Páginas

martes, 26 de febrero de 2019

La definición gráfica de un mal día






Mi abuelo comio un pote casi entero de pintura creyendo que era yogurt

Animales con tamaños poco comunes







Humor ciego







Por esto no debes tirar el agua donde cocinaste pasta

Suele ser habitual que cuando terminemos de cocer la pasta que estamos cocinando tiremos por el desagüe el agua sobrante creyendo que es inservible, pero no es así. Son los propios chefs italianos, expertos en cocinar este alimento, quienes recomiendan no hacerlo.


La recomendación de los chefs es que nos quedemos con el equivalente a una taza de ese agua para añadirlo a la salsa. que vayamos a utilizar para acompañar a la pasta. Este truco hará que quede un resultado más sedoso, por el almidón del agua y más sabrosa, por el extra de sal del agua.

Otro dato importante a tener en cuenta sobre el agua para cocer pasta es la cantidad adecuada. Según el chef Massimo Bottura, chef con tres estrellas Michelin, la proporción adecuada es de un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. Además, se recomienda usar una olla grande para evitar que la falta de espacio haga que la pasta quede pegajosa.

Por otra parte, expertos rechazan echar aceite durante la cocción o pasar la pasta cocinada debajo del grifo. También aconsejan añadir la sal cuando el agua haya entrado en ebullición y esperar unos minutos para remover la pasta después de meterla en la olla. Nada de cocinar a fuego lento y con la tapadera puesta.




Buzones inteligentes para salvar la vida a bebés no deseados y abandonados

Una organización de Indiana (EE.UU.) busca evitar, mediante unas «cajas inteligentes» para bebés, que aquellas madres que no los deseen los abandonen en las calles y puedan depositarlos allí de forma anónima. «Safe Haven Baby Boxes» ha puesto al servicio en hospitales, cuarteles de bomberos o comisarías de policía estos buzones, que en realidad son una especie de incubadora con sensores que miden la temperatura y avisan cuando se coloca a un bebé en su interior. Una alarma silenciosa se dispara y avisa a los servicios de emergencia, para que recojan al recién nacido en menos de tres minutos en estos cálidos buzones que están en Indiana, Ohio, Pensilvania y Arkansas y con planes de extensión a otros estados.

La iniciativa, ideada por Mónica Kelsey en 2016, exintegrante de los bomberos de Indiana y quien fue abandonada por su madre cuando nació, busca evitar la muerte de bebés. Sin embargo, Priscilla Pruitt, portavoz de «Safe Haven Baby Boxes», explicó a Efe que el mayor impacto que han logrado es la posibilidad de hablar a través de una línea de atención con las madres que preguntan sobre las cajas y persuadirlas de mantener a sus bebés.

Estos buzones, veinte en el país, siete de ellos en Indiana, suponen un «último recurso» para las mujeres desesperadas, precisó Pruitt. Antes que lleguen a ese extremo, la organización de Kelsey ofrece servicios sociales, ayuda médica y consejería para que el niño no sea abandonado. Pruitt dijo que, desde que comenzaron a funcionar los buzones en Indiana, se ha ayudado a unas 2.000 madres en crisis y no hubo más niños muertos tras ser abandonados.

En Estados Unidos existe desde 1999 la llamada ley «Safe Haven» que permite que los niños sean entregados en hospitales, cuarteles de bomberos y comisarías de policía, sin que las madres sean preguntadas o se arriesguen a ser penalizadas. Sin embargo, muchas de las que se enfrentan a la realidad de tener que abandonar a sus hijos prefieren no dar la cara y ser reconocidas en el momento de la entrega, por lo que decenas de bebés son encontrados todavía en basureros, portales de edificios o en la calle, a veces sin vida.

Según la National Safe Haven Alliance, desde que la ley entró en vigencia en Texas, más de 3.600 niños fueron entregados legalmente en todo el país. Pero también hubo unos 1.500 abandonos ilegales, de los cuales solamente una tercera parte fueron encontrados vivos. «Es horrible, no solamente la idea de un bebé abandonado, sino además pensar en mujeres o niñas en una situación donde no tienen apoyo social durante el embarazo o el nacimiento», manifestó Kelsey. Esta antigua médica se enteró a los 37 años de que había sido abandonada por su madre, cuando esta tenía 17 años, dos horas después de su nacimiento.

