domingo, 9 de diciembre de 2018

Humor callado







"La última vez" fotos trágicas y emocionantes

Mi abuela de 96 años, con mi abuelo de 100 años, horas antes de su muerte. 77 años de matrimonio

La última foto tomada de mi hermano mayor cuando salía para la universidad. Fue víctima de un incidente de beber y conducir. 


El padre moribundo cumple el último deseo de caminar con su hija por el pasillo el día de su boda. Falleció 5 días después.

Una mujer que lucha contra el cáncer de mama se casó con el amor de su vida.
El 22 de diciembre, apenas 18 horas antes de fallecer. La pareja tuvo una ceremonia en la capilla de un hospital en Connecticut.

La última foto de mi primo Gary, tomada el 11 de septiembre de 2001

Poco después de que mi madre falleciera, decidí buscar su casa en Google Earth
Esa es ella Todavía me da escalofríos

13 curiosidades de la temporada de fiestas

  • 1. ¿Qué significa Xmas? Es la abreviatura de la palabra inglesa Christmas; es decir, Navidad ¿Y por qué con X? Esto data del tiempo de los griegos. La letra X tiene la misma forma que la letra griega ji, antes chi, más conocida por su papel en los nombres de fraternidades universitarias estadounidenses, así como en el nombre Cristo (Χριστός) en griego. Los angloparlantes modernos no son los primeros en tomar prestado el nombre griego de Jesús para una abreviatura: hay pruebas de que Christmas [que etimológicamente significa “celebración de Cristo”] se abreviaba Xmas desde el siglo XVI.
  • 2. ¿Hanuká? ¿Hanukkah? ¿Cómo se escribe? La Fundación del Español Urgente refiere en su sitio web que la “forma adecuada de transcribir el nombre de esta festividad del hebreo al castellano, según la Comunidad Judía de Madrid, es Janucá, con J, una sola c y tilde en la última vocal”. Su traducción, agrega la institución, es Fiesta de las Luminarias y, como el nombre de otras celebraciones, se escribe con mayúscula inicial.
  • 3. Kwanzaa está mal escrito a propósito El festival laico que celebra la comunidad afroamericana del 26 de diciembre al 1 de enero fue creado en 1966 por Maulana Karenga, profesor y activista, para alentar a la comunidad negra tras los mortales disturbios de Watts, en Los Ángeles. Inspirado en los festivales de cosecha tradicionales africanos, Karenga tomó el nombre Kwanzaa de la frase suajili matunda ya kwanza, que significa “primeros frutos”. Agregó una “a” para complacer a siete niños que participaron en una de la primeras celebraciones, pues cada uno quería representar una letra.
  • 4. Otra fiesta inventada en 1966, Festivus, se hizo famosa por un episodio de la serie televisiva Seinfeld de 1997 En este capítulo la familia Costanza se reúne alrededor de un poste de aluminio para el “desahogo de agravios” anual. Esta tradición secular no festiva fue inventada décadas antes por Daniel O’Keefe padre, editor de Reader’s Digest, para celebrar sin presiones el aniversario de su primera cita con su esposa. Festivus se volvió tradición de la familia O’Keefe y, finalmente, un icono cultural cuando Dan O’Keefe hijo contó sus recuerdos navideños a sus colegas guionistas de Seinfeld. Festivus se celebra en todo el mundo el 23 de diciembre.
  • 5. En Corea del Sur, todos cumplen años el día de Año Nuevo Sin importar cuándo hayan llegado al mundo. Más raro aún, al nacer se considera que tienes un año, por lo que el siguiente Año Nuevo de tu vida se te considerará de dos. Si bien la mayoría de los registros legales en este país utilizan la “edad internacional”, el sistema tradicional sigue siendo importante. Por ejemplo, una persona puede comprar legalmente alcohol o tabaco el 1 de enero del año 19 después de su nacimiento.
  • 6. La celebración del Año Nuevo Lunar chino Empezará el 16 de febrero en 2018, y trae consigo la mayor migración anual en el mundo; comienza unos 15 días antes del festival y dura 40. Conocido también como el periodo Chunyun, es una fiebre de viajes estacional en la que cientos de millones de personas vuelven a sus pueblos para celebrar con la familia. En 2017, alrededor de 2,980 millones de pasajeros viajaron para las festividades de Año Nuevo.
