domingo, 27 de enero de 2019

Humor verdadero







Fascinantes fotos históricas

Carrie Amelia Nation, un miembro radical del movimiento de la temperancia.
Cuando Carry Nation pisó el bar de Kiowa, Kansas, nadie vio lo que venía. La mujer, vestida de negro, estaba en una misión de Dios. Pero tan pronto como entró en el salón, todo el infierno se desató. Corrió detrás de la barra, rompió el espejo y todas las botellas debajo; Tiró la caja registradora, la tiró abajo; Luego rompió los grifos del refrigerador y cortó los tubos de goma que conducían la cerveza. Fue arrestada poco después, pero no le importó. El bar acababa de recibir el tratamiento de Carry Nation. Durante sus años como luchadora contra el alcoholismo a fines del siglo XIX, Nation se ganó la reputación de reformadora intrépida e incluso desquiciada que haría todo lo posible por salvar a la gente de la embriaguez.

Eva Braun haciendo yoga junto al lago Königssee, Baviera, 1942

Niños en trincheras de refugio de bombas durante el Blitz, Inglaterra, c. 1941

Una joven de la tribu Ouled Naïl, Argelia, alrededor de 1905.

Oficial de los Estados Unidos en el basment del castillo de Nuremberg junto a los estatutos de 500 años robadas por los nazis de la catedral de Santa María de Cracovia, 1945

Lucille, una mujer de los sioux de Dakota, 26 de diciembre de 1907.

Excelentes trilogías de súper héroes en el cine

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, y que tres son multitud. Pero hoy las frases hechas y refranes no nos sirven, porque vamos a hablar de segundas y de terceras partes. Es decir, de trilogías. Y de superhéroes, además. Se estrena ‘Glass’, la película que recupera la historia donde la dejó ‘Split’: David Dunn (Bruce Willis) está en la búsqueda de La Bestia (James McAvoy), que nos aterrorizó a todos con sus múltiples personalidades en la segunda entrega de esta saga.


‘Glass’ no solo es la continuación de ‘Múltiple’: es la tercera pelicula de una trilogía que, como tantas otras, presenta a héroes con poderes más allá de lo natural. Repasamos esta y otros nueve tríos de películas protagonizadas por personajes fuera de lo común.

Trilogía Unbreakable

Así se conoce la trilogía formada por ‘El protegido’, ‘Split’ y ‘Glass’. Detrás de ellas está el siempre inquietante (aunque para algunos tiene momentos mejores y peores) M. Night Shyamalan. En la primera pelicula, David Dunn, el personaje de Bruce Willis, sobrevive a un accidente de tren sin ningún rasguño. Esta noticia llega a oídos de Elijahn Price (Samuel L. Jackson), un hombre frágil fan de los cómics de superhéroes que cree que en el universo debe existir su opuesto, alguien fuerte…, tan fuerte como Dunn. En ‘Glass’, se recupera el personaje de Willis, que va a la búsqueda del asesino con trastorno de la personalidad (McAvoy) que veíamos en ‘Múltiple’. El personaje de David Dunn se ve apenas en una escena de ‘Múltiple’, que sirve de nexo para la siguiente.

Spider-Man

Hay poderes más allá de Bruce Willis. Que se lo diga a los fans de Marvel y DC. Si parece que hoy hay muchas películas de los personajes de estas empresas, hace más de 15 años ya había uno que nos arrastraba a las salas. De Spider-Man y sus resistentes telas de araña ya hemos tenido dos: una, la dirigida por Sam Raimi (2002-2007) y que protagonizó Tobey Maguire, con el origen del superhéroe y su enfrentamiento al Duende Verde, el doctor Octopus y el Nuevo Duende (se pudo haber convertido en tetralogía, pero el proyecto se canceló); la otra, en la que el protagonismo se lo repartieron Andrew Garfield y Tom Holland. Y parece que la vida del hombre araña es larga: para este 2019 está previsto el estreno de ‘Spider-Man: Far From Home’, que recupera al niño de ‘Lo imposible’ en el papel protagonista. ¿Logrará una secuencia tan mítica como la del beso de Tobey Maguire y Kirsten Dunst bajo la lluvia?