«En ese momento se le encendió un fuego en su corazón y decidió luchar para que no hubiera más niños abandonados», declaró Pruitt. La línea telefónica directa funciona las 24 horas, recibe llamadas diarias de mujeres que buscan información sobre las cajas y son atendidas por personal especializado que muchas veces las hace cambiar de parecer, precisó Pruitt.

«No queremos ayudarlas solamente a acceder a las cajas, sino algo diferente, que tomen una decisión con tranquilidad, desde escoger un plan para criar a sus hijos o inclusive para darlos en adopción», agregó. En algunos casos las mujeres abandonan a sus bebés, pero se arrepienten a los pocos días y regresan, momento en que «Safe Haven Baby Boxes» interviene para reunirlas con sus hijos, contratando abogados y pagando pruebas de maternidad. Los recién nacidos depositados en los «buzones» son examinados médicamente y entregados al Departamento de Servicios Infantiles del estado, donde se registra a las personas interesadas en adoptar o en acoger temporalmente.




La mejor edad para educar a un perro

La personalidad de los seres humanos se fragua a lo largo de toda su vida: un episodio complicado puede suponer un antes y un después en la forma de ser de una persona, independientemente de la edad. Se conoce que, al igual que sus dueños, los perros tienen estados de ánimo y rasgos de personalidad. Pero hasta ahora se ha presumido que, al contrario que nosotros, la personalidad de los canes es relativamente inalterable, ya que no sufren grandes cambios en sus rutinas: pasear, comer, dormir. Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad Estatal de Michigan contradice esta hipótesis revelando que nuestros compañeros van cambiando de forma de ser con el tiempo mucho más de que lo se creía, y además lo hacen condicionados en parte por nuestros cuidados.

«Descubrimos similitudes con sus dueños, el momento óptimo para el entrenamiento e incluso que en un momento en sus vidas pueden volverse más agresivos hacia otros animales», explica William Chopik, profesor de psicología y autor principal del estudio, publicado esta semana en la revista «Journal of Research in Personality».

El «momento dulce» del adiestramiento: 6 años
Se trata del estudio en su clase más grande realizado hasta la fecha: Chopik y su equipo encuestaron a los dueños de más de 1.600 perros, incluyendo 50 razas diferentes. Los perros tenían desde unas pocas semanas hasta 15 años. Los voluntarios evaluaron las personalidades de sus mascotas y respondieron preguntas sobre el historial de comportamiento de su perro. A la vez, hablaron de sus propias personalidades.

El estudio encontró correlaciones en tres áreas: por un lado, edad y personalidad de los perros; por otro, entre la personalidad de los humanos y la de sus mascotas; y, por último, en la influencia que la personalidad del perro tiene en la relación con su dueño. Combinando las tres variables, llegaron a la siguiente conclusión: «Los perros más viejos son mucho más difíciles de entrenar; descubrimos que el 'momento dulce' para enseñar a un perro a obedecer es alrededor de los seis años, cuando supera su etapa de cachorro excitable pero antes de que se establezca demasiado en sus caminos», señala Chopik.

También descubrieron que el miedo y la ansiedad (que solemos atribuir, por ejemplo, a perros que fueron maltratados de cachorros) es algo que rara vez cambia durante la vida de los canes. Es decir, si se muestran temerosos, en la mayoría de los casos este rasgo es permanente. Sin embargo, esta variante no era determinante a la hora de que los dueños calificaran como buena su relación con dichas mascotas.

Una verdad: los perros se parecen a sus dueños
La investigación también determinó que el dicho de «los perros se parecen a sus dueños» es real: ambos comparten rasgos de personalidad. Los humanos extrovertidos calificaron a sus perros como más excitables y activos, mientras que los dueños con emociones negativas aseguraron que sus mascotas eran más temerosas y menos receptivas al adiestramiento.

Los propietarios que se calificaron a sí mismos como agradables coincidieron en que sus perros tenían menos miedo y eran menos agresivos con las personas y con otros animales. Por otra parte, los propietarios que se sentían más felices de sus relaciones con sus perros informaron sobre perros activos, así como sobre los perros más receptivos al entrenamiento. El equipo también observó que la obediencia de los canes era mayor cuando éstos habían mostrado rasgos de personalidad positivos a lo largo de su vida.




Una nave soviética fuera de control puede caer a la tierra este año

La sonda soviética Cosmos 482, un artefacto lanzado el 31 de marzo de 1972 con el objetivo de llegar a Venus, podría caer en la Tierra a finales de este año o a mediados del próximo, según ha dicho en Space.com Thomas Dorman, observador de satélites.

