protagonista.

El efecto lo acuñó el sociólogo David Phillips en 1974, y demostró que el número de suicidios se incrementaba en todo EEUU durante el periodo transcurrido entre 1947 y 1968 justo al mes siguiente de que apareciera en la primera página del New York Times alguna noticia dedicada a un suicidio.

Una herramienta, una noticia, una moda. También influyen las horas de luz solar, el tiempo atmosférico, los vaivenes de la economía y un largo etcétera. Así de permeables son los índices de suicidios en un momento y lugar geográfico dado. Y, sin embargo, vamos a derribar un mito muy persistente: no, no están aumentando los suicidios en el mundo. Ni siquiera en los países nórdicos.

La paradoja del suicida feliz
En el mundo hay un suicidio cada 40 segundos: mueren más personas por esta causa que por conflictos bélicos. Los suicidas, por lo general, sienten predilección por los puentes. El Golden Gate, de San Francisco, tiene un censo suicida de 1.500 cadáveres. El contagio del suicidio se da con más fuerza entre la gente joven, porque el suicidio es muy contagioso, como una enfermedad, tal y como explican Nicholas A. Christiakis y James H. Fowler en su libro ConectadosUn estudio realizado por Add Health a 13.455 adolescentes confirmó que tener un amigo suicida incrementaba la posibilidad de tener ideas suicidas. Si el amigo de un chico se había suicidado el año anterior, ese chico tenía el triple de probabilidades de tener ideas suicidas y casi el doble de posibilidades de intentar suicidarse que los demás.

En otras palabras, para tener una estadística fiable de suicidios hay que mirar con perspectiva, hay que evitar centrarse en lapsos de tiempo cortos; no hay que comparar obsesivamente las cifras de muertos de un año para el otro porque estas cifras suben y bajan de forma más caprichosa que el valor de un bitcoin.

Por esa razón, también, es muy aventurado afirmar que una persona se suicida porque es infeliz. Ni siquiera parece existir una relación estadística estable entre el índice de felicidad de un país y su índice de suicidios.

Pero ¿cómo puede suicidarse una persona feliz? Sencillo: las personas no somos felices o infelices en abstracto, lo somos también en comparación con los demás. Si todos quienes nos rodean son muy felices, entonces un contratiempo personal puede ser más doloroso e insoportable, por eso puede darse la paradoja de que en los estados más felices de Estados Unidos y los países más felices hay tasas de suicidio ligeramente (este ligeramente es importante) más elevadas.

Pero esta es solo una forma de examinar los datos. Hay 100 más. Podemos mirar las diferencias entre hombres y mujeres (ellos se suicidan más pero no se sabe la razón, lo que eleva los porcentajes de suicidios aunque el de las mujeres haya bajado). Tampoco se sabe por qué hay países donde la gente se suicida mucho, como son Guyana, Corea del Sur, Sri Lanka y Lituania.

¿Qué tienen en común estos cuatro países? Nada que se haya podido descubrir aún. Tampoco se sabe por qué hay repuntes, bajas repentinas… incluso muchos suicidios se cuentan como accidentes o viceversa según el período histórico, el país y el grado de estigmatización del suicidio. Sin contar la maraña de datos edad-cohorte-período, un palimpsesto que ningún exegeta es capaz de desentrañar.

Cada vez menos suicidios
Lo que sí sabemos con cierta seguridad es lo siguiente: el suicidio no está aumentando alarmantemente ni de forma generalizada. De hecho, de los países de los que se disponen de datos históricos, se puede afirmar que el suicidio era más común en el pasado que en la actualidad.

Es cierto que en Estados Unidos hay ahora 40.000 suicidios al año, es decir, la décima de las principales causas de muerte, pero también es cierto que hay población más envejecida nacida durante el baby boom, y los últimos años de vida suelen ser los más propensos al suicidio. Los millennials, por el contrario, cada vez se suicidan menos desde la década de 1990.

Entonces, ¿el progreso genera más crisis existenciales que derivan en más suicidios? No. ¿Y qué pasa con la imagen del principio, la del sueco que se acaba de volar la tapa de los sesos en uno de los países más prósperos del mundo? Pues muy fácil: que es un mito. Ningún Estado del bienestar de Europa Occidental figura entre los diez países del mundo con las tasas de suicidio más elevadas; ni tampoco Suecia, como explica el psicólogo cognitivo Steven Pinker en su libro En defensa de la Ilustración
Aunque el índice de suicidios en Suecia en 1960 era superior al de Estados Unidos (15,2 frente a 10,8 por 100.000), nunca fue el más alto del mundo y desde entonces ha descendido a 11,1, que está por debajo del promedio mundial (11,6) y la tasa de Estados Unidos (12,1) y ocupa el quincuagésimo octavo puesto de todos los países.





Hipnótica y variadas selección de GIFS (109)