Iron Man

Si seguimos con Marvel, Iron Man es uno de los personajes que más éxito tienen en adaptaciones cinematográficas. El actor Robert Downey Jr. está asociado a Tony Stark de forma indeleble desde 2008, cuando comenzaron las aventuras fílmicas de este superhéroe ‘techie’ que destaca por un supertraje de su propia confección muy resistente, con armas incrustadas (proyectiles, misiles…) y otras virguerías. De hecho, el argumento de la segunda película se basa en cómo Tony se niega a hablar del diseño de su armadura para evitar que caiga en las peores manos. Downey Jr. no puede tener queja de la trilogía, que lo ha convertido en uno de los actores mejor pagados de Hollywood. Además, sus cintas están conectadas a otra trilogía que pronto dejará de serlo…

Los vengadores

Tony Stark también aparece en esta trilogía que reúne a lo más granado del universo Marvel: Capitán América, Thor, Hulk… En la primera película, esos superhéroes se unen para evitar que el Teseracto se haga con todo el control del planeta Tierra. En la segunda, ‘La era de Ultrón’, los superhéroes se tienen que recluir después de que Hulk la liara parda en Johannesburgo. Y en la tercera, ‘Infinity War’, todos trabajan para que Thanos, que apareció en una escena de la primera película y en ‘Guardianes de la galaxia’, no consiga las seis Gemas del Infinito, que dan poder sobre todo el universo. Si alguien se quedó con ganas de volver a ver un reparto tan coral, en 2019 la trilogía se convertirá en tetralogía: ‘Endgame’ se estrena el próximo mes de abril y parece ser el golpe final contra Thanos. ¿Lo conseguirán nuestros superhéroes favoritos?

Capitán América

El personaje interpretado por Chris Evans en ‘Los vengadores’ también ha tenido su propia trilogía. De 2011 a 2016, Chris Evans se puso en la piel de este superhéroe que recaudó varios miles de millones de dólares en todo el planeta. El Teseracto también aparece para dar quebraderos de cabeza en esta aventura que comienza en la Segunda Guerra Mundial con un Steve Rodgers que pronto será reclutado para un trabajo mucho mejor: proteger su país. En la segunda película ya lo tenemos en la actualidad, y en la última influyen los acontecimientos previos que podemos ver en otras películas de Los Vengadores. Quien quiera patriotismo yanqui (y escudos a prueba de todo tipo de ataques) tiene aquí su trilogía.

Thor

Steve Rodgers era un joven raquítico que se convirtió en el fortachón Capitán América. Y hablando de fortachones, otro procedente de la mitología escandinava ha triunfado en hasta tres películas con su martillo que nada tiene que envidiar al escudo del anterior. El personaje interpretado por Chris Hemsworth hizo de 2011 a 2017 que se recaudaran más de 1000 millones en todo el mundo con ‘apenas’ 320 de presupuesto para las tres películas. Y a la vez que disfrutábamos, aprendíamos un poco de mitología nórdica, pues también aparecían personajes como Odin (padre de Thor) o Loki. Eso sí, todo pasado por el tamiz marveliano. Como curiosidad, el actor Kenneth Branagh, conocido por ser Gilderoy Lockhart en las películas de Harry Potter y adaptar a Shakespeare al cine, fue el director de la primera película.

Famosas películas que cumplen 20 años en 2019

Keanu Reeves tomo la pastilla azul para saber lo que era la Matrix en el 2009, este año Julia Roberts conquistó a Hugh Grant en Notting Hill y Pedro Almodóvar trajo una de sus grandes obras para ganar el Oscar.The Green Mile 
Basada en la novela de Stephen King, Tom Hanks se mete en la piel de Paul Edgecomb, funcionario de prisiones que conocerá al extraño John Coffey, un condenado a muerte que posee un don sobrenatural.Nominada a cuatro premios Oscar.

Matrix 

Keanu Reeves es Thomas Anderson, un brillante programador que por las noches es Neo, un poderoso hacker. Un día, Thomas recibe una enigmática visita. Fue el inicio de una de las sagas más importantes del cine actual.

American Pie 

El público conoció Jim, un adolescente, friki de la informática, que está desesperado por perder su virginidad. Comedia juvenil que acabó convirtiéndose en una franquicia de seis películas.

Fight Club 

Tras Seven y The Game, David Fincher seguía labrándose un hueco entre los directores venerados del último tiempo con El club de la Pelea, considera de culto por toda una generación.

Todo Sobre mi Madre 

Pedro Almodóvar logró un Oscar para España con Todo sobre mi madre, considerada una de sus mejores películas y con la que arrasó en todo el mundo, con su particular punto de vista sobre el duelo y la maternidad.

Cruel Intentions 

Reinterpretación teen de Las amistades peligrosas, de Choderlos de Laclos, un perverso drama adolescente protagonizado por Ryan Phillippe, Sarah Michelle Gellar y Reese Witherspoon que marcó tendencia en una época de adaptaciones de clásicos literarios en curiosas cintas para adolescentes.

8 datos poco conocidos y sorprendentes sobre el sexo

Son hechos que muy probablemente la mayoría no conoce sobre el ámbito sexual y que podrían ayudar a comprender situaciones que suceden durante ese momento. 


1. Entre 100 y 500 penetraciones y entre siete y 13 minutos
Sí, aunque parezca increíble, hubo alguien que se tomó el tiempo de calcular cuántas penetraciones promedio hay durante el acto sexual. El informe, que fue publicado en la revista Royal Society Open Science, sostiene que durante la relación sexual suele haber entre 100 y 500.

En cuanto al tiempo, según una encuesta realizada por el sitio web de citas SauceyDates.com en 2017 a 3,836 personas las parejas tienen sexo durante un tiempo promedio de 17 minutos y 5 segundos (sin contar los juegos previos).

En tanto, un estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania, en Estados Unidos, determinó que el buen sexo debe durar entre siete y 13 minutos.

2. Un orgasmo en sueños bien real
“Algunas mujeres pueden tener un orgasmo durante un sueño erótico”, le explicó a Health el ginecólogo Sherry Ross.

La explicación es que aunque no se produce ninguna estimulación física, el flujo de sangre a los genitales durante un sueño erótico puede aumentar como lo hace durante el sexo real, y ese aumento en el flujo de sangre puede llevar al orgasmo.

También se suma el hecho de que se está en un estado de profunda relajación cuando se duerme; y sin ansiedad ni estrés que interfieran con la acción es más fácil alcanzar el orgasmo.

“El orgasmo existe en nuestra mente tanto como lo hace en el clítoris o cualquier otra parte de nuestro cuerpo”, aseguró la Dra. Holly Richmond, psicóloga y terapeuta sexual.

3. El orgasmo femenino dura tres veces más que el masculino
Según asegura el Dr. Michael Reitano el orgasmo femenino típico dura aproximadamente 20 segundos. Eso es más de tres veces que la experiencia masculina, que se registra en solo seis segundos.

Además, las mujeres tienen la ventaja, cuando se trata de ser capaces, de tener múltiples orgasmos y orgasmos del punto G.

4. Beyoncé y Brad Pitt, los más deseados
La compañía de juguetes sexuales Tenga encuestó a 13,000 personas entre las edades de 18 y 74 años en todo el mundo y les preguntó en qué celebridades piensan mientras se masturban.

En el ramo femenino se destacan Beyoncé junto a Jennifer Lawrence, Kim Kardashian, Taylor Swift y Kylie Jenner. En cuanto a los hombres con los que la gente fantasea, la lista la encabezan Brad Pitt, Johnny Depp, Chris Hemsworth, Tom Cruise y Chris Pratt.

5. El clítoris es básicamente un pene minúsculo
Cuando solo somos un pequeño embrión, el clítoris se desarrolla a partir del mismo tejido que el pene.

“Todos tenemos las mismas partes, solo depende de las hormonas que tenemos en nuestro cuerpo que influyen en el desarrollo de la parte masculina frente a la femenina”, contó la Dra. Natalya Lopushnyan, uróloga de Greater Boston Urology.

Cuando se libera testosterona en un embrión masculino, ese tejido sexual crece hasta convertirse en un pene. Sin testosterona, ese mismo tejido forma el clítoris.

La punta del clítoris muestra cierta semejanza con la punta del pene; ambos son súper sensibles y funcionan de una manera similar. “Cuando una mujer se emociona, el clítoris se hace más grande y se llena de sangre”, agregó Lopushnyan.

6. La tristeza después del sexo no sólo es real, es muy común
Es un fenómeno realmente muy común y no es exclusivo de las mujeres, como se cree.

La disforia postcoital (PCD, por sus siglas en inglés) se caracteriza por “sentimientos intensos de tristeza, enojo y angustia después del sexo, muy probablemente después del orgasmo”, explica el Dra. Ian Kerner, terapeuta sexual. El PCD incluso puede aparecer después de la masturbación.

