Páginas

sábado, 2 de febrero de 2019

Murió el científico que creó el ibuprofeno para curar su propia resaca

El doctor Stewart Adams, el científico que creó el ibuprofeno, uno de los analgésicos más utilizados en el mundo, murió esta semana en Nottingham, Reino Unido, a los 95 años de edad, informó el Evening Stardard. 


Adams, doctor en Farmacia, formaba parte del gigante del sector Boots cuando empezó a investigar con sustancias químicas que pudieran combatir el dolor pero con pocos efectos secundarios. 

En diciembre de 1961 dio con la fórmula del ibuprofeno, que probó él mismo para paliar los efectos de una resaca. Tras consumir 600 mg de la sustancia y ver sus efectos positivos, continuó con su trabajo hasta que el medicamento fue patentado en 1962. 

En 1969 se puso a la venta en Reino Unido y en 1974 en Estados Unidos. Actualmente, el ibuprofeno está en la lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y junto al paracetamol y a la aspirina forman parte de los antiinflamatorios no opiáceos y no esteroideos.

Adams nació en el año 1923, y falleció el pasado 30 de enero de 2019.






Humor ofrendado







Hoy se celebra el día internacional de los humedales

El día 2 de febrero se celebra el Día Internacional de los Humedales, definidos como “extensiones de marismas y pantanos o superficies cubiertas de agua, sean estas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces o saladas; incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”. Además, se pueden clasificar distintos tipos de humedales como los marinos, los estuarinos, los lacustres, los ribereños y los palustres.


Los humedales juegan un papel clave en el ciclo hidrológico o en el ciclo del carbono, además de contribuir al mantenimiento de la diversidad biológica y cultural. Se trata de uno de los entornos más productivos del mundo y que sirve como cuna para una inmensa diversidad animal y vegetal, además de ser fuente de agua y materiales. Sin embargo, los ecosistemas húmedos son algunos de los más gravemente amenazados del planeta. En España, por ejemplo, en 2011 se estableció que el 60% de la superficie total encharcable había desaparecido en solo 50 años.

Al igual que el corazón y los riñones, los humedales son órganos vitales de los ecosistemas, para los que bombean y purifican el agua. 

El Día Mundial de los Humedales se celebra desde que en 1971 se llevara a cabo la Convención de Ramsar.

Desde el año 1700, la humanidad ha destruido el 87% de los humedales del planeta.​ Desde el año 1900, la humanidad ha destruido el 64% de los humedales.

Si bien la conservación de los humedales estuvo favorecida hasta épocas recientes por la dificultad para habitarlos, los proyectos de terraformación recientes constituyen un grave riesgo para las especies endémicas; la biodiversidad de los humedales los convierte en un recurso ecológico crucial. En el año 1971 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) formuló un listado de humedales.

La tasa de pérdida de humedales de al menos un 70% de los humedales del mundo por cada 100 años ha disminuido en Europa y se ha mantenido baja en Norteamérica. Sin embargo, en Asia se ha mantenido la tasa, donde el cambio de uso de suelo a gran escala ha continuado destruyendo los humedales. No hay evidencia concluyente sobre si la inversión pública de diferentes Estados partícipes de la convención de Ramsar ha podido paliar las tasas de cambio de uso del suelo que amenazan a los humedales del mundo. Existe una necesidad de mejorar el conocimiento del cambio de uso de suelos a nivel mundial, particularmente en África, Oceanía y las zonas tropicales de América.




¿Si Google usa nuestros datos igual que Facebook por qué no se lo critica de la misma manera?

La compañía de Mountain View, Google, se dedica –en lo básico- a lo mismo que Facebook. Ambas tecnológicas cuentan con una plataforma online; Facebook una red social, y Google con un motor de búsqueda, además de otros servicios cada una de ellas. Y la forma de ‘explotación’ de una y otra se basa en la publicidad. Sirven anuncios en su motor de búsqueda y red social, y de esta manera generan ingresos millonarios, tanto más cuanto mayor es la segmentación. Ambas usan los datos de los usuarios de manera cuestionable, pero ¿por qué a Google no se la ‘demoniza’ como a Facebook?


La segmentación es lo que permite la personalización de la publicidad que se sirve en Internet. Cuanto más se conoce de un ‘usuario’, más afín a sus gustos e intereses puede ser la publicidad que se muestre en su pantalla. Por eso, tanto Google como Facebook tienen tanto interés en saber lo máximo posible sobre nosotros. De hecho, la compañía de Mountain View tiene toda una ‘burbuja’ de servicios en torno a esta política para saber más de nosotros. En eso consisten Google Maps y otras tantas, en la recopilación de información y tendencias.

