Páginas

miércoles, 30 de enero de 2019

El mundo, visto a través del microscopio, es otro mundo

Tejido muscular

Superficie de una fresa

Ojo de la mosca de la fruta (familia Drosophilidae)

Tiza

La punta de un bolígrafo.

Larvas de pez cebra de 2 días

Fotos muy curiosas que plantean demasiados interrogantes





 

Algunos actores, según pasa el tiempo







Los árboles devoran cualquier cosa







Humor barbudo








El bebé que hace "cosas de hombres"

Ryan tiene 6 meses y es una estrella de las redes sociales. Siempre con una sonrisa en el rostro, el pequeño es el protagonista de diversas fotografías en las que su padre, Matt McMillan, desplega su talento con el photoshop y lo muestra haciendo “cosas de hombres”.

Según cuenta su padre, el bebé nació nueve semanas antes de lo esperado y apenas pesaba un kilo. Tras seis semanas en la Unidad de cuidados intensivos de neonatos, todo salió bien y Ryan fue a su casa. Con su primera hija, Matt había realizado un proyecto donde la photoshopeaba haciendo deportes y decidió hacer algo similar con el nuevo integrante de la familia. Siempre bromeaban con que “Ryan no era prematuro, sino adelantado” tuvo la idea de hacer una sesión fotográfica como si realizara trabajos de un hombre adulto.

Los tiernos y graciosos resultados son estos:






Un nuevo menú de inicio para Windows 10 en la actualización de abril

Hace algunos días pudimos saber que Microsoft estaba preparando la desaparición de las Live Tiles en Windows Lite; ahora, a medida que continúan llegando ‘builds’ de Windows 10 April 2019 Update, vemos cómo la compañía de Redmond está trasladando este mismo enfoque a su sistema operativo de escritorio principal. No será con la April 2019 Update con la que Microsoft se despida de las Live Tiles por completo, pero sí que veremos en esta próxima actualización una importante evolución del menú de Inicio apuntando precisamente en ese sentido.

En la última ‘build’ de Windows 10 April 2019 Update, la compañía de Redmond ha introducido un cambio que afecta precisamente a esto, al menú de Inicio. Ahora, cuando se instala una aplicación, el sistema ya no sugiere que se ‘ancle’ al menú de inicio, sino que directamente nos sugiere abrir la aplicación. Esto apunta a que, con la llegada de esta primera gran actualización, se mantendrán las Live Tiles de aplicaciones nativas, pero ya no se podrán crear nuevos ‘anclajes’ de programas y aplicaciones instaladas por el usuario. Por eso comentábamos que las Live Tiles no desaparecerán por completo con la April 2019 Update, pero la compañía de Redmond sí está preparando el cambio para poco más adelante.

Aún sigue siendo ‘bastante improbable’ que la compañía de Redmond elimine las Live Tiles de Windows 10 April 2019 Update, pero sí es un hecho que va a desaparecer la creación de nuevos elementos de este tipo desde la notificación de instalación de aplicaciones. Con Windows Lite, que sí llegará con un nuevo menú de Inicio simplificado, la compañía de Redmond podrá aprovechar la telemetría para analizar la experiencia de uso y valorar los próximos cambios de Windows 10. Es decir, que si la reacción de los usuarios es buena con Windows Lite, todo apunta a que será con la segunda gran actualización del año con la que Microsoft se deshará por completo de las Live Tiles del menú de Inicio.

Gracias a esta captura de pantalla, la que acompaña al artículo y corresponde a la última build de Windows 10 April 2019 Update, podemos saber que la compañía de Redmond ha acelerado los planes para actualizar el menú de Inicio de su sistema operativo. Los cambios serán menores en April 2019 Update, pero formarán parte del primer paso antes de avanzar más en la que esperamos pueda llegar como Windows 10 October 2019 Update.





