Páginas

jueves, 28 de febrero de 2019

El papel higiénico se inventó con otra finalidad que la actual

El papel higiénico (denominado también rollo higiénico, papel de baño, papel sanitario, papel toilette, papel palpo o confort) es un tipo de papel fino que se usa para la limpieza anal y genital tras el acto de la defecación o la micción. Puede estar perfumado o no.


Su formato más común es el de rollo de papel, pero también es posible encontrarlo en paquetes. Se suele vender en mercados, supermercados y farmacias en paquetes de varias unidades. El papel suele estar diseñado para que se descomponga en contacto con el agua, al contrario de las toallas de papel para las manos. En algunos casos se elaboran papeles especiales para no dañar o atascar los pozos sépticos.

El inventor Joseph Gayetty comercializó la primera versión del producto, en 1875. El estadounidense vendía paquetes de 500 hojas de papel con extracto de aloe vera, que habían sido diseñadas con la intención de aliviar el dolor de las hemorroides.

La publicidad del producto, que se distribuía en las farmacias, lo describía como la mayor necesidad de la época. Puede que el mensaje no captara la realidad con precisión, pero tampoco andaba desencaminado: la compañía Scott Paper nació en 1879, y comercializó un producto semejante al que ahora conocemos como papel higiénico, cuya popularidad creció en el siglo XX.


En el XXI, quedarse sin papel higiénico no está en nuestros planes: ya es una necesidad imperiosa.

No hay comentarios.: