jueves, 29 de noviembre de 2018

Cualquier día es un candidato a convertirse en un mal día







Lo verás, y lo querrás...







Las comparaciones pueden ser muy curiosas

Manos de un Gorila

El corazón de una ballena azul


Elefante marino comparado con un humano



 

El tributo de los fans de Bob Esponja ante la muerte de su creador

Stephen McDannell Hillenburg (Lawton, Oklahoma, 21 de agosto de 1961 - San Marino, California, 26 de noviembre de 2018)​ fue un animador, productor y biólogo estadounidense conocido por ser el creador de la serie de televisión de dibujos animados Bob Esponja (SpongeBob SquarePants).

En marzo de 2017, Hillenburg anuncia que padece ELA, una enfermedad neurodegenerativa para la que no existe cura.

El 27 de noviembre de 2018 la cuenta oficial de Twitter de Nickelodeon confirmó la muerte de Stephen Hillenburg tras su lucha contra la enfermedad. Murió en San Marino, California, y aunque la muerte de Hillenburg se confirmó el día 27, el medio estadounidense Variety publicó que murió el 26. Hillenburg tenía 57 años.








La réplica exacta del Arca de Noé

En 2008, Johan Huibers, acompañado por carpinteros aficionados, comenzó a construir una réplica de tamaño natural del Arca de Noé.


Se completó y abrió al público en 2012. La construcción del barco bíblico costó casi $ 1.6 millones. Huibers admitió más tarde: “No somos fabricantes de barcos profesionales. Muchas cosas aquí están un poco torcidas ".

Es difícil no sorprenderse por el tamaño del barco y sus hermosos detalles. El Arca se completa con modelos de animales de madera, incluidos gorilas, elefantes y rinocerontes, como en la Biblia. La interpretación de tamaño natural del Arca de Noé fue una atracción popular en Dordrecht, Países Bajos, pero desafortunadamente se ha cerrado a los visitantes debido a desacuerdos entre Huibers y los funcionarios de la ciudad.


El constructor construyó el barco de acuerdo con las especificaciones establecidas en la Biblia hebrea. La réplica de tamaño real de la nave bíblica tiene un marco de acero, y fue construida con madera de pino y cedro americano.


La altura de la embarcación es similar a la de un edificio de cinco pisos (75 pies). El arca tiene 95 pies de ancho, 410 pies de largo, pesa 2,500 toneladas y puede acomodar a más de 5,000 personas a la vez. Originalmente, Huiber planeaba enviarlo a Brasil para los Juegos Olímpicos de Río 2016, pero debido a preocupaciones de seguridad, el plan fracasó y quedó en suspenso.


Ahora, él dice que su "destino preferido para el arca es Israel", esta es una copia del barco de Dios. Sólo tiene sentido llevarlo a la tierra de Dios ”, agregó. Huibers había planeado tomar el barco allí poco después de su finalización, pero los incendios forestales en Israel lo obligaron a posponer el viaje. 


En este momento, Huibers está buscando donaciones de buenos samaritanos para ayudarlo a alcanzar su objetivo de llevar el barco a Israel. Como el barco no tiene motor, Huibers necesitará alquilar remolcadores para navegar, lo que requiere aproximadamente $ 1.3 millones para completar el viaje.


Humor cervecero







¿Por qué a veces nos sentimos observados o notamos la mirada de otras personas?

Estas en un lugar público leyendo un libro o mirando el móvil y de repente notas un desasosiego, algo reclama tu atención con urgencia. Levantas la cabeza y ahí está. Hay una persona mirándote fijamente. ¿Realmente somos capaces de saber que estamos siendo observados? La ciencia tiene varias respuestas.


En 1898 un psicólogo llamado Edward Titchener escribió un sonado artículo titulado precisamente “La sensación de ser observado” en el que especulaba sobre la posibilidad de que la piel del ser humano sea capaz de sentir de alguna manera la mirada de otra persona. Desde entonces no han faltado los estudios que buscan explicaciones pseudocientíficas a esa teoría, pero todos ellos han sido desmentidos. A día de hoy, no hay constancia científica de que seamos capaces de percibir la mirada de otro de ninguna forma que no sea viéndola.

¿Por qué, entonces, tenemos esa sensación tan potente de que estamos siendo observados? La explicación más común tiene que ver con nuestra propia psicología y con nuestros ojos. Estamos programados desde pequeños para identificar rostros (esa es la razón por la que vemos rostros en tantos objetos cotidianos) y para comunicarnos. En ese sentido los ojos no solo son una poderosa herramienta para recabar datos de nuestro entorno, sino que también nos sirven para comunicar sentimientos tan variados como el miedo, la atracción o la ira, y para percibir esos sentimientos en otras personas.