El día que debieron aterrizar un avión porque una pasajera no paraba de cantar

¿Qué es lo peor que te puede pasar cuando viajas en avión? Quizás el espacio tan pequeño para sentarte, o el pasajero que tienes delante y se reclina durante todo el trayecto, o puede que la comida, los olores… Nada de eso se puede comparar con la “actuación” en solitario que tuvo lugar hace unos años.


Pero antes de hablar de lo ocurrido en el vuelo que se dirigía con destino a Nueva York desde LA, hay que retroceder en el tiempo para hablar de ese temazo que convirtió a Whitney Houston en una figura legendaria de la música: I will always love you, de la banda sonora del film que interpretó con Kevin Costner, The Bodyguard.

Sin embargo, y contrario a lo que se suele pensar, la canción original no es de Houston, fue lanzada originalmente por la cantante y compositora de country Dolly Parton en 1974.

No sólo eso, el álbum original de Parton bajo el mismo título de la canción recibió grandes críticas y alcanzó el número uno en la lista Billboard Hot Country Songs, no una, dos veces. De hecho, esto hizo que Parton fuera la primera artista en obtener el récord de un doble número uno con la misma canción como cantante, y tres veces como escritora.

Años después, ahora sí con Houston, la canción se convirtió en un éxito internacional, un fenómeno como pocas veces ha ocurrido en la historia de la música. De esta forma, la banda sonora original de The Bodyguard ganó el Grammy en 1994 al álbum del año y I Will Always Love You se convirtió en el single más vendido de una artista femenina en la historia de la música, ahí es nada.

Whitney Houston se convertía así en la primera artista, ya sea hombre, mujer o grupo, que era capaz de vender más de un millón de copias de un álbum en el período de una semana. Obviamente también, con aquel disco nació un fenómeno fan como pocas veces se ha visto. Y una de esas seguidoras iba a subirse en el Boeing 737 de American Airlines del 2013 que cubría la ruta LA-Nueva York.

Al parecer, todo empezó cuando el avión ya estaba en el aire, en velocidad de crucero. Un vuelo tranquilo, silencioso, hasta que una mujer situada en las filas traseras del avión, rompe con la monotonía y se levanta gritando.

En realidad no eran gritos, aquella joven acaba de iniciar una actuación en solitario con una versión muy “personal” de I Will Always Love You, de Whitney Houston. Lo que al principio comenzó como un momento simpático para pasajeros y personal del vuelo, rápidamente se tornó en una verdadera pesadilla.

La mujer parecía sentirse inspirada, y los primeros gallos dieron paso a una interpretación sin tono y algo violenta. Sus alaridos comenzaron a molestar a todo el mundo, los auxiliares de vuelo le pidieron que por favor se sentara y guardara silencio, pero ella iba aumentando el tono hasta convertir I Will Always Love You en “una versión satánica”, según alguno de los pasajeros.

La situación llego a un punto tan insostenible, que el piloto se vio obligado a cambiar de rumbo a la mitad del vuelo y hacer una parada no programada en Kansas City para que los oficiales pudieran escoltar a la mujer desde el avión. Según dijo el portavoz del aeropuerto aquel día, “la mujer estaba perturbando y fue sacada del avión por interferir con la tripulación del vuelo”.

A pesar de que el personal le dijo a los pasajeros que no podían tomar fotografías mientras se encontraban a bordo del avión, uno de ellos logró filmar brevemente a la mujer, escoltada por el pasillo del avión esposada, y todavía cantando el temazo pop de los 90.

Aquella historia quedó en los anales de la aviación. El temazo de Parton, luego convertido en icono pop por parte de Houston, había llevado a una situación insólita en el aire. El día que una mujer hizo que un Boeing 737 realizara un aterrizaje de emergencia porque no dejaba de “cantar” I Will Always Love You.







Compó una PS4 y pagó el precio de una fruta cambiando las etiquetas

Un hombre francés de 19 años parece haber visto muchas veces Oceans’s Eleven, la película de Steven Soderbergh, y se sintió inspirado en hacer su propia Gran Estafa en un supermercado, al reemplazar la etiqueta del precio de una PS4 por una etiqueta de fruta para pagar apenas 10 dólares. El plan no salió muy bien.