No hay suficiente investigación en torno al PCD para saber exactamente por qué ocurre, pero Kerner cree que tiene que ver con oleadas en ciertas hormonas. También “puede provenir de un trauma pasado derivado de un asalto sexual previo”.

7. Un fuerte sentido del olfato te hace más orgásmico
Un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior encontró que las personas con el olfato más desarrollado también tenían mejores experiencias sexuales.

Las mujeres que tenían una gran sensibilidad a los olores también informaron que disfrutaban de más orgasmos que las mujeres cuyas narices no eran tan afiladas.

Los investigadores encontraron que el sentido del olfato no estaba necesariamente relacionado con el deseo sexual o el rendimiento en el dormitorio. Pero hubo una correlación positiva entre un mayor sentido del olfato y tener relaciones sexuales más placenteras, así como orgasmos más frecuentes.

Esto sugiere que los olores corporales, como los fluidos vaginales y el sudor, pueden mejorar la experiencia sexual.

8. La voz es un poder exclusivo de ellas
Un estudio realizado en 2014 por Albright University encontró que las mujeres podían manipular conscientemente sus voces, mientras contaban de una a diez, para que parecieran más atractivas. En cambio, cuando los hombres del estudio trataron de hacer lo mismo, los efectos fueron inversos: sonaban menos atractivos.

¿Qué tipo de cambio de voz hace que una mujer suene más sexy? Una voz profunda y entrecortada, según los investigadores.

Los hombres – siempre, según el estudio- se sienten atraídos por este tipo de tono no porque prefieren a las mujeres con voces más bajas, sino porque cuando una mujer modifica su voz haciéndola más baja, estaría indicando que está interesada.





Las 10 palabras mas usadas por los millennials el año pasado

Match, random, influencer o hater son algunas de las palabras más usadas por los nacidos entre 1981 y 1993.


¿Problemas para comunicarte con tu hijo? ¿Te sientes un poco perdido en conversaciones con gente más joven? Tras analizar las tendencias del lenguaje de los millennials o, lo que es lo mismo, los nacidos entre 1981 y 1993, Babbel —una app para aprender idiomas—, elaboró el listado de las diez palabras más usadas por este sector de la población en 2018.

  • Match Proviene del ámbito del ligue, las personas que han utilizado en alguna ocasión una aplicación para ligar seguramente la hayan escuchado en múltiples ocasiones. Haces match con alguien cuando dos personas se gustan.
  • Random ¿Has oído alguna vez…Una persona random se puso a hablar conmigo…? Esta palabra hace referencia a algo o alguien aleatorio, al azar. Es la típica palabra que se puede utilizar casi en cualquier situación, vamos en una situación random.
  • Stalkear Es sinónimo de fisgonear, aunque podríamos decir que está enfocado a las redes sociales. Tú stalkeas cuando te introduces en el perfil de Instagram o cualquier otra red de un amigo/a o conocido/a que investiga en profundidad hasta que esa persona no tiene ningún secreto para ti.
  • Crush Se trata de esa sensación en la que ves a un chico o a una chica y te impacta de forma inesperada y brutal. Eso sí, este sentimiento te puede durar 5 minutos, una semana o toda la vida. Realmente hace referencia al amor a primera vista.
  • Influencer De lo más escuchado últimamente, dícese de la persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca.
  • Mainstream Lo cierto es que no solamente tiene una traducción, se trata de algo que tiene todo el mundo, algo convencional, una tendencia mayoritaria en la sociedad que quizás, por ser muy popular, puede llegar a considerarse vulgar.
  • Hater Existen muchos haters en el mundo, personas que odian algo y que hacen todo lo posible por echarlo abajo. Las redes sociales están plagadas de este tipo de personas que son “odiadores” profesionales.
  • Troll Es primo hermano del hater, persona que se dedica a refunfuñar por las redes sobre algo que no le gusta sin dar muchos detalles al respecto. En particular las marcas y compañías tienen pánico a que les “trolleen” sus perfiles.
  • Spoilear O lo que es lo mismo adelantar información, el spoiler es aquel que no pierde la ocasión para anticipar de forma intencional datos o noticias importantes de una película, serie, programas de TV y libros quitando el factor sorpresa.
  • Follower Cierto, no sería necesario utilizar este término anglosajón, ya que disponemos en castellano de seguidor pero sí que es cierto que este término ha sido potenciado en las redes sociales, principalmente en Twitter y que ya no eres nadie si no tienes un número elevado de followers.




Si tienes muchas pesadillas podrías padecer demencia

Si a menudo tienes sueños de miedo, podría ser un signo de trastorno del sueño que aumenta dramáticamente tu riesgo de ciertas enfermedades neurológicas.

¿Estás en riesgo de demencia?
Ya sea que tiendes o no a recordar tus sueños, todos pueden recordar su pesadilla más aterradora. Quizás estabas siendo perseguido por alguien o algo, o llegaste tarde a un examen importante, o todos tus dientes se cayeron. Sea lo que sea, probablemente te despertaste presa del pánico, solo para darte cuenta (con un enorme alivio) de que solo era un sueño.

Pero si tiendes a tener sueños de miedo con frecuencia y, lo que es más importante, si gritas, pateas o te agitas con frecuencia mientras duermes, tu cerebro podría correr riesgo.

Las pesadillas frecuentes pueden ser causadas por el trastorno del comportamiento del sueño REM (RBD, por sus siglas en inglés), una condición que causa que los pacientes realicen fisicamente sueños violentos. Los investigadores han encontrado que más del 8’% de los pacientes con RBD eventualmente desarrollan una enfermedad neurológica, como la de Parkinson o la demencia.

“Por alguna razón, las células en el área del sueño REM son las primeras en enfermarse, y luego la enfermedad neurodegenerativa se propaga en el cerebro y afecta a otras áreas que causan trastornos como la enfermedad de Parkinson”, John Peever, PhD, neurocientífico de La Universidad de Toronto, que dirigió esta nueva investigación, dijo a Live Science. “El trastorno de conducta REM es, de hecho, el predictor más conocido de la aparición de la enfermedad de Parkinson”.

Dos estudios de 2013 también encontraron más del 80% de los pacientes con RBD desarrollaron un trastorno neurodegenerativo dentro de una década, pero esos estudios solo pudieron mostrar correlación. El más reciente, que se presentó en la Reunión de Neurociencia de Canadá en 2017, demuestra la causalidad.

Y mientras que la RBD es aterradora para quienes la padecen, la condición podría ayudar a los médicos a identificar quién tiene más riesgo de sufrir otros trastornos neurodegenerativos. Según Peever, el siguiente paso en su investigación sería desarrollar una terapia con medicamentos que pueda tratar a los pacientes que han sido diagnosticados con RBD. “Tal terapia probablemente no curaría al paciente de RBD, ya que las células cerebrales que causan ese trastorno ya se habrían dañado”, dijo a Live Science, “pero podría evitar que la enfermedad se propague al resto del cerebro”.

Aún queda un largo camino por recorrer antes de que eliminen los trastornos neurodegenerativos. Pero hay algunas cosas que pueden ayudan a prevenir estas condiciones.





Algunas fobias bastante curiosas y extravagantes

Existen las fobias comunes, las que cualquier persona tiene a objetos, situaciones o animales, pero existen aquellas fobias vinculadas a un temor profundamente arraigado, lo que las hacen mucho más incapacitantes que las fobias simples. Conozcamos las más raras e inusuales.

1. Xanthofobia


Esta fobia se caracteriza por el incomprensible temor al color amarillo. Algunos ejemplos pueden ser el sol, las flores amarillas, automóviles amarillos, frutas de color amarillo o, en definitiva, cualquier otro ser vivo u objeto que sea de este color.

Etimología: Proviene del griego Xanthous que significa ‘amarillo’ y de Phobos que significa ‘miedo’.

2. Levofobia y Dextrofobia

Se dice que la levofobia es el miedo irracional a los objetos que se encuentran a la izquierda del propio cuerpo del sujeto. La dextrofobia, por otra parte, es el mismo miedo, pero con los objetos que están a la derecha del sujeto.

Etimología: El término fue dado, por un único caso conocido de dextrofobia (1957, EUA), un paciente llamado Rudolph Dexterfield, quien desarrolló un pánico extremo a tener objetos (cuánto mayor tamaño, peor) a su derecha.

3. Anatidaefobia

Es el miedo irracional a que, en algún determinado momento y desde algún lugar, un pato te esté observando.

Etimología: El término nace en las caricaturas The Far Side de Gary Larson.

4. Hipopotomonstrosesquipedaliofobia

Esta fobia define a las personas que tienen un miedo irracional a las palabras largas.