Conociendo esto anterior, evidentemente extraña que la percepción de los usuarios respecto a Google, en cuanto al tratamiento de datos de carácter personal, no sea tan negativa como la que se tiene de Facebook. Pero hay un primer factor que podría explicarlo, y es el relativamente reciente escándalo de Cambridge Analytica, que facilitó a los usuarios de Internet conocer realmente a Facebook, su política, sus prácticas y su ‘descontrol’ con respecto a los datos de carácter personal de los usuarios de Internet.

Sin embargo, recientemente la compañía de Mountain View ha sufrido también un importante problema de seguridad con las APIs de Google+. Se resolvió en noviembre de 2018, pero permitió que apps de terceros accedieran a información sobre los usuarios de la red social y de otros servicios asociados de Google. Es, en realidad, algo muy similar a lo que ocurrió con el escándalo de Cambridge Analytica. Pero ¿por qué no se le ha dado tanta importancia?


Quizá porque la red social Google+, como todos sabemos –y ha demostrado Google anunciado su inminente cierre definitivo- no cuenta con una comunidad tan extensa. O porque los organismos legales no han aplicado las mismas presiones sobre la firma de Mountain View, y en relación al tratamiento de información de carácter personal de los usuarios. Sea como fuere, lo cierto es que Google también se empeña en saber lo máximo sobre nosotros, y tampoco protege nuestros datos a la perfección. Como Facebook.




Un estudiante murió por comer espaguetis recalentados (Síndrome del arroz frito)

El caso se publicó en el Journal of Clinical Microbiology. Un estudiante de Bélgica recalentó los espaguetis que se había preparado cinco días antes y que había dejado en la cocina a temperatura ambiente. Alrededor de 10 horas después de ingerirlos el joven falleció.


Bajo el anonimato en los informes, se cuenta que el estudiante de 20 años solía preparar sus comidas para la semana cada domingo. Lo hacía en un intento por ahorrar tiempo y dinero: hervía la pasta o el arroz y luego la añadía en un tupperware para comerlos durante la semana después de agregar una salsa y recalentarla.

Así lo había hecho durante un tiempo hasta el fatídico caso. Según el informe, el joven recalentó los espaguetis que había dejado durante cinco días en la cocina a temperatura ambiente. Atribuyó el sabor extraño a la nueva salsa de tomate que añadió, se comió el plato y salió a practicar deportes.

A los 30 minutos de comer la pasta, comenzó a experimentar un intenso dolor abdominal, náuseas y dolor de cabeza. Después de regresar a casa tuvo episodios intensos de diarrea y vomitó abundantemente, pero no buscó atención médica. En cambio, decidió quedarse en casa, beber agua e intentar dormir. A la mañana siguiente sus padres lo encontraron muerto.

El examen de su cuerpo reveló que había muerto a las 4 am, aproximadamente 10 horas después de haber comido los espaguetis. El cuerpo fue sometido a una autopsia, mientras que las muestras de la pasta y la salsa se enviaron al Laboratorio Nacional de Referencia para Brotes Transmitidos por Alimentos (NRLFO) para su análisis.

La autopsia reveló necrosis hepática, lo que indica que su hígado se había cerrado, así como posibles signos de pancreatitis aguda. Además, los frotis fecales revelaron la presencia de Bacillus cereus, una bacteria responsable del llamado “síndrome del arroz frito”, una intoxicación por alimentos causada por dejar los platos de arroz frito (o pasta) a temperatura ambiente durante varias horas.

En estos alimentos es bastante común encontrarse con el patógeno, el cual está presente en forma de esporas. Estas esporas pueden sobrevivir a la cocción, y si almacenas el alimento cocinado en una habitación a temperatura ambiente se pueden liberar, germinar y multiplicarse, además de nutrirse y producir toxinas.

En la muestra de la comida del estudiante enviada al NRLFO había cantidades significativas de Bacillus cereus, confirmando que la comida fue la causa de su enfermedad, lo que llevó a la muerte final apenas unas horas después.

El caso recuerda a otro similar ocurrido en 2003, momento en que una familia se enfermó gravemente con la intoxicación alimentaria asociada con el patógeno después de comer una ensalada de pasta de 8 días durante un picnic. Cinco niños requirieron intervención médica y cuidados intensivos, mientras que la niña más pequeña, de 7 años, murió después de que le fallara el hígado.