El crimen sucedió en Niza, y en lugar de casi pasar a la historia como uno de los robos del siglo más bien parece algo sacado de las películas de Mr. Bean. El hombre, conocido como Adel, se encontraba en un supermercado cuando se antojó de una PlayStation 4, pero al ver que su precio era más de lo que podía pagar (unos 340 euros) se le ocurrió quitarle la etiqueta, pesarlo en la sección de las frutas y ponerle una etiqueta acorde a sus casi 3 kilos de peso. Su plan maestro concluyó en la fila de autoservicio para pagar, y salió de la tienda.

Después, quizás tras ver que todavía no se sabe cuándo llega el nuevo juego de Hideo Kojima, decidió vender la consola por 100 euros, para pagar un boleto de tren, según las autoridades. Pero la policía lo atrapó al día siguiente, cuando todavía no había vendido la consola, y fue sentenciado por una corte francesa a 4 meses de prisión. Afortunadamente para él, la sentencia fue suspendida al poco tiempo y solo tendrá que ir a la cárcel si lo vuelven a pillar cometiendo algún robo.

Así acaba la corta carrera criminal de esta mente maestra de las estafas del supermercado.





En España, vender 47 discos ya basta para entrar en el Top 100 semanal

La asociación Promusicae acaba de lanzar su resumen anual con los datos de la industria discográfica en 2018, pero una filtración ha eclipsado los números amables y ha puesto el foco sobre un hecho realmente sorprendente: sólo basta con despachar 47 copias para entrar en el Top100 semanal de ventas.

El docuemento filtrado es un pdf que demuestra, otra vez, que la entrega de Discos de Oro no es del todo honesta. Tal como ha informado la web Jenesaispop, Manuel Carrasco aparece en el puesto 2 con 91.142 ventas acumuladas de «La cruz del mapa» cuando está certificado como triple platino (120.000 copias distribuidas), «Prometo» de Pablo Alborán está certificado como 6 veces platino (240.000) con 213.520 copias y Rozalén y Míriam Rodríguez aún no han llegado a las 20.000 copias del disco de oro que se les ha atribuido, pues rondan las 15.000.

Al margen de estos tejemanejes ya conocidos para maquillar las cifras, lo más importante que revela el nuevo informe de Promusicae es que el streaming supone ya el 90% de los ingresos digitales del sector y permitirá cerrar el año con un leve crecimiento. Así, el importe global de las ventas generadas por el sector crecerá ligeramente por encima de los 232 millones de euros contabilizados en el ejercicio de 2017.

Esta tendencia de estabilización en las ventas ya se pudo entrever a la hora del balance del primer semestre de 2018, que se cerró con 107,5 millones de facturación: un levísimo incremento del 0,4% respecto a idéntico periodo del año previo. El panorama económico viene definido por la imparable evolución del mercado digital, que ya supone el 70% del mercado total, donde destacan las suscripciones premium a los servicios de streaming, que se incrementan en cerca del 50% superando ya los 2,3 millones de abonados en nuestro país. El avance en este terreno se debe en gran medida a la increible aceptación del público ante una oferta de servicios cada vez mayor con opciones y soluciones mejor adaptadas a todos los usuarios. Así, a los ya conocidos, como Apple Music, Deezer, Spotify o Tidal se han sumado recientemente You Tube Music y la renovada apuesta de Amazon por la música, lo que permite expandir la base de suscriptores y llegar a otros perfiles de consumidores. La disponibilidad de música ilimitada e inmediata en distintos dispositivos se vio ampliada este año con la llegada de los altavoces inteligentes, uno de los gadgets preferidos de estas navidades que, gracias a la integración a los servicios de música, ofrecen nuevas posibilidades de crecimiento en el futuro.