Por si esto no fuera suficiente, nuestros ojos y nuestro cerebro están pensados para detectar anomalías. Es un mecanismo de supervivencia. Un movimiento brusco, un reflejo o un destello nos hace mirar automáticamente en esa dirección. Finalmente hay un problema adicional constatado por estudios como este de Current Biology en 2013. Ese problema es que somos muy buenos mirando a los ojos, pero no tan buenos calculando hacia dónde miran los ojos de otra persona. A menudo pensamos que nos están mirando a nosotros cuando en realidad no es así.

Si juntamos estos factores y volvemos a la situación del primer párrafo, la sensación se lee de manera muy diferente.

Estás en un lugar público y probablemente llevas demasiado tiempo con la guardia baja, enfrascado en un buen libro o en una conversación de Whatsapp. Tu cerebro sabe que los lugares públicos no son seguros y está en estado de alerta. Tu propio instinto de supervivencia te impulsa a levantar la mirada y registrar los alrededores solo por si acaso.

Cuando lo haces, tu movimiento llama la atención de la visión periférica de otra persona, que probablemente tan solo estaba mirando en tu dirección general sin haberse fijado en ti, pero en ese momento y también por instinto centra su mirada en la tuya. Ambas miradas se cruzan e inevitablemente te sientes observado.

En definitiva, la sensación de ser observado no es más que la profecía que se cumple a sí misma. Hay un factor extra a considerar, y es el mismo que nos hace imaginar amenazas cuando estamos en un bosque y oímos romperse una rama. Seguramente solo ha sido el viento, pero el instinto de conservación de nuestro cerebro nos hace pensar que puede haber sido un animal salvaje solo por si acaso realmente lo es.

Como explican en este estudio, ese mismo instinto es el que nos lleva a considerar la mirada de otra persona como una posible amenaza. Sencillamente es más seguro para nosotros pensar que nos está mirando a nosotros que ignorar un posible peligro. En la mayor parte de los casos, la sensación de estar siendo observado es exactamente eso, una sensación que nace y muere en nuestro cerebro.





Efectos del ruido extremo y el uso continuo de audífonos

¿Cada cuánto usas audífonos y vas a lugares muy ruidosos? Quizás antes no habías pensado en ello pero debes tener precaución.


Existe una afección que se llama pérdida de la audición oculta que es ocasionada por hábitos culturales y no tiene cura. Esta enfermedad no se detecta en pruebas clínicas conocidas como audiometrías.

Escuchar el entorno pero no a las personas
Según el médico Alfredo Vega Alarcón, cuando una persona tiene pérdida de la audición oculta puede escuchar lo que pasa a su alrededor pero no a quien le habla, aunque esté a menos de un metro de distancia.

Quienes padecen esta enfermedad tienen alguna afectación en su desarrollo, complicaciones por la edad o predisposición genética. Además la pérdida de la audición oculta se puede manifestar de dos formas: cuando el canal auditivo se obstruye y cuando las células ciliadas (reciben la información en el oído interno y la llevan al cerebro) se dañan por exposición a ruidos fuertes o constantes.

De hecho, actualmente muchos jóvenes utilizan audífonos la mayor parte de tiempo para escuchar música y a un volumen no recomendado, lo cual afecta a las células ciliadas.

El tratamiento
A pesar de que pérdida de la audición oculta es un padecimiento de cuidado, ya existen aparatos que ayudan a tratarla, por ejemplo, audífonos especiales que contribuyen a “corregirla” aunque no a igualar la audición natural ni a eliminar la interferencia cuando se escucha música.

El doctor Alfredo Vega, de la Facultad de Medicina de la UNAM, hace las siguientes recomendaciones para cuidar tus oídos: no usar audífonos más de una hora al día y no excederte en el rango de volumen recomendado, es decir, el nivel seis o a 60% del volumen de cualquier aparato.

A oídos sordos…
Y aunque te parezca asombroso, los problemas auditivos van en aumento en todo el mundo.
  • En el mundo hay 466 millones de individuos con alguna enfermedad que implica alguna disminución de la audición.
  • De las 466 millones de personas afectadas, 34 millones son niños.
  • Para el año 2050 habrá 900 millones de personas con un padecimiento de este tipo.
  • Más de 10 millones de mexicanos han perdido en diferente grado la audición.




Consecuencias de aguantar las ganas de orinar

Nuestro cuerpo es sabio. La pared de la vejiga está llena de pequeños receptores que envían un mensaje a nuestro cerebro cuando alcanza su máxima capacidad. Afortunadamente, la mayoría de nosotros tiene control total sobre la función de la vejiga, de modo que cuando recibimos este mensaje, podemos decidir ir al baño o aguantar ir a orinar un poco. Pero, ¿qué sucede en nuestro cuerpo cuando retenemos orina?



Es normal intentar aguantar la necesidad de orinar de vez en cuando. La capacidad normal de la vejiga es de unas dos tazas de líquido e incluso menos para un niño. La vejiga puede estirarse para contener más que esto, pero hacerlo con demasiada frecuencia puede ser peligroso.

Ocasionalmente aguantarse no causará problemas, pero puede haber algunos efectos no deseados si se convierte en un hábito.No hay reglas estrictas sobre cómo y cuándo es seguro contener la orina. Pero algunas personas pueden ser más propensas a los efectos secundarios que otras.

Posibles efectos secundarios

1. Dolor en la vejiga
Las personas que regularmente ignoran la necesidad de orinar pueden sentir dolor en la vejiga o los riñones. Incluso hacer orinar puede doler. Los músculos también pueden permanecer parcialmente apretados después de que se libera la orina, lo que puede provocar calambres pélvicos.

2. Infección del tracto urinario
En algunos casos, mantener la orina durante demasiado tiempo puede hacer que las bacterias se multipliquen. Esto puede conducir a una infección del tracto urinario. El consejo de no aguantar ir a orinar demasiado tiempo es especialmente válido si el individuo tiene un historial de infecciones urinarias frecuentes.

Las personas que no beben suficientes líquidos pueden tener más probabilidades de desarrollar una infección del tracto urinario, ya que la vejiga no le dice al cuerpo que orine con la suficiente frecuencia. Esto puede causar que las bacterias se propaguen a través del tracto urinario, lo que lleva a una infección. Entre los síntomas se encuentran: sensación de ardor o escozor durante la micción, orina fuerte o fétida u orina sangrienta/muy oscura.

3. Estiramiento de la vejiga
Mantener la orina regularmente puede hacer que la vejiga se estire. Esto puede dificultar o imposibilitar que este órgano se contraiga y libere la orina normalmente. Si esto sucede, pueden ser necesarias medidas adicionales, como un catéter.

4. Daño a los músculos del suelo pélvico
Retener frecuentemente la orina puede dañar los músculos del suelo pélvico. Uno de estos músculos es el esfínter uretral, que mantiene la uretra cerrada, para evitar que la orina se escape. Dañar este músculo podría provocar incontinencia urinaria.

Se recomienda realizar ejercicios de Kegel, puede ayudar a fortalecer estos músculos o reparar la pérdida muscular.

5. Piedras en el riñón
La retención en la orina puede hacer que se formen cálculos renales en personas que tienen un alto contenido de minerales en la orina.

¿LA VEJIGA PUEDE ESTALLAR?
Un mito común es si la vejiga puede estallará si se aguanta por mucho tiempo. Aunque esto es extremadamente raro, sí, es posible pero no a manera de estallar. Lo que puede suceder es que los músculos que retienen la orina no respondan, causando que la persona orine accidentalmente. Estas circunstancias pueden ser extremadamente dolorosa.

Así que, retener la orina ocasionalmente no tiene por qué causar daño. Sin embargo, hacerlo regularmente puede aumentar el riesgo de infección u otras complicaciones.


11 lugares de la tierra en peligro de extinción por el calentamiento global

Arrecife de Belice

Según los expertos, en apenas 20 años este espectacular arrecife, en pleno mar Caribe, podría dejar de existir. Es el ecosistema más diverso del mundo, pero también el más vulnerable. Ya en 1998, debido al huracán Mitch, perdió el 50% de las especies, y a fenómenos de este calibre se les suma que la sobrepesca, la contaminación y el calentamiento global están arrasando este arrecife.
Taj Mahal

El Taj Mahal es uno de los monumentos por excelencia de la India, lleva en pie desde el siglo XVII y se le considera una de las siete maravillas del mundo. El número de turistas que recibe al año es descomunal y una de las principales causas de su deterioro. Esta afluencia de gente, sumada a las renovaciones mal hechas y a la contaminación del aire, han deteriorado mucho la fachada. El gobierno y la Unesco plantean cerrarlo para asegurar su conservación, por lo que las visitas a su interior pueden acabarse muy pronto.