Los presagios del mar, en Japón, que hacen pensar que se avecina un desastre natural

La leyenda dice que los peces remo, conocidos en japonés como "mensajeros del palacio del Dios del mar", suben a la superficie antes de que se produzca un terremoto.


Los japoneses temen la llegada de un desastre natural inminente tras el descubrimiento en la bahía de Toyama los últimos diez días de tres peces remo, los cuales viven en aguas profundas y cuya presencia en la costa es presagio de terremotos y tsunami.

Se informa que dos peces aparecieron en la misma orillas, mientras que otro animal de unos cuatro metros de longitud se enredó en una red de pesca en el puerto de Imizu.

La especie, caracterizada por largos cuerpos plateados y aletas rojas, rara vez es vista en la superficie, aunque la leyenda dice que los peces remo, conocidos en japonés como "mensajeros del palacio del Dios del mar", suben a la superficie y quedan varadas antes de un terremoto.


No es la primera vez que estos especies aparecen en las costas niponas. Antes del gran terremoto que sacudió el noreste de Japón en 2011 se encontraron alrededor de 20 peces remo varados en las playas de la zona.

Criaturas "muy sensibles a movimientos irregulares"
Mientras que unos científicos advierten que no existe un vínculo definitivo entre los avistamientos de peces y sismos, otros admiten que es posible que estas especies puedan sentir desastres naturales.

Por ejemplo, el sismólogo japonés Kiyoshi Wadatsumi resalta que los peces de aguas profundas son criaturas "muy sensibles a movimientos irregulares" del fondo marino. Es probablemente por esa razón que, en la creencia popular, la aparición de este tipo de ejemplares en las orillas de la playa se asocie con la inminencia de una catástrofe natural.

No solo los japoneses consideran el avistamiento de peces de aguas profundas presagios de desastres naturales. En mayo pasado una enorme criatura sin vida de unos seis metros de largo aparentemente cubierta de pelo apareció en una playa de Filipinas, incitando a algunos lugareños a rezar por temor a la llegada del Apocalipsis.




El vórtice polar que petrificó a Chicago

Después de más de dos días del frío histórico que paralizó el Medio Oeste de EE.UU. y afectó a unos 90 millones de personas, el vórtice polar ha empezado este viernes a perder fuerza paulatinamente. Una de las ciudades más afectadas por el ciclón fue Chicago, donde las consecuencias del frío van desde hermosos paisajes hasta pérdidas humanas.


Las temperaturas bajo cero se mantuvieron durante 52 horas en la mayor ciudad de Illinois, y descendieron hasta una mínima de -23°C, mientras que en otras partes del norte de EE.UU. llegaron a caer hasta -45°C, informa Chicago Tribune citando al Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU. Este es el segundo periodo más prolongado con temperaturas bajo cero del que se tiene constancia en Chicago después del diciembre del 1983, cuando el frío extremo duró 98 horas.


El frío ha obligado a las autoridades a cerrar escuelas y a cancelar vuelos, el servicio postal y la circulación de trenes en el área. No obstante, a pesar de todas las inconveniencias, el ciclón tuvo también su lado positivo, especialmente para los fotógrafos, ya que dejó un impresionante paisaje blanco que contrastaba con el azul del cielo.


Las temperaturas extremadamente bajas hicieron que el lago Michigan se congelara completamente.

Algunos habitantes de la zona aprovecharon las inusuales condiciones climáticas para hacer experimentos, como el de echar al aire agua hirviendo para ver cómo se congela al caer.

Otro fenómeno natural causado por el vórtice polar que sorprendió a los estadounidenses fueron los llamados 'temblores de escarcha'.


Los especialistas explicaron a Live Science que este fenómeno es un evento sísmico conocido como criosismo, que se produce cuando el agua subterránea se expande a causa de la congelación. Al aumentar su volumen, el agua congelada rompe y agrieta la tierra y las piedras donde se aloja, causando 'explosiones' e incluso temblores.


Mientras tanto, los medios locales reportan que la cifra de muertos en incidentes relacionados con el clima extremo ascendió hasta 21. Entre las víctimas están un estudiante de la Universidad de Iowa que fue encontrado aparentemente congelado hasta la muerte el miércoles, una mujer de 38 años encontrada congelada en su casa de Milwaukee, donde el termostato había funcionado mal, un hombre de la misma ciudad que fue hallado sin vida en su garaje tras un aparente colapso, y otro hombre que perdió la vida a causa del frío en Ecorse, cerca de Detroit.

Las temperaturas bajo cero se mantuvieron durante 52 horas en la ciudad, cayendo hasta -23°C. En otras partes del norte del país el termómetro llegó hasta los -45ºC.





Los niños que han tomado biberón en lugar de pecho tienen más posibilidades de ser zurdos

La probabilidad de que un bebé sea zurdo puede ser mayor si su madre le da biberón en lugar de el pecho durante el periodo de lactancia, según ha sugerido un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Washington (Estados Unidos) y que ha sido .


A esta conclusión, publicada en la revista «Laterality: Asymmetries of Body, Brain and Cognition», han llegado tras analizar 60.000 madres e hijos, y la misma aporta una mayor información sobre el desarrollo de funciones cerebrales complejas que, en última instancia, determinan si un bebé va a ser diestro o zurdo.

«Creemos que la lactancia materna optimiza el proceso que experimenta el cerebro al solidificar la capacidad de dar. Eso es importante porque proporciona una línea de evidencia independiente de que la lactancia materna puede durar de seis a nueve meses», ha comentado el autor principal del estudio, Philippe Hujoel.

No obstante, el doctor ha avisado de que su estudio no implica que la lactancia materna provoque el bebé sea diestro, ya que esta condición se establece en el embarazo y está determinada, al menos parcialmente, por la genética.

«La investigación arroja luz sobre cuándo la región del cerebro que controla la habilidad con las manos se localiza en un lado del cerebro, un proceso conocido como lateralización cerebral. Posiblemente, según la investigación, la lactancia optimiza esta lateralización para convertirse en diestro o zurdo», ha concluido el experto.








¿Cómo se produce un déjà vu?

A la gran mayoría de nosotros nos ha pasado alguna vez: vamos caminando por una calle de una ciudad desconocida y tenemos la sensación de haber estado allí antes. Nos inundan recuerdos henchidos de detalles y, sin embargo, sabemos con certeza que estamos ante un escenario novedoso para nosotros.

Lo que acabamos de tener es un «déjà vu», una expresión francesa que se puede traducir por «ya visto antes». Este fenómeno está presente en la conciencia colectiva y es una alteración de la memoria –una paramnesia– muy frecuente, hasta el punto que se estima que aproximadamente dos terceras partes de las personas sanas lo experimentan a lo largo de su vida.

El vocablo fue acuñado por vez primera en 1876 por Emile Boirac (1851-1917), filósofo e impulsor del esperanto, en su libro «El futuro de las ciencias psíquicas», un ensayo en el que vinculaba esta experiencia con fenómenos paranormales, de los que era un gran valedor.

¿Se puede inducir el «déjà vu»?

A pesar del tiempo transcurrido y el interés despertado en la comunidad científica, nos queda mucho por aprender: todavía no conocemos el mecanismo exacto a partir del cual se producen los «déjà vu».

En el año 2017 un grupo de investigadores escoceses, de la Universidad de St. Andrews, se acercaron con el paraguas de la ciencia para generar «falsas memorias» en un grupo de voluntarios sanos. Para ello les leyeron una lista de palabras relacionadas, como puede ser ayuno, hambre o alimentos, pero omitiendo de forma deliberada el vocablo conectivo a todas ellas, en este caso sería el verbo «comer». Con este sencillo ejercicio pretendían provocar el desconcierto y que cuando al sujeto se le pidiese enumerar las palabras incluyese «comer».

A continuación enunciaron por segunda vez las palabras del listado sin nombrar «comer». Seguidamente les preguntaron si habían escuchado alguna que comenzara por la letra «c». Algunos respondieron de forma afirmativa y otros de forma negativa, sin embargo, cuándo el investigador les inquirió de forma específica si habían escuchado «comer» la mayoría respondió afirmativamente.

Cuando se les advirtió que en el listado no estaba incluida la palabra en cuestión, la mayoría de los participantes se mostraron confundidos y algunos comentaron que habían tenido un «déjà vu».

Conexiones engañosas
Lo que realmente sucede a nivel de las conexiones neuronales es un proceso de resolución de conflictos o toma de decisiones, en donde el cerebro está chequeando la información contenida en su base de recuerdos, y cuando se produce un error envía una señal.

A nivel topográfico, mediante resonancias magnéticas cerebrales, se ha observado que en estas experiencias se activan áreas del hipocampo, la zona del cerebro encargada de la memoria, y del lóbulo frontal. Precisamente esta última región sería la que genera el conflicto, la sensación de recordar algo, sabiendo a ciencia cierta que no se ha vivido con anterioridad.