  • 7. ¿Quieres celebrar el Año Nuevo etíope? Marca en tu calendario el primero de meskerem. Etiopía es el único país del mundo que no ha adoptado el calendario gregoriano de 12 meses, sino que usa su propio calendario copto de 13 meses (12 de 30 días y el decimotercero de cinco, excepto en años bisiestos, cuando tiene seis). En nuestro calendario gregoriano, el Año Nuevo etíope cae el 11 de septiembre cada año no bisiesto.
  • 8. En Japón, en Navidad se cena pollo de Kentucky Fried Chicken (KFC) La tradición comenzó en 1974, cuando un gerente de KFC escuchó a un par de extranjeros decir que extrañaban el pavo. KFC aprovechó la oportunidad y estrenó un paquete especial navideño: pollo frito (más vino) por el equivalente de 52 dólares. En la actualidad, las familias niponas piden su delicioso pollo de Navidad con semanas de anticipación, a razón de unas 3.6 millones de órdenes al año.
  • 9. Si en Navidad estás en Perú, ponte los guantes de box Takanakuy es un festival que se celebra el 25 de diciembre en la provincia de Chumbivilcas; se baila y se pelea a puñetazos, ya sea para resolver viejos conflictos o para demostrar hombría. En el resto del mundo, tratamos de no pelear ese día (al menos en teoría).
  • 10. Krampus es el Santa Claus malvado original Durante cientos de años, en varios países europeos como Austria, Eslovenia y la República Checa, este ser mitad cabra, mitad demonio, ha sido un acicate para que los niños se porten bien y no los azoten, los metan en una bolsa y los lleven al inframundo. Visto así, un trozo de carbón bajo el árbol parece ser un buen regalo.
  • 11. Los judíos han celebrado Janucá con menorás y comida frita durante los últimos 19 siglos Apenas a finales de la década de 1880 se integraron al ritual ocho noches de dar regalos, cuando un par de rabinos reformistas de Cincinnati le dieron, a propósito, un toque navideño a las festividades con la esperanza de que los niños judíos se acercaran más a sus sinagogas al convertir el Janucá en una fiesta para recibir obsequios. Funcionó. 
  • 12. A pesar de la alusión pugilística, el Boxing Day no tiene nada que ver con el boxeo De hecho, es una celebración de caridad que acontece el día después de Navidad en Gran Bretaña. El nombre proviene del ritual de abrir la caja de limosnas (the box) en la parroquia de la localidad y distribuir el contenido entre personas de escasos recursos.
  • 13. Hay una razón por la que existen tantas festividades en diciembre: el solsticio de invierno Además de ser el día más corto del año, es el inicio de seis meses en los que el Sol se pone un poco más tarde cada día, por lo que durante miles de años se ha celebrado como un renacimiento de la luz. A finales del siglo III, cuando la religión cristiana empezó a celebrar el nacimiento de Jesús, se cree que los jerarcas eclesiásticos eligieron el 25 de diciembre para que coincidiera con las fiestas del solsticio; así sería más fácil convencer a los paganos de adoptar el cristianismo.




9 fotos geniales con 9 historias geniales

Con el trabajo de más de 100 fotógrafos de más de 40 países, el programa de de la 14ª edición del Festival de Fotografía de Angkor presenta algunos de los mejores proyectos fotográficos de todo el mundo. El objetivo es crear un espacio para el intercambio profesional y la solidaridad con un enfoque en Asia.

Cuba

“Mi trabajo trata de tener la misma estructura que el periodismo: dónde, quién, cómo y cuándo"
A través de los ojos de Raúl Cañibano Ercilla, se puede ver la vida en Cuba desde una perspectiva íntima, con todas sus complejidades, maravillas, luchas, humanidad, amor y sentido de integridad.
En sus fotografías en blanco y negro, captura la identidad nacional de Cuba; amenazada por el inevitable empuje del desarrollo económico y una economía turística internacional.

El mejor padre del mundo

«El mejor padre del mundo» de Dave Engledow es probablemente el libro de recuerdos más loco que se haya visto de el y su hija Alice Bee en situaciones altamente curiosas.

La primera imagen de él sosteniendo a Alice Bee como un balón de fútbol y vertiendo leche en el café nunca tuvo la intención de convertirse en una serie, pero su triunfo en Internet le llevó a seguir. Su último deseo, sin embargo, es que su hija tenga algo que atesorar a medida que pasan los años.

En 2018, Dave Engledow las recoge en un libro de imágenes que trata sobre por qué está bien tomarse un tiempo solo para ser un niño.

Mamika

Sacha Goldberger describe a su Super Mamika como una especie de antihéroe entrañable: “La abuela de Wonder Woman y Super Man, llena de superpoderes, un poco torpe ... que no controla su fuerza; entra en su casa por la ventana, chocando con la pared, prefiere tomar un taxi en lugar de volar ... ".

Su misión? Tal vez sacar a nuestros ancianos de sus armarios, hacer pensar a la generación más joven. ¿Su arma más temible? Incuestionablemente: crear sonrisas y emoción.

Sueños de futbol

"Todo lo que necesita es sus pies, una pelota y un terreno razonablemente plano. Eso es suficiente para jugar al fútbol. Si desea un poco más de sofisticación, puede imaginar el boceto de un marco de portería: trazos de pintura en una pared, montones de piedras como postes de portería improvisados, una puerta de entrada para lanzar la pelota. El campo de fútbol municipal ofrece más lujo. , a menudo mal mantenidos, con sus parches de hierba seca, redes rasgadas en porterías oxidadas y líneas parcialmente borradas por el paso del tiempo. Así de simples son los lugares en los que se juegan la mayoría de los partidos de fútbol del mundo".

Fotomanipulación sin Photoshop

Su libroThe Architect’s Brother fue nombrado como uno de los diez mejores libros de fotografía del año 2000 por el New York Times.
En sus obras combinan diferentes medios artísticos, como la fotografía y el collage. Muchas de las fotografías de ParkeHarrison son collages, lo que quiere decir que pega diferentes materiales para crear una sola imagen.

"Nuestras imágenes parecen eternas, de otro mundo y surrealistas. Empleando un lenguaje visual poético, combinamos nuestro trabajo con múltiples significados e interpretaciones. Este trabajo continúa nuestra investigación de 20 años de la interacción triangular de la naturaleza, la tecnología y la existencia humana".

Las razones mas extrañas para los retrasos de los aviones

Desde roedores fugitivos hasta pilotos desaparecidos, conoce los secretos detrás de algunos vuelos retrasados