Etimología: Procede del griego, donde hipopoto- significa ‘grande’, monstro- ‘monstruoso’ y sesquipedali- palabra derivada del latín, significa ‘grande’. También es denominada sesquipedaliofobia.

5. Tecnofobia

Es un miedo intenso e injustificado a la tecnología, además de películas donde aparecen escenarios post-apocalípticos (Tecnológicamente Hablando).

Etimología: Se adjudica esta extraña fobia a películas del tipo Terminator, Matrix o Wall-E., entre otras. Suelen ser una fuente de terror para las personas que sufren esta fobia.

6. Triscaidecafobia

Es un miedo frustrante al número 13. Alrededor de este número siempre ha existido controversia, puesto que es uno de los números que provocan malas sensaciones a las personas supersticiosas.

Etimología: del griego treiskaideka, trece, derivado de treîs, tres; kai, y; deka, diez; junto con fobía de fobos, miedo) es el miedo irracional al número 13.

7. Laloginefobia

Es una mezcla del miedo a hablar en público (Lalofobia O Laliofobia) y el miedo a hablar con mujeres hermosas (Ginefobia O Caliginefobia).

Etimología: Derivado de la caliginefobia. Venustrofobia o bien, “complejo de Licea”, un injustificado miedo a las mujeres hermosas.




¿Te espían a través de la cámara de tu computadora?

En nuestro mundo impulsado por la tecnología, es obvio que nuestra privacidad puede verse comprometida fácilmente. Si los Hackers pueden penetrar en la Casa Blanca, es probable que quiebren nuestros dispositivos personales. Y aún así usamos nuestros teléfonos, computadoras portátiles, Tablets y más como si esa amenaza no existiera. Pero, ¿podemos permitirnos ignorarla?


Si tienes un dispositivo capaz de conectarse a Internet, es probable que incluya una cámara. Y si es así, hay una probabilidad de que alguien esté buscando dinero o dar un vistazo a tus momentos íntimos.

Tales factores han dado paso a un próspero mercado negro de cámaras web comprometidas y a los videos o fotos que pueden producir. Por eso es posible que hayas escuchado la sugerencia de cubrir con cinta la cámara de tu computadora y de otros dispositivos que las incluyan.

Una sugerencia que no se basa simplemente en la paranoia
En 2014, el FBI ejecutó su operación cibernética más grande hasta la fecha, en la que decenas de Hackers de cámaras web en más de 12 países fueron arrestados. El programa, llamado Blackshades, les dio acceso a “fotografías y otros archivos en la computadora, así como un registro de todas las teclas ingresadas en el teclado de la víctima”, según un informe. Les permitió robar contraseñas en las cuentas en línea de las víctimas e incluso activar la cámara web para espiarlas, todo en secreto.

Y esa es solo una herramienta que los Hackers han usado en computadoras de todo el mundo. Aparentemente, hay algunas pruebas que sugieren que el FBI también ha Hackeado las computadoras de las personas para vigilarlas a través de sus cámaras web.

Muchas cámaras web conectadas a Internet tienen su propia dirección IP para permitir el acceso remoto, lo que les permite conectarse directamente desde cualquier lugar del mundo. Sin embargo, si tu cámara no está protegida por una contraseña segura (la mayoría de ellas no lo están), es mucho más fácil infiltrarse.

En cuanto a las Webcams conectadas a la computadora, los Hackers pueden usar Malware para acceder a ellas. Esto puede suceder cuando haces clic accidentalmente en un enlace o descargas un archivo siniestro.

“Estoy bastante segura de que mi propia computadora no está infectada con Malware“, dice Mikko Hermanni Hyppönen, experta en seguridad informática que ha colaborado con las fuerzas del orden en Estados Unidos, Europa y Asia desde la década de los noventas. “Cubro mi cámara por si acaso, y para dar un ejemplo”. Hyppönen fue quien derrotó a Sobig en agosto de 2003, un gusano informático que infectó a millones de computadoras Microsoft Windows conectadas a Internet.

“Hay muchos troyanos que pueden espiarte a través de la cámara de tu computadora. Incluso hemos visto delincuentes pedir dinero a las personas después de que hayan recopilado fotos embarazosas de ellos a través de la cámara web “, dice.

Parece seguro decir que, si no quieres que la gente mire cada uno de tus movimientos, especialmente sin tu permiso y cuando no lo sepas, la única manera de protegerse en términos de su tecnología es tapando la cámara cuando no esté en uso. Y francamente, no sobra. Es después de todo solo un trozo de cinta.





Trucos simples para superar un ataque de pánico

Los ataques de pánico afectan a muchas personas alrededor del mundo. Aquí te contamos cómo una mujer desarrollo una estrategia para lidiar con esto y mantener el terror lejos.

Experimentando mi primer ataque de pánico
Son las 6 en punto en una tarde de septiembre del 2001, manejo nuestra minivan en una autopista de Toronto, voy a una cena a la casa de mis padres. Mi esposo está en las Bermudas, en donde acaban de darle un contrato de 2 años; está buscando un departamento para que pueda encontrarlo allá. Por el momento somos solo yo y mi pequeño poodle negro, haciendo el camino de media hora que he manejado cientos de veces antes.

Las noticias suenan en la radio, la más popular, el reciente ataque terrorista en Nueva York del 11 de septiembre. Parece que no puedo alejarme de las horribles historias e imágenes. Conforme me acerco al puente, mi corazón comienza a palpitar rápidamente, entonces mis piernas se convierten en gelatina.

Vas a salirte del camino, una voz en mi cabeza me advierte. Ahora mis brazos están dormidos. Estás a punto de perder el control y morir, estoy aterrorizada. Mis manos aprietan el volante; lo único que quiero es pasar por el puente y salir del camino, lo logro; Entonces me estaciono y comienzo a llorar. ¿Qué me esta pasando?

Trate de manejar por la autopista una semana después, y paso lo mismo, el pánico me llevó a la primera salida. Después de esto, solo podía tomar caminos lentos y mas cortos. Semanas después, me mudé a las Bermudas, en donde no tenía un auto, estaba tan liberada. No había hablado con mi esposo sobre estos episodios: Yo sé que el amaba mi independencia y mi fuerza, y me sentía avergonzada de ser tan débil.

Para movilizarnos, teníamos un scooter con motor, o tomaba el autobús cuando iba a algún lugar por mi misma. Hice esto por un par de meses, pero un día mientras iba en el autobús hacia el centro a hacer unas compras navideñas, mi corazón se comenzó a acelerar. Obviamente, lo siguiente que llegó fue el sudor, mis piernas se hicieron gelatina y ese sentimiento en el que de alguna manera iba a perder el control o volverme loca.

Unos días después, probé con el autobús de nuevo, y me paso lo mismo. Lo mismo que me había impedido manejar en carretera estaba forzándome a no poder ir en el transporte público tampoco.

Era momento de confesar. Esa tarde, le dije a mi esposo lo que me estaba pasando, el comprendió completamente; No debí callarme por que se sintió muy bien dejar todo salir. Pero el estaba tan confundido como yo. Buscamos en línea por “miedo a las carreteras” y “miedo al transporte público” y nos salieron muchos resultados, y encontramos que los episodios eran realmente clásicos ataques de pánico.

A diferencia del miedo, que es una reacción a una amenaza real, el pánico es un miedo intenso en la ausencia de un peligro real. Las personas que sufren a menudo reportan estrés reciente, como casarse o divorciarse, cambiar de trabajo o problemas financieros o de salud. Para mí, el factor estresante fue mi próximo movimiento. Además, no había estado durmiendo bien.

Dormir mal puede hacernos más sensibles a los eventos relacionados con la ansiedad, como los latidos rápidos del corazón; los ataques de pánico ocurren cuando el cerebro identifica esos eventos como señales de peligro extremo.

“Los seres humanos están programados para sobrevivir”, explica Elena Denisoff, psicóloga, clínica y directora de CBT Associates en Toronto. “La respuesta de lucha o huida nos permite correr más rápido, saltar más alto, si nos persiguen fisiológicamente, entonces, la reacción del cerebro a la “señal de peligro” del latido del corazón rápido es mover la sangre de las extremidades para proteger el núcleo”. (Esto explica la sensación de que las extremidades se vuelven gelatina). Las personas no están realmente en peligro, pero el cerebro intenta erróneamente los signos que indican la necesidad de huir.

Debido a que los síntomas te hacen sentir que vas a morir, el primer ataque puede provocar un trastorno de pánico, dice Denisoff. “Tu cerebro busca situaciones en las que deberías tener miedo o sentirte atrapado”. Comienzas a temer al miedo.