Esta explicación permite explicar dos acontecimientos fundamentales: es un fenómeno que se produce más frecuentemente en adolescentes que en personas mayores, y un «déjà vu» traduce que nuestro sistema de control funciona correctamente. Es un indicio de que el cerebro es capaz de cotejar correctamente nuestros recuerdos y, de alguna forma, protegernos ante la falta de memoria.

En otras palabras, es la traducción de un fallo cerebral en donde se solapa lo nuevo y lo ya vivido.




¿Quién inventó los Platos Voladores?

Si los alienígenas no han tenido nada que ver, el mérito por el diseño de los platillos volantes, los primeros ovnis de la era moderna, tiene que ser para el ingeniero Alexander Weygers.

Su bosquejo del primer disco volador, que estaba pensado para despegarse del suelo gracias a un módulo propulsor que proyectaba aire hacia abajo, quedó plasmado en 1927. Para 1944, Weygers había resuelto todos los detalles para que la máquina funcionara y patentó la aeronave, a la que llamó ‘discóptero’. Su intención no era ocupar las páginas de los tebeos ni las pantallas de cine, pero lo hizo cuando ninguna empresa aeronáutica quiso invertir en la construcción del aparato.

 Alexander Weygers, nació en 1901 y fallecó en 1989. Este estadounidense inquieto y excéntrico no puede ser catalogado de forma precisa, ni falta que hace, porque eso de distribuir a la gente en compartimentos por ocupación o intereses no deja de ser una simplificación exagerada cuando tratamos con personajes como éste. Veamos, además de pintor, escultor, filósofo, inventor, ingeniero, escritor y editor, resulta que Weygers también fue un visionario de primera categoría, fantasioso y audaz. Nació en Indonesia y sus padres eran holandeses, pero siendo ya ingeniero, decidió viajar al otro lado del océano, donde residió desde los treinta años, aunque muy quieto no se quedó, porque viajó de nuevo por Indonesia e incluso, llegada la Segunda Guerra Mundial, partició en operaciones de inteligencia para el ejército de los Estados Unidos. Tiempo antes, a principios de los años veinte del siglo pasado, la muerte de su mujer marcó tanto su vida que decidió dejar de lado su trabajo como ingeniero y pasó a dedicarse al arte. Para ello, acudió a instituciones de enseñanza, tanto americanas como europeas, empapándose de todo tipo de ideas y tendencias.


Así se forjó la compleja obra de Weygers, mezcla de tecnología, poesía y escultura. Su obra más conocida es un aparato volador con forma de platillo, para el que logró la patente estadounidense número 2.377.835 en el año 1944. Ciertamente, se trata de un diseño sorprendente, posiblemente no fuera factible en el mundo real, pero en la imaginación de Weygers constituyó el punto de partida para crear todo un universo imaginario y alternativo. Este aparato, al que llamó discóptero (discopter), no era muy diferente a otras ensoñaciones discoidales de la época, pero lo original aquí está en que se concibió como proyecto artístico.




Trabajar de pie...¿adelgaza?

Sustituir los escritorios por mesas altas, en las que los empleados tengan que estar de pie, podría evitarles muchas horas de pernicioso sedentarismo. Al menos, es lo que defiende una moda que ha calado lo suficiente como para que los científicos se ocupen de verificarla.


El resultado de las investigaciones no servirá para extender la práctica: sí, se queman más calorías, pero son tan pocas que adelgazar así es poco menos que imposible. Según un estudio, son poco más de 9 calorías más a la hora. Habría que pasar todo el día en pie para quemar la energía que proporciona una taza de café.

Ya en 2018, un estudio publicado en el European Journal of Preventive Cardiology investigó sobre este problema y descubrió que permanecer de pie, en lugar de estar sentado durante seis horas al día, podría evitar el aumento de peso y hasta ayudar a perder una media de 2.5 kg en un año (¿compensa?).

La cuestión no es si estos escritorios son mejores que los tradicionales o no: la clave está en que pasar demasiadas horas sentado no es recomendable para la salud. Trabajar algunas horas de pie es una oportunidad para ser más activos, como lo es subir y bajar escaleras, hacer descansos y cambios de postura regularmente o asistir a reuniones caminando. Lo positivo es que ofrecen una alternativa al sedentarismo prolongado, aunque pasar demasiadas horas de pie también puede ser contraproducente para las personas que sufren, por ejemplo, de dolores de espalda. Si bien no son una solución, pueden ayudar a mejorar la salud de los empleados.