  • Ice ice baby Para la presidenta en funciones de The Indepenfent, Julia Buckley, un viaje de Londres a Newark duró nueve horas debido a los fuertes vientos durante todo el trayecto. Sin embargo, la demora en sí se produjo después de que el vuelo aterrizó, cuando el equipaje de todos se atascó en la bodega de carga porque las puertas se habían congelado. Buckley afirma que no ha regresado a ese aeropuerto.
  • Pilotos fugitivos Es difícil volar sin piloto, realmente es imposible. Pero ese era el problema al que se enfrentaba el periodista de viajes Alyssa Haak y sus compañeras de vuelo antes de despegar de Fort Lauderdale. “No pudieron encontrar a los pilotos”, recuerda. “Incluso hicieron ese anuncio”. Finalmente, tuvieron que llamar a nuevos, ya que los originales nunca aparecieron.
  • Emergencia en el aire El vuelo de la escritora de viajes Jacqueline Kehoe al Condado de Orange probablemente despegó a tiempo, pero tuvo que ser cancelado en el aire cuando uno de los pilotos sufrió un ataque al corazón. Debido a que legalmente debe haber dos pilotos en cada vuelo, los asistentes corrieron para encontrar un reemplazo. “¿Sabías qué “¿alguien sabe cómo volar un avión?” es algo que realmente dicen?”, Dice kehoe (al menos ella puede bromear sobre eso ahora, porque suena ATERRADOR). De hecho, alguien sabía cómo volar un avión, y un piloto de la fuerza aérea ayudo a aterrizar la nave en Omaha. Afortunadamente, todo funcionó: el piloto estaba bien y la aerolínea ofreció a todos los pasajeros vuelos de primera clase al Condado de Orange.
  • Rompiendo el toque de queda El corresponsal de viajes Simon Calder rompió el toque de queda en su vuelo de Dubai a Londres. O, mejor dicho, todo el vuelo rompió el toque de queda. Hacia tanto calor en Dubai que hubo que retirar un montón de carga extra del avión para que fuera seguro volar en ese clima. Una vez hecho esto, el avión despegó y aterrizó en Heathrow a las 10 p.m. Los trabajadores en el aeropuerto de Dubai calcularon que, dado que el vuelo se había retrasado, no sería posible que todos los pasajeros y el equipaje bajaran de su avión Emirates 777 a tiempo para que ese saliera de Heathrow a las 11:30.m. Aparentemente, Heathrow tiene un “toque de queda de salida” de 11:30… ¿quién sabía? Así que la tripulación de Dubai envió un mensaje solicitando que el avión aterrizara en el aeropuerto de Gatwick en Inglaterra… pero el piloto no recibió ese mensaje. Así que el avión aterrizó en Heathrow, pero nadie los esperaba, así que volvió a despegar y voló a Gatwick. Pero otro avión, que tenía dificultades técnicas, estaba bloqueando la pista. Lo que debería haber sido un vuelo muy breve tomó cuarenta y cinco minutos mientras el avión se movía sobre Gatwick, esperando que la pista estuviera despejada. “Habiendo llegando una hora tarde en el aeropuerto correcto, ahora estábamos tres horas tarde en el aeropuerto equivocado”, resume Calder. Ciertamente no envidiamos a nadie en este vuelo.
  • Ratón en la casa En marzo de 2017, British Airways tuvo que compensar a 200 pasajeros cuando tuvieron que cambiar de avión porque se encontró un ratón en el avión original. Este cambio de avión no fue necesario debido a problemas de limpieza, sino por que el animalito pudo haber masticado un cable. Según The Independen, se podía encontrar un cable masticado entre la parte posterior del avión (también conocida como la “cola”) y la “turbina de aire de ariete”, que irónicamente se abrevia RAT (rata en inglés). Tenemos que amar la ironía. El vuelo en el avión nuevo terminó despegando más de 4 horas tarde.
  • Dos seguidas Poco después de la debacle del ratón, British Airways sufrió otra demora en el vuelo. Desde el aeropuerto de Gatwick en Inglaterra a Barbados se retrasó aproximadamente 5 horas porque el avión no tenía suficiente papel higiénico. Sin embargo, para ser justos, sabes lo molesto que es cuando utilizas un baño público y no hay papel higiénico. Piensa en lo molesto que sería si descubrieras que no hubiera en el baño de un avión. Realmente estamos bien con el retraso… pero en realidad, ¿por qué encontrar más papel higiénico tomó 5 horas completas?
  • Un tornillo suelto El avión de la guía turística Danielle Oteri literalmente tenía un tornillo suelto. Ella y sus compañeros de viaje tuvieron que esperar a que llegara otro avión para hacer el viaje a través de la pista. Ella incluso recuerda a la tripulación haciendo anuncios con actualizaciones extrañamente específicas sobre el estado del tornillo. “Ahora estaba en manos de un mecánico que viajaba en un carrito de golf entre terminales”, recuerda, y realmente no estamos seguros de si está exagerando. Finalmente, el tornillo se aseguró y el vuelo despegó.
  • Una llegada especial Missy Berberabe Umandal estaba volando de Dubai a Manila, un vuelo largo para decir lo menos. Aproximadamente 4 horas después, ella y sus compañeros pasajeros “escucharon un chillido semi fuerte , y unos segundos más tarde, hubo chillidos más pequeños y lindos”. ¡Uno de los pasajeros había dado a luz a una niña! Dos enfermeras se encontraban en el avión y ayudaron a que el parto repentino y rápido transcurriera sin problemas. Sin embargo, esta niña llamada Heaven, oficialmente tendrá la mejor respuesta a: “¿dónde naciste?”. Heaven nació casi dos meses antes de tiempo, sin embargo, el avión se vio obligado a aterrizar en la India para que la mamá y su bebé pudieran obtener atención médica inmediata. “Lo que se suponía que era un vuelo de 9 horas se convirtió en uno de aproximadamente 18 horas”, dice Umandal. Sin embargo, según ella, los otros pasajeros no estaban demasiado molestos; sabían que tenían la “suerte de presenciar” tal evento, independientemente de la demora. Otro pasajero amable tenía un bebé en el avión, ¡e incluso le ofreció a la nueva mamá algo de ropa de bebé que traía en su maleta!
  • Enfriarlo con el café En un vuelo desde Washington a Múnich, la tripulación declaró un “estado de emergencia en el aire” después de notar un desorientador olor eléctrico, así como humo, proveniente de la cafetería del avión. Tuvieron que aterrizar en Boston y ser revisado por un equipo técnico que confirmó que el culpable era, de hecho, la máquina de café. Se había sobrecalentado y no se apagaba. ¡Los pobres pasajeros de este avión estuvieron atrapados en Boston por 16 horas! No se sabe si los compensaron con café gratis.