El artefacto, que originalmente alcanzaba los 1.180 kilogramos de masa, estaba compuesto por un «orbitador» o «bus» y un módulo de aterrizaje de forma esférica, especialmente diseñado para atravesar la densa atmósfera de Venus y desplegar un paracaídas y varios instrumentos.

Según ha dicho en Space.com T.S. Kelso, investigador en el grupo de seguimiento CelesTrak, es muy probable que los restos de la sonda soviética caigan sobre la superficie, debido a su alta densidad.

«Sí, el módulo de descenso sobrevivirá a la reentrada sin problemas», ha dicho Thomas Dorman para referirse a la posibilidad de que este bloque, una sección de casi 500 kilogramos de masa, impacte contra la superfice del planeta y no quede desintegrada en la atmósfera. De hecho, este módulo esférico está protegido por un escudo térmico y está diseñado para soportar presiones de 100 atmósferas y aceleraciones de 300 g.

La Cosmos 482 fue lanzada el 31 de marzo de 1972 desde el cosmódromo de Baikonur, en la actual Kazajistán. Su despegue se produjo tan solo cuatro días después del lanzamiento de una sonda gemela, la Venera 8. Pero, a diferencia de esta, la Cosmos 482 experimentó un imprevisto que le impidió abandonar la órbita de nuestro planeta.

Todo ocurrió porque un error con los relojes de a bordo apagaron los motores de forma prematura cuando estaban impulsándola más allá de la órbita terrestre. En consecuencia, la nave quedó «anclada» a una órbita elíptica. Después, las autoridades soviéticas la designaron con el término «Cosmos», que estaba reservado para los objetos en la órbita terrestre, para ocultar el fracaso y su auténtico destino.

Tan solo unos días después del fallo, el 3 de abril de 1972, cuatro tanques esféricos de gas, hechos de titanio y con 38 centímetros de diámero y 13,6 kilogramos de masa, cayeron en unos cultivos de Ashburton, Nueva Zelana, haciendo profundos cráteres en el suelo pero sin causar víctimas.

El astrofotógrafo Ralf Vandeberg, que ha estado fotografiando los restos de la Cosmos 482 durante ocho años, ha dicho en Space.com que, a pesar de las imágenes que ha podido tomar, todavía no se puede saber en qué estado está la sonda y qué elementos de la nave siguen en órbita. Una de las opciones es que el módulo de descenso y el «bus» sigan acoplados. «Nuestra apuesta es que el 40 o el 50 por ciento de la parte superior de la nave esté todavía ahí», ha dicho Dorman.

La mayoría de los cálculos situaban la fecha de caída de la sonda entre 2023 y 2025, pero las observaciones hechas por Vandeberg y Dorman adelantan estas previsiones. «Algo interesante es que el apogeo de la órbita (el punto más alto durante la elipse que recorre la sonda) está comenzando a decaer. Creo que la reentrada tendrá lugar a finales de este año o a mediados del próximo», ha asegurado Dorman.

En este momento, la Cosmos 482 está en una órbita que le permite completar una vuelta en torno a la Tierra cada 112 minutos. Según Dorman, la elipse que recorre le aleja del planeta tanto como 2.735 kilómetros, pero, durante el perigeo, el punto más bajo, apenas se sitúa a 200 kilómetros de altura, a una altura en la que experimenta un leve rozamiento a causa de la presencia de gas atmosférico. Hay que tener en cuenta que, a medida que disminuye este perigeo, la sonda se acerca a la región de la atmósfera en el que la fricción frenará y calentará la nave hasta sacarla de su órbita.

Dado que la mayor parte de la Tierra está cubierta por agua o está inhabitada, las probabilidades de que la sonda golpeé a alguien son escasas. Además, su masa es comparable a la de los satélites fuera de servicio que hacen reentradas no controladas un par de veces cada mes, según la Agencia Espacial Europea (ESA).




Nubia Alpha el teléfono plegable que se usa en la muñeca

Era inevitable. La nueva tendencia hacia las pantallas flexibles ya ha llegado a los smartwatches. El primer fabricante en adoptar esta idea es Nubia y lo ha hecho con un dispositivo que estará en la calle el próximo mes de abril. Con vosotros: el Nubia Alpha.