Sin embargo, la venta de formatos físicos registra una nueva caída, aunque sigue representando un volumen de venta importante, no solo entre los artistas clásicos, sino también entre los artistas recién llegados al panorama musical que son seguidos por un púbico juvenil. A su vez, a pesar del incremento en este tipo de consumo de música, se produce un ligero descenso en los ingresos por streaming audiovisual (YouTube y Vevo, fundamentalmente), en un momento en que estas plataformas de vídeo siguen sin reportar un retorno justo a autores y productores musicales por la masiva visualización de sus canciones, una histórica discriminación que se ha convertido en la reclamación prioritaria de la directiva del copyright para los productores de música y que actualmente se debate en las instituciones europeas.

Canciones de éxito
«Lo malo», el himno feminista de Aitana y Ana Guerra que se quedó a las puertas de representar a España en Eurovisión el pasado año, ha alcanzado el puesto más alto de la lista top 100 canciones 2018 que elabora Promusicae –la asociación que aglutina al 95 por ciento de las productoras fonográficas españolas– como parte de su informe anual de la venta de música en España en los últimos 12 meses. Las escuchas digitales por streaming, que siguen creciendo de manera exponencial en nuestro país, han aupado a estas dos jóvenes artistas debutantes hasta el número 1 de la lista por encima de los éxitos mundiales del reguetón, género que forma parte de los gustos musicales de muchos españoles. La hazaña de Aitana, que también coloca «Teléfono» en el puesto 9 de la tabla, no es un hecho aislado. En un año marcado por el éxito de nuevas artistas, jóvenes y mujeres, también Rosalía consiguió alcanzar el puesto 2 con El mal querer en la lista de streaming de álbumes solo por debajo de Ozuna. Un hito destacado que, unido a su quinto puesto en la lista de álbumes, reafirma el enorme interés despertado por esta artista, puesto que su nuevo trabajo se lanzaba a escasas 8 semanas de acabar el año.

Paralelamente, se agudizan las diferencias estilísticas entre el formato físico, más propenso al pop y la canción, y el digital, donde arrasan los nuevos ritmos latinos y urbanos, siempre muy propicios para el baile. Después de Lo malo, las canciones que más sonaron en nuestros dispositivos digitales fueron, por este orden, «Dura» (Daddy Yankee), «Sin pijama» (Becky G con Natti Natasha), «Te boté» (Nio García), «Me niego» (Reik, Ozuna y Wisin), «Usted» (Juan Magán con Mala Rodríguez), «Vaina Loca» (Ozuna y Manuel Turizo), «1 2 3» (Sofía Reyes), «Teléfono» (Aitana) y «X», la pieza que rubrican de modo conjunto Nicky Jam y J Balvín.




La orina y el calentamiento global

La notable influencia para alterar el clima que tiene el ganado se debe principalmente al metano, el cual emiten a la atmósfera durante su rutina digestiva. Sin embargo, la orina, es un gran desconocido en este aspecto. Produce óxido nitroso (N2O), que tiene un poder de calentamiento mucho mayor que el del dióxido de carbono (CO2), el principal impulsor del calentamiento global. Ahora un estudio publicado en Scientific Reports, muestra que estas emisiones de N2O pueden reducirse significativamente.


Para el estudio, los investigadores, liderados por Ngonidzashe Chirinda, recolectaron orina de ganado en cinco países de América Latina y el Caribe y las derramaron en campos de ganado clasificados como degradados o sanos, lo que se determinó por la cobertura de la vegetación. En seis de los siete sitios de prueba, los pastos degradados emitieron significativamente más N2O: a veces hasta tres veces más.

“Los pastos degradados son nocivos de muchas maneras – explica Chirinda – . Este estudio suma más información al efecto del ganado en el cambio climático. Los pastizales degradados no solo afectan la seguridad alimentaria y el sustento de los agricultores de hoy, sino también al sustento de los futuros agricultores porque emiten más gases dañinos”.

Las estimaciones varían, pero Chirinda calcula, de manera conservadora, que hay 1,5 millones de km2 de tierras degradadas en América Latina, tres veces la extensión de España. El estudio es un paso necesario para crear una imagen más detallada del alcance de las emisiones de gases de efecto invernadero de la ganadería.