Nápoles

Italia y los volcanes tienen una relación truculenta y parece que esto no cambiará. Al igual que pasó con la ciudad de Pompeya, el Vesubio, según los expertos, amenaza seriamente esta localidad del sur del país. Este volcán es uno de los más activos e impredecibles, por lo que Nápoles podría dejar de existir en cualquier momento.

El mar Muerto

Es el punto más bajo de la Tierra, a casi 430 metros por debajo del nivel del mar, y disminuye un metro más cada año. Este lago salino entre Israel, Cisjordania y Jordania, es único y famoso por su alta salinidad. No alberga apenas vida pero bañarse en él es una experiencia única. La reducción de su principal fuente de agua, el río Jordán; su sobreexplotación por los minerales que ofrece y el drenaje de sus aguas para uso humano amenazan seriamente su supervivencia.

Isla de Madagascar

Se la conoce también como isla del tesoro por su impresionante riqueza de flora y fauna. Alberga un 5% de las especies de animales y plantas del planeta, y el 80% del total son endémicas. Por desgracia, la caza furtiva, la expansión de las ciudades, la contaminación y la tala masiva de los árboles está acabando con la esencia de esta isla. Se estima que, de seguir así, en unas cuantas décadas sus bosques habrán quedado arrasados.

Las Vegas

Este “oasis” en pleno desierto de Mojave tiene los días contados si no se solucionan sus problemas de abastecimiento de agua. Parece mentira que el paraíso del despilfarro tenga restricciones, pero el problema hídrico es muy grave. El lago Mead, única reserva hídrica de Las Vegas (creada artificialmente) está secándose. Además de proporcionarle agua a dicha ciudad, también abastece a Arizona, California y el norte de México, por lo que los niveles actuales de consumo de agua de esa zona son insostenibles. Los expertos pronostican que las consecuencias del calentamiento global hacen peligrar a Las Vegas tal y como la conocemos hoy. De hecho, ya se han implementado allí planes de ahorro de agua.

En 2050 el cambio climático ocasionara 250.000 muertes mas por año

El cambio climático está haciendo a más personas en todo el mundo vulnerables a la exposición al calor, lo que hace que tengan un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y renales, estrés por calor y otras enfermedades relacionadas con el calor, según han advertido este miércoles científicos.


Los efectos del calentamiento global parecen más graves para el envejecimiento y las poblaciones urbanas y las personas con enfermedades crónicas. Los investigadores han señalado en un análisis publicado en la revista médica «The Lancet» que Europa y el Mediterráneo oriental son más vulnerables que África y el sudeste asiático debido a que muchas personas mayores viven en ciudades densamente pobladas.

«Las tendencias en los impactos del cambio climático, las exposiciones y las vulnerabilidades muestran un riesgo inaceptablemente alto para la salud, ahora y en el futuro», ha afirmado Hilary Graham, corresponsable de la investigación y profesora de la Universidad Británica de York.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cambio climático afecta a muchos factores que influyen en la salud, incluidos el aire y el agua limpios, los alimentos y la vivienda. Se estima que entre 2030 y 2050, el cambio climático podría causar 250.000 muertes adicionales al año debido a la desnutrición, la diarrea, la malaria y el estrés por el calor.

Según el informe, en 2017 alrededor de 157 millones de personas vulnerables fueron expuestas a olas de calor. Además se perdieron unas 153.000 millones de horas de trabajo debido a la exposición al calor.

El informe también ha destacado que los pequeños cambios en la temperatura y las precipitaciones pueden dar lugar a grandes cambios en la transmisión de ciertas enfermedades infecciosas que se transmiten a través del agua y los mosquitos, como el cólera, la malaria y el dengue.

Howard Frumkin, un especialista en clima y salud del Wellcome Trust que financió parte de la investigación, ha afirmado que los hallazgos eran claros.

«El cambio climático está afectando directamente nuestra salud, con un calor extremo, por ejemplo, provocando incendios forestales, pérdidas de cultivos, enfermedades infecciosas y costando vidas en todo el mundo», ha indicado Frumkin, que ha instado a todos los sectores a actuar con mayor rapidez para frenar el cambio climático y «reducir el impacto potencialmente devastador en nuestro planeta y nuestra salud».