Para ser honestos, no es la primera tentativa que vemos de hacer un smartwatch con pantalla flexible, pero el Alpha al menos es un producto terminado con fecha de lanzamiento. Llegará a las tiendas en dos versiones. La primera se conecta al móvil mediante Bluetooth y costará 449 euros. Llegará a todo el mundo en abril de 2019. La segunda versión tiene su propia conexión celular mediante eSim y cuesta 549 euros. Llegará en abril a China. A Europa no llegará hasta el tercer trimestre de 2019, y arribará a costas americanas en el cuarto trimestre.

El aspecto del Nubia Alpha es peculiar. Es un reloj con correa metálica más ancha de lo normal a la que le han añadido por encima una pantalla táctil OLED flexible de cuatro pulgadas de diagonal. En realidad esas cuatro pulgadas son de largo. La anchura es aproximadamente la mitad que la de la pantalla de un móvil. Aún y todo, es una cantidad inmensa de espacio extra respecto a los smartwatches que estamos acostumbrados a ver.



El Nubia Alpha no es un móvil. Es un wearable no exento de potencia, pero wearable al fin y al cabo. En su interior lleva un procesador Qualcomm Snapdragon Wear 2100, 1GB de RAM y 8GB de memoria interna. La batería es una 500 mAh que según el fabricante ronda los dos días de uso o una semana en espera. También puede acceder a Internet mediante wifi y hasta tiene una pequeña cámara de 5 megapíxeles oculta en la corona. Las cámaras en los smartwatch es una tendencia que parece descartada desde hace años, pero nunca se sabe. La versión con eSim del Nubia Alpha puede hacer llamadas telefónicas y gestionar su propia conexión a Internet sin que tengamos que llevar el móvil en el bolsillo.

Todo ese hadware está animado por un sistema operativo propio desarrollado por Nubia para la ocasión que incluye reconocimiento de gestos en el aire como en el LG G8, gestos multitáctiles y una lista de aplicaciones que incluye básicos como navegador web, reproductor musical, camara o galería de fotos. Nada nuevo bajo el Sol, pero al menos el funcionamiento del menú (con scroll hacia los lados para elegir sección y de arriba a abajo para navegar por los iconos) parece lógico.

¿Tendrá éxito el Nubia Alpha? Sinceramente lo dudo. No es nada personal. Simplemente es que es el primer producto de una categoría aún por explorar. Hay muchas dudas sobre cómo funcionará. Para empezar hay dudas sobre su potencia con un procesador y una memoria de wearable. La mayor duda probablemente sea el software. Puede ser que Nubia haya logrado desarrollar un SO estable y cómodo de usar, pero sin tienda de aplicaciones y conexión con una comunidad de desarrolladores como la de Android o iOS está condenado a ser minoritario. En breve nos pasaremos por el Mobile World Congress a intentar aprender algo más sobre cómo funciona este reloj con pantalla flexible.

Puede que el Nubia Alpha fracase. Eso no importa. Lo importante es que el concepto es espectacular. No solo adapta la tecnología de pantallas flexibles a un segmento que le viene como anillo al dedo (el de los wearables). Además está lleno de buenas ideas y demuestra que se puede hacer un smartwatch realmente interesante y con pantalla flexible a un precio que no se aleja mucho de lo que ya hay en el mercado. Más como esto, señores fabricantes. ¡Más como esto ya!

Puedes verlo en este video:

Crean una máquina que permite reparar la pantalla de un teléfono sin cambiar el panel original

Parece atrezo de una película de ciencia ficción, pero es un sistema para reparar teléfonos que una pareja de emprendedores está tratando de vender en el pabellón 7 del Mobile World Congress, donde no hay grandes marcas ni altos ejecutivos asiáticos.


Se llama gTool DRS, lo comercializa la compañía alemana Black Rock Mobile y sirve para separar el vidrio roto de la pantalla de cualquier teléfono sin dañar el panel AMOLED. Su creador, el ingeniero estadounidense Vincent Gioffre, me hizo una demostración en Barcelona y explicó cómo funciona.

Una primera máquina, del tamaño de una papelera, congela la pantalla de vidrio para separarla del teléfono. Se trata de un motor Stirling basado en helio que alcanza temperaturas criogénicas de -180 ºC y consume apenas 120W, más o menos la potencia de un ordenador.

Según Gioffre, el sistema tarda unos 3 minutos en despegar el panel de vidrio de un Samsung y unos 8 minutos en separar el de un iPhone. En algunos teléfonos, el panel sale solo, y a otros hay que ayudarlos con una herramienta similar a una espátula. Por lo demás, la máquina es autónoma y no necesita mantenimiento; el gas se rellena con un compresor externo.

En la demo quedó un poco de pegamento (adhesivo óptico) sobre el LCD del iPhone que estábamos reparando y hubo que limpiarlo con una gamuza y un líquido especial. “Normalmente, esto se hace en un entorno cerrado sin partículas de polvo”, me explicó Gioffre mientras limpiaba el panel.

Para pegar el nuevo cristal al panel se utiliza una segunda máquina conocida como laminador que combina vacío, calor y presión para fijar el conjunto de la pantalla. La máquina básicamente presiona el vidrio sobre el panel original para pegarlo. Una app conectada al sistema controla la presión y el tiempo adecuado para cada modelo específico de teléfono. El laminador tarda de 8 a 10 minutos en completar el proceso.

El sistema, compuesto por las dos máquinas y el compresor, cuesta unos 10.000 euros. Black Rock asegura que lo vende a coste, ya que su modelo de negocio es distribuir las piezas de los teléfonos rotos a las compañías reparadoras de pantallas. Cada panel de vidrio cuesta unos 10 euros y si no se usan los específicos de la marca, la máquina se bloquea a distancia.

¿Por qué iba una empresa de reparación de móviles va a ceder la independencia de su negocio a cambio de este nuevo sistema? Según Black Rock, porque cambiar un cristal es mucho más barato que cambiar la pantalla al completo, además de que el LCD original tiene más calidad. Para las empresas reparadoras, los márgenes de la reparación son mucho mayores y la calidad del resultado que ofrecen a los clientes también.

Aparte de eso, Black Rock tiene un as bajo la manga. Una tercera máquina de 2000 euros que es la primera en el mundo que permite cambiar el cristal trasero de los nuevos iPhones, un recambio que en Apple cuesta 600 euros porque en lugar de repararlo dan al cliente un teléfono ya reacondicionado.

Cupola360 la cámara que transmite en 360º en tiempo real

Hasta ahora las fotografías eran básicamente imágenes planas que permitían poca o ninguna interacción con ellas. Hoy en el Mobile World Congress, se ha presentado la tecnología de 360º del procesador de imagen esférico Cupola360. Gracias a él es posible navegar en la imagen mientras la transmitimos en Internet.

A diferencia de las cámaras 360 habituales, que componen el total de la imagen a través de diferentes fotografías y luego las integran en el dispositivo, el Cupola360 es capaz de tomar las imágenes y procesarlas internamente. Al hacerlo en tiempo real y, a través de la conexión a Internet, se pueden transmitir en vivo en 360º. Este avance no solo se aplica a las cámaras usadas habitualmente en deportes, también puede ser utilizada en arquitectura, espeleología, aeronáutica, etc.

El gran cambio es que las imágenes, al mismo tiempo que se están publicando, por ejemplo en un vídeo permiten que el espectador cambie el ángulo de visión…aunque la grabación no haya concluido.

Para fotos, la Cupola360 tiene una resolución de 32 MP, mientras que para vídeos es de 4K a 30fps.



¿Qué es un "ciclo de Saros"?

Un ciclo de Saros es el período de tiempo que separa los eclipses. Los fenómenos se repiten cada 223 ciclos lunares, o 6.585,32 días, lo que la Luna y la Tierra tardan en colocarse en la misma posición relativa. Como a el ciclo no es exacto, los cuerpos celestes no están justo en la misma posición, y los eclipses no se ven en su totalidad en todos los puntos del globo, sino que los lugares varían.


Conocido desde hace miles de años, es una manera de predecir futuros eclipses. Como en el saros 136 hubo eclipse solar el 22 de julio de 2009, el próximo con la misma serie será el 22 de agosto de 2027.

El registro histórico más antiguo que se ha descubierto acerca de los ciclos de saros se encuentra en la actual Irak: en los últimos siglos antes de la Nueva Era, los caldeos (antiguos astrónomos babilónicos) ya sabían que los eclipses cumplían un ciclo de 18 años.​ El descubridor de este ciclo de eclipses podría haber sido el astrónomo caldeo Beroso (350-270 a. C.). Así lo afirma Eusebio de Cesarea (275-339) en su libro Crónica, donde menciona por primera vez la palabra griega σάρος (saros).

La palabra sumeria/acadia šár era una de las antiguas unidades de medida en la Mesopotamia, y como un número parece haber tenido un valor de 3600.

En el mecanismo de Anticitera (87 a. C.) está integrado el cálculo mecánico del ciclo de saros.

En el Suda ―un léxico bizantino del siglo XI― se menciona el saros.​

En 1691, Edmond Halley ―citando al Suda turco― también nombró saros al ciclo de eclipses.

En 1756, Guillaume Le Gentil señaló que la nomenclatura de Halley era errónea. Pero el nombre se siguió utilizando.

El saros comprende 18 años de eclipse, lo que implica que contiene 38 estaciones de eclipses que se suceden aproximadamente cada medio año. Como en cada estación ocurren dos o tres eclipses (de Sol y Luna incluyendo penumbrales), el saros presenta en promedio 42 eclipses de Sol y 42 de Luna. Los eclipses de Sol son 14 parciales y 28 centrales (totales, anulares o mixtos). Los eclipses de luna son 14 penumbrales, 14 parciales y 14 totales. Actualmente estamos en unos saros pobres (no alcanzan la media) y los próximos todavía lo serán más. Con el transcurso del tiempo evolucionan, alcanzando la media y luego la sobrepasarán, todo ello con un ciclo de unos 600 años.





El hombre cuya sangre se volvió blanca

La historia de este paciente diabético alemán, de 39 años, pasará, por su rareza, a los anales de la medicina. Cuando llegó a urgencias por un episodio de náuseas, vómitos, cefaleas y desorientación, los médicos, tras extraerle una muestra de sangre, comprobaron que tenía unos niveles de triglicéridos inexplicablemente elevados. Al parecer, llevaba tiempo sin seguir la medicación indicada para tratar su diabetes, de acuerdo con el informe publicado en la revista Annals of Internal Medicine.


Los triglicéridos son el tipo más común de grasa en el cuerpo y su falta de control aumenta el riesgo de enfermedades de corazón. La sangre de este paciente estaba llena de grasa, tal y como se comprueba en las muestras. Sus niveles por debajo de 150 miligramos por decilitro (mg/dl) se consideran normales. Por encima de 500 mg/dl son muy altos. Sin embargo, los de este hombre alcanzaron los 14.000 mg/dl. Fue el motivo del color lechoso que presentaba la sangre, según indicaron los autores del informe del caso, los doctores Philipp Koehler y Matthias Kochanek, del Hospital Universitario de Colonia en Alemania, que trataron al paciente.

Tales niveles altos de triglicéridos pueden causar inflamación del páncreas o pancreatitis, una condición potencialmente grave. De hecho, las pruebas mostraron que el hombre tenía niveles elevados de enzimas pancreáticas. También revelaron que presentaba cetoacidosis diabética, una complicación potencialmente mortal de la diabetes que se produce cuando el cuerpo descompone la grasa a una velocidad rápida, lo que conduce a una acumulación de ácidos en la sangre llamados cetonas.

La grasa obstruyó la máquina de extracción
Cuando un paciente tiene niveles extremadamente altos de triglicéridos, los médicos pueden usar una máquina para filtrar la grasa de la sangre, un proceso conocido de plasmaféresis. En este caso, cuando el equipo intentó esta vía, la máquina se atascó debido a esos niveles inusuales de grasa.

Hubo un segundo intento de plasmaféresis, pero la máquina seguía obstruida. Extrajeron entonces un litro de la sangre de forma manual y lo reemplazaron con glóbulos rojos y plasma (la porción líquida de sangre) de un donante. Esto llevó a una disminución en los niveles de triglicéridos del hombre, por lo que los médicos retiraron otro litro.

Dos días después, los niveles de triglicéridos del hombre eran ya lo suficientemente bajos para que la máquina de plasmaféresis funcionara sin obstrucciones. Cinco días después, los médicos pudieron extraer el tubo de respiración del paciente y no tuvo ningún síntoma neurológico persistente.

Los autores manejan la hipótesis de que el origen fue una combinación de resistencia a la insulina, obesidad, dieta inadecuada y diabetes mal tratada. Señalaron que tanto la cetoacidosis como el exceso de grasa son signos de falta de insulina. Las pruebas también mostraron que el paciente tenía un marcador genético que se asociaba con niveles más altos de triglicéridos, lo que también podría haber incrementado su riesgo.