Los delincuentes mas tontos del mundo

Calzoncillos ilegales
Una mañana, una mujer de Bridgend, Gales, descubrió a un ladrón esculcando los armarios del primer piso de su casa. El ladrón sorprendido huyó, pero no antes de que la dueña viera de reojo, mientras él se agachaba, sus raros calzoncillos. La estrafalaria prenda lo hundió.

Darren Machon, de 39 años, era buscado por la policía y fue arrestado más tarde ese mismo día después de una persecución en coche por el centro de la ciudad. El sospechoso se estaba cambiando de ropa en la celda de la estación de policía cuando uno de los oficiales notó que sus calzoncillos estaban adornados con dibujos de hamburguesas, donas y papas fritas; la misma mezcla de comida chatarra que la víctima del ladrón había referido en su declaración.

Los “novedosos calzoncillos” de Machon fueron utilizados como evidencia ante el juzgado de lo penal de Cardiff en agosto de 2016. Lo condenaron a dos años y diez meses de prisión por robo y conducción temeraria.

Mucho riesgo, poca recompensa

Dos hombres retiraron dinero del cajero automático de una gasolinería en una carretera de Stockport, Inglaterra, a la mala: llenándola de gas para hacerla explotar. Los ladrones lograron sacar unas 25,000 libras y huir.

Cuando la policía llegó a la escena del crimen, encontró el cajero parcialmente destruido. Pero como si se tratara de una propina, los ladrones habían regado parte del botín al huir. El rastro de los billetes condujo a los oficiales directamente a su escondite bajo un puente en la autopista.

Los asustados delincuentes estaban colgando sobre la vía rápida, así que sintieron alivio al ser detenidos: tenían miedo de caer. Se declararon culpables de robo y de “causar una explosión potencialmente letal”. Fueron condenados a 15 años y medio de prisión.

Todas las de perder
Nadie describiría al ladrón en serie Paul Bartlett como alguien detallista.

En tres días, el ladrón de 47 años, que usaba un pasamontañas casero, había atracado tres tiendas en el área de Birmingham, Inglaterra, llevándose como botín alcohol, cigarrillos y efectivo. En uno de los asaltos perdió tiempo tomando todo el cambio de la caja registradora (mientras ironizaba estar quebrado).