Era hora de abordar esto; no estaba dispuesta a dejar que algo en mi mente aterrorizara mi vida sin tratar de defenderme. Leí que hablar de eso ayuda. Así que cuando regresé a Toronto para una visita, le conté a mi mejor amiga y a su esposo sobre los ataques de pánico. Lindsay miró a Todd con los ojos muy abiertos, luego me dijo: “¡Todd pasó por eso hace unos años!”

Cuando Todd Tenía 28 años, acababa de hacerse cargo del negocio familiar y se sentía muy estresado. Una noche, cuando estaba en un restaurante, su corazón comenzó a latir rápidamente; pensó que estaba teniendo un ataque al corazón y fue a su médico.

El médico dijo: “Parece que tuvo un ataque de pánico”. Remitió a Todd a un psiquiatra, quien le dio una receta para Ativan, un medicamento contra la ansiedad que se toma cuando comienzan los síntomas de pánico. Todd tomó el medicamento y evitó los restaurantes, pero luego se produjo un ataque de pánico, realmente me ayudó”. Me dio su copia de vivir con miedo: comprender y sobrellevar la ansiedad del Dr. Isaac M. Marks.

De vuelta en las Bermudas, me atreví a volver al autobús, con el libro en el bolso. Cuando mi corazón comenzó a acelerarse unos minutos en el viaje, abrí el libro a las páginas que me advirtieron que el pánico no me mataría. Eso realmente me calmó.

Superando mis ataques de pánico
Durante los siguientes dos años, mantuve el pánico a raya de esta manera. Incluso después de que nos mudáramos a Canadá, la tierra de las carreteras, no me traté con terapia ni medicamentos, sino alterando mi comportamiento.

Durante 9 años, después de mudarme a casa, confié en que mi esposo manejara todo el camino. Luego compramos una cabaña. Mi esposo lo arreglaba por semanas mientras trabajaba en la ciudad. La casa estaba a 3 horas de distancia y no estaba en una ruta de autobús, así que, si quisiera ir los fines de semana, tendría que conducir. Finalmente, llegó el momento de encontrar un psicólogo.

Una semana después, comenzamos la terapia imaginal, una forma de terapia de exposición. El médico me pidió que me imaginara manejando la ruta de la carretera menos aterradora de mi casa, calificando mi nivel de ansiedad de 1 a 10 con cada paso.

“Uno”, dije, retrocediendo mentalmente del camino de entrada, luego “dos” cuando giré hacia la siguiente calle.

Salté a las 8 cuando llegué a la carretera que llevaba a la rampa de acceso. Mi corazón estaba latiendo; Estaba empezando a sudar. “Respira”, dijo ella.

Me preguntó si alguna vez había guardado algo en mi bolso cuando no me sentía bien. De hecho, tenía goma de menta para malestar estomacal. “Bien”, dijo ella.

“Imagina que estás masticando un chicle”.

Ahora el momento de la verdad: en mi imaginación, aceleré y me fusioné con el tráfico de la autopista. “Diez”.

Mis piernas se convirtieron en gelatina, y tuve la terrible sensación de que perdería el control. Está bien. “Sigue respirando”. Aconsejó mi terapeuta. “La primera salida está a solo media milla”. Momentos más tarde, vi la rampa de salida en mi mente, y comencé a calmarme cuando llegué.

Mi alivio se volvió al miedo cuando mi terapeuta dijo: “Tu tarea es hacer eso de verdad esta semana. Recuerda tu respiración, trae tu chicle, no será muy diferente a hacerlo en tu mente”.

Entonces, un martes después de la cena, respiré hondo y agarré las llaves. Al igual que la terapia, mi corazón latía con fuerza mientras subía a la carretera. Pero, usando mis nuevas herramientas, logré salir sin que mis síntomas físicos aumentaran. Me llené de alegría.

Hicimos terapia imaginaria durante 4 sesiones más, cada vez tomando una ruta más difícil o más larga. Cada semana podía hacerlo de verdad, aunque siempre regresaba a casa en carreteras normales.

Pero finalmente, en una sesión de tareas que involucró la ruta más aterradora hasta el momento, salí de la carretera con pánico y luego me dije a mi misma; “Que diablos, vamos a intentarlo”. Di la vuelta y volví a la carretera hacia la casa. No he tenido un ataque de pánico desde entonces.