En otra incursión llamó a su cómplice, Adam Breen, por su verdadero nombre, lo cual ayudó a la policía a localizar al dúo. Cuando los agentes registraron la casa de Bartlett encontraron, entre otros objetos incriminatorios, unos pantalones con una sola pernera; Paul había utilizado la otra para confeccionar el vulgar pasamontañas que utilizaba en los atracos.

Bartlett, que tenía 27 condenas anteriores por 78 delitos, fue sentenciado a 13 años de prisión. Breen, a cinco años y dos meses.

No muy inteligente
Un británico añadió “falta de juicio” a su larga lista de transgresiones cuando robó el teléfono celular de su abogada.

Barrister Charlotte Johnson defendía a Bobby Heath, de 26 años, originario de Strood, Kent, y acusado de conducción bajo la influencia de drogas, cuando se percató de que no encontraba el teléfono. Las imágenes de las cámaras de seguridad del juzgado mostraban cómo Heath lo metía en su bolsillo.

Heath fue juzgado, declarado culpable de robo y condenado a dos semanas de prisión. “Esto demuestra que a Heath no le importa quién sea su objetivo o lo que pueda provocar”, argumentó el oficial David Paine.

Atrapado entre rejas
En julio de 2016, la policía y los bomberos tuvieron que rescatar a un ladrón de la entrada de la lavandería que intentaba robar. El hombre rompió el cristal de la puerta con una piedra e intentó abrir las rejas para deslizarse en el establecimiento madrileño. No lo consiguió y acabó con la cabeza atrapada entre dos de las barras. 


Magníficas imágenes de National Geographic 2018







Los 3 mandamientos de la publicidad rastrera en Internet

Los lobbies lo saben. Las empresas lo saben. Los Gobiernos lo saben. Y las ONG y plataformas civiles lo saben. Sus miembros más implacables han comprendido que pueden alcanzar más fácilmente sus objetivos si despliegan una campaña digital de intoxicación. Estos son los tres mandamientos que deben cumplir para conseguirlo.

Primer mandamiento: dominarás la conversación sobre todas las cosas
El emisor tiene que asegurarse de que hay miles de personas al otro lado. Para ello recurrirá a opiniones y mensajes poderosos (incendiarios) canalizados por miles de cuentas robóticas que, si están mínimamente bien diseñadas, parecerán humanas.

Fue el caso de Angee Dixson, una presunta influencer tuitera de extrema derecha que animó la confrontación que provocaron los supremacistas blancos en Charlottesville el año pasado. Después, parece que aburrida con sus propias mentiras, pasó a documentar ejemplos (falsos) de terrorismo de extrema izquierda por todo Estados Unidos. Su popularidad se antojaba prodigiosa en un medio –las redes sociales– donde los seguidores otorgan inexplicablemente credibilidad.

Angee Dixson era solo uno de los 60.000 perfiles de bots rusos que se localizaron entonces y el día que el medio de comunicación ProPublica la identificó como tal, y la echaron de Twitter, no cambió casi nada. La sucedió Lizynia Zikur, otro bot que acusó a ProPublica de propaganda de extrema izquierda y cuyas difamaciones consiguieron más repercusión que la propia información que había dejado en evidencia a su compañera.

Algunos de los mensajes de Zikur contaron con la propulsión instantánea de 24.000 retuits, algo que, evidentemente, dio la sensación a muchos usuarios de que existía cierto consenso político. Antes esto, muchos podían responder de dos formas: callarse para no desafiar a una turba abrumadora o dejarse seducir por los mensajes más soft de los radicales. Fueron equidistantes porque los habían acobardado.

Segundo mandamiento: crearás (y destruirás) a los personajes de los que la gente se fíe

La creación de líderes de opinión de nicho nace de una industria que demanda personas que sepan conectar con audiencias muy específicas y que, al mismo tiempo, no exijan honorarios siderales. La agencia Mediakix prevé que las empresas destinarán más de 1.500 millones de dólares al marketing de influencers de Instagram este año. Los profesionales del fraude, igual que los intachables, se han multiplicado después de oler el rastro del dinero.

Para demostrar lo fácil que es engañar, Mediakix creó en 2017 los perfiles falsos de dos influencers de estilo de vida con 300 y 800 dólares respectivamente y consiguió defraudar a las marcas para que les ofrecieran productos por la cara. Diseñar una celebrity de nicho no es costoso y, por eso, Angee Dixson y Lizynia Zikur, esas musas de extremistas, ni actuaron en solitario ni eran productos de lujo.

Como sugieren los analistas P.W. Singer y Emerson T. Brooking en el libro LikeWar, los líderes de opinión de nicho, cuando participan en debates políticos, se presentan como personas fiables bien sea por su cargo (encabezan alguna institución pequeña pero aparentemente solvente), por su vocación como fuente de información alternativa a la dictadura del pensamiento políticamente correcto o por su perfil biográfico (aquí tenemos una gama amplia que va desde abuelitas sentimentales a gente con las que pueden empatizar ciertos colectivos como, por ejemplo, personas en paro).

Normalmente, estos perfiles están robotizados o, como en el caso de las ‘web brigades’ rusas, los gestiona una persona que lleva varias cuentas a la vez. Su lugar natural son los espacios donde se debaten asuntos políticos y su misión consiste en crear discusiones estridentes, captar seguidores que admiren su contundencia y filtrar teorías de la conspiración. Estos siniestros animadores de disputas reciben buena parte de su salario en variable.

Como el objetivo es que la verdad o no se perciba entre el ruido o acabe convertida en una versión tan válida como las mentiras que inyectan, también resulta crucial destruir la credibilidad de los adversarios. Según la consultora de ciberseguridad Trend Micro, erosionar fatalmente la reputación de un periodista incómodo en las redes puede rondar los 55.000 dólares.

El menú incluirá noticias falsas sobre él con 50.000 retuits por semana durante un mes, un vídeo de YouTube donde se generen cerca de 100.000 visitas y la agregación de unos 200.000 seguidores robóticos a la cuenta del periodista que se ocuparán de vomitar unos 12.000 comentarios negativos sobre sus intervenciones. Esos comentarios generarán 10.000 likes o retuits aproximadamente. Aquí el objetivo no pasa sólo por minar su reputación, sino también por desmoralizar al periodista y sus editores.

Tercer mandamiento: provocarás tu propia demanda de mentiras y no dejarás un rastro fácil de seguir
La Ley de Say -la oferta crea su propia demanda- se ha impuesto como una regla de oro para la ciberpropaganda. Las mentiras que mejor funcionan tejen un relato conspiranoico o, al menos, confirman y explican algunas de las sospechas infundadas de la audiencia.

Deben ser fáciles de entender y de comunicar y provocar la incontenible necesidad de compartir el mensaje. Esa pulsión se puede cultivar con supuestas coberturas al minuto de una investigación que destapa una turbia trama y empleando plataformas especialmente adictivas como Instagram. Todo esto es importante porque si además un amigo, que tiene nuestros propios prejuicios, llama nuestra atención sobre una mentira verosímil, las probabilidades de que nos la traguemos se disparan.

La imagen es fundamental desde dos puntos de vista. Para empezar, frente al texto, los vídeos breves son más fáciles y rápidos de consumir (y se consumen hasta el final), provocan una interacción mayor con el usuario y son mucho más eficaces a la hora de atraer y retener su atención. En segundo lugar, la imagen puede ser excepcionalmente barata de producir: no hace falta crear un vídeo de alta gama como los de los yihadistas del Daesh, sino que basta con la grabación de un monólogo con un fondo neutro o con la generación de un meme simpático que esconda un mensaje de odio que ni nos divertiría ni compartiríamos en otro contexto.

Ese meme de odio, igual que los vídeos y los comentarios de acoso, contiene una virtud adicional. No sólo posee un origen difícil de rastrear, sino que, muchas veces, forma parte de una campaña descentralizada. Sus integrantes son grupos frontales (asociaciones controladas indirectamente o alentadas por estados, partidos políticos, ONG, asociaciones o empresas), mercenarios independientes (los jóvenes de Macedonia que ganaron mucho dinero difundiendo contenidos favorables a Trump, pero sin coordinarse con su campaña) y usuarios fáciles de movilizar y reunidos en grupos fanáticos (como los simpatizantes obsesionados con un partido o una causa política).

Estos usuarios, los mercenarios independientes y los grupos frontales casi nunca se pueden relacionar directamente con el beneficiario de las mentiras. Ellos le allanarán el camino, destrozarán a sus adversarios, le harán parecer más moderado y sensato y lo auparán sin que nadie puede acusarlo de haber lanzado la campaña.





¿Sirve de algo la experiencia?

Vivimos tiempos en los que la experiencia no tiene buena imagen. Más aún, llega incluso a verse como una rémora para adaptarse a lo nuevo, para comprenderlo y manejarlo.

Es algo irónico. Porque hasta hace poco, el problema para incorporarse al mundo laboral era, precisamente, la falta de experiencia. Y ahora, de repente, sucede justo al revés. Especialmente cuando se asocia con una edad en la que el mercado te expulsa antes de lo previsto. Términos como la jubilación anticipada (o el early retirement, que queda más fino) han entrado a formar parte del léxico cotidiano de las grandes compañías para amortiguar la rudeza de lo que está sucediendo.

Por eso conviene analizar, al margen de las modas o los intereses empresariales, de qué sirve (si es que sirve de algo) la experiencia.

Para ello, hay que considerar dos palabras clave: el saber y el conocimiento. Respecto al primero, es importante entender que en cualquier aspecto de la vida la experiencia no consiste en saber, sino en saber qué es lo que hay que saber.

Eso es lo que marca la diferencia y lo que le permite a una persona con experiencia transmitir ese saber específico a los que no lo poseen. Porque si no, podemos encontrarnos con la paradoja que siempre produce la cultura inconexa. Es decir, que sabiendo más, sepamos menos.

Hablemos ahora de la segunda palabra: el conocimiento. En este caso, el problema surge con la paulatina tergiversación del mismo, lo que ha alterado radicalmente su verdadero sentido. Porque desligado del saber qué es lo que hay que saber que dictaba la experiencia, el conocimiento se ha convertido en un valor que funciona tan solo por acumulación, bajo la exclusiva premisa de que cuanto más sabes, más sabes.

Y la consecuencia de ese saber acumulativo, tan valorado en el mundo virtual, es que nos ha llevado a creer que el conocimiento se mide exclusivamente a través de una escala numérica en la que, por el hecho de serlo, nos permite considerar que todo es equiparable. El resultado es que, una vez eliminada la importancia del contexto, no hallaremos diferencia entre la pintura de El Bosco y los vídeos de Pornhub.

Era el viejo sueño del mercado: desprenderse del conocimiento basado en la experiencia para campar por sus respetos. Eliminar la capacidad del mismo para transmitir aquel saber qué es lo que hay que saber que diferenciaba lo que enriquece de lo que deteriora.

Cuando ahora entramos en Google para acceder al conocimiento, este se nos presenta infinito y aparentemente no jerarquizado. Pero ese conocimiento responde en realidad a intereses que nos resultan desconocidos. Lo aceptamos con facilidad.

En primer lugar, porque su sobreabundancia nos fascina. Y en segundo, porque desasistidos de la experiencia que nos permitiría una capacidad crítica más elevada, nos ceñimos a sus reglas de juego convencidos de que contamos con la herramienta más poderosa para saber lo que queremos.

El mercado convierte en estorbo todo lo que no precisa. Y nuestra experiencia previa, esa que nos permite elegir o contrastar ante cualquier búsqueda de conocimiento, le resulta un inconveniente que intentará ir desterrando.

Por eso, el problema ahora ya no es si nos falta o nos sobra experiencia. El verdadero problema es que, gracias a la sobreabundancia informativa, nos lleguemos a creer que no la necesitamos.







Hipnótica y variada selección de GIFS (129)